¿Qué diría la izquierda si los países occidentales recibiesen así a los intrusos?

Salvajes matan a un misionero por pisar su isla y les apoyan quienes piden abrir las fronteras

En el archipiélago de Andamán, en el océano Índico, hay una isla llamada Sentinel del Norte que siempre ha llamado la atención de quienes somos aficionados a las curiosidades geográficas.

El multiculturalismo de El País ya roza el esperpento: compara Irlanda con Pakistán
El motivo por el que ciertos políticos felicitan el ramadán pero no la cuaresma o la pascua

Sentinel del Norte: una isla donde no existen los derechos humanos

Y es que en esa isla, que pertenece a la India y cuya superficie es de 72 kilómetros cuadrados, es ilegal entrar. El motivo es que allí vive una pequeña comunidad de indígenas que no tienen contacto con el mundo exterior y que viven literalmente en el paleolítico. Además, se trata de indígenas muy hostiles. En 2006 dos pescadores hindús fueron asesinados por los indígenas cuando su barco se acercó accidentalmente a la isla. Hoy ha sido noticia que un misionero cristiano estadounidense de 27 años, John Allen Chau, ha sido asesinado por esos salvajes después de acceder ilegalmente a esa isla: le mataron a flechazos. Siete pescadores han sido arrestados por transportar al misionero a la isla. El Gobierno no movió un dedo contra los asesinos de los pescadores de 2006 y nada indica que vaya a hacerlo ahora. La India ha asumido, de hecho, que en esa isla no existen ni las leyes ni los derechos humanos, empezando por el respeto a la vida.

¿Nuestra cultura no es mejor que la de esos indígenas?

Francamente, no entiendo que haya una comunidad humana que vive en el paleolítico, sin ningún tipo de asistencia sanitaria, sin respetar ninguna ley del país al que pertenece y sin respetar los derechos humanos, y que mucha gente considere eso como algo que debe mantenerse así, como si fuese un zoológico humano. La humanidad no sólo ha abandonado el afán por civilizar a pueblos atrasados, sino que ahora consideran eso una forma de racismo. Creen que es mejor que las tribus no contactadas sigan como están, es decir, muriéndose de hambre o por enfermedades perfectamente curables, pues -según el pensamiento progresista- no hay una cultura mejor que otra. Es lo que llaman multiculturalismo.

Internautas progresistas apoyan el asesinato del misionero

Leyendo los comentarios en las redes sociales sobre este caso me he encontrado cosas indignantes. Leed por ejemplo las respuestas a este tuiteo del diario progresista El País: uno le echa la culpa a las religiones; otro celebra que “no lo dejaron entrar”, porque las religiones no le gustan; y otro comenta: “Por idiota, que los dejen en paz”. En este otro tuiteo de El País nos encontramos con respuestas parecidas: uno considera lo ocurrido un “suicidio”, y otro comenta “Bueno, eso les pasa por meterse en territorios donde no han sido invitados. Ellos tienen sus propias creencias. ¡Bien hecho! Mensajes de este estilo se pueden leer hoy en cuentas de Twitter de muchos internautas progresistas que han puesto a caldo a Trump por su política de inmigración.

El odio de la izquierda contra la cultura occidental y cristiana

Imaginad por un momento lo que dirían esos mismos progresistas si en la frontera española recibiésemos a tiros a los que entran ilegalmente por las vallas que rodean Ceuta y Melilla. Se armaría la de San Quintín. Al final el mensaje parece ser que unos salvajes en taparrabos tienen derecho a matar a cualquier extraño que pise su isla, pero los países occidentales no tienen derecho a cerrar sus fronteras a nadie. Detrás de expresiones como las que hoy se han podido leer en las redes sociales no hay, por supuesto, un aprecio por esos salvajes: si dicen esas burradas es, en el fondo, porque la izquierda profesa un odio fanático contra la cultura occidental y cristiana, tal vez por haberse resistido al dominio comunista durante décadas. Es odio, y no lógica ni razón, lo que alimenta a unos canallas que aquí piden fronteras abiertas pero luego aplauden que se mate a un intruso en una remota isla, tal vez porque el intruso era -casualmente- occidental y cristiano.

(Foto: Instagram de John Allen Chau)

¿Quieres que Facebook y Twitter decidan por ti lo que debes leer de este sitio? Suscríbete gratis al boletín diario del blog:

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. pacococo

    Lo explicas bien en el artículo, pero es que se ha demostrado que los salvajes en cuanto pueden, se van a la civilización. Realmente es una canallada por parte del gobierno indio tener esa isla sin posibilidad de mejorar.

    Un grupo de antropólogos brasileños estudiaron durante varios años una tribu de Brasil. Lo primero que les pidieron fueron ropas.

    La gente no vive en el atraso por capricho o dicho de otra forma, la Humanidad progresa y vive mejor que sus padres, si no viviéramos mejor que nuestros padres, intentaríamos volver a esa época y nadie lo intenta.

    Pero los marxistas hablaron y la luz y la razón resplandecieron.

  2. Drociano

    Pacococo, perdona te corrija un pequeño error en tu conclusión, la última palabra debe ser palidecieron.

  3. Juan Carlos Casillas García

    Si lo analizan objetivamente, olvidandose de sesgos políticos, este comportamiento de los habitantes de las Islas Sentinel serían xenofobia en estado puro. Pero se imaginan la que se montaría si lo sueltas en una tertulia correcta.

  4. Juan Carlos Casillas García

    “Sentineltalismo” salvaje

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.