Los hechos que ocultó el nuevo presidente peruano en su discurso antiespañol

Sacrificios de niños en el Perú precolombino: así era la ‘armonía’ que afirma Pedro Castillo

Todos los regímenes comunistas de Hispanoamérica han tenido y tienen un denominador común: la hispanofobia, aderezada por la Leyenda Negra.

España no cometió ningún genocidio en América: lo que hizo fue poner fin a uno
El Holocausto de Huanchaco: imaginad lo que dirían si esto lo hubiesen hecho los españoles

Comunismo: inventando enemigos para blanquearse a sí mismo

No cuesta mucho encontrar el motivo de esa tendencia antiespañola de la extrema izquierda totalitaria. Para empezar, el comunismo es una ideología anticristiana, que ha desatado algunas de las peores persecuciones religiosas de la historia, y para hacer una monstruosidad así previamente siempre se ha esforzado en demonizar a sus futuras víctimas, para presentarlas como merecedoras del trato más criminal. Pero además, el comunismo necesita inventar enemigos terribles para blanquearse a sí mismo. Muchos que han sufrido dictaduras comunistas pensaban que no estaban tan mal porque en los países capitalistas la gente sufría mucho más por culpa del malvado capitalismo explotador. Para mantener esa mentira hace falta un inmenso esfuerzo de censura y de propaganda. En un mundo conectado a Internet, ese esfuerzo está llamado al fracaso.

Pedro Castillo, el nuevo presidente comunista del Perú, estrenó su mandato con un discurso de investidura antiespañol y en el que hizo un falso e idílico resumen de la época precolombina (Foto: @PedroCastilloTe).

El discurso antiespañol de Pedro Castillo en su investidura

Este miércoles 28 de julio el comunista Pedro Castillo inauguró su mandato como presidente de la República del Perú. Viendo los precedentes comunistas de Hispanoamérica -Cuba, Venezuela y Nicaragua-, no cuesta mucho imaginar cómo estará Perú en unos años. Como en España también gobiernan los comunistas de la mano de los socialistas, nuestro gobierno decidió humillar al Rey obligándole a acudir a la investidura de Castillo, donde ha tenido que soportar un discurso antiespañol (ver PDF) en línea con esa Leyenda Negra que durante siglos han alimentado los principales enemigos de España. Pero en ese discurso Castillo no sólo desprestigió el pasado español de Perú, sino también sus doscientos años de independencia, presentándola como un periodo de continuidad que por fin se acabaría con la llegada de este iluminado comunista. Para colmo, ha contrapuesto todo eso a un idílico pasado precolombino:

«Somos cuna desde hace cinco mil años de civilizaciones y culturas trascendentales. En nuestras tierras florecieron importantes y extensos estados como el Wari y, luego, el Tawantinsuyo. Durante cuatro milenios y medio, nuestros antepasados encontraron maneras de resolver sus problemas y de convivir en armonía con la rica naturaleza que la providencia les ofrecía.

Fue así hasta que llegaron los hombres de Castilla, que con la ayuda de múltiples felipillos y aprovechando un momento de caos y desunión, lograron conquistar al estado que hasta ese momento dominaba gran parte de los Andes centrales.

La derrota del incanato, dio inicio a la era colonial. Fue entonces, y con la fundación del virreinato, que se establecieron las castas y diferencias que hasta hoy persisten».

Castillo incluso se esforzó por deslegitimar todos los años de democracia que ha vivido Perú desde su independencia: Esta vez un gobierno del pueblo ha llegado para gobernar con el pueblo y para el pueblo, para construir de abajo hacia arriba”. Es decir, que si nos fiamos de sus palabras, hasta su llegada a la presidencia, los gobernantes del Perú no eran realmente democráticos. La monda.

Restos de un niño sacrificado en el “mayor lugar de sacrificio de niños” hallado en el mundo. Un yacimiento situado en Perú y correspondiente a la época precolombina (Foto: LaTercera.com).

Los hechos históricos que desmienten la falsa «armonía» que afirma Castillo

Por supuesto, ese idílico pasado precolombino que dibuja Castillo es una colosal mentira. Sin ir más lejos, la cultura mochica (150-700 dC) estaba muy jerarquizada y su escalón más bajo eran los esclavos. Además, practicaba sacrificios humanos, algo que no cuadra mucho con esa idea de “armonía” que vende Pedro Castillo. También lo hizo la cultura chimú (900-1450 dC), como demuestra el hallazgo en 2019 de los restos de 227 niños sacrificados en lo que se ha calificado como el “mayor lugar de sacrificio de niños” hallado en el mundo, según el arqueólogo Feren Castillo. En el yacimiento se han localizado tres periodos de sacrificios: 1200-1250 y 1400-1450 (cultura chimú), y 1500-1520 (ya bajo el imperio inca). Y es que sí, los incas también sacrificaban a niños y niñas en los rituales conocidos como “Capacocha”. De hecho, se han hallado 20 yacimientos arqueológicos relacionados con estas monstruosas prácticas.

Una representación artística del Holocausto de Huanchaco, el sacrificio de decenas de niños en la cultura chimú (Imagen: Alejandro Alemán / LaRepublica.pe).

