Las catástrofes que llevan anunciándonos desde hace décadas y no ocurrieron

La primera ‘negacionista’ es la realidad: las predicciones fallidas del ecologismo

El progresismo ha encontrado en el ecologismo, y más concretamente en el ecocatastrofismo, una eficaz bandera para promover sus tesis políticas. Y el que lo contradice es tachado de ‘negacionista’.

El planeta sólo era una excusa: Greta Thunberg revela la agenda ideológica que lleva a España
Los datos que no nos cuentan los ecologistas: deberían dar la murga a China y no a España

Que la izquierda use ‘palabras-policía’ para impedir el normal debate de ideas no es nada nuevo. Hasta ahora ya la hemos visto llamar facha, racista, homófobo, retrógrado, transfóbico, machista y sexista a todo aquel que cuestiona alguno de sus dogmas ideológicos. Pervertir el debate sobre el medio ambiente era lo único que le faltaba. En estos momentos ya no es siquiera necesario atreverse a llevar la contraria a la izquierda si quieres ser señalado. Para que te llamen ‘negacionista’ -una palabra que suena a nazi- basta con dudar, ya no de la existencia de un cambio climático, sino de la tesis de que sea originado por el hombre y no por la actividad solar.

El caso es: ¿existen motivos para dudar? Lo que manejan los ecoalarmistas son teorías, y no evidencias científicas, y como tales teorías pueden ser cuestionadas. Por otra parte, en este asunto podríamos aplicar la enseñanza que muchos recibimos del famoso cuento de “Pedro y el lobo”. ¿Por qué hemos de creer a quienes ya nos han anunciado con anterioridad todo tipo de catástrofes que no se han cumplido? Veamos algunos ejemplos:

El ecocatastrofismo es un negocio que mueve sumas astronómicas…

Ante todo esto, cabe preguntarse: ¿qué interés puede haber en generar este alarmismo? Pues ante todo hay un interés económico. La mayor de las organizaciones ecologistas del mundo, Greenpeace, tiene unos ingresos de varios cientos de millones de dólares cada año. ¿Cómo podría obtenerlos si el público al que se dirige no se sintiese alarmado y desesperado? Así mismo, el negocio de las energías renovables mueve enormes cantidades de dinero (ya sólo en el caso de España hablamos de decenas de miles de millones de euros pagados por los contribuyentes). Los ecologistas de a pie están haciendo de meros peones al servicio de intereses espurios, manejados por personajes que se están haciendo ricos con esta cuestión.

… y que también ofrece grandes posibilidades de obtener más poder

Por otra parte, hay un interés tanto o más fuerte que el dinero, y casi siempre relacionado con él: el poder. Hace sólo unos días, el diario socialista El País, uno de los mayores voceros del ecocatastrofismo en España, se felicitaba de que los españoles estuviesen dispuestos a pagar más impuestos con la excusa de “la lucha contra el calentamiento global”. El periódico incluso daba esta cifra: “La mitad de la población desembolsaría entre 1 y 50 euros al mes por el bien de la Tierra”. El alarmismo climático se ha convertido en un filón político para la izquierda y la extrema izquierda, partidarias de que el Estado intervenga más en nuestra economía o incluso la controle en su totalidad, aunque eso tenga efectos muy adversos, como tantas veces hemos podido comprobar. La izquierda sabe que, a causa de esos efectos ya conocidos, en condiciones normales lo tendría más difícil para convencer a la gente de que el Estado se apropie de una porción cada vez mayor de nuestra riqueza. Con el catastrofismo ecologista y el señalamiento al discrepante como “negacionista”, los partidarios del socialismo y del comunismo lo tienen mucho más fácil.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. Alvaro

    No, si en el fondo es cierto que hay una emergencia climática.

    Hay que combatir el clima de alarmismo que promueven estos nidos de corrupción. Por eso es cada vez más urgente desmantelarlos.

    Y después fumigar, o directamente incinerar.

    Un saludo.

  2. llllllllllll

    o cómo el cambio climático así como la cultura de la muerte, puntas de lanza del malthusianismo, es utilizado para evitar que las naciones soberanas exploten sus recursos naturales y así otras potencias se hagan con éstos e impedir que sus ciudadanos se beneficien si no interviene o se da determinada parte del pastel a la potencia de turno. Evitan surgimiento de competencia y el beneficio se lo llevan ellos.

  3. wladimir

    yo siempre…

    he creido quew todo esta historia ecocatastrofista era pura mentira….y es mas el planeta tierra ya ha pasado por sus propias catastrofes en periodos geologicos antiguos e incluso algunos historicos (la pequeña glaciacion y algunos casos de explosiones volcanicas en Islandias e Indonesia)…

    por tanto no puedo creer todo lo que los ecocatastrofistas y ecoterroristas (rama ecologica del social-progresismo)…y es verdad que detras de estos movimientos hay agendas ocultas en que no quieren que las naciones puedan explotar sus recursos en beneficio de ciertos grupos economicos ademas de promover el terror malthusianos de la sobrepoblacion…

    amanecera y veremos que esos sujetos “ecologistas” vengan con otros nuevos cuentos de terror “ecologicos”….

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.

El cinismo de este gobierno parece no tener límites, y está a la par de su colosal cara dura para exigir a otros lo contrario de lo que hace.

En la primera mitad de siglo XX, México vivió una ola de furibundo anticatolicismo promovido por el llamado Partido Nacional Revolucionario (PNR).

La invasión rusa de Ucrania ha llevado a dos países nórdicos tradicionalmente neutrales a pedir urgentemente su adhesión a la OTAN para protegerse de Rusia.

Ayer por la tarde, el Rey Emérito llegó al Aeropuerto de Vigo procedente de Abu Dabi, para a continuación trasladarse a la localidad de Sangenjo.

En España ya estamos acostumbrados a que el PSOE mienta, pero que lo haga muchas veces no significa que sus mentiras deban quedar sin respuesta.

En el mundo hay muchos cementerios de coches, pero ninguno es como éste que se puede ver cerca de la ciudad de Düsseldorf, en el oeste de Alemania.

Hoy se cumplen 12 semanas del inicio de la invasión rusa de Ucrania. Dentro de las abundantes pérdidas militares, hay un dato que llama mucho la atención.