El aborto y los ‘católicoperos’

En las redes sociales, después de la sentencia del Tribunal Supremo de EEUU sobre el aborto, se difunden algunos mensajes que son muy extraños.

Histórica sentencia del Tribunal Supremo de EEUU sobre el aborto: esto es lo que afirma
EEUU: llega la abolición de una atrocidad tan arraigada e inhumana como lo fue la esclavitud

Básicamente, el mensaje típico se resume así: “soy católico pero defiendo el aborto”. No es la primera vez que leo algo así, pero últimamente se multiplican los mensajes de este tipo. La afirmación es tan poco coherente como decir “soy católico pero no creo en Dios”, “soy católico pero defiendo el terrorismo”, “soy católico pero apoyo el nazismo” o “soy católico pero apoyo el comunismo”.

¿Qué parte del “no matarás” no han entendido esos “católicoperos”? Se pongan como se pongan, no se puede ser católico y defender el asesinato de un inocente, por mucho que intenten disfrazarlo con eufemismos. Dejen de engañarse y, sobre todo, dejen de intentar engañar a los demás. Si se dicen católicos, deberían hacer examen de conciencia y repasar lo que dice la Iglesia Católica sobre el aborto. Y si no les gusta, abandonen la Iglesia y únanse a una religión abortista. Al menos podrán decir lo que son sin engañar a nadie.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. wladimir

    es cierto…

    decir algo como… “soy católico pero defiendo el aborto”…es una contradiccion,es ilogico e incoherente…o se es catolico y defiendo la vida o no creo en catolicismo y apoyo el aborto…

    pero decir que creo en Dios y apoyo la cultura de la muerte…es un sinsentido…

  2. Martin Doncel

    Esta actitud de muchos católicos ante el aborto o la eutanasia, es un signo más de la influencia protestante o incluso de la apostasía de facto que reina en la Iglesia Católica, de la que participan gran cantidad de católicos, incluso clérigos, algunos de ellos purpurados.
    Somos católicos pero cuestionamos multitud de creencias que han definido la fe católica en los últimos dos mil años; no sólo en materia moral, sino también en materia dogmática, incluyendo muchas de las verdades de fe que confesamos en el Credo. Cuántos católicos actuales no creen, por ejemplo, en la presencia real de Cristo en la Eucaristía; o en la virginidad antes, durante y después del parto de la Santísima Virgen; o en la sacralidad e indivisibilidad del matrimonio; en las exigencias de la castidad en todos los estados: solteros, casados o célibes; en el daño que hace a nuestra alma el pecado y en la necesidad de la contrición y la confesión sacramental; en el juicio final y los novísimos, etc. etc.
    “Vosotros sois la sal de la tierra. Pero si la sal se vuelve sosa, ¿con qué la salarán?”

  3. Lunaa

    Sin embargo es absolutamente coherente todo lo contrario: “Yo no soy católico pero estoy en contra del aborto”. Es una postura muy frecuente pese a que no nos demos cuenta, y no puede ser de otra manera. Personas de otras creencias o que no tienen ninguna rechazan los asesinatos y las torturas porque eso no es patrimonio ni característica privativa del católico, tampoco lo es la evitación del mal o persecución del bien. Ya hace años que dije que la postura en contra del aborto no es patrimonio privado cristiano sino de la humanidad. Esto no ha cambiado en este tiempo ni puede hacerlo nunca porque nuestra naturaleza no se modifica por una decisión política o social.

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.