Con un 8,86% de votos, alcanza un acuerdo que ampara la libertad de educación

Lo que Vox logra con 12 escaños en Madrid y lo que podría lograr si tuviese más apoyos

Ayer Vox anunció un acuerdo de investidura en la Comunidad de Madrid, por el que Isabel Díaz Ayuso, del Partido Popular, se convertirá en la nueva presidenta de esa autonomía.

Este discurso de Rocío Monasterio explica los ataques de nervios que sufren algunos
Propuesta de Vox para apoyar la investidura de la candidata del PP en la Comunidad de Madrid

Un acuerdo muy parecido al propuesto por Vox en Murcia

El texto con las propuestas de Vox se puede leer aquí. En líneas generales, es muy parecido a lo que propuso Vox en Murcia. De hecho, algunos puntos son casi calcados, como el referido a garantizar “el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación moral y religiosa de acuerdo a sus convicciones, tal y como está contemplado en el artículo 27.3 de la Constitución”, para lo cual “se introducirán mecanismos que garanticen la no injerencia de los poderes públicos en la educación de nuestros hijos”. También incluye respetar “la potestad de los centros educativos de adaptar los contenidos formativos al ideario del centro”, y la puesta en marcha de forma progresiva del cheque escolar. Como en el caso de Murcia, este acuerdo no incluye la derogación de las leyes LGTBI por la negativa del PP y de Cs; al fin y al cabo, en el caso de Madrid el Partido Popular y Ciudadanos aprobaron esas leyes LGTBI junto al PSOE y Podemos.

Vox anuncia que seguirá defendiendo todo su programa político

Como ocurrió en Andalucía y en Murcia, Vox estaba ante una encrucijada complicada: o ceder de alguna forma y facilitar un gobierno de PP y Cs, o bloquear cualquier acuerdo y dar paso a la posible llegada de la izquierda al gobierno en esa comunidad, lo que habría sido aún peor. Igual que ocurrió en Murcia, el acuerdo ha sido posible desde el momento en que Cs ha cesado su apuesta por un “cordón sanitario” contra Vox, que era lo que venía cerrando cualquier posibilidad de entendimiento. Obviamente, y digo esto por si alguno ha pensado otra cosa, este acuerdo no significa que Vox se vaya a limitar a defender en Madrid lo que señala el texto. Se trata de un acuerdo de investidura. No es un acuerdo de gobierno y no compromete para nada a Vox. De hecho, el segundo párrafo del acuerdo es idéntico al de Murcia, y deja muy claro que el partido liberal-conservador seguirá defendiendo la totalidad de sus planteamientos: “Esta propuesta no compromete a VOX como socio de gobierno. Desde una leal oposición, defenderemos en su integridad nuestro programa político, tal y como nos comprometimos con nuestros electores.

El partido obtuvo en la Comunidad de Madrid un 8,86% de los votos

Llegado a este punto repito lo que ya dije aquí sobre Murcia: Roma no se construyó en un día. Como ya he dicho, las citadas leyes LGTBI fueron aprobadas por unanimidad, con el apoyo de las cuatro fuerzas que tenían representación en la Asamblea de Madrid en la anterior legislatura. Vox logró un 8,86% de los votos y 12 escaños (de 132) en las elecciones autonómicas de mayo en Madrid, un porcentaje de votos inferior al de Murcia, donde obtuvo un 9,46% y 4 escaños (de 45). Pudo haber sido de otra forma. Recordemos que en las elecciones generales, sólo un mes antes, Vox había obtenido un 13,86% de votos en la Comunidad de Madrid. En sólo un mes, Vox pasó de 520.417 a 285.099 votos en esa comunidad. Por el contrario, el PP pasó de 699.904 a 714.718. Tal vez muchos pensaron que era mejor volver al redil del PP -el dichoso “voto útil”- o simplemente quedarse en casa. Lo lógico, teniendo en cuenta los resultados, sería pedirles cuentas al PP y a Cs por apoyar esas leyes y a sus votantes por premiar a los partidos que las apoyaron.

