El informe final sobre el accidente deja a la Armada Noruega por los suelos

Noruega exculpa a Navantia y revela la causa del hundimiento de la fragata Helge Ingstad

Hoy, por fin, se ha hecho justifica con la empresa naval española Navantia, cuya labor fue puesta en duda por Noruega en 2018, como ya os conté aquí.

El oculto papel de la corrección política en el accidente de la fragata noruega Helge Ingstad
Un informe revela la “cadena de errores” en la fragata noruega KNM Helge Ingstad

El informe preliminar había cuestionado el diseño de los buques de Navantia

En noviembre de 2018, la Junta de Investigación de Accidentes de Noruega (AIBN) publicó un informe preliminar (ver PDF) afirmó la existencia de “un problema crítico de seguridad” relativo a “la integridad hermética de la fragata”. Lo peor venía en el apéndice del informe de la AIBN (ver PDF). A pesar de reconocer que “la AIBN se encuentra en una fase temprana de la investigación”, este organismo cuestionó no sólo la construcción de las fragatas de la clase Nansen, sino también de otros buques de Navantia:

“La AIBN ha encontrado problemas críticos de seguridad relacionados con los compartimientos estancos del barco. Se debe asumir que esto también se aplica a las otras cuatro fragatas de la clase Nansen. No se puede excluir que lo mismo se aplique a embarcaciones de diseño similar entregadas por Navantia, o que el concepto de diseño continúe usándose para modelos de embarcaciones similares”.

Estas afirmaciones provocaron un escándalo mediático y se usaron para desprestigiar a Navantia en diversos ámbitos. Posteriormente, un informe de la Armada Española contradijo esas conclusiones, señalando lo siguiente: “Existen pruebas claras de que el daño inicial se extendió a cuatro compartimientos estancos e indicios de que pudieron ser cinco los realmente dañados en la colisión, lo que excede los criterios de supervivencia del diseño del buque”.

La primera parte del informe final no hizo referencia a ningún problema de diseño

Tristemente, ese informe de la Armada Española no tuvo tanta difusión como el informe preliminar de la AIBN. Tampoco lo tuvo la primera parte del informe final de la AIBN sobre el accidente (pulsa aquí para leer el informe en noruego y aquí en inglés), publicada en agosto de 2019 y que no hacía ninguna referencia a ningún problema de diseño del buque accidentado.

La segunda parte, publicada hoy, deja limpio el prestigio de Navantia

Hoy la AIBN ha publicado la segunda parte de su informe final sobre la colisión entre la fragata noruega KMN Helge Ingstad y el petrolero maltés Sola TS (se puede leer aquí en noruego y aquí en inglés). El informe ha sido elaborado por la Autoridad Noruega de Investigación de Seguridad (NSIA), en colaboración con la Unidad de Investigación de Seguridad Marina de Malta y la Comisión Permanente de Investigación de Accidentes e Incidentes Marítimos (CIAIM) de España. El informe no incluye ninguna objeción al diseño de la fragata accidentada ni hace ninguna recomendación a Navantia. Dicho sea de otro modo: que tanto la empresa española como la Armada Española tenían razón al exculpar a Navantia del hundimiento del buque noruego.

El informe critica la actuación de la tripulación y su falta de preparación

Lo más interesante del informe noruego viene en su párrafo séptimo, que indica el fallo fatal que contribuyó al hundimiento de la fragata:

“Las puertas, escotillas y otras aberturas de la fragata que se suponía debían cerrarse para mantener la estabilidad y la flotabilidad, no fueron cerradas por la tripulación en el momento de la evacuación. Posteriormente, la fragata se hundió.

El párrafo octavo del informe no sólo señala ese error de la tripulación, sino que además critica la falta de preparación de la tripulación:

“La investigación ha demostrado que los esfuerzos para evitar que la fragata se hunda y la priorización de las medidas adecuadas podrían haber ayudado a controlar la situación a bordo. Sin embargo, para que la tripulación pudiera considerar acciones distintas a las que se tomaron, habría necesitado una mejor comprensión de las características de estabilidad de la fragata. Además, habrían necesitado competencia, formación y práctica adicionales, y mejores herramientas de apoyo a la toma de decisiones que las que tenían a su disposición. Dado el conocimiento de la tripulación en ese momento, la situación a la que se enfrentaron y las circunstancias imperantes, es, después de todo, comprensible que se haya tomado la decisión de evacuar la fragata en lugar de poner en peligro la vida y la salud de las personas”.

Este párrafo deja a la Armada Real de Noruega por los suelos. Los dos párrafos siguientes indican nuevamente la falta de preparación de la tripulación y el error fatal de no cerrar puertas y escotillas:

“La tripulación intentó bombear agua fuera de la embarcación, pero nunca pudo hacer un uso efectivo del sistema de sentina. La investigación ha demostrado que, incluso si se hubiera iniciado un bombeo efectivo, la inundación eventualmente se habría vuelto demasiado extensa para que el sistema pudiera manejar grandes volúmenes de agua.

Las puertas, escotillas y otras aberturas de la fragata que se suponía debían cerrarse para mantener la estabilidad y la flotabilidad no se cerraron en el momento de la evacuación. Un cierre de la fragata podría haber evitado que se hundiera. En este contexto, los cálculos de estabilidad muestran que ni la puesta a tierra ni la inundación a través de los ejes de hélice huecos fue un factor decisivo para provocar el hundimiento de la fragata, ya que el no cerrarla habría provocado su hundimiento en cualquier caso·.

