«El islamismo es un fanatismo monstruoso», alertó Robert Sarah en su Twitter

Un cardenal africano explica sin tapujos lo que hay que hacer frente al islamismo

Anteayer, un fanático islámico perpetró un atentado con arma blanca en una iglesia católica de Niza, asesinando a dos mujeres y un hombre.

Cristianofobia en 2020: 33 países musulmanes entre los 50 que más persiguen a los cristianos
El control de la inmigración y el yihadismo: un revelador mapa sobre Europa y Polonia

El obispo de Oporto se apunta al discurso antioccidentalista

No es la primera vez que el terrorismo islamista ataca Europa y más concretamente a la Iglesia Católica. Inexplicablemente, el antioccidentalismo izquierdista se ha extendido de tal forma, a menudo disfrazado de “multiculturalismo”, que mucha gente tiende a menospreciar esa amenaza incluso culpando del terrorismo yihadista a la misma Europa que es víctima de sus atentados.

Ese autoodio tan frecuente en Occidente se ha colado incluso en la propia Iglesia Católica. Un ejemplo de ello lo dio ayer Manuel Linda, obispo de Oporto, con un mensaje de Twitter en el que escribió lo siguiente: “El ataque de ayer a la catedral de Niza no es la lucha del Islam contra el cristianismo: es el resultado de los prejuicios de aquellos europeos que no solo no fomentan el diálogo intercultural e interreligioso, sino que incluso están siempre dispuestos a acusar a las religiones”.

La rotunda opinión del cardenal Robert Sarah sobre el islamismo

Mientras Linda recibía cientos de críticas en Twitter por su patética exculpación de los terroristas, otro prelado católico, el cardenal africano Robert Sarah, ha recibido un grandísimo apoyo en esa red social en un mensaje escrito poco después del atentado de Niza, en lengua francesa:

Ésta es la traducción: “El islamismo es un fanatismo monstruoso que debe combatirse con fuerza y ​​determinación. No detendrá su guerra. Lamentablemente, los africanos lo sabemos demasiado bien. Los bárbaros son siempre enemigos de la paz. Occidente, ahora Francia, debe entender esto. Recemos. + RS”.

Sarah ya advirtió que si Europa desaparece «el Islam invadirá el mundo»

Robert Sarah es actualmente prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos en el Vaticano, un cargo en el que sustituyó al cardenal español Antonio Cañizares. Nacido en Guinea, Sarah tiene ahora 75 años. En 2019 concedió una entrevista en la que advirtió contra la inmigración masiva y la islamización de Europa: “Si Europa desaparece, y con ella sus valores de incalculable valor, el Islam invadirá el mundo y cambiará completamente la cultura, antropología y visión moral”.

En 2017 Sarah defendió la política migratoria de Polonia

Así mismo, en octubre de 2017, durante una visita a Varsovia, el cardenal Sarah apoyó la resistencia de Polonia a las imposiciones de la UE en materia de inmigración: “¿De qué manera es posible quitar el derecho de una nación a distinguir entre un refugiado político o religioso, que debe huir de su patria, y el migrante económico, que quiere cambiar de domicilio sin adaptarse, identificarse y aceptar la cultura del país en el que vivirá?, señaló el cardenal, y añadió: “Más aún, si este migrante es de otra religión y cultura y sirve de pretexto para la relativización del valor absoluto que es el bien común de la nación”.

Sarah también declaró en esa visita a Varsovia: “Vuelvo a decir que debemos trabajar juntos para reconstruir las naciones que han sido víctimas de la guerra, la corrupción y la injusticia, pero esto no significa alentar el desarraigo de los pueblos y la destrucción de las naciones. Algunas personas aprovechan la Palabra de Dios para justificar la promoción de la multiculturalidad y aprovechan alegremente la excusa de la hospitalidad para justificar la admisión de inmigrantes”.

Foto: Vatican News.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. In aqua veritas

    Espero que los designios del Espíritu Santo coincidan con los deseos de muchos católicos fieles a la doctrina de Cristo y que el Cardenal Sarah sea el próximo papa.

  2. Luis Carlos

    (Esto lo tenía en mis notas de Facebook).

