Se mantuvo firme en la fe y contribuyó decisivamente a la caída del comunismo

Stefan Wyszyński: la historia de un cardenal polaco perseguido por nazis y comunistas

La historia de la lucha de Polonia por su Libertad a lo largo del siglo XX es inseparable de la Iglesia Católica, una historia llena de grandes héroes y mártires.

Popiełuszko: así fue la tortura y asesinato del mártir polaco a manos del comunismo
San Maximiliano Kolbe: el mártir de Auschwitz que dio su vida para salvar a otro prisionero

Su infancia en la parte de Polonia ocupada por el Imperio Ruso

Uno de esos grandes héroes, Stefan Wyszyński, nació en el pequeño pueblo de Zuzela, en el Voivodato de Mazovia, el 3 de agosto de 1901, en los años en los que el nombre de Polonia permanecía borrado de los mapas tras la Tercera Partición de 1795. Por entonces, Zuzela formaba parte del Imperio Ruso. Stefan era el segundo de los hijos de una familia de agricultores que era católica y muy devota. El mismo día de su nacimiento fue bautizado en la Iglesia de la Transfiguración en su pueblo natal. Su ambiente familiar le llevó a profundizar en la fe y especialmente en la devoción por la Virgen María. En 1910 la familia se mudó al pueblo de Andrzejewo, donde Stefan acudió a la Escuela Primaria local. Allí las clases se impartían exclusivamente en ruso (el polaco estaba proscrito en la enseñanza). En aquel lugar el espíritu rebelde de Stefan se puso de manifiesto por primera vez, siendo expulsado de la escuela por negarse a obedecer los dictados de su maestro. Ese mismo año su madre, en su lecho de muerte, le predijo que acabaría siendo sacerdote.

Stefan Wyszyński a los 11 años de edad (Fuente: Observando el Paraíso).

Su ordenación y sus primeros años como sacerdote

Diez años más tarde, en 1920 -dos años después de que Polonia recuperase su independencia-, Stefan entró en el Seminario Mayor de Włocławek, siendo ordenado como sacerdote el 3 de agosto de 1924, justo el día en que cumplía 23 años. Su primera misa la celebró dos días más tarde en la Capilla de Nuestra Señora de Częstochowa, por la que sentía una gran devoción desde niño, en el Monasterio de Jasna Góra. Dos meses más tarde le nombraron vicario de la Catedral de Włocławek y editor del diario diocesao “Słowek Kujawskie”. Un año después, en 1925, empezó sus estudios de Derecho Canónico y de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Católica de Lublin. Los acabó en 1929.

Stefan Wyszyński en sus primeros años como sacerdote (Fuente: Observando el Paraíso).

La invasión de Polonia y su persecución por parte de la Gestapo

En 1930 Stefan publicó su primer libro, “La obra del cardenal Ferrari. Ideales y obras socio-apostólicas”, la primera de más de un centenar de publicaciones que escribió hasta 1939. Un año más tarde fue asignado como vicario a la parroquia de la Sagrada Familia en Przedecz, y empezó a ejercer como profesor de Derecho Canónico, Sociología y Ciencias Sociales en el Seminario Mayor de Włocławek. En 1937 fue nombrado miembro del Consejo Social del Primado de Polonia. Tras la invasión germano-soviética de Polonia en septiembre de 1939, Stefan tuvo que ocultarse al ser perseguido por la Gestapo, la policía política del Tercer Reich. Empezó entonces una vida heroica que estaría marcada por la persecución.

Stefan Wyszyński la década de 1950, con un borreguito en brazos (Fuente: Mikołaj Kaczmarek – Kolor Historii).

Fue capellán del Armia Krajowa en el Levantamiento de Varsovia de 1944

En ese momento tan difícil de la historia de Polonia, Stefan no mantuvo una actitud pasiva. Participó en el Levantamiento de Varsovia de 1944 con el pseudónimo de “Radwan III”, siendo capellán de Grupo “Kampinos” del Armia Krajowa (Ejército del País), la principal organización de la resistencia polaca contra la ocupación alemana de Polonia. Además, durante la guerra fue capellán de ciegos en Kozłówka y Żułów, y también se encargó de la formación espiritual del Instituto Secular de Auxiliares de María de Jasna Góra. En aquellos momentos, con Polonia invadida por Alemania, la Iglesia Católica se convirtió en la principal guardiana de la identidad polaca, a menudo desde la clandestinidad.

Stefan Wyszyński la década de 1950 (Fuente: Uniwersytet Kardynała Stefana Wyszyńskiego w Warszawie).

