Los rusos continúan atacando a la población civil de forma indiscriminada

La campaña terrorista de Rusia indica cuál es la única vía hacia la paz en Ucrania y en Europa

A estas alturas de la invasión rusa de Ucrania, el régimen de Putin se ha ganado a pulso ser calificado como un Estado terrorista y ser tratado como tal.

La Duma Estatal de Rusia amenaza a Polonia con ser la próxima atacada después de Ucrania
A Putin no le basta con Ucrania: ahora quiere apropiarse de Lituania invocando a la URSS

Salvaje ataque ruso con misiles a un centro comercial en Kremenchuk

El último episodio de esa campaña terrorista, al menos de momento, se produjo ayer con un ataque ruso con misiles contra un centro comercial en la localidad de Kremenchuk, en el centro de Ucrania, un lugar hasta ahora alejado de los combates que vienen afectando a otras partes del país. En el centro comercial estaba lleno de personas en el momento del ataque. Anoche, Ucrania informaba que ha habido 13 muertos y 59 heridos.

Como Putin no puede conquistar Ucrania, pretende arrasarla

Este no es el primer ataque indiscriminado contra población civil que Rusia comete en Ucrania. Hasta ahora, los rusos han atacado edificios residenciales, colegios, hospitales, guarderías, teatros, iglesias y otros centros religiosos, en una campaña que demuestra, ante todo, la frustración del régimen de Putin ante el fracaso de sus planes de agresión contra Ucrania. Como no puede apoderarse de todo el país ni consigue derrotar a los ucranianos, busca arrasar Ucrania y masacrar a su pueblo, y todo como parte de un ataque no provocado.

Recordemos que ésta es una guerra de conquista iniciada por Rusia sin que mediase ningún ataque ucraniano contra territorio ruso. Lo que está haciendo Rusia en Ucrania podría hacerlo también en el futuro contra otros países si alcanzase sus objetivos contra el pueblo ucraniano, ya sea total o parcialmente. El Kremlin ya ha amenazado a Polonia, Moldavia, Finlandia, Suecia y Lituania, dejando en evidencia que la única noción de la diplomacia que conoce se basa en el matonismo y el terror contra sus vecinos.

La falsa ‘paz’ que algunos políticos pretenden para Ucrania

A pesar de ello, una parte de la clase política europea quiere convencernos de que habrá que ceder de algún modo ante Rusia para lograr la “paz”. Esas cesiones podrían incluir no sólo parte del territorio de Ucrania -actualmente Rusia tiene ocupado el 20% de ese país-, sino también el levantamiento de las sanciones a Rusia, la impunidad para los criminales de guerra rusos y la renuncia a que Rusia indemnice a Ucrania por los terribles daños que ha provocado su agresión. Lo que esos políticos venden como “paz” es en realidad someterse al chantaje de Putin y dejarnos atropellar por él, con la esperanza de que no lo volverá a hacer (siempre que no hagamos en el futuro nada que le incomode, claro).

La historia nos demuestra que ceder ante los totalitarios es una forma de alentarles a continuar recurriendo a la violencia para alcanzar sus objetivos. La Segunda Guerra Mundial no habría dado a una paz verdadera en Europa si el nazismo no hubiese sido derrotado rotundamente. Nadie en su sano juicio consideraría válida a día de hoy la idea de negociar el futuro de Europa con un monstruo como Hitler: ¿por qué negociar con un monstruo como Putin? ¿Qué Europa queremos construir cuando admitimos en el vecindario, como uno más, a un criminal que invade un país vecino, asesina a miles de civiles y deporta a cientos de miles de ucranianos hasta los lugares más remotos de Rusia?

La paz sólo volverá a Ucrania y a Europa si Rusia es derrotada

Dicho sea de paso, deberíamos tener bien presente que después de 1945 media Europa no pudo tener una verdadera paz después de 1945 porque quedó sometida al yugo soviético, tan despótico como el nazi. De hecho, esa paz pronto se convirtió en una Guerra Fría a causa del imperialismo soviético, del cual Putin es un directo heredero. Así pues, Ucrania -y con ella el resto de Europa- sólo tendrá paz cuando Rusia sea derrotada y el último soldado ruso abandone el territorio ucraniano. Es la única forma de bajarle los humos al imperialismo ruso y desincentivarle a atacar a ningún otro país vecino.