El espantoso sacrificio de niños y mujeres en el Perú precolombino

Hace tres años puse un ejemplo de esas monstruosidades con los hallazgos arqueológicos del Holocausto de Huanchaco, donde decenas de niños fueron brutalmente sacrificados en el epicentro de la cultura chimú. Me remito a lo que publicó entonces el diario peruano La República:

«Ni en la más taquillera película de terror se ha visto una ceremonia tan espeluznante como la que ocurrió hace poco más de 500 años en los arenales que rodean el balneario de Huanchaco, en Trujillo.

Aún estaba fresco el barro que dejó un aluvión provocado por un fenómeno de El Niño cuando decenas de niñas y niños fueron sacrificados de la manera más atroz: a cada uno le abrieron el pecho, separaron el esternón y le arrancaron el corazón. Lo mismo hicieron con decenas de llamas. Ataron sus patas antes de extraerles el corazón.

Y toda esta ceremonia en un solo día. La fecha exacta jamás se conocerá, pero los análisis apuntan al período que existe entre los años 1400 a 1450, es decir, un siglo antes de la conquista española del Tawantinsuyo.

En la zona de Huanchaquito hemos desenterrado 140 niñas y niños –revela conmovido el doctor Gabriel Prieto Burmester, director del equipo arqueológico–, pero a solo un kilómetro, en Pampa La Cruz, hemos descubierto recientemente 122 cadáveres de niños que también fueron sacrificados. No sabemos si en el mismo evento”.»

Para ser justos, hay que señalar que no sólo sacrificaban a niños, sino también a mujeres. La misma noticia añadía: “las evidencias demuestran que los chimú tuvieron obsesión por los sacrificios humanos. En Chan Chan se hallaron tumbas con 300 mujeres jóvenes sacrificadas“. Hasta ahora no he visto a ningún político de extrema izquierda abominando de estas prácticas. Todo su afán propagandístico se centra en demonizar a España y en blanquear a la América precolombina, obviando hechos como los que acabamos de repasar. Teniendo en cuenta las pulsiones totalitarias del comunismo, cabe preguntarse si en Perú empezarán a enterrarse esos yacimientos para que nada contradiga la mentira histórica pronunciada por Pedro Castillo y así mantener a salvo su discurso hispanófobo.

España no cometió un genocidio en América: le puso fin a uno

Por mucho que se empeñen, los citados hallazgos arqueológicos prueban lo que ya expuse aquí hace cuatro años: España no cometió ningún genocidio en América, sino que le puso fin a uno (el que estaban cometiendo algunos pueblos indígenas contra otros). Por eso muchos indios apoyaron a los españoles: para liberarse de los pueblos precolombinos que les oprimían y les masacraban. Y con el Cristianismo, llevado por España al Nuevo Mundo, esas prácticas monstruosas llegaron a su fin. ¿Será eso por lo que nos odian comunistas como Castillo?

Foto: Presidencia del Perú.

¿Quieres que Facebook y Twitter decidan por ti lo que debes leer de este sitio? Suscríbete gratis al boletín diario del blog:

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Can Cerbero

    Comunistas y derivados son un gran rival para los precolombinos en materia de derramamiento de sangre. Es normal que simpaticen con ellos, ya que ambos tienen en común que los hombres civilizados se opongan a ellos.

  2. El Águila Azteca de San Juan

    Pues que le digo, Elentir. Es el mismo discurso de Andrés Manuel López Obrador.

  3. Luis Carlos

    Toda esa leyenda negra anti-española es porque las demás potencias saben que no podrán controlar Hispanoamérica si sigue demasiado pegada a sus raíces. Además las élites no soportan la idea de que haya un imperio católico, que haya gozado de suficiente prosperidad y no haya sido tan malo comparado con los otros.

    Los yankis se independizaron de Reino Unido y prosperaron, los hispanos se independizaron de España y se volvieron pobres, entre otras cosas por las deudas que habían acumulado durante la guerra de la independencia con los bancos ingleses, y la masonería se encargó de convertir en Nuevo Mundo en su feudo satélite. No fueron los españoles los que saquearon la riqueza de América sino los masones al servicio de Inglaterra.

    Los imperios se alzan y caen, pero el español es el que tiene más posibilidades de volver a levantarse, entre otras razones porque comparados con otros nuestro comportamiento fue más parecido a la de un verdadero líder que al de un tirano o jefe tóxico. Las demás potencias no quieren que una potencia con raíces católicas se vuelva un rival demasiado peligroso.

    Nos han exigido humildad y autocrítica para no repetir los mismos errores, para no convertirnos en monstruos fanáticos, pero en realidad han intentado manipularnos emocionalmente apelando a la vergüenza y al sentimiento de culpa para quitarnos la fe en nosotros mismos, caer en el autodesprecio, hacernos creer que somos incapaces de arreglar nada por nosotros mismos (ver “indefensión aprendida” en psicología) y por eso necesitamos a otros de fuera que nos digan lo que tenemos que hacer.

  4. Luis A. Recinos

    Evidentemente, mucho qué decir al respecto. Pero, para dejarlo corto, me parece que el nombre de Pedro Castillo no es Quéchua. Me suena muy castizo. En fin, tal vez Don Pedro podría comenzar por cambiarse de nombre. También podría prohibir el uso del Español, el catolicismo, la medicina Occidental, la vestimenta occidental, la tecnología moderna etc., y volver a vivir de acuerdo a los cánones de la cultura pre-colombina. En fin, si el pasado fue tan hermoso, ¿por qué no volver a él?

  5. wladimir

    esto….

    es el mismo canto de sirena indigenista y progresista del socialismo del siglo XXI…

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.