«Nos aplaudían por salvar vidas y ahora nos piden que hagamos como verdugos»

El vídeo de médicos de España ante la infame Ley de Eutanasia: «Que no cuenten conmigo»

Muchos médicos españoles se han sentido indignados ante la pretensión del Gobierno socialista-comunista de convertirles en verdugos de sus pacientes.

Un enfermo de ELA critica a Sánchez por no ayudarles: «sólo nos ofreces la eutanasia»
Una ley socialista que provoca escalofríos al ver la masacre de ancianos por la pandemia

Una ley elaborada sin consultar a las asociaciones de médicos

Hay que recordar que en un gesto de desprecio hacia los profesionales de la sanidad, a los que tanto habían elogiado muchos políticos desde el comienzo de la pandemia, en la elaboración de esta ley no se ha contado para nada con los colegios y asociaciones de médicos. Es algo insólito, y a la vez muy sospechoso, que una ley sobre un asunto tan grave se haya hecho sin escuchar a los expertos en el cuidado de los pacientes. ¿Ése es el respecto que le merecen al Gobierno los profesionales de la sanidad que tan duro están trabajando para salvar vidas?

La Asociación Médica Mundial pidió a los médicos «no participar en la eutanasia»

En 2002, la Asociación Médica Mundial aprobó una resolución rechazando la eutanasia, señalando: “La eutanasia, es decir, el acto deliberado de poner fin a la vida de un paciente, aunque sea por voluntad propia o a petición de sus familiares, es contraria a la ética. Ello no impide al médico respetar el deseo del paciente de dejar que el proceso natural de la muerte siga su curso en la fase terminal de su enfermedad”.

En aquella declaración, la Asociación Médica Mundial señaló que “la eutanasia entra en conflicto con los principios éticos básicos de la práctica médica”, por lo que esa organización instó “enfáticamente a todas las asociaciones médicas nacionales y los médicos a no participar en la eutanasia, incluso si está permitida por la legislación nacional o despenalizada bajo ciertas condiciones”.

«Los médicos estamos en contra de matar a los pacientes»

En defensa de su ética profesional, Médicos de toda España han lanzado un vídeo en el que muestran su rechazo a la eutanasia y se niegan a colaborar en el acto de matar a pacientes. Entre los médicos que aparecen en el vídeo está Manuel Martínez-Sellés, presidente del Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Madrid: “queremos dejar claro que los médicos estamos en contra de matar a los pacientes, por mucho que se empeñen en justificarlo en nombre de una falsa compasión”.

«Nos aplaudían por salvar vidas y ahora nos piden que hagamos como verdugos»

El Doctor José Manuel Moreno, de la Clínica Universitaria de Navarra, añade: “en el transcurso de una pandemia como la que hemos vivido es, como mínimo, inoportuno. Nos aplaudían por salvar vidas y ahora nos piden que hagamos como verdugos”. El cirujano Joan Viñas, del Hospital Arnau de Vilanova de Lérida, señala: “Los enfermos incurables no son incuidables. Debemos acabar con el sufrimiento, pero no con el que sufre”. Podéis ver aquí el vídeo:

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. Jandro

    Yo insisto en que, si quieren matar a alguien, busquen a un verdugo de vocación. Si está dispuesto a hacerlo algún médico, que lo aparten de la medicina y se dedique a eso. Pero médicos de los que nos atienden en la sanidad pública y privada, que elijan: este enjuague o la medicina.

  2. Drociano

    La nexperiencia de los países que han aprobado la eutanasia es sobrecogedora y aquí la ley abre algunas puertas que son para superar a esos países.

  3. Julio

    Una situación muy conflictiva. Tendría mucho que decir desde lo profesional y lo personal, mucho, pero seré muy breve. Cuando inicias estos estudios, esta hermosa carrera, jamás se te pasa por la cabeza, jamás, terminar con la vida de un ser humano. La deriva que la sociedad ha llevado ha minado tanto la ética de toda ella en su conjunto y nos ha hecho ser tan egoístas que cada vez más sólo nos miramos en el espejo de nuestra comodidad. Aparte de todo ello es algo que repugna que los estamentos que deben potenciar los cuidados paliativos hayan “dado de mano” en su trabajo. Pasa con esto igual que con los cuidados de nuestros mayores. Sin generalizar, sería injusto, tengo la vaga sensación que la sociedad sólo lleva un año acordándose de ellos. No he visto más abuelos, tíos, suegros, suegras,…que en este último año. ¿No existían antes? ¿Era más cómodo dejarlos en una residencia? (Entended que es una generalización que desde luego habría que ver en cada caso particular). Mi madre, mis tres tías, mis suegros no pisaron una de esas instituciones. Y en dos casos sólo puedo tener palabras de agradecimiento a los compañeros que hicieron posible un tránsito al cielo en paz y sin hacer daño. No tendría conciencia para dormir en paz si fuera cómplice de un asesinato. No podemos permitir que se acabe con la vida de nuestros allegados y familiares sin, al menos, ofrecerles la posibilidad de permanecer sin sufrimiento y no podemos permitir que sigan sin dotar de medios a esos cuidados paliativos ni de ayudas a las familias que cuidan a sus seres queridos. Me avergüenza una sociedad que permite que se dilapiden sus recursos en lo que su clase política estima que es bueno…según ellos claro.

  4. Luna

    La profesión del médico es prever, evitar, sanar o intentar mejorar enfermedades. Causar deterioros de salud o incluso la muerte es algo tan absolutamente ajeno a ella como podría serlo a los conductores de autobús, por lo que es un despropósito encargarles la “solución final”.

    Hasta aquí llegaron las aguas, ya es momento de que los médicos se planten y digan cuatro cosas bien claras. Porque empezaron por prohibir que declarasen los efectos beneficiosos del vino o la cerveza (en cantidades adecuadas y circunstancias propicias, todo sea dicho) para seguir por dejar en sus manos los abortos -para los que también habría de existir el oficio de verdugo-, pasaron por la prohibición de terapias para consecuencias de la homosexualidad a los psiquiatras(aunque las pida el paciente) y llegan ahora a decidir que es el médico quien ha de actuar contra la deontología de su profesión.

    No existe la muerte digna. Sí existe (y se ha de mantener) la Medicina digna. De ninguna manera puede ser una coacción para violar la moralidad de la persona que la ejerza, ni mucho menos el pretexto para que los inmorales puedan actuar. Digno sea el médico y digna sea la Medicina. A ellos el honor, y que siempre lo merezcan.

    El empleo de un verdugo para aplicar la eutanasia no es un chiste macabro, ni un argumento falaz en contra de la eutanasia. Es tan lógico e indiscutible que “hace falta un profesional en dar muerte para matar” que convierte su aplicación en una reducción al absurdo. Y es que la eutanasia está mal y punto. No tiene excusa, mentira, eufemismo ni coña socialista que pueda camuflarla.

    No hay más, quien quiera replicarme lo hará con un sofisma casi seguro. Que lo intente y ya le demostraré que es así.

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.