¿Qué habría podido obtener Vox con un 30 o un 40% de los votos?

Por mi parte, y lo digo porque las conozco en persona y porque vengo siguiendo desde hace años su labor, sé que en Vox hay personas tan válidas y confiables como Rocío Monasterio, Alicia Rubio y Gádor Joya: las tres son diputadas de la Asamblea de Madrid. Sé que harán un buen trabajo de oposición y tendrán el apoyo de este modesto blog en las iniciativas que lleven a cabo en defensa de la libertad, la vida y la familia. Vox sólo acaba de iniciar su andadura en las instituciones y de momento lo ha hecho consiguiendo cosas que no serían posibles sin ese 8,86% de los votos. A los que dicen defender la libertad de educación pero el 26 de mayo decidieron volver a votar al PP o a Cs, o incluso prefirieron no ir a votar, les animo a pararse un momento a pensar en lo siguiente: si con menos de un 9% de votos Vox ha logrado esto, ¿qué habría logrado con un 30 o un 40% de votos? Si en Madrid sigue pendiendo una espada de Damocles sobre la libertad de educación no es por culpa de que Vox, con su exigua fuerza, no haya conseguido más, sino porque el PP y Cs decidieron vender los derechos de sus votantes a cambio del aplauso de unos grupos de presión afines a la izquierda, como demostraron en la marcha del “orgullo LGTB” en Madrid. Seguir recompensando con el voto a partidos que hacen eso es un craso error.

Foto: Vox Madrid. Los 12 diputados de Vox en la Asamblea de Madrid.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.400

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Josmaraj

    Coincido contigo en el planteamiento de base, Vox está haciendo las cosas bien, el problema es que ha buscado sus apoyos en gente demasiado radical? Maximalista? que solo saben defender planteamientos de todo o nada, y que no son capaces de ver que no hay que perder la posibilidad de conseguir lo posible por ser abanderados de lo imposible, al menos a día de hoy.
    Lo digo por Hazteoir, que está lanzando mensajes del tipo “Vox ha cedido a la presión de Ciudadanos”. Un planteamiento más realista les haría falta en mi opinión. Y como bien dices, no es Vox el responsable de que permanezcan las políticas que HO combate, sin embargo es a este partido al que señalan.

  2. Sharovarov

    8,86. Bonita cifra. Eternamente asociada a la fabulosa marca del saltador soviético Robert Emmian. ¡A sólo cuatro centímetros se quedó del mítico récord del mundo de Bob Beamon!
    La más que probable reacción de Elentir ante este comentario: “¿Pero de qué habla este tío?”.
    ¡Jajaja!, una broma, Elentir, una broma.

  3. María S.

    Gracias, Elentir, por el artículo. Es un análisis muy completo y, sobre todo, realista de la situación. Para mí la clave del artículo es: “Vox estaba ante una encrucijada complicada”. Tienes que jugar con las cartas que te han tocado, que no son muy buenas, pero, al menos ¡ya tenemos cartas! ¿Qué teníamos hace un año?
    Por supuesto que a quién hay que pedirles cuentas es al PP y a Cs. Cs suele aparecer como “el malo de la película” cuando, para mí, el PP es mucho peor. Por todo lo que has expuesto y porque, sabiendo que necesitaba tanto a Cs como a Vox, ignoró (despreció) deliberadamente a los segundos hasta que cerró sus acuerdos con Cs.
    Respondiendo a un comentario anterior: Vox ha buscado sus apoyos en la gente sensata y responsable. Votantes radicales… pues habrá, como en todos sitios. Y también votantes ingenuos que esperen el todo o nada, lo cual es imposible sin ganar elecciones.
    Por mi parte, agradezco a todos los que se han presentado por las listas de Vox en toda España, jugándose el tipo en muchos sitios, aguantando insultos y desprecios, perjudicando sus carreras profesionales, sus ahorros y el tiempo para sus familias. También a los que dais la cara, como Elentir. Y todo por defender las ideas que muchos compartimos, pero, eso sí, cómodamente desde el sillón de casa.

