La alternativa polaca a la apuesta de Bruselas por la inmigración masiva

Inmigración: lo que no te cuentan quienes tachan a Polonia de xenófoba e insolidaria

La percepción que muchos europeos tienen de Polonia a través de los medios es la de un país xenófobo e insolidario que se niega a acoger a quienes necesitan ayuda. La realidad es muy distinta.

El control de la inmigración y el yihadismo: un revelador mapa sobre Europa y Polonia
Frutos de la islamización: Polonia es el país más seguro para las mujeres en Europa continental

Los efectos de la apuesta de Bruselas y de Merkel por la inmigración masiva

En mayo del año pasado publiqué aquí un artículo de Marcin Rzegocki sobre la reubicación forzada de refugiados sirios en toda la UE y la posición polaca al respecto. El artículo apuntaba que en la UE hay dos mentalidades diferentes a la hora de ayudar a las personas necesitadas: “La primera promueve el derecho ilimitado a inmigrar a Europa. La otra preferiría ver a los sirios afectados por la guerra siendo asistidos en su tierra natal o en los campos de refugiados en el vecino Líbano y Jordania”. Marcin advertía entonces que la reubicación de refugiados, promovida desde Bruselas y por políticos tan influyentes como Angela Merkel, es costosa, anima a las personas que no están en peligro a arriesgar sus vidas tratando de llegar a Europa, aumenta la inseguridad dentro de Europa y ha vaciado las antiguas comunidades cristianas de Oriente Medio, ayudando irónicamente al objetivo de ISIS de hacer que el cristianismo desaparezca totalmente en su cuna”.

Podemos observar que la inmigración masiva está generando los siguientes problemas:

  • Pone en peligro las vidas de miles de personas, especialmente las que se aventuran a atravesar el Mediterráneo en pateras.
  • Genera un perverso tráfico de seres humanos, con mafias que se aprovechan de la desesperación de miles de personas, cobrándoles carísimos billetes para hacer una travesía insegura -y a menudo mortal- hacia Europa.
  • Genera problemas de asimilación, que en determinados países está dando lugar a la aparición de grandes ghettos, especialmente de inmigrantes musulmanes.
  • Es muy costosa para las arcas públicas, ya afectadas por los elevados gastos sociales del llamado Estado del Bienestar.
  • Provoca rechazo social, especialmente por el aumento de la delincuencia vinculada a la inmigración, que está teniendo episodios muy graves en varios países europeos relacionados con los delitos sexuales.
  • Vacía de capital humano los países de origen de los inmigrantes, mermando las posibilidades de prosperar de esas naciones, sumiéndolas en un círculo vicioso de pobreza y emigración.

La ola migratoria ucraniana que actualmente soporta Polonia

Hay personas que piensan que Polonia no se ha visto afectada por ninguna ola migratoria. No es cierto. Según datos recopilados por Myroslava Lendel, de la Universidad Nacional de Uzhhorod, durante la crisis provocada por la invasión rusa de Ucrania, en 2014 y 2015 Polonia fue el tercer país de la UE que más refugiados ucranianos acogió, un total de 3.610 (Francia acogió 2.265 y España 2.205, siendo países con más población y más ricos que Polonia). En 2016 Polonia fue el país de la UE que más emigrantes ucranianos acogió: 141.000 (la República Checa fue el segundo, con 102.900, e Italia el tercero con 76.300). Además, y según publicó el año pasado el Ministerio polaco de Familia, Trabajo y Política Social, en 2016 Polonia daba trabajo a 1,3 millones de ucranianos. Actualmente ya son más de 2 millones.

La ucraniana es una inmigración que no causa tantos problemas de asimilación en Polonia como la musulmana, pues los ucranianos forman parte de un entorno eslavo y cristiano muy similar al polaco. No obstante, esta ola migratoria provoca inquietud entre los polacos, pues está formada gran medida por trabajadores de la construcción que cobran sueldos muy modestos, y Polonia tiene ya unos salarios medios muy bajos en comparación con la media europea. Además, y como se puede observar, el peso de esta ola migratoria no ha sido compartido equitativamente por la misma UE que quiere imponer a Polonia un cupo de refugiados musulmanes. ¿Con qué derecho el resto de Europa acusa a Polonia de “insolidaria” en estas condiciones?