Europa podrá vivir muy tranquila con una Rusia derrotada, pero no con una Rusia incitada a volver a atacar al comprobar que su campaña de terror surte efecto y consigue obtener réditos de sus agresiones. Para lograrlo, Europa debe comprometerse de lleno en ofrecer toda la ayuda militar posible a Ucrania, aunque eso implique que pasemos estrecheces. La libertad exige sacrificios y los ucranianos están asumiendo ya los mayores sacrificios posibles. No podemos pretender quedarnos al margen como si esto no fuera con nosotros. En Ucrania no sólo se decide el futuro de esa Nación, sino el de toda Europa.

Foto: @VozdeAmerica. Imagen del ataque ruso de este lunes a un centro comercial en Kremenchuk, Ucrania.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. wladimir

    esto…

    de que los rusos continúan atacando a la población civil de forma indiscriminada…es puro terrorismo de estado llevado a un nivel inimaginable…

    y estas “propuestas” de paz ofrecidas por algunos politicos europeos tales como:ceder no sólo parte del territorio de Ucrania -actualmente Rusia tiene ocupado el 20% de ese país-, sino también el levantamiento de las sanciones a Rusia, la impunidad para los criminales de guerra rusos y la renuncia a que Rusia indemnice a Ucrania por los terribles daños que ha provocado su agresión…

    esto hace recordar a lo que paso con Adolfo Hitler y las propuestas de Neville Chamberlain…y ya se sabe lo que sucedio despues…

    la unica forma que se llegue a una autentica paz para Europa es Ucrania -y con ella el resto de Europa- sólo tendrá paz cuando Rusia sea derrotada y el último soldado ruso abandone el territorio ucraniano..tal y como hubiera sucedido si a los Nazis se les hubiese derrotado de manera devastadora en Francia o en Polonia…no hubiera ocurrido la Segunda Guerra mundial…

    En Ucrania no sólo se decide el futuro de esa Nación, sino el de toda Europa…y posiblemente tambien el destino del mundo entero…los Rusos en el mundo les estan surgiendo admiradores y seguidores dispuestos a imitarles si ellos tiene exito…para evitar esto hay que derrotar definitivamente a las fuerzas Rusas agresoras en Ucrania….o lo lamentaremos despues…

  2. Lunaa

    Ayer estuve viendo una entrevista a un pacifista de estos que se manifiestan contra la cumbre de la OTAN y que lo supeditan todo al diálogo y la negociación. El indicio más claro de su pretensión de hablar en nombre de muchos (y aparentar que los hay) es que lo hacía en femenino cuando se refería a un colectivo, “nosotras opinamos”, “nosotras queremos”… cuando era un hombre. Así de ridículas son las cosas. Cuando hablan por otros, que escuchen otros. Yo no.

    Hay algo que está en la ley de vida, si cedemos ante el chantaje de Putin y se enteran otros, esto va a ser un atraco tras otro. ¿Quién iba a tener quietos al resto de comunistas, socialistas, integristas de todos los colores, narcotraficantes, políticos de mala ralea, mafiosos, separatistas, bárbaros y sátrapas de mal vivir?. Es que ya los veo haciendo cola con las porras en las manos.

    Todos sabemos que con Putin corremos el peligro de que se repitan dos episodios muy alarmantes de la historia, el trágico final de Hitler y sus tanques parados por falta de combustible -tras haber arrasado Europa- y el desvarío infinito de Stalin, quien mandó matar “a todos los médicos, por traidores” entre otras locuras. Y creo que Putin ya ha recorrido parte de ambos caminos.

    Pero bueno, es que los chalaos negociadores in-extremistas se olvidan del “pequeño” detalle de que venimos negociando desde el principio de esta catástrofe y pese a las sanciones impuestas se ha conseguido poco*, que al tío le hace ilusión invadir y no se da a razones. ¿Acaso lo iban a conseguir los giliprogres cantando el kumabayá y asando marsmallows en una fogata?… Vamos, hombre.

    Lo de “negociación y diálogo” es una sutileza sesentayochista que encubre -como siempre- que se ha de conceder a los “suyos” lo que pidan y ceder en lo nuestro, para nada dicen los rojos que Putin deba hacer concesiones, y para muchísimo menos saben si las haría. Así, “negociar” se convertiría en la escalada de exigencias que se ha expuesto en la entrada, un procedimiento que llenaría bien los almacenes militares rusos para poder atacar luego con mejores garantías

    ———-
    * Se ha conseguido poco con las negociaciones, pero lo que se ha conseguido era necesario. Por lo menos, no financiar su ataque con los negocios internacionales.

  3. ROKER

    “Al enemigo, ni agua” no se puede ceder ante esta invasión rusa injustificada ni contra las amenazas a otros países de parte de este dictador que ansía poder restablecer un régimen comunista dictatorial.

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.