    A mí no hay musulmán que se me resista en un debate. Mi técnica es muy sencilla; Primero cito mis versículos favoritos, San Mateo 7 15-20:

    “Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con piel de cordero, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos. Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego. Así que, por sus frutos los conoceréis”.

    ..y después tras preguntar ¿cuáles son los frutos del islam? me pongo a mencionar la brutal masacre contra las tríbus judías de los Banu Qurayza (Rayhana bint Zayd ibn Amr, una de las concubinas de Mahoma era de esta tribu), Banu Nadir (Safiya, otra de las esposas de Mahoma, era hija del jefe, perdió a todos sus familiares varones, incluso hijos, que fueron enterrados el día de su enlace con Mahoma) y Banu Mustaliq(Juwayriyya bint al-Harith, hija del jefe y esposa de uno de los hombres más ricos de la tribu), la brutal ejecución de la anciana Umm Qirfa, líder de la tribu pagana de los Banu Fazara (atada por las piernas a dos camellos que tiraron de ella hasta desmembrarla), la batalla de al-Yamal durante la primera fitna (Aisha, viuda de Mahoma e hija de Abu Bakr, el primer califa, apoyaba la rebelión contra el califa Alí, marido de Fátima y por tanto yerno de Mahoma, por la pasividad ante el asesinato del tercer califa, Otman), y la batalla de Kerbala durante la segunda fitna (todos los prisioneros del bando perdedor fueron ejecutados, salvo un menor), o de cómo para poner fin a las constantes guerras civiles por la sucesión (por la poligamia el primogénito no suele ser automáticamente el heredero) el sultán Mehmet II ordenó la ejecución de todos los demás herederos después de cada sucesión. Y posteriormente el sultán Mehmet III ordenó ejecutar a sus diecinueve hermanos, todos ellos niños. ¿Zainab, la esposa de Zaib, al que Mahoma crió como un hijo, se separó de este para casarse con el fundador del islam? ¿No fue la poetisa Asma bint Marwan asesinada por una orden suya, cuando estaba amamantando su bebé en su pecho? ¿Acaso no disculpó asesinato de la concubina Walad Ummu, apuñalada por el padre de sus dos hijos, cuando estaba en avanzado estado de gestación? (el feto cayó al suelo tras la muerte de su madre). ¿No ordenó la muerte del hermano de su padre, su tio Abu Lahab, por oponerse a sus prédicas? Si no hay caridad, amor al prójimo, respeto a la dignidad humana, entonces la fe es como la de un fariseo, un sepulcro blanqueado, que limpia la copa por fuera y se deja el veneno dentro. ¿Qué han hecho los musulmanes para ser inspirar más confianza y admiración que los santos católicos?

    ¿Cómo poner fin a la amenaza yijadista? Aparte de las medidas policiales y militares:

    – Que todo el mundo se entere de que la verdadera piedad religiosa, la auténtica santidad, no permite actuar contra la dignidad humana. Sin respeto a esta última, de nada sirve estar pendiente de lo que es halal o haram. Así los grupos terroristas empezarán a quedarse sin nuevos reclutas. La fe sin caridad es como la de los fariseos, que limpian la copa por fuera y se dejan el veneno dentro, como sepulcros de mármol, hermosos por fuera y putrefacción por dentro. El sábado se hizo para el hombre, no el hombre para el sábado. No es lo que entra por la boca lo que contamina sino lo que sale de ella que procede del hombre. La conducta se basa en valores éticos más que en normas concretas. La verdadera fe debe ser coherente con la Ley Natural.

    – Neutralizar todo poder de amenaza o represalia contra los potenciales mutardin, aquellos que quieran abandonar el islam. Así las mezquitas comenzarán a vaciarse. ¿Acaso durante la dictadura de Franco, todo el mundo parecía ser de derechas, y luego tras su muerte todos a presumir de haber sido antifranquistas en la clandestinidad?