  4. Luna

    No me convence. Vox podrá anunciar que seguirá con su programa de gobierno, pero si lo hace después de habérselo saltado es que está fallando algo.

    Lo de las leyes LGBT no es algo de importancia menor y esta transigencia en el pacto da muy malos indicios. Y no me respondáis con la teoría del “mal menor” por dos motivos: Este mal no es menor, y el mal sigue estando siempre mal. En fin, esto no es una victoria sino un baño de fría realidad.

  5. Josmaraj

    Cuando hablaba de radicalidad, no me refería a los votantes, que efectivamente la mayoría son gente sensata y de orden sin duda, sino a la postura concreta de HaZteoir, que parecen erigirse en los “puros” de la lucha contra la dictadura progre.

    La afirmación de Que “les ha podido el miedo”, “han vendido barato su voto” y similares que va soltando me parecen fatales por tres razones: es injusto para un partido que está recién llegado y está poniendo la cara para que se lance partan, les puede perjudicar mucho electoralmente por la resonancia entre sus votantes por la resonancia de los provida, y rezuma un tono de soberbia que no me gusta, viene a decir: ya lo decía yo, estos políticos al final se venden , no como nosotros, los puros, los perfectos.
    Me parece que Abascal tendrá que poner límites, si Arsuaga quiere jugar a político que de un paso al frente y de la cara como Vox, pero no juegue a ser el poder en la sombra.

  6. Samuel

    Señores y señoras demos tiempo a Vox. A veces hay que dar un paso atrás para dar dos pasos hacia delante.

  7. La ley LGTBI de Madrid es una ley del PP, con los votos de Cs, PSOE y Podemos. El PP quiso sacar pecho y que nadie les ganara en “progres” en esa materia, aunque se trate de un progresismo de barrio chino, hortera, ignorante, zafio y de poca monta. Por lo tanto es evidente que el PP es el principal responsable.
    Pero si gran parte de las personas que votaban (de mala gana) a un partido como el PP, se volcó ilusionadamente en el voto a Vox, era precisamente para cambiar las cosas. Para que se oiga la voz de los que están en contra de la represión socialista; del supremacismo separatista; de la sustitución de la historia por el revanchismo subvencionado; de la desaparición del Estado y de la Administración, fagocitados por el partido y sus asociaciones satélites; del adoctrinamiento en las escuelas, en donde se ha sustituido el conocimiento científico por una re-educación en los dogmas del laicismo; de la nueva ética cocida en los laboratorios del materialismo marxista, etc.
    Si al final lo que se ha votado va a ir en beneficio de un gobierno que continuará gobernando con esas mismas taras, no hay forma de encontrar utilidad a ese voto. Si no sale un gobierno con compromisos radicalmente diferentes en estas materias ¡Pues que no salga! A mi lo mismo me da un gobierno del PSOE-Podemos, que un gobierno PP-Cs con las políticas públicas de la izquierda. Es más, preferiría el primero. Si el voto de Vox va a servir para tener más de lo mismo, la decepción es inevitable.
    Y no se puede culpar al votante. Es evidente que a muchos votantes el suflé se les ha venido abajo. Están viendo demasiados pasos atrás (aborto, memoria histórica, lgtbi…).
    No obstante, ciertamente, la esperanza es lo último que se pierde. Además, no se puede olvidar que, partiendo de menos cero y únicamente con el inmenso esfuerzo de unos pocos buenos españoles, muy bien liderados, Vox ha conseguido sentar a los separatistas en el banquillo; que se hable de políticas en favor de la natalidad, del derecho de los padres a elegir la educación religiosa y moral de sus hijos (un derecho constitucional, por cierto), del cumplimiento de las leyes, también de las leyes de entrada en nuestro país, etc. etc.
    Por eso, creo que podrán seguir contando con los votos de la derecha. Es posible que, incluso, puedan mejorar sus resultados en el futuro, yo así lo espero. Pero no se puede negar que, tal vez ingenuamente, tras los resultados electorales, muchos esperábamos más.