Su nombramiento como Obispo de Lublin en 1946

La Segunda Guerra Mundial acabó en mayo de 1945, pero Polonia no recuperó la Libertad por la que tantos polacos habían luchado. Stalin instauró en el país una dictadura comunista. Aunque fue una de las dictaduras más suaves, por así decirlo, de las instauradas por los soviéticos en los países que ocuparon, la Iglesia Católica iba a pasar momentos muy duros. Stefan vivió el comienzo de ese periodo en Włocławek, siendo canónigo de la Catedral. En 1946 el Papa Pío XII le nombró Obispo de Lublin, siendo ordenado el 12 de mayo de ese año por el cardenal August Hlond, Primado de Polonia, en el santuario de Jasna Gora. En su escudo episcopal puso sólo dos palabras: “Soli Deo” (sólo a Dios), como recuerdo de que sólo buscaba la gloria de Él, y no la suya personal. A sus 45 años, Stefan pasó a ser el miembro más joven de la Conferencia Episcopal Polaca.

Wyszyński dando cacahuetes a una ardilla (Fuente: Instytut Gość Media).

Su nombramiento como Primado de Polonia y la persecución comunista

Tras la muerte de August Hlond en octubre de 1948, se leyó el testamento de éste en el que pedía al Papa Pío XII que el cargo de Primado de Polonia pasase a Stefan. El Papa así lo hizo, nombrando a Wyszyński Arzobispo de Gniezno y Varsovia y Primado de Polonia el 12 de noviembre de 1948. La persecución comunista contra el nuevo Primado empezó inmediatamente. El 2 de febrero de 1949, cuando se dirigía en coche a Gniezno, fue detenido repetidas veces por la Milicja Obywatelska (Milicia Ciudadana), la policía del régimen comunista.

Ese mismo año, Stefan empezó a negociar un acuerdo con la dictadura comunista que otorgase una mayor libertad a la Iglesia polaca y detuviese la represión contra sus miembros. El acuerdo, suscrito en 1950, provocó incomprensiones e incluso un conflicto con Pío XII, que creyó que se habían hecho demasiadas concesiones al régimen comunista sin consultar a la Santa Sede. Nada más firmar el acuerdo, la dictadura empezó a violarlo.

El Cardenal Wyszyński con el entonces Arzobispo de Cracovia, Karol Wojtyła (Fuente: Radio Warszawa).

La carta «Non Possumus» y su encarcelemieto durante seis años

El 29 de noviembre de 1952 Pío XII concedió a Stefan la condición de cardenal. Como tal participó en cuatro cónclaves para elegir a otros tantos Papas. En mayo de 1953, la Conferencia Episcopal Polaca, por iniciativa de Stefan, publicó una carta dirigida al gobierno, titulada “Non Possumus” (No Podemos), denunciando la violación por parte del régimen comunista del acuerdo firmado con la Iglesia en 1950. Cuatro meses después de publicar esa carta, la policía comunista detuvo a Stefan en Varsovia. En el momento de su detención, el Primado sólo llevó consigo dos cosas: un rosario y un breviario. Durante su encarcelamiento, católicos de muchos países del mundo -entre ellos España- rezaron por la liberación del Primado de Polonia. Stefan estuvo preso durante seis años, siendo liberado en octubre de 1956.

El Cardenal Wyszyński con un cuadro de Nuestra Señora de Częstochowa, una advocación de la Virgen María por la que sentía gran devoción (Fuente: Niedziela.pl).

Un prelado constantemente espiado por la dictadura comunista

Tras su puesta en libertad, Stefan logró un nuevo acuerdo con el Estado más beneficioso para la Iglesia, que entre otras cosas permitía volver a impartir la religión católica en las escuelas, que había sido prohibida. Hay que señalar que desde su nombramiento como Obispo de Lublin en 1946, la dictadura comunista mantuvo constantemente espiado a Stefan con escuchas telefónicas y micrófonos ocultos. Todo lo que hacía y decía quedaba minuciosamente registrado.

Entre 1957 y 1966 Stefan promovió las celebraciones del Milenio del Bautismo de Polonia como Nación católica, llegando a programar una visita del Papa Pablo VI que finalmente no fue permitida por la dictadura comunista. En el marco de esas celebraciones, Stefan organizó una peregrinación de una copia del cuadro de Nuestra Señora de Czestochowa por todas las parroquias polacas.

San Juan Pablo II abrazando al Cardenal Wyszyński en 1978 tras la elección del Arzobispo de Cracovia como Papa (Fuente: CNS, Arturo Mari, L’Osservatore Romano).

Sus fuertes vínculos con el Papa San Juan Pablo II

En 1958 Stefan pidió al Papa Pío XII la consagración como obispo auxiliar de Cracovia de un sacerdote polaco al que había conocido años antes en Jasna Gora: Karol Wojtyła. El nombramiento le llegó el 4 de julio de ese año. Stefan aún no lo sabía, pero su vida iba a estar muy vinculada a la de Karol hasta el último momento.

