«Comunismo y cristianismo son en el fondo incompatibles», afirmó en 1953

Una interesante reflexión de Martin Luther King sobre el comunismo y el cristianismo

Martin Luther King Jr. es uno de los intelectuales de referencia del siglo XX, especialmente en los EEUU, por su lucha por los derechos civiles de los negros.

La resistencia olvidada: lucharon contra los nazis y después contra los comunistas
De Tambov a Hungría: las revoluciones anticomunistas que muchos desconocen

En la actualidad, Martin Luther King sigue siendo una figura respetada por muchas personas de distintas ideologías. Lo que tal vez no saben algunos es que era un firme anticomunista, como manifestó en un discurso pronunciado el 9 de agosto de 1953. Podéis leer aquí una parte de ese discurso:

"Espero que todos me escuchéis muy atentamente esta tarde mientras trato humildemente de hablaros de uno de los temas más importantes de nuestro día. Hay al menos dos razones por las que yo, como ministro cristiano, me siento obligado a hablarles sobre el comunismo.

La primera tiene que ver con la amplia influencia del comunismo. Lo creen más de 200.000.000 de personas que cubren una quinta parte de la superficie terrestre. Multitudes lo han adoptado como la filosofía más coherente y el mayor impulso emocional que conocen.

Una segunda razón por la cual el ministro Christina debería hablar de esto es que el comunismo es el único rival serio del cristianismo. Otras religiones históricas del mundo como el judaísmo, el mahometanismo, el budismo, el hinduismo, pueden ser enumeradas como posibles alternativas al cristianismo, pero debemos buscar en otra parte al mayor rival del cristianismo. Ciertamente, nadie que esté en contacto con las realidades de la situación contemporánea puede negar que en la crisis que enfrenta la civilización, el competidor más formidable del cristianismo y el único rival serio es el comunismo.

Empecemos por afirmar que comunismo y cristianismo son en el fondo incompatibles. No se puede ser un verdadero cristiano y un verdadero comunista al mismo tiempo. Entonces, ¿cómo es que el comunismo es irreconciliable con el cristianismo?

En primer lugar, deja fuera a Dios y a Cristo. Es abiertamente secularista y materialista. Considera a la religión psicológicamente como meras ilusiones, intelectualmente como el producto del miedo y la ignorancia, e históricamente como sirviendo a los fines de los explotadores. Debido a la opinión pública, las autoridades han tenido que modificar algunas de sus doctrinas antirreligiosas, pero la política oficial del partido comunista sigue siendo atea.

En segundo lugar, los métodos del comunismo son diametralmente opuestos a los del cristianismo. Puesto que para el comunista no hay gobierno divino, ni orden moral absoluto, no hay principios fijos e inmutables. La fuerza, la violencia, el asesinato y la mentira son medios justificables para el fin del milenio. Dijo Lenin, "debemos estar dispuestos a emplear trampas, engaños e infracciones de la ley, ocultando y ocultando la verdad". Que los seguidores de Lenin hayan estado dispuestos a actuar de acuerdo con sus instrucciones es un asunto histórico.

En tercer lugar, el fin del comunismo es el Estado. Calificaré esto diciendo que el Estado en la teoría comunista es una realidad temporal que debe ser eliminada cuando emerja la sociedad sin clases. Pero es cierto que el Estado es el fin mientras dura. El hombre se convierte sólo en un medio para ese fin. Y si los llamados derechos o libertades de cualquier hombre se interponen en el camino de ese fin, simplemente son barridos a un lado. Sus libertades de prensa o de culto, su libertad de voto, su libertad de escuchar las noticias que le gustan o de elegir sus libros e incluso sus amistades están restringidas. El hombre tiene que ser un servidor, obediente y sumiso, del Estado, y el Estado es omnipotente y supremo.

Ahora bien, no puede haber duda de que todo esto es la negación no sólo de la creencia cristiana en Dios y el orden moral que él ha establecido, sino también de la estimación cristiana del hombre. Soy consciente del hecho de que la historia de la Iglesia cristiana ha sido manchada en el pasado por persecuciones infames y la tensión inamovible de la inquisición, pero incluso así, el cristianismo en su mejor momento nunca ha abandonado el ideal de que el hombre es un fin porque es un hijo de Dios, y que el fin de toda vida es la gloria de Dios. La ética cristiana afirmaría que los medios destructivos nunca pueden justificar fines constructivos, porque en última instancia el fin es preexistente en el medio.

Así que no nos engañemos, estos dos sistemas de pensamiento son demasiado contradictorios para ser reconciliados. Representan formas diametralmente opuestas de ver el mundo y de transformar el mundo. Debemos tratar de entender el comunismo, pero nunca podremos aceptarlo y ser verdaderos cristianos".

Fuente: The Martin Luther King, Jr. Research and Education Institute. Stanford University. Traducción propia.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. wladimir

    y ahora…

    resulta que estos grupos Ultraizquierdistas ANTIFA y Black Lives Matter (BLM) lo quieren convertir en todo un lider de la «nueva» izquierda…es como si se estuvieran robando sus ideales y conquistas sociales…

    para ellos ahora resulta que es..todo un verdadero lider Social-Progresista que luchaba por las «minorias» (nuevas?) en contra de la opresion racial e ideologica de las mayorias blancas conservadoreas…como quien dice es todo un buen «Socialista» o tal ves un «precursor» del Modernismo Neo-Comunista…

    Pero por otro lado Luther king opinaba:»El Comunismo y el Cristianismo representan formas diametralmente opuestas de ver el mundo y de transformar el mundo. Debemos tratar de entender el comunismo, pero nunca podremos aceptarlo y ser verdaderos cristianos»..y esto es totalmente cierto…

  2. El Peregrino Gris

    Sin duda cristianismo y comunismo son irreconciliables. Y cuando se intentan fusionar, salen cositas como la Teología de Liberación, que reduce a Cristo a un reformador de la sociedad y el cristianismo a un proyecto social.

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.