Un repaso a sus diferencias ideológicas con la primera y la segunda derecha

La tercera derecha que está saliendo a la luz en Occidente con la invasión rusa de Ucrania

A la hora de abordar el mapa político existe una gran tendencia a simplificar las cosas, cuando en realidad el pluralismo ideológico está lleno de matices.

Diez hechos que parece ignorar la gente de derechas que simpatiza con Vladimir Putin
El dilema que el putinismo ha creado en la derecha y en la izquierda occidentales

Para la izquierda, todo lo que hay más allá de sus límites es lisa y llanamente “fascismo”, sin más. Es una visión muy necia y falsa de la realidad, que no busca otra cosa que infundir miedo al que discrepa. Pero ¿cuál es esa realidad? El hecho mismo de llamar “derecha” a todo lo que no es izquierda da lugar a muchas confusiones, porque se puede transmitir la errónea idea de que existen denominadores comunes en ese espacio negativo que dejan los por otra parte difusos límites de la propia izquierda (unos límites en los que cabría encuadrar ese socialismo nacionalista que es el fascismo).

La primera derecha

Dentro de esa cosa muy amplia y que podríamos llamar “derecha” sólo para simplificar algo muy completo (con lo cual partimos ya de una base inestable), podríamos hablar de tres grandes corrientes que tienen espacios difusos entre sí (y no de forma lineal, ya que unas y otras familias tienen elementos comunes como si se repartiesen un espacio circular). La primera derecha es lo que podríamos llamar, en un sentido amplio, “derecha conservadora”, una corriente basada en las raíces cristianas de Occidente, que defiende la democracia como un sistema de participación que precisa de valores morales para subsistir, que geopolíticamente es atlantista y que no está reñida con el liberalismo (en su seno estarían, entre otros, los liberal-conservadores). Es la derecha más dispuesta a dar la batalla ideológica a la izquierda.

La segunda derecha

Por otra parte, la segunda derecha es una forma cada vez más erosionada de la primera, que ha ido desprendiéndose de los valores cristianos para ir abrazando planteamientos relativistas. Es una derecha cada vez más progre, que prefiere llamarse centrista y que se siente más cómoda pactando con la izquierda que con la primera derecha, en un vano intento de que socialistas y comunistas no la señalen como “fascista”. Esta derecha también es atlantista y tampoco está reñida con el liberalismo, pero entra cada vez más en contradicción con él, al ir asumiendo los dogmas progresistas y las recetas socialdemócratas. A diferencia de la primera, la segunda derecha prácticamente ha desertado de la batalla ideológica contra la izquierda, y ya sea por miedo, por pereza o por oportunismo, va cediendo ante los dogmas de la izquierda.

La tercera derecha

Finalmente, hay una tercera derecha que existe desde hace mucho tiempo, pero que se había convertido en algo marginal, al menos en España. La pandemia, primero, pero sobre todo la invasión rusa de Ucrania ha acabado sacándola a la luz. La tercera derecha tiene algunas cosas en común con la primera, como su apelación a los valores cristianos y su abierto rechazo a la izquierda. No obstante, es una derecha netamente antiliberal, y eso da lugar a que también tenga denominadores comunes con la izquierda, como el antiamericanismo, el rechazo a la OTAN e incluso en algunos aspectos el rechazo al capitalismo (al que ve como un sistema económico perverso por su carácter multinacional). De las tres, es la derecha más nacionalista (no confundir esto con el patriotismo), y por eso encuentra puntos en común con el euroasianismo ruso.

Los límites difusos entre las tres y la actitud de cada una

Como he señalado al principio, los límites entre las tres derechas son difusos y eso da lugar a confusiones. Hay personas que se dicen liberales y que sin embargo están abrazando cada vez más los planteamientos de la tercera derecha. También hay personas de la segunda derecha que, por su cesión ante los dogmas de la izquierda, acaban acercándose a los planteamientos de la tercera (el antiamericanismo es el más común). Y por supuesto, hay personas de la primera derecha que oscilan entre las otras dos.

Ante la actual hegemonía ideológica de la izquierda en Occidente (aceptación del aborto, laicismo, imposición de la ideología de género, feminismo radical, etc.), esas tres derechas responden de una forma muy distinta. Lo habitual en la primera derecha es una actitud contestataria, que desafía los dogmas de la izquierda pero sin cuestionar ni el sistema democrático, ni el libre mercado ni los pilares de la democracia liberal. La segunda derecha tiene una actitud acomodaticia, en la que lo más importante parece adaptarse al escenario que plantea la izquierda. Finalmente, la tercera derecha tiene a menudo una actitud antisistema y que con frecuencia cae en teorías conspirativas que la hacen recelar cada vez más del sistema democrático y también del capitalismo, en la creencia de que están controlados por poderes ocultos.

Las tres derechas en el mapa político español

En la esfera política, podríamos encuadrar a Vox en la primera derecha (aunque también es cierto que algunos miembros y simpatizantes de este partido se inclinan hacia la tercera). El PP y Ciudadanos estarían en la segunda derecha (y eso si consideramos a Cs como derecha; personalmente creo que es un partido de centro-izquierda). La tercera derecha no tiene representación política en España (sí que la tiene en otros países; por ejemplo, el partido de Marine Le Pen en Francia se acerca más a posiciones ideológicas propias de esa tercera derecha). Donde sí tiene representación es en las redes, especialmente en Twitter y sobre todo en Telegram. Es una derecha minoritaria pero ruidosa, y que con la invasión rusa de Ucrania está mostrando unas pasmosas coincidencias con la izquierda (debido, en buena medida, a su común antiliberalismo y recelo del sistema).

