Una inesperada derrota bolchevique bautizada como el «Milagro del Vístula»

Así venció Polonia al Ejército Rojo: 100 años de la primera gran derrota del comunismo

Este sábado 15 de agosto, fiesta de la Asunción de María, se cumplen 100 años de uno de los episodios históricos más decisivos y a la vez más ignorados del siglo XX.

El desfile conjunto nazisoviético de 1939 en Polonia que algunos niegan, en vídeo
Así fue la ‘liberación’ de Polonia por el Ejército Rojo: la violación en masa de niñas y mujeres

La independencia de Polonia y el expansionismo bolchevique

En 1917 se había instaurado en Rusia la primera dictadura comunista, después del golpe de Estado bolchevique de noviembre de ese año. El 3 de marzo de 1918 la dictadura de Lenin firmaba el Tratado de Brest-Litovsk con Alemania, una humillante rendición que empezó a descomponer el antiguo Imperio Ruso. En el tratado, los bolcheviques renunciaban a Besarabia, Bielorrusia, Estonia, Finlandia, Letonia, Lituania, Ucrania y la zona rusa de Polonia. La mayoría de esos territorios declararon su independencia.

Soldados polacos en la Guerra Polaco-Soviética de 1919-1921. Muchos polacos ya habían combatido en los ejércitos de Alemania, Austria-Hungría y Rusia en la Primera Guerra Mundial.

En noviembre de ese año terminaba la Primera Guerra Mundial con la derrota de Alemania y del Imperio Austro-Húngaro. El 11 de noviembre de 1918 Polonia recuperaba la independencia de todo su territorio después de 123 años desaparecida de los mapas, tras la tercera y última partición en la que fue ocupada por austriacos, prusianos y rusos en 1795. La Segunda República polaca tendría que iniciar de inmediato una lucha por su propia supervivencia, pues a causa de la derrota alemana, la Rusia bolchevique dio por no válidas las renuncias que había hecho a parte del territorio de la Rusia zarista y se dispuso a invadirlas, no sólo con pretensiones meramente nacionalistas, sino también con el objetivo de extender el comunismo por Europa a sangre y fuego.

El Ejército Rojo cometió muchos abusos en esta guerra. Este cartel polaco mostraba a un bolchevique abusando de una madre de familia, y advertía: “¿Quieres permitir que esto suceda con tus mujeres y niñas?” El pie del cartel (pulsa sobre la imagen para verlo completo) añade: “¡Defiéndete con todas tus fuerzas del bolchevismo!” El cartel resultó ser profético: al final de la Segunda Guerra Mundial, más de 100.000 niñas y mujeres polacas fueron violadas por soldados del Ejército Rojo.

Finlandia y Estonia: los primeros retrocesos del comunismo

Entre enero y mayo de 1918 se libró una Guerra Civil en Finlandia, entre los partidarios de su independencia (que tuvieron el apoyo de Alemania y de voluntarios de otros países, entre ellos muchos miembros de la Legión Polaca) y los comunistas finlandeses, apoyados por la Rusia bolchevique. La contienda acabó con la primera derrota militar del comunismo. Nada más terminar la Primera Guerra Mundial, Bielorrusia, Estonia, Lituania y Letonia fueron invadidas por los bolcheviques, encontrando una fuerte resistencia en Estonia, que terminaría con la derrota de los bolcheviques en febrero de 1920. Fue la segunda derrota militar del comunismo. Al igual que en Finlandia, los estonios tuvieron apoyo extranjero, en este caso del Reino Unido, rusos blancos y voluntarios letones, finlandeses, alemanes y nórdicos.

Un cartel polaco (pulsa sobre la imagen para verlo entero) que simboliza el sentimiento dominante en Polonia durante la Guerra Polaco-Soviética: los polacos estaban solos frente a la invasión comunista. Ninguna gran potencia vino en su ayuda, a diferencia de lo que había ocurrido un poco antes en las guerras contra los bolcheviques en Finlandia y Estonia.

La ofensiva bolchevique contra Polonia y el contraataque polaco

En enero de 1919 estallaron en Europa una serie de levantamientos comunistas alentados por la Rusia de Lenin: Alemania, Hungría, Rumanía e Italia. En febrero Lenin lanzó contra Polonia sus fuerzas militares para acudir en auxilio de los insurgentes comunistas. Los polacos demostraron ser unos enemigos duros: son un pueblo con una larga tradición militar y muchos de ellos tenían experiencia militar, pues habían combatido en los ejércitos de Alemania, Austria-Hungría y Rusia en la Primera Guerra Mundial. En marzo de 1919 los polacos pasaron al contraataque, recuperando Vilna (la actual capital de Lituania) y echando a los bolcheviques de Kiev, la capital de Ucrania, en mayo. El Jefe del Estado Polaco, Józef Piłsudski, tenía el sueño de crear una federación de países, “Międzymorze” (Entremares), que frenase el expansionismo ruso.

Dos carteles polacos que simbolizan la idea que tenía Polonia de esta contienda: el Cristianismo frente al comunismo. Los dos carteles muestran el odio de los comunistas contra la religión. El primero de ellos dice “Anticristo bolchevique”. El segundo alerta: “¡A las armas! Así es un pueblo polaco ocupado por los bolcheviques”.

