Se aplica la reciente sentencia del Tribunal Supremo sobre banderas no oficiales

La Justicia exige al alcalde podemita de Cádiz que retire la bandera LGTB del Ayuntamiento

La reciente sentencia del Tribunal Supremo prohibiendo el uso de banderas no oficiales en instituciones públicas empieza a tener efecto con la bandera LGTB.

El Supremo deja fuera de la ley las banderas separatistas y LGTB en los edificios públicos
Imponen a toda España una bandera que ni siquiera representa a todos los homosexuales

El Supremo fue claro al prohibir las banderas no oficiales en edificios públicos

La sentencia de la Sala Tercera de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo es muy clara a la hora de rechazar la imposición de banderas no oficiales en las instituciones públicas: “no resulta compatible con el marco constitucional y legal vigente, y en particular, con el deber de objetividad y neutralidad de las Administraciones Públicas la utilización, incluso ocasional, de banderas no oficiales en el exterior de los edificios y espacios públicos, aun cuando las mismas no sustituyan, sino que concurran, con la bandera de España y las demás legal o estatutariamente instituidas”. Es el mismo argumento que señalé en este blog el año pasado.

Querella de Abogados Cristianos contra el alcalde de Cádiz

El Ayuntamiento de Cádiz, gobernado por Podemos y cuyo alcalde es José María González “Kichi”, se empeñó en izar la bandera LGTB, desoyendo la decisión del Supremo. Este miércoles, la Asociación Española de Abogados Cristianos (AEAC) presentaba una querella por prevaricación contra el alcalde, señalando que “se trata del mismo caso que con las banderas independentistas. No se puede permitir que una administración coloque una bandera que sólo representa a una parte de la ciudadanía”. La respuesta del Gobierno municipal podemita fue acusar de “odio” a los querellantes, como si el respeto por la legalidad fuese algo odioso.

Un Juzgado obliga al Ayuntamiento de Cádiz a retirar la bandera LGTB

Según ha anunciado este mediodía la Asociación Española de Abogados Cristianos, el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº1 de Cádiz ha admitido las medidas cautelarísimas solicitadas por esa asociación y “obliga al Ayuntamiento de Cádiz a retirar la bandera LGTBi colgada en uno de los mástiles de la fachada principal de su edificio”. En su auto, el juez ha señalado que “no existen dudas en razón a la doctrina del TS sobre la materia”. La presidenta de la AEAC, Polonia Castellanos, ha declarado: “lo dice la ley, lo ha dicho el Supremo, ahora otro juzgado ¿cuántas sentencias hacen falta para que algunos cumplan la ley?”

Kichi ya fue obligado por la Justicia a retirar una bandera republicana

No es la primera vez que el alcalde podemita de Cádiz se salta la legalidad en lo relativo a la imposición de banderas no oficiales en la sede del Ayuntamiento de esa ciudad. Desde Abogados Cristianos recuerdan “el alcalde de Cádiz ya infringió la ley en el pasado y fue obligado por un juez a retirar una bandera republicana que colgó en la fachada del Ayuntamiento de la ciudad”. La AEAC reclama que “los responsables de las administraciones públicas que incumplen a sabiendas la ley sean inhabilitados”.

Ada Colau también desobedece al Tribunal Supremo

La siguiente que podría verse en la misma situación que Kichi es la alcaldesa de Barcelona. Hace dos semanas Ada Colau pidió a los servicios jurídicos de su Ayuntamiento un informe sobre la legalidad de izar la bandera LGTB en la sede municipal. La alcaldesa alegaba que “la sentencia ha creado confusión” y que “aún no está claro aún qué prohíbe”: ¿será que no entiende el español? Ayer Europa Press señalaba que el Ayuntamiento de Barcelona ha decidido izar la bandera LGTB alegando que se ha analizado y valorado la situación y “el criterio es que se puede colgar como cada año”. Curiosamente, la información no hacía referencia al informe jurídico solicitado por Colau: ¿no le daba la razón y prefirió ocultarlo?

El Ayuntamiento de Zaragoza, en manos del PP y Cs, también desobedece la sentencia

Hay que decir que este desafío a la legalidad no es exclusivo de la extrema izquierda. En Zaragoza, el alcalde Jorge Azcón, del PP, también ha colocado la bandera LGTB en el balcón del Ayuntamiento, en un acto en el que estuvo acompañado por sus socios de gobierno de Ciudadanos y por concejales del PSOE. Los concejales de Vox se negaron a asistir. Por el contrario, el Ayuntamiento de Madrid, también gobernado por PP y Cs, ha decidido cumplir la sentencia del Supremo y no colocal la bandera LGTB en su edificio como venía haciendo desde hace años.

Abogados Cristianos pide a la Justicia que actúe en Barcelona, Valladolid y Zaragoza

Abogados Cristianos ya ha anunciado querellas contra la alcaldesa de Bacelona y contra el alcalde de Zaragoza, y también contra el presidente de la Diputación de Valladolid, Conrado Íscar (del PP), por saltarse la sentencia del Tribunal Supremo y colocar la bandera LGTB en sus sedes institucionales.

La ministra Irene Montero también desobedece la sentencia del Supremo

Otra que podría recibir una querella es Irene Montero, pues hoy ha colgado la bandera LGTB en la sede del Ministerio de Igualdad. De momento, la asociación HazteOir.org ya ha pedido la actuación de la Fiscalía General del Estado para obligar a la ministra a cumplir la sentencia del Supremo sobre el uso de banderas no oficiales.

Foto: Ayuntamiento de Cádiz.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Andrés

    Estado de Deshecho, no de Derecho. La dictadura progresista se considera por encima de la ley.

  2. Marcial

    Bien por Pedro Mejías

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.