" /> ">
Totalitarios de ambas ideologías combaten del lado de los separatistas

La alianza de comunistas y nazis prorrusos que luchan juntos contra Ucrania en Dombás

El pasado jueves, Vladimir Putin afirmó que uno de los propósitos de la invasión rusa de Ucrania era "desnazificar" el país. Una afirmación cargada de cinismo.

La significativa coincidencia de comunistas y neonazis ante la invasión rusa de Ucrania
Siete tópicos sobre Ucrania que engañan a muchos frente a los propósitos de Rusia

Los partidos neonazis rusos y el adiestramiento de nazis alemanes en Rusia

Si Putin quisiese "desnazificar" algo, tendría que empeza por su propio país. Como ya advertí el 12 de febrero, Rusia tiene importantes partidos neonazis como el Partido Nacional Socialista de Rusia, la Unidad Nacional Rusa, la Sociedad Pamyat y el Partido Eurasia. En 2020, el diario alemán Deutsche Welle alertó de que neonazis alemanes estaban recibiendo adiestramiento paramilitar en Rusia, algo impensable sin el consentimiento del Kremlin, cuyo servicio de seguridad -el FSB- no debió ingorar la presencia en Rusia de esos elementos.

Más aún: en 2021, un dirigente neonazi ruso reveló que un viceministro de Putin le animó a cometer actos de terrorismo en Ucrania. Dmitry Demushkin, fundador del grupo neonazi Unión Eslava (una escisión de la ya citada Unidad Nacional Rusa) aseguró en 2014 que Dmitry Rogozin, entonces viceprimer ministro de Rusia, le habría prometido nombrarle alcalde de una de las ciudades de Dombás, la zona oriental de Ucrania ocupada por fuerzas militares rusas y milicias separatistas, si reclutaba a gente para combatir allí.

Voluntarios extranjeros de la Brigada Prizrak que luchan junto a los separatistas de Dombás haciendo un homenaje al Che Guevara en octubre de 2016 (Foto: wpered.su).

Un golpe separatista encabezado por comunistas y que instauró «soviets»

El Dombás es parte del origen de la actual invasión de Ucrania. En marzo de 2014, grupos armados separatistas se hicieron con el control de las provincias de Donetsk y Lugansk, convirtiéndolas en "repúblicas populares", utilizando la terminología empleada durante décadas por varias dictaduras comunistas. La denominación no era casual: los separatistas organizaron "soviets" al estilo de la antigua URSS y convirtieron esas provincias en dictaduras de facto.

Saltándose la legalidad, y en un intento de legitimar su rebelión armada, en mayo de 2014 y en plena guerra -iniciada por ellos- contra el gobierno de Ucrania, los separatistas organizaron un fraudulento referéndum de independencia que no fue reconocido por ningún gobierno, ni siquiera por el de Rusia.

Alexey Markov, comandante de la Brigada Prizrak de los separatistas prorrusos de Lugansk, fotografiado con banderas comunistas (Foto: Euskal Herria-Donbass Elkartasun Komitea).

Adoptando la parafernalia soviética en un proceso controlado por Moscú

Un medio ruso, Gazeta.ru, confirmó dos años después que ese golpe separatista fue organizado por el Partido Comunista de Ucrania: "Sólo ellos tenían activos disciplinados para la formación de comisiones electorales", señalaba esa información. "A la vanguardia del movimiento estaban las organizaciones de base del Partido Comunista". De hecho, la llamada "República Popular de Lugansk" adoptó un escudo de estilo soviético con la estrella roja comunista, mientras que la "República Popular de Donetsk" adoptó para su servicio de seguridad una imitación del escudo de la antigua KGB soviética. En noviembre de 2014, Alexey Mozgovoi, uno de los dirigentes separatistas de Lugansk, anunciaba su intención de construir un estado "socialista" en un acto conmemorativo del golpe de estado bolchevique de 1917.

El escudo de estilo soviético de la autodenominada "República Popular de Lugansk", uno de los dos territorios controlados por los separatistas en el este de Ucrania (Imagen: Leonid 2/Wikimedia).

A pesar de su contribución al golpe, el régimen de Putin, que fue el verdadero artífice del golpe, decidió dejar a los comunistas de lado y ni siquiera se permitió su participación en la farsa electoral organizada en ambas provincias en noviembre de 2014: los separatistas organizaron sendas elecciones legislativas en Donetsk y Lugansk a las que sólo pudieron concurrir dos partidos separatistas afines a Moscú. Después de las elecciones, "las listas definitivas de diputados se editaron en Moscú", señaló Gazeta.ru.

La participación de grupos neonazis en el golpe separatista prorruso

Este proceso explica la parafernalia comunista que vienen exhibiendo muchos de los milicianos separatistas del Dombás y el apoyo que han recibido de la extrema izquierda occidental. Pero lo que algunos ignoran es que en esa región Ucraniana no sólo hay comunistas luchando con los separatistas, sino también nazis, y no en puestos meramente testimoniales. Sin ir más lejos, el primer autoproclamado "gobernador" de la "República Popular de Donetsk" fue Pavel Gubarov, exmiembro del grupo neonazi Unidad Nacional Rusa.