    – Prestar ayuda las esposas de musulmanes que denuncien maltrato, a las hijas que quieran escapar de matrimonios forzados, concertados contra su voluntad, y aquellos que quieran dejar el islam. Por eso es un error mostrar hostilidad y desprecio hacia todos los musulmanes, porque muchos de ellos abandonarían el islam si tuvieran completa libertad, sin miedo a represalias, sobretodo las mujeres que pueden encontrar en el cristianismo un respeto a la dignidad de la mujer que en el islam no hay. Los varones se lo pensarán dos veces antes de casarse, si saben que con nuestras leyes que una de sus mujeres le pida el divorcio y le ponga una denuncia por maltrato su vida se va a convertir en un infierno. El mayor miedo para un musulmán es que sus hijos abandonen el islam, o peor, que sus hijas se escapen de la casa con sus novios cristianos, como le pasó al personaje del rey Mohammed El Hayzari ( = el zurdo) en la leyenda de Washington Irving “la Rosa de la Alhambra”. Les incomoda la idea de que los varones encuentre cada vez más dificultad para encontrar pareja porque las hijas de musulmanes no sólo reclamen ser ellas las que decidan quién será su futuro marido, sino que además prefieran a un cristiano, por ser monógamo, que la trate con respeto, y a ser posible con una carrera universitaria para un trabajo con mayor salario, y no depender de las ayudas sociales. ¿La yijad del amor (casarse con mujeres infieles y luego convencerlas de que se conviertan al islam)? ¡Pues tomad cruzada del amor!

    – Contranarrativa: anular la propaganda antioccidental que presenta a los musulmanes como víctimas de injusticias históricas tales como las cruzadas o el colonialismo, y por tanto tienen el derecho, el deber, de castigarnos por nuestros crímenes, por nuestros pecados, precisamente ahora que supuestamente estamos en nuestro momento de mayor debilidad porque nos hemos vuelto decadentes y cobardes, sin capacidad de sacrificio como para hacerles frente. Ya es hora de que los musulmanes dejen de estar siempre echando la culpa a los demás, empiecen a ser autocríticos y reconozcan sus propios errores como las fitnas(luchas internas). ¿De verdad se creen que pueden hablarnos como si nosotros fuéramos los que tuviéramos que pedirles perdón a ellos, pero ellos no tienen que dar ninguna explicación, asumir ninguna responsabilidad, nada de lo que avergonzarse o arrepentirse? Se la dan de víctimas, pero son un atajo de imperialistas teocráticos frustrados.

    – Desmotivarlos dejando claro que no somos tan decadentes como piensan, que cuanto más atrocidades más convencidos los demás de que el Evangelio es el árbol de los buenos frutos, que enseñó a respetar la dignidad humana y conciliar Razón y Fe. No son tan dignos de la victoria como piensan, porque muchos creyentes no son sinceros. En el fondo teme reconocen que si se concediera total libertad para la apostasía las mezquitas se quedarían vacías. Es una fe impuesta por una fuerza invasora ocupante pero sin saber convencer. Están lejos de Dios porque la piedad religiosa, la verdadera obediencia, es por amor y confianza, no por miedo a castigo. Los mártires católicos mostraron lealtad porque su fe si era sincera. Lo suyo es una fe una ciega arrogancia y por eso pierden los nervios cuando le llevan la contraria, o temen sufrir dudas o una crisis de fe porque alguien le haga preguntas incómodas. ¿Por qué el Corán no es tan elocuente como Cristo en “la vida de Jesús” según las visiones de Maria Valtorta?

    Si alguna vez te sientes tentando a ofender a los musulmanes, no digas ningún insulto ni grosería, porque eso sólo sirve para reforzar su hipócrita victimismo. Les escuece mucho más que hagas una crítica dura pero razonable, con el tono suficientemente educado y sereno, sin mostrar hostilidad ni rabia ni nerviosismo, como para no ser acusado de islamofobia irracional. Habla como lo haría un mutard, un apóstata ex-musulmán, con palabras duras, pero sin hostilidad ni desprecio, con un tono educado, asertivo y sereno, para dejar claro que no te da miedo. Delante de sus narices hablar bien del cristianismo como el árbol que ha dado los mejores frutos, los que han hecho más méritos que nadie para, no sólo ganarse el perdón por los errores del pasado, sino también para ganarse la confianza y admiración de los demás, esa clase de respeto que no se puede reclamar (y por coherencia también debes mostrar hacia los demás), sino que debes mostrar ser digno de ello. Dí que las palabras de Mahoma inspiran miedo, pero las de Jesucristo inspiran un sincero deseo de reconciliarte con Dios, de vergüenza por ofenderle con tus pecados, una relación de amor y confianza hacia Dios, como un padre y su hijo, no de premio y castigo, como un tirano y su esclavo, o como en el politeísmo pagano. Aparte de que se nota la diferencia de tono de cuando todavía no tenía suficiente poder y cuando lo consiguió, como un falso pretendiente que muestra su verdadera cara tras salirse con la suya. No fuerces a que te den la razón, sino haz preguntas a modo de desafío, para dejar claro que los demás dudan de sus palabras y por eso tiene que currarselo mucho más

