Abroncan al PSOE por recordar a los asesinados por el genocida comunista

Comunistas españoles montan una bronca contra un homenaje a las víctimas de Stalin

El 7 de mayo de 2008, en una declaración, el Parlamento Europeo proclamó el 23 de agosto como el Día Europeo Conmemorativo de las Víctimas del Estalinismo y el Nazismo.

Cuando nazis y soviéticos lucharon y desfilaron juntos en Polonia
Así fue la ‘liberación’ de Polonia por el Ejército Rojo: la violación en masa de niñas y mujeres

Los efectos de la ‘plaga roja’ de Stalin en Polonia

La elección de ese día no fue casual. El 23 de agosto de 1939, días antes de la invasión alemana de Polonia, los ministros de exteriores de Alemania y de la URSS firmaron Pacto Ribbentrop-Molotov, por el que Hitler y Stalin se repartieron Polonia, Lituania, Letonia y Estonia. La invasión de los ejércitos alemanes y soviéticos contra esos países y la represión desatada contra sus poblaciones segó numerosas vidas. Entre los crímenes soviéticos durante la guerra figura el asesinato de 22.000 oficiales polacos en Katyn, una matanza admitida por la URSS en 1990 después de que Stalin la negase y se la atribuyese a Alemania. A eso hay que añadir el asesinato de medio millón de polacos a causa de la ocupación soviética -según datos del profesor Czesław Łuczak-, la deportación de 320.000 polacos a Siberia, el encarcelamiento de medio millón de polacos antes de junio de 1941 (cuando Alemania invadió la URSS) y la violación de 100.000 mujeres y niñas polacas por soldados del Ejército Rojo. Es precisamente por eso que hoy en día en Polonia se refieren a la ocupación soviética usando la expresión “czerwona zaraza” (plaga roja).

Los crímenes de Stalin en la URSS

A eso hay que añadir la muerte de al menos 1,5 millones de ucranianos en el Holodomor, un genocidio provocado por Stalin a base de hambrunas; el asesinato de más de 700.000 personas durante la Gran Purga entre 1936 y 1938 (la mayor de las fosas comunes de esta matanza se halla en Bykivnia, Ucrania, y se estima que contiene más de 200.000 cadáveres; fue una masacre tan indiscriminada que incluso perjudicó al Ejército Rojo al diezmar sus cuadros de mandos); el asesinato de miles de clérigos ortodoxos (85.000 fueron ejecutados ya solo en 1937, en una de las mayores y más sangrientas persecuciones religiosas de la Edad Contemporánea); el asesinato de más de 110.000 polacos residentes en la URSS entre 1937 y 1938, muchos de ellos comunistas, pero también miembros de las minorías polacas del país, acusados sin más de ser espías; la deportación a Siberia y Kazajistán de 1,4 millones de alemanes étnicos residentes en el Volga y en otras zonas de la URSS, cuyo único “delito” era el de ser de raza germánica; la deportación de 900.000 armenios, búlgaros, griegos, ingusetios, kulaks, kurdos, polacos, tártaros, turcomanos y otras minorías étnicas, muchos de los cuales murieron en el duro camino a pie camino de Siberia; el internamiento en el Gulag -una enorme red de campos de concentración- de hasta 2,5 millones de personas cada año, muriendo en ellos más de un millón de prisioneros, pasando además 14 millones de personas por campos de trabajos forzados; y así podríamos seguir con un largo etcétera, con el que Stalin se ha ganado, con creces, su puesto entre los mayores genocidas de la historia.

El PSOE recuerda a las víctimas del estalinismo

Desde este blog he criticado muchas veces al PSOE, pero ayer este partido publicó un tuiteo digno de elogio, recordando a las víctimas del nazismo y del estalinismo:

Comunistas enfurecidos salen en defensa de Stalin

Pues bien: de forma inmediata, tuiteros de extrema izquierda empezaron un linchamiento contra el PSOE por citar a las víctimas del estalinismo. El tuiteo ha recibido más de 300 respuestas, la mayoría de ellas de comunistas enfurecidos. Entre los participantes en la ola de críticas a los socialistas estuvo Cayo Lara, excoordinador de Izquierda Unida y miembro del Partido Comunista de España:

El PCE de Castilla-La Mancha arremetió contra el PSOE diciendo “debería daros vergüenza”, y esto para defender sin ningún pudor a un dictador tan sanguinario como Stalin. ¿Vergüenza, dicen?