La alternativa de Polonia: ayudar a los necesitados en sus países

Frente a las tesis de reasentamiento de Bruselas, Polonia aumentó considerablemente su gasto en ayuda humanitaria en Oriente Medio, pero para ayudar a la gente necesitada en su propio hogar. La solución es mejor que la política de reubicación en todos los sentidos:

  • Es más barato ayudar a los necesitados en sus países que reubicarlos en Europa, con lo cual se saca más partido a la ayuda proporcionada y ésta resulta más eficaz.
  • Los que reciben la ayuda en sus países de origen no se ven empujados a arriesgar sus vidas en el Mediterráneo embarcándose en pateras, o haciendo largas travesías por Turquía y los Balcanes, con lo cual se salvan muchas vidas.
  • Además, se suprime la principal fuente de ingresos de las mafias criminales que se dedican al tráfico de seres humanos, que cobran cantidades considerables a las personas necesitadas con la promesa de llevarles a Europa.
  • Esta solución elimina, además, los problemas de asimilación de inmigrantes y refugiados en países extranjeros.
  • Finalmente, las personas más jóvenes y con más talento no tienen que abandonar sus países de origen, lo cual beneficia a éstos, al contar con el capital humano necesario para poder prosperar.

En 2016, Polonia aportó 47 millones de eslotis (10,98 millones de euros) a socorrer a las víctimas de la crisis humanitaria en Siria. A lo mejor a alguien le parece poco, pero ese mismo año España dedicó 10 millones. La diferencia se hace más llamativa si tenemos en cuenta que España tiene 46 millones de habitantes y Polonia 37 millones, con un PIB per cápita de 25.000 y 12.100 euros, respectivamente. No se trata, además, del único país al que Polonia -una de las naciones más pobres de Europa- está prestando asistencia en materia de cooperación.

Poslka Pomoc: el programa polaco de ayuda del que no hablan los medios

La Polska Pomoc (Ayuda Polaca), dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores de Polonia, es un organismo que tiene como objetivo proporcionar ayuda humanitaria y también ayudar al desarrollo de la democracia, de la educación, de la sociedad civil y de los derechos humanos en los países receptores de la ayuda. Es un programa del que rara vez verás algo en los medios, especialmente en los que presentan a Polonia como un país empeñado en aislarse del mundo.

La Polska Pomoc tiene un programa de cooperación multianual 2016-2020 que señala como su prioridad destinar ayudas a cuatro países europeos (Bielorrusia, Georgia, Moldavia y Ucrania) y a otros países como Etiopía, Kenia, Birmania, Senegal y Tanzania, además de los territorios palestinos. Además de eso, la Polska Pomoc también financia programas de cooperación en otros países como Albania, Armenia, Bosnia, Colombia, Cuba, Egipto, India, Indonesia, Irak, Jordania, Kazajistán, Líbano, Macedonia, México, Montenegro, Nigeria, Paquistán, Serbia, Sudáfrica, Túnez y Vietnam, además de Australia (con destino a varios países de Oceanía). A eso hay que añadir los contingentes militares polacos que proporcionan seguridad, ayuda y adiestramiento a diversos países, con misiones militares en sitios como Afganistán, Kosovo, Irak, Bosnia y Mali. ¿Después de leer esto Polonia te sigue pareciendo un país xenófobo e insolidario?

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. pacococo

    Es que los ucranianos son cristianos, si fueran de otra religión sería otra cosa.

    Si reconocen que hay refugiados ucranianos, están reconociendo el fracaso del golpe fascista que dio Occidente y eso es mucho reconocer. De modo que ignoran lo que hace Polonia y otros países y dicen que Putin tiene la culpa de todo lo malo que pasa en el mundo. Y el caso es que les va bien.

    Un enlace sobre la inmigración:

    http://rafapal.com/2018/06/13/soros-admite-abiertamente-en-el-confidencial-que-el-dirige-la-politica-de-invasion-de-inmigrantes/

    Nunca pensé que el bueno de Soros reconociera abiertamente que él es el factotum de todo esto. Cuando le prohibieron aparecer por Hungría, él nació en Hungría, hubo quienes se rasgaron las vestiduras, pero entre lo que diga Soros y lo que diga Orban, no hay duda de quién tiene razón.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.