    Si te acusan de islamofobia, entonces responder que las críticas más dolorosas contra el islam será de labios de mutardin, ex-musulmanes como Wafa Sultan, Ayaan Hirsi Alí, Madgi Allam e Imran Firasat. Y que esto no es un problema de islamofobia, sino de misokufarismo, de odio a los kufar, a los infieles no musulmanes. ¿Por qué en Occidente no hay problemas de convivencia con otras confesiones, pero los musulmanes sí, sean con hinduistas, budistas o animistas, o con los cristianos nativos (Egipto, Pakistán, Afganistán..)? En Nigeria, Somalia, Sudán, República Centroafricana, India, Sri Lanka, Birmania, Tailandia, Indonesia, Filipinas, Chechenia, Xinjiang, Turquestán Oriental…

    En realidad la islamofobia irracional perjudica la auténtica lucha contra el yijadismo. Es tan peligrosa y estúpida como dar martillazos a una bomba esperando que así se desactive, en vez de buscar el cable que hay que cortar. Para extirpar un cáncer se usa el bisturí del cirujano, no una motosierra. No sólo es moralmente cuestionable, sino además un gran error estratégico para la contranarrativa mostrar grosería, odio y hostilidad hacia todos los musulmanes. Hay que lanzar el mensaje de que nosotros sólo estamos en contra de aquellos que nos dan problemas, los que no respetan las reglas de convivencia, pero que dejamos en paz a los que no molesten sino que son buenos ciudadanos. De hecho incluso les avisamos de que también ellos pueden ser objetivos potenciales de los takfiris ( = acusadores de herejía), radicales que tachan de takfir, hereje o contaminado, a los demás musulmanes que no acaten su voluntad ni sigan las reglas que quieren imponernos a todos. No hables como un estúpido neonazi, sino como un murtad, un apóstata ex-musulmán haciendo preguntas incómodas a modo de desafío para hacer pensar, no para ofender.

    ¿Cuántos grupos yijadistas hay? Al Shabaat (ex cortes islámicas) en Somalia, Abu Sayyaf en Filipinas, Janjaweed en Sudán, Boko Haram y Ansaru en Nigeria, Yama’a Islamiya en Indonesia, los talibanes en Afganistán, Al-Gama’a al-Islamiyya y Hermanos Musulmanes en Egipto, Al-Nusra en Siria y Libano, El Emirato del Cacauso, Yihad Islámica en Egipto, Tunez, Libano, Palestina, Turquia y Yeman, Hamas en Palestina, Hezbollah en Irán y Líbano, Lashkar-e-Tayyiba en India, Al-Badr y Jaish-e-Mohammed en Pakistán, Lashkar-e-Toiba en Cachemira, Al Qaeda del Magreb, brigadas de Abdullah Azzam en varios países. Parece que los occidentales no son los únicos que provocan la ira de los yijadistas.