Ástor García, secretario del Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE), mandó al PSOE “a la mierda”, sin más rodeos, por mencionar a las víctimas del estalinismo (recordemos que miembros del PCPE visitaron en 2013 Corea del Norte en un viaje de apoyo a esa dictadura comunista).

Algunos tuiteros de extrema izquierda demostraron no sólo su desvergüenza, sino también su absoluta ignorancia de la historia. Ejemplo de ello son estos tres tuiteros comunistas, tachando de “nazis” a los millones de víctimas de Stalin (me pregunto si esto no es un delito de humillación de las víctimas de un genocidio: ¿la Fiscalía no tiene nada que decir sobre estas cosas?).

Alguno no se conformó con llamar “nazis” a las víctimas de Stalin. Este tuitero respondió al PSOE llamando “putos nazis” a sus miembros:

Y este otro les llamó “fachas de mierda”, añadiendo una cagona injuria contra “vuestros muertos”:

El propio PSOE se negó a condenar los crímenes del comunismo en 2006

Pues bien: esto, damas y caballeros, es la ultraizquierda española. Unos jetas que van por ahí repartiendo carnets de demócrata mientras ensalzan a una de las ideologías totalitarias más letales y opresivas que ha conocido la humanidad; unos jetas que exigen condenas enérgicas e incesantes del franquismo, y al mismo tiempo niegan los crímenes de un genocida como Stalin. La paradoja es que el propio PSOE no tiene reparos en aliarse con esa extrema izquierda para gobernar allí donde se le presenta la oportunidad. Son sus compañeros de viaje los que están linchando a los socialistas en Twitter por recordar, con toda justicia, a las víctimas del genocidio estalinista. De hecho, en 2006, cuando el Consejo de Europa condenó los crímenes del comunismo, el PSOE votó en contra junto a los comunistas. Es de agradecer que hoy reconozcan los crímenes de Stalin, pero con eso no basta, y menos aún cuando aceptan ir de la mano de partidos que siguen sin condenar esos crímenes ni a las dictaduras que los perpetraron.

(Foto: Rare Historical Photos. Ciudadanos de Budapest contemplan la enorme estatua de Stalin que había en la ciudad, derribada y pintarrojeada, durante la Revolución húngara de 1956)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.400

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Josmaraj

    Uy los del PSOE se han equivocado seguro, algun becario despistado en época de vacaciones ha puesto el tuit, me extraña mucho que ahora que están a partir un piñón con Podemos condenen los crímenes de Stalin. Seguro que rectifican de alguna forma

  2. Luna

    Debería haber una ley sobre el respeto debido a las víctimas que castigara fuertemente cualquier intento de emplearlas como arma arrojadiza y toda postura histriónica de falta de respeto como medio de agitación política.
    Tras ver como la izquierda culpa del reciente atentado terrorista de las Ramblas a Su Majestad el Rey por sus relaciones diplomáticas externas, la alcaldesa de Barcelona se ríe en un homenaje de vivos y muertos, pretendiendo salvar su rostro (que con este acto se pierde para siempre) y el bochornoso tuiteo de patio de colegio que nos presenta esta entrada. No se trata de aplicar unos artículos de tal o cual ley, sino de desarrollar una específica en donde se contemple por igual a todas las víctimas.

    Mucho corrieron las izquierdas con la mal llamada “Ley de memoria histórica” en elaborar un inventario de lo que hay que censurar sistemáticamente y dejar buenos coladeros para poder derribar lo que les convenga, pero debieran haber empezado por quienes sufrieron estas matanzas, violaciones y aplastantes injusticias para que se les respete y tenga en la debida consideración sin esa distinción de facciones que caracteriza a su articulado.