  8. Martín, ¿cuántos años llevamos dando pasos atrás? Parece que a algunos os puede la impaciencia y le exigís a Vox que arregle en unas semanas lo que otros han estropeado en décadas, y que lo haga, además, con menos de un 9% de votos en la Comunidad de Madrid. Le estáis pidiendo a Vox algo imposible. Y pidiendo eso, lo único que se consigue es sembrar el desánimo y la frustración. Por favor, un poco de sentidiño.

  9. Luna

    Elentir, en este caso veo que Martín Doncel tiene todo el sentidiño, muy buenas luces para el análisis correspondiente, estilo y elegancia para exponer algo que a ninguno de nosotros nos agrada. Si el rey del cuento no estaba desnudo (y personalmente creo que no)ahora se ha desnudado. No se trata de prisas ni de impaciencias sino del bien o el mal. De principios irrenunciables.

    Yo no soy de Vox aunque tengo por buenos muchos de sus postulados, quiero que entiendas que críticas exteriores pueden ayudar también a ver la realidad por el desapego con que se hacen donde es algo difícil librarse de la necesidad de justificación de los actos. La liga PP-C’s se ha convertido en un PSOE-Podemos subrogado; Vox no puede entrar en este juego subrogando también.

    Con laconismo: Vox tiene buenos principios. Si los abandona empieza mal.

  10. Huichilobos

    Pero no nos columpiemos, hombre. Se ha negociado una investidura, es decir, quienes van a ser los nombres que ocupen ciertos asientos. El poder coercitivo de Vox sigue estando intacto para lo que de verdad importa, que es cuando haya que legislar.

  11. Huichilobos

    Por cierto; también hay gente fuera de Vox que da la cara por buena parte de esas ideas.

  12. rm714

    Seamos pragmáticos, yo lo soy. Veamos: como “votante radical” de VOX pienso que, por fin, mi voto no ha sido traicionado a lo bestia. Recuerdo el inmenso desconsuelo que sentí, cuando, en 2011, después de otro voto radical al PP, el señor rajoy (en minúsculas, no se merece las mayúsculas) ni siquiera hizo desaparecer esa imbecilidad del Ministerio de Igualdad. Entonces sí que me sentí ninguneado.
    Ahora, después de haber votado a VOX, duermo tranquilamente, porque sé que a quien he votado, por lo menos está luchando por alguna de mis ideas.
    Si a VOX le hubiéramos votado la mayoría absolutísima que votamos a Rajoy en 2011 estoy seguro que, ahora mismo, estábamos todos muy felices con los radicales cambios que habría hecho en la gestión, no habríamos sido traicionados.
    Salvando la distancia, después de mi voto a VOX duermo tan placenteramente como cuando me dejo un producto catalán en la estantería del supermercado

  13. Jandro

    Pues yo coincido con el análisis de Arsuaga, al que citaba Josmaraj. Es un análisis en el que él mismo advierte que lo hace desde su posición, una posición en la que no tiene que hacer cábalas electorales y se puede permitir no torcer nada. Y debe ser así porque, al estar en la arena, te ves urgido por necesidades que no se ven desde fuera. Pero luego hay que ver si esas necesidades existen en realidad: ¿son fantasmas que nos fabrica el fragor de la disputa política y el de fuera está acertando porque lo analiza fríamente o, por el contrario, son necesidades que surgen de verdad y es el observador distante el que no puede llegar a apreciar lo reales que son?