    ¿Los grupos terroristas islámicos creado por los servicios secretos occidentales? Imaginemos este ejemplo: Martinez es un xenófobo que como prueba de acceso a un grupo de extrema derecha debe romperle las piernas a un concejal socialista y destrozarle su coche. ¿Quedaría eximido de toda responsabilidad moral por sus actos criminales, cometidos por sus propias manos, si el que le reclutó y el líder de dicho grupo en realidad son topos, agentes de los servicios secretos? Si un terrorista islámico comete un atentado suicida dentro de una mezquita (y ya ha ocurrido más de una vez) creyendo que así se ha ganado la entrada en la Yanna, el Paraíso para gozar de las huríes…entonces algo ha fallado en la educación religiosa y moral que le han dado. ¿Y quién es responsable? Los servicios secretos occidentales no han creado el volcán, ya que el magma estaba ahí abajo desde mucho antes. Como mucho lo que pueden hacer es recanalizar el río de lava hacia el sureste en vez del noroeste. Recuerda que los piratas sarracenos y otomanos saqueaban las costas mediterráneas en búsqueda de esclavos siglos antes de la creación del club Bildeberg. ¿Acaso para ti es creíble si te dijeran como excusa “no es culpa mía, es que esa mujer policía iba vestida como una verdadera puta”? Si cometes un atraco a mano armada..¿eres menos responsable de tus crímenes porque el que te vendió el arma usada en dichos delitos es un policía infiltrado? Si eres un traficante de armas que vende explosivos a unos atracadores..¿estás libre de culpa porque tu suministrador en un agente encubierto?

  3. Genjuro

    Los tres libros publicados por el cardenal Sarah “Dios o nada”, “La fuerza del silencio” y “Se hace tarde y anochece” son auténticas joyas inspiradas por la fe y la santidad.

    Todo lo que diga este hombre, que encomendó su vida a Dios durante la cruel dictadura comunista de Seku Ture, es como para tenerlo muy en cuenta.

  4. Luis Carlos

    (Otra de mis antiguas notas de Facebook).

    Tengo preparado un discurso para aquellos antioccidentales que se empeñan en hacerle la propaganda al enemigo con el rollo de que la culpa es nuestra por provocar su ira, que se están defendiendo del imperialimo yanki-sionista o que nunca desaparecerá del todo el terrorismo yijadista, porque nosotros somos una sociedad de consumo decadente y cobarde mientras ellos tienen capacidad de sacrificio.

    A los radicales islamistas además de combatirlos en el campo de batalla hay que derrotarlos en el frente propagandístico para que dejen de tener simpatizantes que disculpen sus acciones y nuevos voluntarios que sean reclutados en sus filas. Lo que más temen los yijadistas no es una bomba en sus mezquitas, sino que se queden vacías porque las nuevas generaciones ya no creen en las enseñanzas del Corán. Temen que sus hijas se enamoren de cristianos (monógamos y más respetuosos con las mujeres) y se fuguen con ellos, como en la leyenda “la Rosa de la Alhambra” de Washington Irving. Tienen una cualidad que es su mayor fuerza y su peor debilidad. Están muy seguros de si mismos, pero sin capacidad de autocrítica para reconocer los errores que deben corregir o evitar. A nosotros nos pasa todo lo contrario.

    Hay que dejarles claro que no nos vamos a rendir, que preferimos acabar como Numancia y llevarnos el mayor número por levante (si fingimos rendición y sumisión es sólo para ganar tiempo hasta que lleguen los refuerzos) antes que permitir que violen a nuestras mujeres y esclavicen a nuestros hijos. Hay que poner fin a su hipócrita victimismo. ¿Nosotros debemos autodespreciarnos, sentirnos culpables por nuestro pasado, pero ellos no tienen que dar ninguna explicación, asumir ninguna responsabilidad, no tienen nada de lo que avergonzarse, de lo que arrepentirse? Los negroafricanos victimas por Boko Haram, al-Sahaaba, las milicias seleka o el ejército de resistencia del señor (una mezcla de cristianismo e islam) no tuvieron responsabilidad alguna en las cruzadas o el colonialismo, tampoco los filipinos que sufren los ataques de Abu Sayaf. Se hacen las víctimas de injusticias históricas, pero son unos hipócritas victimistas, unos imperialistas frustrados, unos fariseos, unos sepulcros blanqueados que limpian la copa por fuera y se dejan el veneno por dentro. Su problema es que quieren imponen un código legal que consideran perfecto, y no comprenden que nosotros creemos en los valores, y las leyes deben cambiar para ajustarse mejor a esos valores. Lo suyo no es una fe firme y fuerte, sino una ciega arrogancia. El verdadero creyente mantiene la serenidad, el fanático lleno de ciega sobervia pierde los nervios al poco que le llevan la contraria. Si sus convicciones realmente fueran firmes…¿por qué temen sufrir una crisis de fe si leyeran los Evangelios? Se podrán engañar a si mismos, pero no a Dios.

