El dirigente del PSOE olvida a las víctimas asesinadas por el bando de su partido

Los 50 niños asesinados a los que Sánchez no recuerda y su relación con las 13 Rosas

El Gobierno de Pedro Sánchez está empeñado en falsificar la historia de España, convirtiendo la Guerra Civil en una contienda entre demócratas y antidemócratas.

Los nombres de los 50 niños asesinados por los comunistas en la masacre de Paracuellos
Los escritores que la izquierda no recuerda porque los asesinó el bando republicano

Sánchez dice que las 13 Rosas fueron «fusiladas por defender la democracia»

Ayer mismo, Sánchez dedicó un mensaje en su Twitter a las llamadas 13 Rosas, un grupo de mujeres que fueron fusiladas por el régimen de Franco el 5 de agosto de 1939. El dirigente del PSOE afirmó que fueron “fusiladas por defender la democracia” y que “son hoy un símbolo de la lucha por la justicia y la libertad”. No voy a entrar aquí a hablar de los motivos por los que esas mujeres fueron ejecutadas, más que nada porque me opongo a la pena de muerte y me provoca repulsa su aplicación indiscriminada durante aquel triste episodio de nuestra historia, tanto en la contienda, en ambos bandos, como en la postguerra. No soy judío, pero no olvido una sabia frase del Talmud: “Quien destruye un alma, se considera como si hubiera destruido a un mundo entero. Y quien salva una vida, se considera como si hubiera salvado a un mundo entero”.

9 de esas 13 chicas pertenecían a las Juventudes Socialistas Unificadas

Dicho esto, hay algo que no me cuadra de la afirmación de Sánchez. Según afirma la propia web del PSOE, 9 de esas 13 chicas eran miembros de las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU). Esta organización se formó en abril de 1936 con la unión de las Juventudes Comunistas (la rama juvenil del Partido Comunista de España) y las Juventudes Socialistas (la rama juvenil del PSOE). El dirigente más conocido de las JSU fue el comunista Santiago Carrillo, admirador de Stalin, que dirigió esa organización juvenil desde junio de 1936 hasta junio de 1947.

El mito de una guerra entre demócratas y antidemócratas

Como ya señalé aquí, durante la Segunda República el PSOE era marxista y su cúpula proponía sin rodeos una dictadura socialista, llegando al extremo de protagonizar un golpe de Estado contra el Gobierno republicano en octubre de 1934. Sí que había en ese partido personas honradas y que creían de verdad en la democracia, como Julián Besteiro, que fue arrinconado por sus compañeros de filas y acabó muriendo en una prisión franquista, un triste final para un hombre justo (como también lo fue el anarquista Melchor Rodríguez). Lamentablemente, la dirección del PSOE, con Francisco Largo Caballero a la cabeza y con personajes como la chekista Margarita Nelken, era tan totalitaria y antidemócrata como los comunistas.

A ver si algunos se dan cuenta de una vez de que la Guerra Civil Española no fue una contienda entre demócratas y antidemócratas. La democracia tenía todas las de perder, ganasen unos u otros, pues el bando republicano se convirtió de hecho en una dictadura socialista, y si Franco hubiese perdido la guerra, en vez de una dictadura como la franquista habríamos tenido una dictadura comunista, y podemos imaginar cómo habría sido la represión de la postguerra viendo lo que hicieron los comunistas en Polonia con los católicos polacos que habían combatido contra los nazis.

La implicación de las JSU en crímenes contra la humanidad

Así pues, señor Sánchez, no es verdad lo que ha dicho: las JSU no luchaban por la democracia, sino por convertir a España en una dictadura satélite de la URSS del genocida Stalin. Si el bando republicano hubiese ganado la guerra, seguramente las JSU se habrían convertido en la organización juvenil del partido único de una dictadura comunista, previa liquidación del PSOE por el PCE como ya le había ocurrido antes al POUM. De hecho, durante la contienda las JSU se vieron implicadas en crímenes contra la humanidad. Recordemos que su entonces secretario general, el ya citado Santiago Carrillo, se convirtió en Consejero de Orden Público de la Junta de Defensa de Madrid el 6 de noviembre de 1936, y pocas horas después de su nombramiento empezó la masacre de Paracuellos, en la que fueron asesinadas unas 5.000 personas, tanto hombres como mujeres y también 50 niños.

Como Pedro Sánchez Castejón nunca les ha dedicado ni un solo mensaje, recordaré aquí los nombres de aquellos 50 niños que fueron asesinados por el mero hecho de ser católicos, o por las creencias o ideas de sus padres:

Aravaca

  1. Francisco Martín Monterroso, 17 años.
  2. Luis Romeu Cayuela, 17 años.

Paracuellos de Jarama

  1. Luis Abía Melendra, 17 años.
  2. Ramón Alcántara Alonso, 17 años.
  3. Manuel Alonso Ruiz, 16 años.
  4. Jaime Aranda de Lombera, 17 años; también asesinaron a su hermano Andrés, de 22, y su padre Salvador, de 50.
  5. Carlos Arizcun Quereda, 17 años.
  6. José A. Barreda Fernández Cerceda, 17 años.
  7. Manuel Blanco Urbina, 17 años.
  8. Vicente Caldón Gutiérrez, 17 años.
  9. José María Casanova y González Mateo, 17 años.
  10. Antonio Castillejos y Zard, 16 años.
  11. Víctor Delgado Aranda, 17 años.
  12. Vicente Galdón Jiménez, 17 años.
  13. Manuel Garrido Jiménez, 17 años; también asesinaron a su hermano Enrique, de 21.
  14. Aurelio González González, 17 años.
  15. Rafael Gutiérrez López, 17 años.
  16. Adolfo Hernández Vicente, 17 años.
  17. Miguel Iturruran Laucirica, 17 años.
  18. Ángel Marcos Puente, 17 años.
  19. Emilio Morato Espliguero, 17 años.
  20. Saturnino Martín Luga, 17 años.
  21. Ramón Martín Mata, 17 años.
  22. José María Miró Moya, 16 años.
  23. Carlos Ortiz de Taranco Cerrada, 17 años.
  24. Manuel Pedraza García, 15 años.
  25. Francisco Rodríguez Álvarez, 15 años.
  26. Antonio Rodríguez de Ángel, 17 años.
  27. José Luis Rodríguez de la Flor Torres, 17 años.
  28. Epifanio Rodríguez García de la Rosa, 17 años.
  29. José María Romanillos Hernando, 17 años.
  30. Manuel Ruiz Gómez de Bonilla, 16 años.
  31. Samuel Ruiz Navarro, 13 años.
  32. Juan Carlos Sagastizabal Núñez, 17 años.
  33. Alfonso Sánchez Rodríguez del Arco, 16 años.
  34. Alfredo Santiago Lozano, 17 años; también asesinaron a su hermano Manuel, de 20.
  35. Enrique Sicluna Rodríguez, 16 años.
  36. Óscar Suárez Lorenzo, 17 años.
  37. Guillermo Torres Muñoz de Barquín, 17 años.
  38. Bernardino Trinidad Gil, 16 años.
  39. Tarsilo de Ugarte Ruiz de Colunga, 17 años.
  40. José Luis Vadillo y de Alcalde, 17 años; también asesinaron a su hermano Florencio, de 21.
  41. Alejandro Villar Plasencia, 17 años.
  42. Olegario Zorrella Muñoz, 17 años.
  43. Alfredo Zugasti García de Paredes, 17 años.

Torrejón de Ardoz

  1. Enrique Arregui Hidalgo, 17 años.
  2. Rafael Arrizabalaga Español, 17 años.
  3. Félix Berceruelo Martín, 17 años.
  4. Jesús Calvo Quemada, 17 años.
  5. José Luis Pérez Cremos, 16 años.

La historia que la izquierda no quiere que recordemos

En pleno año 2020, habiendo pasado ya más de 80 años del final de aquella guerra entre hermanos, es repulsivo que el presidente del Gobierno de España olvide a las víctimas de crímenes de guerra del bando del que formaba parte su partido, el PSOE, y sin embargo sí recuerde e incluso reescriba la historia de las 13 Rosas, 9 de las cuales pertenecían a la misma organización que el autor de esa masacre -la mayor de la Guerra Civil- en la que fueron asesinados esos 50 niños.

¿Qué será lo siguiente, señor Sánchez? ¿Tachar a esos niños de “antidemócratas” por haber sido asesinados por los que usted considera adalides de la democracia? ¿Tal vez prohibirnos recordarles, o incluso prohibirnos recordar que su partido, el PSOE, convirtió al bando republicano en el pelele de un dictador y genocida como Stalin? Pues yo no pienso dejar de recordarles, sobre todo porque este Gobierno está empeñado en lograr que nos olvidemos de ellos y de miles de víctimas de aquella guerra -desde católicos a escritores de diverso signo, pasando por los trotskistas del POUM o los 90 miembros de ERC a los que Companys ordenó ejecutar– por el simple hecho de que sus verdugos eran de izquierdas.

Foto: Archivo Abc. Familiares de los asesinados en Paracuellos rezando ante las fosas comunes con los restos de sus seres queridos el 6 de noviembre de 1939, tres años después del comienzo de la masacre perpetrada por los comunistas durante la Guerra Civil Española.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. wladimir

    Esta es la historia que los historiadores socialistas y sus camaradas Progres quieren borrar…

    ellos acusan a la “ultraderecha” de negacionistas y otras falsedades pero resulta que la “Ultraizquierda” tambien ha resultado ser aun mas negacionista con asuntos como estos y otros similares…puedo suponer que por algo desean olvidar su “oscuro pasado” y “blanquear” y honrar a sus “heroes y heroinas” de este periodo que lucharon contra los “fascistas” de entonces…

    esta es la izquierda revisionista…y su tenebrosa campaña de reeditar la historia

  2. JuanM

    No no, claro que Pedro Sánchez Castejón sabe del asesinato de esos 50 niños. Pero para Pedro Sánchez Castejón no son asesinatos, son eliminación de enemigos de la dictadura socialista. Por eso tienen a las criminales 13 rosas como héroes. Por eso ETA goza de las simpatías de este mamarracho al que Soros sostiene a través del PSC y los etarras de Bildu.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.