    El acuerdo de Madrid se me hace menos bueno que el de Murcia, a pesar de las similitudes que aparecen en el artículo:

    – No hay pin parental, aunque velar por las convicciones de los padres pueda después interpretarse de un modo que pueda abrir la puerta a ello;
    – No hay protección explícita a la mujer embarazada, solo medidas contra la despoblación;

    Luego, aunque no pueda haber comparación con el acuerdo de Murcia, no se ha podido evitar la calamidad de incrementar nada menos que en cuatro las consejerías, una auténtica bofetada al ciudadano desde un Gobierno que supuestamente aspira a perseguir el despilfarro.

    En fin, que a pesar de que sea un acuerdo peor que el de Murcia, VOX sigue siendo una gran esperanza para la política y espero que no deje de crecer, a pesar del último inverosímil CIS.

  14. Luna

    Huichilobos dice: “sólo es una investidura”… para la que se ha negociado que sí se aplicarán las leyes y el adocrinamiento LGBT, eso equivale a “sólo” escoger el verdugo que te ponga la soga al cuello tras acordar con él que te ahorque. En fin, mantener un poder coercitivísimo, ya está visto.

  15. Elentir. Lamentaría mucho que mi comentario contribuyera a sembrar el desánimo y la frustración. Y no es mera retórica, ni un intento de excusarme, lo digo con toda sinceridad.
    Vox sigue contando con todo mi apoyo. Creo que, hoy por hoy, sigue siendo la única esperanza para nuestro futuro político. Confío que, en adelante, sean cada día más, los españoles que apoyen las propuestas políticas de Vox. Seguramente para eso, será necesario sembrar valores en campo yermo, lo cual, no será fácil tras décadas de abandono.
    Por eso creo que esta era una buena oportunidad para empezar a trabajar en esto. Es cierto que un 8% es poco. Pero cuando ese 8% es imprescindible para formar gobierno, su valor se multiplica. Se dice que el PP, y sobre todo Cs, nunca aceptarían derogar la ley madrileña LGTB. Vale, pero ¿No aceptarían una modificación? ¿Ni siquiera algunos aspectos? Hay media docena de artículos que son simplemente inaceptables. Por ejemplo, ¿Como aceptar que las decisiones adoptadas por las asociaciones LGTB prevalezcan sobre las decisiones de los padres “en situaciones de sufrimiento o indefensión del menor”. Tal vez me equivoque, pero todavía había tiempo por delante y creo que se hubiera podido conseguir más. Antes de contar con el apoyo de investidura, PP y Cs tendrían que haberse comprometido a ceder algo de su parte. Al fin y al cabo, se trata de una negociación ¿No?.

  16. Huichilobos

    Luna: que yo sepa, se ha negociado que se mantendrá el adoctrinamiento para aquellos alumnos cuyos padres así lo quieran. Y, que yo sepa, no se proponía derogar esas leyes, sino los puntos de esas leyes que se consideran lesivos para con ciertos derechos y libertades. El poder coercitivo sigue intacto desde el momento en que pueden dejarse sin efecto partidas presupuestarias completas.

  17. Lorenzo

    Para mí lo más grave es el hecho de que Vox sólo consiguiera en Madrid un ocho por ciento de los votos.
    Que, con la situación en la que se encuentra España, los madrileños y el resto de los españoles sigan votando en masa a partidos como el PP y el PSOE o a sucedáneos como C’s me lleva al pesimismo.
    Se ha perdido una oportunidad de oro para regenerar y cambiar la política española.
    Ahora, en cambio, tenemos cuatro años más de lo mismo con Vox en la oposición. La duda está en saber cuál será su capacidad de influencia y si no se convertirá en las siguientes elecciones en un partido residual.
    Me temo lo peor.

  18. Luna

    Huichilobos: “que tú sepas”, en donde pareces ignorar que uno de los extremos que Vox manifestaba es que nadie quiere este adoctrinamiento para sus hijos, que es contrario a la salud de los menores y la realidad de la familia, que supone un atentado dentro de la enseñanza.

