Internautas rusos hacen viral un mapa que muestra la Europa que quieren

Los sueños del imperialismo ruso resumidos en una imagen que borra a España del mapa

Rusia lleva muchos años promoviendo a todo movimiento que sirva para desestabilizar Occidente, especialmente el separatismo y la extrema izquierda.

El apoyo de Rusia al separatismo en España y el apoyo de separatistas españoles a Rusia
La alianza de comunistas y nazis prorrusos que luchan juntos contra Ucrania en Dombás

Esos planes rusos de desestabilización han tenido sus casos más extremos en Georgia y Ucrania, pero también se han dirigido contra otros países. Sin ir más lejos, Rusia apoyó al separatismo catalán en España, ofreciendo ayuda económica e incluso militar un día antes del golpe de Estado separatista del 1 de octubre de 2017. A estas alturas resulta evidente que Rusia quiere un Occidente débil y enfrentado entre sí, y algunos nacionalistas rusos ya exhiben abiertamente sus sueños al respecto.

Estas últimas horas, internautas rusos están viralizando un mapa publicado el jueves por un canal ruso de Telegram. El mapa, difundido en ruso y en inglés, se titula cínicamente “Descolonización de Europa”, y en él asume las tesis de grupos separatistas de varios países europeos, proponiendo una Europa de la que desaparezcan todos los países actuales, con algunas excepciones.

En esa imagen (la podéis ver sobre estas líneas), países como España, Francia, Polonia, Alemania, Italia y Reino Unido son borrados del mapa. De he hecho, sólo permanecerían cuatro de los países europeos: Grecia, Países Bajos, Irlanda, Serbia y Rusia. Estos tres últimos serían, además, los únicos que ampliarían sus fronteras. Y es que la idea de la “descolonización” que tiene el imperialismo ruso para por anexionar Finlandia, Estonia, Letonia, Lituania, Moldavia, Ucrania, Bielorrusia y parte de Polonia a Rusia. Serbia, cuyo gobierno es afín al régimen de Putin, también se anexionaría Croacia, Eslovenia, Bosnia-Herzegovina, Montenegro, Albania y Macedonia del Norte. Llamar “descolonización” a esto es otro ejemplo del ya conocido cinismo de la propaganda rusa.

En el caso de España, los imperialistas rusos quieren que Asturias y Cantabria sean anexionadas por Galicia. Extremadura sería una colonia de la “República Independiente de Málaga” (ya no se llamaría Andalucía) y Murcia sería anexionada por la “República de Valencia”. Aragón, La Rioja y las provincias vascas serían anexionados por el “Reino de Navarra”, mientras que Cataluña mantendría su forma actual, pero convertida en “República Popular” al estilo comunista. Las dos Castillas y Madrid se convertirían en la “República de Castilla”, sin salida al mar.

Sin salir de la Península Ibérica, el mapa mantiene las fronteras de Portugal, pero convirtiendo a este país en el “Departamento de Ultramar de Brasil”. ¿Descolonizar es esto? ¿Los prorrusos del Partido Comunista Portugués estarían contentos con este pago a los servicios prestados al Kremlin?

Lo que los creadores de ese mapa no explican es con qué varita mágica pretende alcanzar esos objetivos. Rusia lleva cinco meses atascada en Ucrania, sufriendo unas pérdidas enormes a cambio de unas conquistas exiguas, demostrando que sus fuerzas armadas son incapaces de tomar por completo un país con muchos menos recursos que el suyo. Y esos payasos pretenden cambiar el mapa de Europa como si eso fuese tan sencillo como jugar al Risk. Esto nos da una idea de lo muy alejado que está el nacionalismo ruso de la realidad. Deberían dejar de abusar del vodka, porque les está empezando a dañar sus ya escasas neuronas.

Por otra parte, los autores de ese disparatado mapa exhibe un fenómeno que en psicología se conoce como proyección, y que consiste en atribuir a los demás los defectos de uno mismo. Sus autores afirman que “los imperialistas europeos han suprimido las identidades independientes, las han asimilado, las han mantenido cautivas”, al mismo tiempo que pretenden recuperar las antiguas fronteras del Imperio Ruso, que desapareció precisamente porque muchos pueblos se vieron sometidos a su bota contra su voluntad. Lo extraño no es que en Rusia haya cretinos que suscriben esta visión ridícula del mundo. Lo realmente absurdo es que haya occidentales que dicen amar a sus respectivos países y al mismo tiempo aplauden ese imperialismo ruso empeñado en destruirlos.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. Viento

    Rusia desde sus orígenes en el Principado de Moscú es un país imperialista y expansionista. El estar sometido dos siglos y medio a los mongoles les impidió desarrollar instituciones participativas como las que fueron tomando cuerpo en la Comunidad Polaco-Lituana, de la que formaban parte Bielorrusia y Ucrania.

    La historia del Principado de Moscú pimero y de Rusia después es una historia de conquista y expansión hacia fuera y de poder absoluto de los zares hacia dentro. La ausencia de tradiciones democráticas y el recurso continuo a la violencia más extrema es llamativa.

    La criminal dictadura comunista de Lenin y Stalin llevó esos rasgos hasta extremos impensables de represión y pobreza.

    A partir del año 2000 Putin va integrando en los aledaños del poder y como comparsas a sectores ultranacionalistas, nazis, euroasiatistas de Alexandre Dugin y “cristianos” domesticados de la iglesia ortodoxa satélite que se avienen a apoyar a los continuadores del régimen soviético a cambio de una conducta agresiva hacia el exterior que materialice sus planes de reincorporación de los países sometidos en el pasado a los zares o al Pacto de Varsovia.

    Rusia no necesita de ninguna “provocación” externa que despierte su agresividad y expansionismo. Son parte de su tradición. No puede consentir que una Ucrania independiente siga la senda de desarrollo económico que iniciaron polacos y checos mientras la población rusa y bielorrusa vive unas limitaciones económicas, producto de su régimen político, impensables en Occidente.

    Proyecta estas características suyas en los demás países para negarles su derecho a ejercer políticas independientes.

    De la Internacional Comunista hereda la técnica de fomentar el nacionalismo étnico en los demás países para debilitar al “enemigo” , considerando enemigo a cualquier país que no se somete a sus exigencias.

    Fue la Internacional Comunista la que forzó en 1934 a los comunistas vascos y catalanes del PCE a crear artificialmente el Partido Comunista Catalán, que más tarde convergería en el PSUC, y el Partido Comunista de Euskadi y a apoyar el derecho de autodeterminación de varias regiones españolas.

    Una Rusia autoritaria y expansionista es una amenaza para la paz del mundo. Mientras no se democratice cualquier entendimiento será táctico y temporal y jugará siempre en contra nuestra.

  2. FaramirGL

    Qué chiste más tonto.

  3. escoces

    ¡Me encanta el Emirato de Londres! Tiene razón.

  4. wladimir

    esto..

    es precisamente lo que uno de los grandes maestros de Putin…el facha Adolfo Hitler planeo con la Propia Union Sovietica exactamente esto…no habia matado aun el Oso Ruso y ya se imaginaba como lo iba a desollar y dividir la carne y como usar su piel y cuero…y luego cayo Stalingrado,Kursk,etc y todo acabo en un arruinado Berlin en llamas y el gran lider hallo la muerte en medio de un enorme cerco sovietico…

    y como acabo el Facha Hitler y su amado Reich….aniquilado…pues si el nuevo Tsar Vladimir Putin y su nuevo Imperio Ruso-Sovietico sigen en el mismo camino que llevan….no duco mucho que tendran el mismo final que su gran maestro facha….

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.