Los riesgos de confusión entre las tres derechas

Hasta ahora, entre la primera derecha existía una lógica preocupación a acabar como la segunda y por los mismos motivos (pereza, miedo, oportunismo…), ya que parecía la tendencia más fácil en una sociedad donde lo menos complicado es dejarte llevar por la corriente dominante (el llamado progresismo). Ahora a esa primera derecha, y también a la segunda, le surge el riesgo de acabar en la tercera. Puede parecer algo contradictorio, pero ya he señalado que estas tres posiciones no se sitúan en un espacio lineal, sino más bien circular. Es tan fácil acabar en esa tercera derecha partiendo de una radicalización de las posiciones de la primera, como partiendo de los dogmas izquierdistas que ha asumido la segunda (a fin de cuentas, el sector más antiamericano y antiliberal del mapa político está en la izquierda).

Ni con Soros, ni con Putin

Por lo que a mí respecta, y como liberal-conservador, me encuadro en esa primera derecha que se inspira en los valores cristianos, que ama la libertad, que defiende la democracia y el libre mercado, que está dispuesta a dar la batalla de las ideas contra la izquierda, y que no odia a un país como EEUU, que es una de las más antiguas democracias del mundo. La segunda derecha está cada vez más influenciada por Soros y la tercera por Putin, y como ya expliqué aquí, yo no me someto ni a los dictados de Soros ni a los de Putin. Digo esto porque ya empieza a resultar cansino que algunos te señalen como “globalista”, “siervo de Soros”, “masón” y otras estupideces en cuanto contradices la red de mentiras tejida por el Kremlin para justificar una invasión tan infame como la de Ucrania.

Foto: Milos Miskov/Anadolu Agency. Nacionalistas serbios en una manifestación en Belgrado para apoyar la invasión rusa de Ucrania.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. El Peregrino Gris

    Ánimo Elentir. Ya sabes lo que dicen: “A palabras elfas, oídos orcos.” XD

  2. wladimir

    es cierto…

    y me inclino a apoyar la primera derecha…es muy claro que la “segunda” y “Tercera” drecha son bastante oscuras y poseen el patrocinio de sujetos como George Soros y Vladimir Putin…los cuales se esmeran por causar confision en la opinion publica…

    la primera derecha apoya los valores democraticos y cristianos europeos y occidentales….

  3. Inaquaveritas

    Parece que por “tercera derecha” entiende Ud. la de ciertos sectores más o menos neonazis o neofascistas. Si es así, habría que hablar de una “cuarta derecha”, supongo yo: la que no admite ni siquiera un poquito de aborto procurado, ni “matrimonio homosexual”, ni divorcio, ni la pseudo democracia que es en realidad partitocracia, y se ajusta la Doctrina Social de la Iglesia. La Comunión Tradicionalista Carlista, por ejemplo. O sea, la verdadera derecha.

  4. El término “derecha” nació durante la Revolución Francesa para distinguir a una parte de la Asamblea Nacional. Me pasma que un carlista reivindique lo suyo como “verdadera derecha”, la verdad. Queda muy poco “contrarrevolucionario”. En todo caso, desconozco la posición de la CTC sobre Ucrania porque en su web y en su cuenta de Twitter no ha dicho absolutamente nada al respecto.

    En cuanto a nazis y fascistas, como ya señalo al comienzo de la entrada, lo suyo es un socialismo nacionalista, así que me parece absurdo llamarles “derecha”.

  5. Inaquaveritas

    En una cosa reconozco que tiene Ud. razón: en la Revolución Francesa, los legitimistas (los que no fueron asesinados), como, por ejemplo, los vendeanos, eran en realidad la ultraderecha.

    Pero es que las cosas se van desplazando. En las Guerras Carlistas del XIX, el liberalismo (que sería condenado por la Iglesia) era la izquierda y el carlismo la derecha.

    Actualmente el liberalismo es la derecha.

    Aprovecho para aclararle que yo no me considero carlista, por la defección de los aspirantes de esa dinastía al trono de España.

    Otra cosa: la “apelación a los valores cristianos”, el “abierto rechazo a la izquierda”, la posición “antiliberal”, el “antiamericanismo” y el “rechazo al capitalismo” -pregunto- ¿no están también en la Falange Española?

  6. FaramirGL

    El PP y Ciudadanos son partidos socialdemócratas.

    Y el concepto “izquierda y derecha” es engañoso, simplista y maniqueo. A los socialistas les interesa provocar enfrentamiento (“nos interesa que haya tensión”) y que todo sea en blanco y negro, “ellos o nosotros”, para sentirse ellos “los buenos” y todos los demás “los malos”.

    Hay conservadores, liberales y socialistas. Lo de “derecha e izquierda” es un gran engaño que debemos superar.

  7. Agusbou2015

    En Los Santos de la Humosa (Madrid), un partido de la tercera derecha llamado España 2000 obtuvo 3 concejales y accedió a la alcaldía con el apoyo de los partidos que representan las otras dos derechas (el PP con 2 concejales y Vox con 1) y consiguió desalojar al PSOE de la alcaldía, que gobernaba desde 2011 con mayoría absoluta en dicha población.

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.