    Quizá olvides pero no ignores que cuando el PP y C’s tengan la sartén por el mango y no puedan ser “desinvestidos” por Vox harán lo que les convenga, que se les está dotando de todo poder (coercitivo entre otros) para llevar ese pretendido control y con esto se les dan instrumentos para dejar patente que así lo hacen y lo hacen bien… por lo menos, de cara a partidos mucho más poderosos y decisivos.

    Dentro de “lo que tú sabes” entra el reconocimiento de que no se han derogado los artículos más lesivos de la ley LGBT. Por tanto, la coerción futura deberá mostrar una especial habilidad para coercer lo que hoy es presente y mañana estará instituido desde un pasado. ¿O no es así?

  19. Huichilobos

    Luna: en el primer párrafo incurres en un error; yo nunca he oído a Vox decir que nadie quiera ese adoctrinamiento para sus hijos, sino que aquellos padres que no lo quieran deben poder evitarlo, del mismo modo que deben poder evitar que cursen religión (por ejemplo) los hijos de aquellos padres que no lo deseen. Eso era lo que, con buen criterio a mi juicio, defendía Vox.

    Del resto, si ni tú, ni yo somos de Vox, no creo tampoco que seamos quienes para marcarle el camino.

  20. Martín Doncel: “Se dice que el PP, y sobre todo Cs, nunca aceptarían derogar la ley madrileña LGTB. Vale, pero ¿No aceptarían una modificación? ¿Ni siquiera algunos aspectos?”

    Pues todo parece indicar que no. A fin de cuentras, la ley la apoyaron ellos mismos en 2016, y cambiarla sería reconocer que engañaron a los madrileños al aprobar esa ley.

    Por otra parte, al PP y a Cs les sale gratis ponerse en esa situación de bloqueo: todas las tortas le han caído a Vox tanto antes como después del acuerdo. La presión al PP y a Cs ha sido ridícula si la comparamos con la presión y las críticas que está recibiendo Vox. Lo cual no deja de ser curioso, cuando PP y Cs han sido los creadores de esa ley junto a Podemos y el PSOE.

    Te diré más: si yo fuese diputado madrileño de Vox, ahora mismo me retiraría de la política y me volvería a mi casa para disfrutar de mi familia. ¿Para qué renunciar a la comodidad del hogar, para qué asumir tantos riesgos y para qué exponerte a diario al odio y a los ataques de la izquierda, si luego te ponen a caldo desde la derecha por no conseguir derogar esas leyes con menos de un 9% de votos? Que lo hagan otros, que seguro que lo hacen mucho mejor. Algunos pueden dar gracias de que esos diputados de Vox sean mejores que yo.

  21. Huichilobos

    Elentir: desde la derecha los han puesto a caldo por empeñarse en derogarlas unos y por no conseguirlo otros. Pienso que el verdadero bloqueo viene de C’s, y no tanto por coherencia como por imagen. El PP creo que sí aceptaría cambios; la inversión de la carga de la prueba es lacerantemente antidemocrática.

  22. Luna

    No, hombre. Cuando los de Vox no tuvieran nuestra “cordial reprobación” por hacer algo sí es cuando podrían sentirse solos. Es un poner a caldo en plan fraternal, ya se sabe.

    Piensa que en este asunto los qué dicen algo son quienes mantienen aún la conciencia por encima de los logros políticos, que la intención no es reventar nada sino hacer una crítica constructiva porque es un momento en que puede bajar mucho la moral relativizando la cosa para poder justificarla. Está claro que también a la fuerza ahorcan y que muchas veces toca pasar por episodios que jamás se desearían. La prueba de esto es que nunca me he alzado en revolución contra ninguna de las leyes abusivas e injustas que se han aprobado. A todos nos pasa esto.

  23. Fletcher Stillman

    La ironía es que Hazte Oír ha roto con Vox porque no derogó la ley LGBTI/LGTBI: https://www.losreplicantes.com/articulos/hazte-oir-rompe-vox–no-exigir-derogacion-leyes-lgbti-madrid-murcia/

    No obstante, lo has expresado muy bien.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.