    Se creen el pueblo escogido para gobernar el mundo en una teocracia donde los dhimmis seamos ciudadanos de segunda o tercera categoría. No soportan la humillación de ver que no sólo hemos rechazado a Mahoma como profeta, sino resistido sus ataques (saqueo y profanación de Roma en el 846, incursiones de piratas sarracenos para captura de esclavos, las aceifas o incursiones de Almanzor, ataques del imperio otomano), sino los que supuestamente hemos vivido en la oscuridad de la ignorancia al rechazar las enseñanzas del Corán, descubrimos y evangelizamos América (por los españoles que les arrebató al-Andalus, más humillante todavía), nos hemos convertido en la civilización dominante gracias a la revolución industrial y al progreso científico y tecnológico. Los hemos dejado en ridículo. No somos tan decadentes, sino que simplemente nos hemos dormido en los laureles porque gozamos de años de paz y prosperidad, por tanto los más jóvenes quieren libertad para disfrutar de la vida, no para pensar en sacrificio y responsabilidad, y estamos sufriendo los daños de la propaganda marxista que presenta la religión como un lastre para el progreso y unas cadenas para controlarnos e impedirnos disfrutar de los placeres de la vida.

    Hay que dejar claro es que el problema está en que en vez de reflexionar sobre lo que han hecho mal (edad en la que contrajo matrimonio Aisha, hija de Abu Bakr, el primer califa, escándalo por la boda con Zainab, su ex-nuera, relaciones con Miriam la copta, la criada de sus esposas antes de estar casados, la brutal ejecución de la anciana Umm Qirfa, atada por las piernas a dos camellos que tiraron de ella hasta desmembrarla, muerte de Abu Lahab, tío paterno de Mahoma que se negó a reconocerlo como profeta, masacres contra las tribus judías de los Banu Qadir y Banu Qurayza, la batalla de Kerbala, la batalla de al-Yamal durante la primera fitna) prefieren echarnos la culpa y pensar que nosotros les hemos robado su riqueza, su prosperidad, y por tienen derecho, con la bendición de Allah, a vengar afrentas pasadas y castigarnos por nuestros pecados, por nuestra decadencia moral.

    Hay que dejar claro que la verdadera piedad religiosa es una relación de confianza y amor a Dios, no de premio y castigo como en el politeísmo pagano. ¿de qué sirve estar pendiente de lo que es halal o haram si no hay respeto a la dignidad humana? El sábado fue hecho para para el hombre, no el hombre para el sábado. No es lo que entra por la boca lo que hace impuro al hombre, sino lo que sale de ella que procede del corazón. ¿Qué méritos han hecho los musulmanes para ser más dignos de admiración y confianza que los santos cristianos, conseguir esa clase de respeto que no se puede reclamar, sino que hay que ganárselo demostrando ser digno de ello? ¿Por qué si se habla de curaciones milagrosas se piensa antes en Fátima antes que en Mahoma, en Lourdes antes que la Kaaba de la Meca? El árbol se conoce por sus frutos (san Mateo 7 15-20). Si la fe de los musulmanes fuera más fuerte que la nuestra…¿por qué tienen miedo de que si se despenalizara la ridda, apostasía, las mezquitas acabarían vacías?

    Muchos ven a los musulmanes como una quinta columna contra los occidentales. Yo lo veo al revés, como una quinta columna contra los yijadistas takfiris (acusadores de herejía). Tarde o temprano muchos musulmanes se darán cuenta que también ellos son objetivo de los takfiris (radicales dispuestos a exterminar a los musulmanes que consideren “contaminados” o herejes, takfirs) y que por puro instinto de supervivencia deben ayudarnos a combatir a esos grupos radicales. “Para el enemigo que huye puente de plata”, y nosotros no debemos mostrar hostilidad contra los musulmanes para permitir que haya un puente de plata por el que los murtadin (apóstatas, singular murtard) puedan abandonar el islam.

