Su madre, Kristi Kallas, fue deportada a Siberia cuando sólo tenía 6 meses

Un mensaje de la primera ministra de Estonia que debería avergonzar a la izquierda española

Estonia es la más pequeña y septentrional de las tres repúblicas bálticas, y es un país emparentado étnica y lingüísticamente con Finlandia.

El Parlamento español se niega a condenar los crímenes del nazismo y del comunismo
PSOE y ultraizquierda ensalzan a criminales y antidemócratas en un pleno del Congreso

La invasión y anexión de Estonia por la URSS en 1940

Al igual que sus primos finlandeses, los estonios han tenido una dura historia relacionada con su vecino común: Rusia, y antes que ella la Unión Soviética. En 1939, cuando la Alemania nazi y la URSS firmaron el Pacto Ribbentrop-Molotov, incluyeron un protocolo secreto por el que ambos regímenes totalitarios se repartieron los países situados entre ellos. Estonia y Finlandia quedaron en la órbita soviética. La URSS invadió Finlandia el 30 de noviembre de 1939, encontrándose con una dura resistencia que echó por tierra sus planes de conquistar ese país que hasta diciembre de 1917 había estado sometido a Rusia.

A su vez, en septiembre de 1939 la URSS dirigió un ultimátum a Estonia para establecer bases militares en su suelo. Con unas fuerzas muy reducidas, los estonios tuvieron que ceder y en los meses siguientes 25.000 soldados soviéticos se instalaron en su territorio. Finalmente, en junio de 1940 la URSS se adueñó de Estonia, depuso a su gobierno democrático y se anexionó el país. En las semanas siguientes, 60.000 ciudadanos estonios fueron deportados a Siberia (Letonia tenía entonces 1,13 millones de habiantes). Algo similar ocurrió en los otros países ocupados por los soviéticos: Letonia, Lituania y Polonia. Tras la Segunda Guerra Mundial, las deportaciones continuaron: 20.000 estonios fueron enviados a Siberia, mientras la URSS instalaba a población rusa en el país (hoy en día una cuarta parte de la población de Estonia es rusófona a causa de ello).

La dura historia de dos mujeres estonias

Entre las personas que sufrieron la ocupación soviética de Estonia estaban estas dos mujeres. La de la izquierda se llamaba Rita y perdió a dos de sus hijos en la guerra. Tenía 23 años cuando los soviéticos anexionaron Estonia. Su padre, Eduard Alver, luchó en la Guerra de Independencia de Estonia contra los bolcheviques en 1917 y fue el primer comandante del Cuartel General de la Policía Estonia en 1918. Falleció en agosto de 1939.

La mujer de la derecha se llamaba Veera y fue deportada a Siberia junto con su hija Kristi y su madre en 1949, a bordo de un tren formado por vagones para ganado (la misma forma que tenían los nazis de transportar a los prisioneros a sus campos de concentración). Tanto Rita como Veera sobrevivieron a la guerra. Kristi Kallas sólo tenía 6 meses cuando fue deportada a Siberia junto a su madre y su abuela. Estuvo allí hasta que cumplió 10 años. Imaginaos vivir una infancia en el Gulag siberiano, y las cosas que tuvo que ver esa niña.

La hija de Kristi recuerda el aniversario de la deportación de su madre

Cuando regresó a Letonia, y ya siendo adulta, Kristi se casó con Siim Kallas, uno de los hijos de Rita, que acabaría siendo elegido primer ministro de Letonia en 2002. Siim tuvo dos hijos, y 19 años más tarde, su hija Kaja Kallas fue elegida primera ministra de Letonia. Fue ella la que publicó esa foto de sus abuelas.

Ayer, en su cuenta de Twitter, Kaja Kallas publicó este mensaje: Hoy, hace 73 años, mi madre (entonces de solo 6 meses) fue deportada a Siberia con mi abuela y mi bisabuela. Recordamos“. El mensaje comparte un hilo sobre esas deportaciones publicado por el periodista Ronald Liive, cuyo abuelo, Valter Liive, también fue deportado a Siberia.

Hoy hace un año que la izquierda española se negó a condenar los crímenes del comunismo

Da la casualidad de que tal día como hoy, hace un año, el PSOE y sus socios de ultraizquierda y separatistas se negaron a suscribir la condena europea de los crímenes del comunismo y del nazismo, una condena que recordó que “los regímenes nazi y comunista cometieron asesinatos en masa, genocidios y deportaciones y fueron los causantes de una pérdida de vidas humanas y de libertad en el siglo XX a una escala hasta entonces nunca vista en la historia de la humanidad”. Durante el debate parlamentario de esa condena, que sí fue apoyada por el PP, Vox y Cs, entre otros, el PSOE y sus socios ensalzaron sin rodeos el comunismo e incluso presentaron a los comunistas como “luchadores por la libertad”.

Unos meses después Sánchez se reunió con Kaja Kallas en Estonia

Unos meses después, en julio de 2021, Pedro Sánchez, que fue uno de los que se negó a suscribir esa condena, hizo una visita oficial a Estonia, durante la cual se reunió con Kaja Kallas, la autora de ese mensaje de Twitter que acabamos de ver. Me pregunto si durante esa visita, Sánchez le preguntó a Kallas por los “luchadores por la libertad” que deportaron a su madre a Siberia cuando sólo tenía 6 meses a bordo de un vagón de ganado. La izquierda española se llena la boca hablando de “memoria histórica” y “memoria democrática”, mientras se dedica a ensalzar a algunos de los peores asesinos totalitarios de la historia. La izquierda española debería sentir vergüenza ante ese mensaje de Kallas… si supiese lo que es la vergüenza.

Foto: La Moncloa. Pedro Sánchez en una rueda de prensa con Kaja Kallas, primera ministra de Estonia, durante la visita oficial que el presidente del gobierno español hizo a esa república báltica en julio de 2021.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. FaramirGL

    Ni vergüenza, ni decencia ni conciencia. Un socialista sólo tiene ego y envidia. Y este es el peor de todos los socialistas.

  2. Aguador

    Dudo mucho que muestren ningún arrepentimiento. Y no sólo eso. Recuerdo un comentario de un descerebrado que recogí en mi blog (mis disculpas por el no pretendido autobombo):

    https://cantarodelaguador.com/2007/10/27/martires/

    Lo mismo cabrá escuchar de los rojelios y progres en relación a las víctimas del Gulag: “Si se los llevaron, es que seguramente habrían hecho algo”. Aún me acuerdo de la excusa que dio Lluís Maria de Puig, senador socialista (PSC y a lo mejor masón) para que el Grupo Socialista no condenara las atrocidades comunistas:

    https://www.aceprensa.com/politica/el-consejo-de-europa-condena-los-cr-menes-de-los-r/

  3. wladimir

    es verdad…

    los socialistas de la vieja guardia y los social-progres nunca han sentido verguenza alguna…a ellos no les importa en absoluto…

    a estos personajes les da lo mismo…son unos desalmados,unos descorazonados..no se conduelen con el dolor ajeno…

  4. Teros

    Comparado con las izquierdas europeas, la española esta para irse a un asilo por bipolaridad o algún tipo de trastorno mental ultra-grave.

    Quieren gobernar un pais que odian profundamente.

  5. Aguador

    Perdemos la batalla si no podemos acallar la voz de los “neocomunistas” con las atrocidades que cometieron en la URSS y en el resto de países del “imperio soviético” en nombre de la “libertad de expresión”.

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.