En 1972 la dictadura comunista tomó una nueva represalia contra Stefan, negándole el pasaporte e impidiéndole viajar a Italia. En 1977 y 1978 se presentaron sendas propuestas para otorgar a Stefan el Premio Nobel de la Paz: ambas fueron rechazadas. Tras la muerte del Papa Juan Pablo I, en octubre de 1978 Stefan participó en el cónclave para la elección de un nuevo Papa. Durante el mismo, Stefan se acercó a su compatriota Karol Wojtyła, entonces Arzobispo de Cracovia, y le dijo: “Si te eligen, por favor, no te niegues”. Y efectivamente, Karol fue Papa tomando el nombre de Juan Pablo II. Durante el homenaje que los cardenales rindieron al nuevo Papa tras su elección, Stefan se inclinó para besar el anillo pontificio como todos los demás, pero Juan Pablo II se levantó, le besó la mano al Primado de Polonia y le abrazó. Un abrazo que se repitió al día siguiente en el encuentro del nuevo Papa con los polacos que habían viajado hasta Roma para seguir en cónclave. Juan Pablo II le dijo a Stefan:

No habría ningún Papa polaco en la Sede de Pedro, que hoy, lleno de temor de Dios, pero también lleno de confianza, comienza un nuevo pontificado, si no fuera por tu fe, que no retrocedió ante la prisión y el sufrimiento. Tu heroica esperanza, tu encomienda total a la Madre de la Iglesia, si no fuera por Jasna Góra y todo el período de la historia de la Iglesia en nuestra Patria, que está relacionada con tu servicio episcopal y primado”.

San Juan Pablo II y el Cardenal Wyszyński de rodillas en la Tumba del Soldado Desconocido en Varsovia el 2 de junio de 1979 (Foto: Wydawnictwo Naukowe PWN).

Los frutos de su labor en defensa de la Libertad en Polonia

Tras la elección del nuevo Papa, Stefan entabló conversaciones con el régimen comunista para que permitiese una visita de Juan Pablo II a Polonia, que se hizo realidad en junio de 1979, convirtiéndose en todo un estímulo para los católicos polacos y un aliento de Libertad que daría lugar a la formación del sindicato católico Solidarność. Una iniciativa que surgió, también, como fruto de los años incansables de lucha de Stefan en favor de la Libertad, no sólo en Polonia, sino también emprendiendo iniciativas para ayudar a los católicos de la Alemania comunista y Checoslovaquia.

Ofreció su vida a Dios para que salvara la del Papa polaco

El 13 de mayo de 1981 tuvo lugar en la Plaza de San Pedro el atentado de Ali Agca contra San Juan Pablo II, un intento de asesinato del que se salvó milagrosamente. Al enterarse del atentado, Stefan ofreció a Dios su vida a cambio de salvar la del Papa. Stefan Wyszyński murió 15 días después de un cáncer abdominal. En 1989, bajo el pontificado de San Juan Pablo II, dio comienzo en proceso de beatificación de Stefan, que concluyó ayer con una ceremonia de beatificación celebrada en Polonia. Hoy Wyszyński es recordado como una gran figura de la historia de Polonia, un hombre que defendió la Libertad y los derechos humanos, que se mantuvo firme en su fe a pesar de las persecuciones que sufrió a manos del nazismo y del comunismo, y que puso las semillas que darían como fruto la caída del comunismo en Polonia.

Cześć jego pamięci!
¡Honor a su memoria!

¿Quieres que Facebook y Twitter decidan por ti lo que debes leer de este sitio? Suscríbete gratis al boletín diario del blog:

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. JuanM

    ¡Qué diferencia de siervos de Cristo con lo que tenemos ahora!

  2. Luna

    Siento una gran alegría por la beatificación del Cardenal Wyszyński. A él le pedí por Asia Bibi, para que se mantuviera fuerte en la fe en prisión y fuera liberada.

  3. Simbad

    El Cardenal Wyszyński, una gran figura eclesial para los tiempos tan convulsos de entonces y también de hoy. El ‘Primado del Milenio’ (En su testamento espiritual, Juan Pablo II citó insistentemente al “Primado del milenio”. Hay que decir que el cardenal Wyzsynski fue, excepcionalmente, primado de Polonia de 1948 a 1981, es decir durante casi todo el periodo comunista).
    Beato Cardenal Wyszyński, ora pro nobis.

  4. Marcial

    Admirable. Qué emocionante.

  5. Café

    Magnífico artículo. Felicidades Elentir y muchas gracias por el mismo. Sólo una pequeña apostilla, en el párrafo final del artículo se dice que la ceremonia de beatificación fue presidida por el Papa Francisco. Creo que quien la presidió fue el Cardenal Marcello Semenaro. Así lo contemplan varios medios que he consultado, como COPE e INFOCÓLICA. Disculpe si estoy equivocado. Muchas gracias y un saludo.

  6. Lamento el error, lo acabo de corregir.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.