Los bolcheviques a las puertas de Varsovia

A diferencia de lo que había ocurrido en Finlandia y Estonia, Polonia apenas tuvo ayuda del exterior. Se formó una unidad de pilotos voluntarios procedentes de EEUU, la 7ª Escuadrilla Kościuszko, y Hungría ofreció ayuda militar, pero Checoslovaquia no permitió su paso por su territorio. Finalmente, la falta de apoyo de los ucranianos acabó cambiando las tornas y en mayo de 1920 los bolcheviques pasaron de nuevo a la ofensiva. El Ejército Rojo invadió Polonia y el 10 de agosto de 1920 cruzó el río Vístula, dispuesto a ocupar Varsovia. Polonia parecía condenada y todas las delegaciones diplomáticas abandonaron la ciudad, salvo dos: la británica y el Nuncio de Su Santidad, Achille Ratti, que dos años después se convertiría en el Papa Pío XI.

Mientras los bolcheviques alentaban la lucha de clases, la guerra fue afrontada en Polonia con una apuesta por la unidad nacional por encima de las clases sociales. Estos dos carteles polacos muestran a soldados, obreros y campesinos luchando juntos contra los bolcheviques.

Una inesperada victoria polaca coincidiendo con el día de la Asunción de María

Polonia se había movilizado de forma desesperada: la gente de las ciudades y los campesinos tomaron las armas para defender su Patria de la invasión comunista. El 14 de agosto de 1920 el Ejército polaco logró vencer al Ejército Rojo en Ossów, a 23 kilómetros de Varsovia, en un combate en el que murió heroicamente el sacerdote Ignacy Skorupka, que animó a avanzar a los soldados polacos empuñando un crucifijo, una imagen que resume bien el significado que los propios polacos le dieron a esta guerra: un enfrentamiento entre la cultura cristiana occidental y el ateísmo comunista. Por fin, el 15 de agosto, coincidiendo con la fiesta de la Asunción de la Virgen, las fuerzas polacas vencieron al Ejército Rojo en una sorpresiva maniobra envolvente ideada por Józef Piłsudski, y que tuvo como principal ariete a las fuerzas montadas. Fue la última gran carga victoriosa de la historia de la caballería.

Un cuadro polaco que plasma la heroica muerte del sacerdote Ignacy Skorupka, caído en combate cuando empuñó un crucifijo para animar a sus compatriotas a combatir en Ossów. Aquella valerosa acción del sacerdote católico terminó en una victoria polaca.

Las importantes consecuencias del «Milagro del Vístula»

El pueblo polaco, fervientemente católico, vio aquella victoria contra toda esperanza como un milagro, que además se produjo en una fiesta dedicada a la Virgen María. Por eso hoy en Polonia se conoce a la Batalla de Varsovia como “el Milagro del Vístula”. Temeroso de que los polacos pasasen nuevamente a la ofensiva e invadiesen toda Rusia, Lenin pidió la paz y se declaró un alto el fuego en octubre. Aquella victoria polaca frenó el expansionismo comunista en Europa durante casi dos décadas, hasta la invasión germanosoviética de Polonia de 1939. Lenin no tuvo más remedio que abandonar su ideal expansionista y aportar por la política del “socialismo en un solo país”. La guerra terminó con la firma del Tratado de Riga el 18 de marzo de 1921.

Cuadro “Cud nad Wisłą” (Milagro del Vístula), pintado por el polaco Jerzy Kossak en 1930. La obra representa la victoria polaca en la Batalla de Varsovia el 15 de agosto de 1920. En el cuadro vemos a las fuerzas militares polacas, que también incluían a mujeres y jóvenes scouts. En lo alto aparece la Virgen María: la inesperada victoria polaca llegó en el día de la Asunción de María. Muchos polacos lo consideraron un milagro.

La Batalla de Varsovia fue injustamente olvidada y despreciada tal vez por la mala conciencia que generó en Occidente, que había dejado sola a Polonia ante el Ejército Rojo, a pesar de lo cual ese país, con sus propios medios, sin apenas aliados y sólo dos años después de recuperar su independencia, fue capaz de vencer y humillar a las fuerzas bolcheviques, a pesar de que le superaban en número. Hoy en día aquella batalla merece ser recordada como uno de los momentos más decisivos del pasado siglo, que fue posible gracias al valor y la fe del pueblo polaco.

Bibliografía:

Foto principal: fotograma de la película polaca “1920 Bitwa warszawska” (2011) sobre la Batalla de Varsovia de 1920.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Robson

    12 września 1683 Wiedeń
    15 sierpień 1920 Warszawa
    Teraz przyszedł czas żeby zniszczyć tęczową zarazę i trzeci raz uratować Europę
    Czesc i chwała Bohaterom.

  2. Marcial

    Polonia y España, únicas naciones en la Historia que han derrotado al Islam y al Comunismo, gracias al Cristianismo.

  3. Marcial

    Es ilustrativa la frase que pronunció un caudillo soviético que tras ser derrotado huyó con su hueste de caballería a Prusia y fue allí internado. Resumía el odio y la impotencia ante el triunfo polaco y el resentimiento que alimentaría la invasión de 1939.

  4. Marcial

    Desde que leí la trilogía polaca de Sienkiewickz me hice a la idea del papel de Polonia en la Historia.

  5. wladimir

    He leido sobre este hecho historico

    y debo decir que si los bolcheviques hubiesen ganado…esta seria la “proa” sovietica en Europa occidental…Gracias a Dios y a los Polacos se evito este avance prematuro del comunismo en Europa

    por otro lado tengo que añadir que los polacos y sus valientes husares lucharon tambien contra otro temible enemigo…el mismo imperio mongol con un ejercito dirigido por Baidar y Kadan (nietos de Gengys Khan) y Orda Khan,jefe de la Orda oriental,invadieron en 1240-1241 y fueron derrotados y posteriormente hubo una segunda invasion (1259-1260) y una tercera invasion (1287-1288) que tambien fueron derrotadas a su vez….

    Polonia..Sosten de Europa occidental y la Cristiandad

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.