    Esta puerilidad que aquí contemplamos es un trasunto de la guerra civil, en donde anduvieron así constantemente, pasando a menudo de las palabras a las manos y no pocas veces de ellas a las armas. Perdieron la guerra (alguien tendrá que recordarlo) por esta falta de unidad, el individualismo que aquí se refleja y la ausencia de cohesión, esto son y esto fueron las “izquierdas” en España. Aun admitiendo que quizá no dan para más, bien se podrían contener antes de llegar a extremos como llamar “nazis” a quienes sufrieron el atropello marxista -por ejemplo, porque prendieron fuego a su casa mientras dormían- o al contrario, de defender el nazismo siendo marxistas. (Aunque era nacionalSOCIALISMO, cuidado).

    Mi recuerdo y homenaje no duran sólo un día, forman parte de mi vida porque es heredera de esta historia cuyas consecuencias siguen llegando. Quedé muy dolido al leer la entrada sobre las violaciones que perpetraron los rusos en Polonia y las imágenes de los campos de concentración alemanes me ponen los pelos de punta. Pero no sólo esto, que es historia “documentada”. La historia vivida por mis mayores me llega al alma, ya sean familiares o vecinos.

    La justicia es siempre vocación en política. Todo partido necesita tenerla como fin y aplicarla en su proceder e ideario para ser legítimo. Aquí vemos cómo se trasgrede y aún afrenta de forma escandalosa, con el simple objeto de mantener una imagen, que precisamente por ello, queda deteriorada en todos estos contrincantes. Mucho da que pensar si son herederos de quienes perpetraron estos crímenes de guerra o sólo se proclaman, de forma sedicente. Pero de ninguna de las maneras tendrán razón al hablar así.

    Sobre la peregrina declaración de que “las víctimas del estalinismo fueron los nazis”[sic]: La primera evidencia es ese proceder de curso en que el mismo contenido pasa de un tuiteo a otro, cambando un poco la fórmula para que no se note tanto el laboratorio que se esconde en estos repetidores ideológicos, bien ha probado Elentir su existencia en algunas entradas de este blog. No me pronuncio sobre la majadería que expresan porque es de ver lo desacertado de la misma, pero en justicia, tengo que deslindar entre dos maneras de presentarla que aparecen. No es la misma estupidez decir que las víctimas eran “los” nazis que decir que “eran nazis” a secas. Aunque ambas demuestran una visión sesgada o pacata de los hechos, la primera evidencia simple ignorancia mientras que en la segunda sí vemos una acusación intencionada.

  3. Marta Armisén

    Bueno, la verdad es que produce verdadero asco esta gentuza, ASCO de verdad!!!. Pero lo que más me preocupa, lo que sinceramente más me inquieta es, saber que hay tanta gente ciega, que no quiere ver a estas alturas de la película quiénes son estos animales de asfalto y les sigan riendo sus aberrantes gracias. En fin, no pierdo al ánimo porque Dios ha prometido que estará con nosotros todos los días hasta el final de los tiempos, y yo, le creo.

  4. torroles rubachof arlova

    los nazis fueron responsables directos de cinco millones de criaturas y los comunistas de stalin… ¡¡DIEZ VECES MAS¡¡, ES DECIR… CINCUENTA MILLONES DE CRIATURAS. y los meteis a todos en el mismo saco.

    os pongo en el brete… explicadme lo de ANDREU NIN, primer secretario del poum, PARTIDO OBRERO UNIFICADO MARXISTA, ASESINADO POR LOS COMUNISTAS DEL PSUC, SIGUIENDO INSTRTUCCIONES DE STALIN.

    andad, bonitos, explicadlo con todo lujo de detalles…

    FUERON COMLICES TODA LA PLANA MAYOR SOCIALISTA Y COMUNISTA ESPAÑOLA. AZAÑA, NEGRIN, PASIONARIA, CARRILLO, JOSE DIAZ, TODOS-TODOS-TODOS. FUERON PALMEROS STALINISTAS.

  5. pacococo

    Es bueno que ocurran estas cosas, por ejemplo esta de las protestas comunistas contra los que les recuerdan sus vergüenzas.

    Es bueno porque así sabemos donde está cada uno y recordamos cosas que se nos olvidan, que es lo que tiene el exceso de información.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.