Las conclusiones del informe son demoledoras para la Armada y las autoridades de Noruega

Las conclusiones del informe son demoledoras para la Armada y también para las autoridades de Noruega. Aquí podéis leer la traducción al español de la totalidad de las conclusiones:

  • “La Armada no había hecho lo suficiente antes del accidente para dar a la tripulación suficiente experiencia y conciencia de la importancia de cerrar la fragata y así garantizar su supervivencia”.
  • “La falta de coordinación entre la Armada y los planes de crisis de la Agencia Noruega de Material de Defensa significó que el apoyo a la toma de decisiones no se organizó ni se proporcionó a la dirección del barco en una etapa lo suficientemente temprana después de que la fragata encallara”.
  • “Las Fuerzas Armadas de Noruega no han establecido un enfoque sistémico para aprender de incidentes indeseables y mejorar la gestión de la seguridad de manera integral y coherente. Los informes de accidentes anteriores también han identificado claramente la necesidad de aprendizaje y han propuesto medidas que no se han seguido o implementado adecuadamente. La responsabilidad del aprendizaje se deja en gran medida al nivel local. Como consecuencia, ha habido una ausencia de aprendizaje interdepartamental y de toda la organización”.
  • “El entrenamiento en el mar de la tripulación carecía de elementos importantes. Se dedicó muy poco tiempo y recursos a una formación realista sobre cómo hacer frente a situaciones complejas de control de daños. Por lo tanto, la tripulación no tenía las habilidades necesarias para lidiar con el escenario que experimentaron la mañana del accidente”.
  • “La Marina no se había asegurado de que la tripulación cumpliera con los requisitos clave en los que se basaba el concepto de dotación. Esto constituye una vulnerabilidad en relación con la operación segura de los buques y compromete la capacidad de la Armada para producir unidades listas para el combate”.
  • “El esquema de supervisión de las actividades navales en el sector de defensa parece estar fragmentado y poco claro. No cumple adecuadamente la misión de un esquema de supervisión general e independiente. La Autoridad Noruega de Investigación de Seguridad considera que esto es lamentable y que posiblemente haya tenido un impacto en la seguridad de las operaciones del sector de defensa”.
  • “Las funciones de las autoridades en el sector de la defensa no se han definido ni organizado adecuadamente y, por lo tanto, mantener una independencia suficiente puede ser un desafío para la Agencia Noruega de Material de Defensa. La Agencia Noruega de Material de Defensa tiene un papel doble, ya que es responsable de los requisitos y regulaciones que se aplican al material, así como de la seguridad técnica de la Flota. Esto difumina los límites, reduce la independencia y puede conducir a situaciones que tienen consecuencias negativas para el funcionamiento de las fragatas”.
  • “Ni la Armada ni la Agencia Noruega de Material de Defensa tenían conocimiento suficiente sobre las implicaciones de las no conformidades técnicas conocidas para la operación segura de las fragatas. Esto significa que, al no subsanar las no conformidades, la Armada ha operado las fragatas sin ser consciente del riesgo total bajo el que navegaban. Varias de las no conformidades tuvieron un impacto directo en la secuencia de eventos”.
  • “Ha habido un desequilibrio entre las tareas y los recursos relacionados con la operación técnica de las fragatas. Esto ha llevado a un cambio gradual y sutil de lo que se considera una buena gestión de la seguridad a lo que se ha convertido en una situación inestable”.
  • “Si bien la Ley de protección y protección de los buques entró en vigor el 1 de julio de 2007, todavía faltan reglamentaciones generales y vinculantes para el sector de la defensa. Las regulaciones incompletas y un marco poco claro explican en parte la incapacidad de abordar adecuadamente la operación segura de los buques”.

A mí me daría mucha vergüenza leer un informe así sobre mi país, y más si mi país hubiese intentando cargarle la culpa a otro inicialmente. Desde luego, la imagen de prestigio de los países nórdicos de la que tanto hablan algunos queda por los suelos con este informe, al menos en lo que respecta a Noruega. Por lo demás, enhorabuena a Navantia por haber quedado limpio su nombre en esta cuestión.

Para terminar, me pregunto: ¿todos los medios, políticos e internautas que echaron basura sobre Navantia tras el informe preliminar van a difundir lo publicado por el informe definitivo? ¿Os quedará siquiera una pizca de decencia para hacer eso?

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Guillermo Martínez Torres

    Por desgracia se ha convertido en sistema, rebuscar entre la basura para encontrar algo noticiable. Se ha perdido el interés por la objetividad, lo importante ahora es la noticia y su sensacionalismo y sus intereses políticos en destruir sin miramientos al opositor,aunque perjudiquemos nuestros propios intereses.Lamentable

  2. Juan José López López

    A mi no me quedó NUNCA duda alguna de la inocencia de Navantia . La profesionalidad y el bien o el buen hacer de la empresa de nuestro país está garantizada como marca registrada .

  3. Alberto D.

    Si se hubiese tratado de un fallo de diseno o construccion en la fragata, como insinuaron en su informe preliminar inicialmente, la responsabilidad de Noruega
    es, aun asi, innegable. Es decir, en un proyecto de construccion naval, mas si cabe cuando se construye en el extranjero, el cliente esta totalmente involucrado desde el inicio del proyecto. Entre otras cosas esto incluye la revision meticulosa de planos (si no produccion propia), y presencia constante en el astillero durante el proceso de construccion y entrega.

    El intentar presentar a Noruega como un cliente que pasa por la puerta de una tienda, ve un barco, lo compra y luego resulta que no es lo que queria, es secillamente ridiculo.

  4. DAVID AGM

    Muy interesante!

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.