Un nazi ruso que combatía junto a los separatistas del Dombás, con una enorme águila del Tercer Reich tatuada en la espalda, capturado por fuerzas ucranianas en junio de 2014 (Foto: dialog.ua).

Igual que la Segunda Guerra Mundial empezó con una alianza de nazis y soviéticos para invadir Polonia, al Dombás empezaron a llegar voluntarios neonazis de la Unidad Nacional Rusa, la Unión Eslava y la Unión de la Juventud Euroasiática. Otro de los grupos neonazis que han combatido en el Dombás es el DSHRG "Rusich", dirigido por Alexei Milchakov, del que se ha difundido una foto exhibiendo una bandera nazi. Esta unidad paramilitar es considerada un grupo mercenarios y ha sido acusada de crímenes de guerra.

Alexei Milchakov, dirigente de la unidad paramilitar neonazi DSHRG "Rusich". A la izquierda se le ve con uniforme militar ruso, y a la derecha exhibiendo una bandera nazi (Foto: dialog.ua).

La comunidad judía de Ucrania alertó de la presencia de neonazis entre los separatistas

En septiembre de 2014, la comunidad judía de Ucrania dio la alerta por el incremento de la actividad de esos grupos entre la insurgencia separatista del este de Ucrania, alertando también de la llegada de integrantes de las Centurias Negras, un conocido grupo antisemita ruso de la época zarista que reapareció en la década de 1990. Su líder, el neonazi Anton Raevskii, encabezó una marcha separatista y prorrusa en Odesa en marzo de 2014.

Miembros del grupo paramilitar neonazi DSHRG "Rusich", que ha combatido junto a los separatistas prorrusos de Dombás y ha sido acusado de cometer crímenes de guerra (Foto: belrynok.by).

Los voluntarios neonazis llegados al Dombás desde Hungría y Polonia

Además de estos grupos rusos y ucranianos, al Dombás llegaron voluntarios procedentes de Hungría, formando la llamada Legión de San Esteban, un grupo vinculado con el partido antisemita y neonazi húngaro Jobbik. En junio de 2014, un medio ruso también señaló la presencia de un destacamento polaco liderado por Bartosz Beker, exdirigente del grupo neofascista y antisemita Campo Nacional Radical (ONR). La alianza de comunistas y nazis para apoyar a los separatistas del este de Ucrania puede explicar la coincidencia de comunistas y neonazis a la hora de apoyar a Rusia y oponerse a la OTAN tras el comienzo de la invasión rusa de Ucrania el pasado jueves.

---

Foto principal: Dmitry Lovetsky/AP. Milicianos separatistas prorrusos en la provincia de Donetsk, en el este de Ucrania, en junio de 2014.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. FaramirGL

    Comunistas y nazis, lo mejor de cada casa. Y los anormales de Podemos, con Pisarello a la cabeza, diciendo que el feminismo es la respuesta...

    Una de dos, o sobran muchas drogas en el mundo, o faltan muchas.

  2. wladimir

    esto es de esperarse..

    que los polos opuestos...de un mismo tronco (Socialismo) se atrajeran y encontraran...

    no es de extrañarse que las autenticas fuerzas oscuras del Comunismo,Bolchevismo y Socialismo colaboren con los verdaderos Neo-fascistas y Neo-nazis para colaborar con el lider Neo-fascista/Socialista Vladimir Vladimirovich Putin...

    por eso no es de extrañar que La alianza de comunistas y nazis para apoyar a los separatistas del este de Ucrania puede explicar la coincidencia de comunistas y neonazis a la hora de apoyar a Rusia y oponerse a la OTAN...

    a mi si me sorprende que voluntarios neonazis llegados al Dombás desde Hungría y Polonia...y asi como vamos no seria sorprendente que hubieran neo-nazis provenientes de Serbia,Alemania,italia,Francia,Inglaterra,los Estados Unidos,etc asi como voluntarios socialistss Latinoamericanos,Africanos,guerrilleros islamistas radicales iranies,libaneses,sirios,terroristas de asia central e inclusos soldados chinos,vietnamitas,laosianos y norcoreanos...

    ahora como estan las cosas..todo es posible,hasta lo increible e inimaginable...
    quien iba a pensar que nos volveriamos a ver escenas de la segunda guerra mundial o la guerra de Yugoslavia...

  3. El Peregrino Gris

    No imaginaba yo que después de la 2ª Guerra Mundial los nazis y los soviets fueran a cooperar otra vez. Y los medios diciendo que los nazis trabajan para Kiev...

    ¿Y qué puñetas ganan los nazis en todo esto como grupo? Solo veo que ganen favores particulares para personas particulares. ¿Eso es todo?

  4. Piturda

    Como creyente practicante que soy, llevo días dándole vueltas a cómo católicos conservadores están apoyando a Putin con diversos argumentos desde antes de la invasión de Ucrania, y ahora la están justificando.
    Lo último ha sido que un periodista católico muy importante hable de nazis en Ucrania y en su gobierno para seguir justificando esta invasión https://www.marcotosatti.com/2022/03/13/lauto-censura-dei-mass-media-di-regime-sui-neo-nazisti-in-ucraina/

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.