    ¿Cuántos atentados, muchos de ellos contra musulmanes, se habrían evitado si a los terroristas sus correlegionarios le hubieran educado en que la santidad, la piedad religiosa, debe ser coherente con el respeto a la dignidad humana?

  5. wladimir

    es verdad…

    esto mas claro no puede ser…

    “Si Europa desaparece, y con ella sus valores de incalculable valor, el Islam invadirá el mundo y cambiará completamente la cultura, antropología y visión moral”.

    tiene toda la razon…por eso veo en la inmigracion descontrolada y desordenada,sin ningun tipo de regulacion…una nueva forma de invasion oculta,disimulada y silenciosa a España y Europa…esto tambien lo dijo el difunto Muamar Gadaffi y me parece que lo estan calculando los estados Arabes del Golfo…

    acaso este es el caminoa Al Andalus y la conquista arabe de España,,marat Siqilliyya (emirato chii de Sicilia), Londistan, la invasion Umayyad de Galia (Francia) y finalmente la ruta hacia Erabia?…

    o sera un fenomeno interno..producido por un joven o señor arabe islamista que llego refugiado y se establecio en algun lugar en europa…y posteriormente se lanza al ruedo politico…y gana democraticamente las elecciones y decide convertir algun pais europeo en una…dictadura teocratica islamica radical….utilizando los derechos y leyes constitucionales de este estado…

    o este anonimo personaje alcanzara el gobierno Europeo y hace lo mismo pero desde el gobierno Europeo en Bruselas…sera esto posible?

    Aun estamos a tiempo de evitar este futuro desastre….

  6. jose luis lopez fraga

    Opino que el islamismo, tal como es introducido hoy en las mentes de sus adeptos, no atiende a razones y es muy pero que muy peligroso, para el resto de la sociedad. Todo mi respeto para el Islamismo moderado. El problema es como discernirlo. Al resultar prácticamente imposible, la cosa queda clara, que .lo practiquen en sus países de origen.

  7. James G. Skinnner

    ¿Alguno de vosotros habeis trabajado, vivido y negociado en un país musulman? Pues presumo del mismo y confirmo la amenaza. Pero la Europa ‘progre’ y mas aun España siguen con los ojos vendados.

  8. Felipe

    El coran llama a la violencia contra los infieles, otra cosa es que una minoría la lleve a la práctica. Solo en los países musulmanes se comprueba la crueldad de esta religión en toda su magnitud, y no porque en estos países se practique el coran de forma fanática, sino porque el fanatismo es parte esencial de ella. Y si en estos países islamicos no se aplica la violencia del coran al 100% seguramente se deba a los acuerdos internacionales que les impiden ser más salvajes e intolerantes de lo que ya son.

    https://www.religionenlibertad.com/blog/51004/los-versiculos-del-coran-que-inspiran-los-terroristas-del-estado.html

    http://www.libroscatolicos.org/index2.htm
    En esta url => Formación católica => Islam en la mira

  9. Luis J.

    Y a mí que todo esto me plantea una duda. Llegado el caso de una posible invasión por parte del Islam de nuestro país es sabido que ciertos colectivos hoy por hoy en la cúspide del poder mediático y político que no cejan en sus ataques a todo lo que huela a cristianismo o a Iglesia Católica, digo que esos colectivos en cuestión no gozarían del beneplácito de los invasores (hablando suavemente) y el enfrentamiento sería sin duda alguna poco menos que cruento. ¿Estaría pues yo como católico obligado a defenderles, habiendo sido permanentemente acusado, despreciado, vilipendiado, ninguneado e insultado por ellos? ¿Son ellos acaso algo más mío de lo que lo puedan ser los moros? ¿Qué cristiandad estaría defendiendo si es que queda algo de ella? Francamente, no me queda claro. O quizás si. ¿Alguien opina?

  10. Luis Carlos

    Ni ellos son tan fuertes ni nosotros tan débiles. Hace mil años Almanzor humilló a los cristianos robando las campanas de Santiago de Compostela como culminación o broche de oro a sus aceifas, incursiones. Una generación después uno de sus hijos estuvo implicado en la fitna de al-Andalus, una lucha interna que puso fin al califato de los Omeya y provocó la ruptura en los distintos reinos de taifas. Napoleón ganó en la batalla de las pirámides y nosotros derrotamos a las tropas de Napoleón, a pesar de sus acciones de represalias contra la población civil española, propias de grupos terroristas.

