La izquierda ya llamó «Muro de Protección Antifascista» a una enorme prisión

El cordón sanitario contra Vox: un nuevo muro para que la gente no huya del redil

Socialistas y comunistas tienen ya una larga obsesión con los cordones sanitarios, pero nunca confiesan cuál es el fin real de ese mecanismo.

Una eurodiputada polaca denuncia la violencia contra Vox que no condena el Gobierno español
La historia de la niña a la que Abascal brindó el éxito de Vox en las elecciones catalanas

La izquierda llamó «Muro de Protección Antifascista» a su más famoso cordón sanitario…

El más famoso de los cordones sanitarios levantados por la izquierda contra sus rivales políticos se construyó contra todo un país democrático: la Alemania occidental. La parte más famosa de ese cordón sanitario fue el que los comunistas llamaron “Muro de Protección Antifascista”, también conocido como Muro de Berlín, que dividía esa ciudad en dos mitades: la libre (al oeste) y la comunista (al este). En realidad, ese cordón se extendía por toda la frontera entre las dos Alemanias, la libre y la comunista, con un recorrido de casi 1.400 kilómetros llenos de alambradas, torres de vigilancias y campos de minas.

… y tuvo la desfachatez de llamar «Alemania democrática» a una dictadura

Al llamar “Muro de Protección Antifascista” a ese cordón sanitario, los comunistas pretendían convencer a sus súbditos de que les protegían de unos malvados fascistas, pero en realidad les encerraban en una enorme prisión. La mayor parte de la vigilancia en ese gran cordón sanitario fijaba sus ojos en el interior. No era una invasión lo que más temían los comunistas, sino la huída de los alemanes del este hacia la Alemania libre. Para intentar engañarles y evitar sus deseos de huir en busca de la libertad, los comunistas incluso tuvieron la desfachatez de llamar “República Democrática” a una brutal dictadura de partido único que perseguía a quienes discrepaban de su gobierno.

Muchas personas fueron asesinadas cuando intentaban huir a través de ese cordón sanitario. Sin embargo, no se conoce ni un solo caso de persona que muriese intentando huir a la Alemania comunista. Nadie arriesgaría la vida para abandonar una sociedad libre y meterse en una enorme prisión, salvo para hacerlo con la misma intención con que el polaco Witold Pilecki se infiltró en Auschwitz: obtener información sobre lo que pasaba allí dentro.

La izquierda vuelve a proponer un cordón sanitario contra unos demócratas

No está de más acordarse de ese precedente histórico antes de abordar una noticia ocurrida esta semana: el cordón sanitario propuesto por los socialistas contra Vox en Cataluña, algo que ya han rechazado el PP y Ciudadanos, lo cual les honra. A decir verdad, tampoco se lo han puesto muy difícil, pues en 2003 la izquierda y los separatistas ya hicieron un cordón sanitario contra el PP: el Pacto del Tinell. Por otra parte, como pasó con el Muro de Berlín, el cordón sanitario que propone el PSOE deja en evidencia a sus promotores.

Los posibles socios de ese cordón: comunistas y golpistas

Basta con contestar a una pregunta: ¿quiénes tienen más posibilidades de secundar el llamamiento de los socialistas a aislar a Vox? Pues los comunistas fanáticos de la CUP, ERC -aliado catalán de Bildu-, los chavistas de Podemos y los separatistas de JxCat. De esos partidos, la CUP, ERC y JxCat tienen el vergonzoso estigma de haber apoyado el golpe separatista de 2017. Algunos de esos partidos han apoyado a dictaduras como Cuba y Venezuela, y todos ellos han alentado de una forma u otra la violencia política en Cataluña, primero contra Vox y luego en apoyo del delincuente Pablo Hasel. Se trata de partidos infames desde una óptica democrática, y quien se junta con ellos se contagia de su infamia.

De hecho, en estos momentos en el PP y Ciudadanos deben estar lamentando que no pidan también contra ellos ese cordón sanitario, porque si socialistas, comunistas y separatistas se juntan para aislar a Vox, lo que hacen es reconocer que ese partido es su mayor rival. Y por mucho que les pese a esos nuevos constructores de “muros antifascistas”, por mucho que mientan y difamen, Vox es un partido democrático, que defiende el orden constitucional y que expresa sus ideas por medios pacíficos. Ver a golpistas y a comunistas pidiendo un cordón sanitario contra Vox es el mejor piropo que podría recibir Vox de quienes odian a España y odian la Libertad.

El objetivo del nuevo cordón vuelve a ser que la gente no huya del redil

Como ya pasó con el Muro de Berlín, el cordón sanitario propuesto por los socialistas contra Vox nada tiene que ver con protegerse ni con luchar contra el fascismo. Lo más parecido que hay al fascismo en Cataluña es precisamente el separatismo mafioso, golpista y liberticida al que el PSOE le ofrece su cordón. El objetivo de esa maniobra de los socialistas, obviamente, no es tanto aislar a Vox como evitar que los votantes de la izquierda abran los ojos y huyan como lo hicieron muchos que vivían en la Alemania comunista.

Después de que Vox obtuviese muy buenos resultados en barrios obreros de Cataluña, el PSOE y sus aliados deben estar en modo pánico pensando en la posibilidad de que cada vez más votantes de izquierdas se caigan del guindo y acaben dándose cuenta de que todas esas burradas que vienen escuchando sobre Vox eran mentiras para impedir que conociesen sus planteamientos plenamente democráticos, legítimos y más que razonables. Basta con que puedan escuchar sin interrupciones un discurso de Santiago Abascal o de Ignacio Garriga para que empiecen a cambiar de opinión. Ese cordón sanitario pretende evitar que la gente huya del redil electoral de la izquierda. Ahora que Vox ya está en el Parlamento catalán, el PSOE lo tendrá cada vez más difícil para frenar esa huida.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Drociano

    El miedo es libre y miedo es lo que tienen los PSC, los ERC, los CUP,…porque se dan cuenta de que lo suyo es fascismo puro y duro que puede ser desvelado, señalado y reconocido como tal por toda la población con sentido común. Y el miedo tiende a poner muros para protegerse.

  2. Hispano

    Para escapar del presidio ideológico basta con sentido común. Si todos los partidos del régimen, que tienen arruinado, amargado y machacado al trabajador común, están preocupados por el ascenso de un partido, VOX, es porque representa la verdadera oposición a dicho régimen. Conclusión: apoyémosle hasta brindarle la oportunidad de aplicar su política, que es la antítesis de la que nos está hundiendo. Basta con eso.

  3. pacococo

    Es el marxismo cultural, que lo primero que hace es apropiarse de las palabras. Y así habla de cordón sanitario, de muro de protección antifascista, ministerio de la paz… Y quién domina el lenguaje, domina las ideas.

    Lo que no ha habido en estos últimos 70 años una ideología que se oponga al marxismo. Y es muy curioso, porque el marxismo es una ideología que hace aguas por todas partes y sin embargo en ninguna parte del mundo ha salido una ideología, ni siquiera capaz de desbancarlo, simplemente una ideología distinta. Y así nos va, que pedimos perdón por existir.

    Y si algún partido quiere lograr el poder, tiene que presentar una ideología, que siempre será mejor que el marxismo0, peor hay que presentar esa ideología. Lo demás será que cuando la ruina sea grande, la gente vote a los maricomplejines para que enderecen el asunto y luego volver al socialismo.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.