    A nosotros nos han educado a respetar la dignidad humana, y a dudar y razonar para buscar la verdad, pero para los radicales la duda es el peor pecado, la antesala de la apostasía. Su teología es mucho más simple que la católica, y no tienen experiencia en debates teológicos e ir a contracorriente. Son como un monopolio que se hunde en la ruina cuando aparece un nuevo competidor que sí sabe hacer mejor las cosas. No están preparados para preguntas incómodas cuando muchos de los suyos empiecen a darse cuenta de la diferencia de Dios en el Evangelio y Allah en el Corán.

    Y no temo tanto a los enemigos que tengo enfrente mía, sino a los traidores a mis espaldas. Las élites no quieren erradicar el islam todavía, porque el vacío favorecería al cristianismo y eso no les interesa. Esperan que las grandes religiones se destruyan o desacrediten mutuamente, y así ellos vendernos el cuento de que el mundo sería mucho mejor sin religiones, salvo la que hayan creado ellos y esté bajo su control, como la iglesia patriótica china.

    Me pregunto si los musulmanes tienen tantas agallas para enfrentarse a la dictadura china que demuele sus mezquitas con total descaro y otras cosas.

  11. pacococo

    El cardenal Sarah sabe de lo que habla, no en vano nació en un país musulmán, pero nadie le va a hacer caso, porque no interesa, lo que interesa es lo otro.

    Luís Carlos

    Muy interesante lo que dices. Pero eso es trabajo de los medios y de los políticos y ni los medios ni los políticos están por la labor. Y no es tan difícil hacerlo. Por supuesto, todo desde el respeto.

    Pero si cuando hay implicado un musulmán en un delito, se mira para otro lado, ¿cómo podemos pensar que alguien haga algo de lo que dices?

    Ahora Macrón ha descubierto que la situación se le escapa y va a tomar medidas. Justo lo contrario de lo que dices.

    Nuestras leyes feministas no defienden a las musulmanas. Antes de nada tenemos que quitar a esa chusma que nos manda y cuando pongamos orden en nuestra casa, hacer lo demás.

    Soy aficionado a la Historia y no he encontrado lo que cuentas sobre los orígenes del islam. conozco algunas cosas sueltas, pero no los detalles.

  12. Alfonso

    Bergoglio, retírate. Eres peor que un Borgia.
    Deja que el Espíritu Santo vuelva a Roma.

    Sarah for Pope!

  13. Simbad

    ¡Bravo por el Cardenal Sarah! Pocos cardenales hay en la Iglesia del calado y la talla de Robert Sarah, desde luego para mi uno de los grandes y papables. Aplaudo sus declaraciones sobre el islamismo; como no “despertemos” seremos acorralados y no habrá vuelta atrás.

    Elentir, en esta línea del terrorismo no islamista sino de ETA, quiero hacer referencia y destacar también la valentía del obispo saliente de Bilbao y ahora arzobispo electo de Burgos Mons. Mario Iceta y de su obispo auxiliar Mons. Joseba Segura, por haber desautorizado al párroco de Lemona que ha justificado a los asesinos de esta banda terrorista; las declaraciones de este párroco son bochornosas. Les dejo un enlace de Infocatólica donde se puede leer también el comunicado del obispado:

    https://www.infocatolica.com/?t=noticia&cod=39001

  14. In aqua veritas

    Para conocer bien el Islam, siempre recomiendo el libro-entrevista de Samir Khalil Samir “Cien preguntas sobre el Islam”. Quien habla es un jesuita egipcio, que por consiguiente conoce muy bien el ambiente musulmán.
    Me parece especialmente instructivo, aunque todo el libro lo es en gran medida, lo que dice sobre la “jihad”, la “sharia”, “el Islam entre nosotros” (capítulo IV), la función de las mezquitas (dentro de ese mismo capítulo) y las relaciones entre cristianos y mahometanos.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.