La traición del Ejército rojo a sus aliados en la toma de la capital lituana

Vilna 1944: así acabaron en el Gulag soviético muchos polacos que combatieron al nazismo

Este 13 de julio es el aniversario de la liberación de Vilna, capital de la actual Lituania. Un día después ocurrió una de las traiciones más graves y silenciadas de la Segunda Guerra Mundial.

Polonia homenajea a Łupaszka, opositor al nazismo ejecutado por el régimen comunista
Polonia recuerda a los ‘Soldados Malditos’ que combatieron contra el comunismo


El coronel Aleksander Krzyżanowski “Wilk” del Armia Krajowa, comandante de las fuerzas polacas durante la Operación Ostra Brama, al frente de sus tropas en Lituania en enero de 1944 (Foto: Roman Korab-Żebryk: Operacja Wileńska AK / Wikimedia)

Una ciudad tomada primero por los soviéticos y luego por los nazis

Entre 1922 y 1939 Vilna es parte de Polonia. Como consecuencia del pacto Molotov-Ribbentrop entre la URSS y la Alemania nazi, en septiembre de 1939 la ciudad es ocupada por los soviéticos. Se mantiene en sus manos hasta el inicio de la Operación Barbarroja en junio de 1941, cuando la ocupan los alemanes. A diferencia de las autoridades lituanas, que colaboran con los ocupantes nazis, la resistencia polaca mantiene operaciones en la zona contra las fuerzas alemanas. Allí actúa desde 1943 la 5ª Brigada de Vilna del Armia Krajowa (AK), la principal organización de la resistencia polaca, que obedecía al Gobierno polaco en el exilio, con sede en Londres), bajo el mando del Coronel Zygmunt Szendzielarz “Łupaszka”, del que ya os hablé aquí.


El Pelotón ‘Bosego’ de la 3ª Brigada de Vilna del Armia Krajowa en 1944 (Foto: Kerim44 / Wikimedia)

Ostra Brama: una gran operación de la resistencia polaca para tomar Vilna

En junio de 1944 el Armia Krajowa empieza a preparar la Operación Burza (Tormenta), una insurrección general de Polonia contra la ocupación nazi, con la esperanza de hacerse con el control del país antes de la inminente llegada de los soviéticos. Esta gran operación dará lugar al Levantamiento de Varsovia de agosto de ese año, pero como parte de ella, el 7 de julio de 1944, de madrugada, se inicia la Operación Ostra Brama (Puerta Aguda, en polaco), que tiene como fin la liberación de Vilna. Los combates contra los 7.700 alemanes que ocupan Vilna son iniciados por 5.500 soldados polacos del AK, a los que unas horas más tarde se les suman fuerzas del Ejército soviético. Tras duros combates casa por casa, el general alemán Reiner Stahel llega a la conclusión de que no puede mantener la ciudad, y al frente de 3.000 hombres emprenden la fuga, evitando a las fuerzas sitiadoras al amparo de la noche del 12 al 13 de julio. Sin embargo, en la huida chocan con una unidad polaca bajo el mando del Mayor Węgielny que les provoca fuertes bajas, si bien el general Stahel consigue huir hacia Varsovia. Polacos y soviéticos consiguen hacerse con el control de Vilna el 13 de julio. Casi 500 soldados del AK murieron en la operación, y más de 1.000 fueron heridos.


Patrulla montada de la 3ª Brigada de Vilna del Armia Krajowa en Turgiele, hoy Lituania, el 9 de abril de 1944 (Foto: Kerim44 / Wikimedia)

La traición soviética contra los soldados polacos

Tras la toma de la ciudad, el comandante de las fuerzas soviéticas ordena a los soldados de la resistencia polaca que abandonen Vilna, y a cambio les promete entregarles equipo suficiente para una división de infantería y una brigada de caballería, sin ponerles condiciones políticas. El coronel Aleksander Krzyżanowski “Wilk”, jefe de las fuerzas polacas, ordena a sus hombres desplazarse hasta el borde del bosque de Rudnicka. El 16 de julio el comandante polaco es invitado a una reunión con el comandante soviético, el general Iwan Czerniachowski, para firmar el acuerdo, pero resulta ser una trampa. El coronel Krzyżanowski y su acompañante, el mayor Teodor Cetys, son detenidos por el Ejército rojo, siendo arrestados también el delegado en Vilna del Gobierno polaco en el exilio y otros oficiales polacos. Hechos parecidos se suceden en Lviv y Lublin, en una traición a gran escala de los soviéticos contra los polacos. Como se sabrá tiempo después, el 14 de julio de 1944 los mandos soviéticos de los frentes de Ucrania y Bielorrusia habían recibido órdenes de arrestar y deportar a todas las fuerzas del Armia Krajowa que encontraran a su paso.


Soldados del Armia Krajowa junto a soldados soviéticos en Vilna, tras la toma de la ciudad, antes de que el Ejército rojo iniciase la persecución contra los polacos (Foto: Archivo Nacional Polaco / Wikimedia)

Perseguidos por el Ejército rojo y la NKVD

El nuevo mando de las fuerzas polacas en la zona de Vilna, el teniente coronel Zygmunt Izydor Blumski, huye con sus tropas en el bosque de Rudnicka, siendo perseguidos por la aviación soviética. Las fuerzas polacas se dispersan en pequeñas unidades. El Ejército rojo y la NKVD, la siniestra policía política de Stalin, lanzan una operación de caza a gran escala y capturan a miles de polacos que habían combatido contra los alemanes en Vilna, como si fuesen enemigos. Unos pocos acceden voluntariamente a alistarse en el Primer Ejército Polaco, una fuerza dirigida por los soviéticos, mientras la mayoría son obligados a sumarse al Ejército rojo. Estos últimos, tras negarse a manifestar su obediencia a la URSS, son deportados a campos de concentración, en su mayoría al de Kaluga, cerca de Moscú. Otros son asesinados. La mayoría de los supervivientes no serán liberados hasta 1947. De entre los que consiguieron huir, algunos llegan a Varsovia, y otros continúan la lucha en la zona de Vilnius, algunos hasta 1948 -ya terminada la Segunda Guerra Mundial- y esta vez contra un nuevo ocupante de su país: la URSS.


Familiares de los soldados del Armia Krajowa que murieron en el combate contra la NKVD el 21 de agosto de 1944, en el cementerio que contiene sus restos en Surkonty, Bielorrusia (Foto: DoomedSoldiers.com)

Un hecho ocultado por la censura británica

En Occidente nadie se entera de lo ocurrido. La prensa británica y estadounidense no hablan de ello. El Ministro de Información británico, Brendan Bracken, ordenó censurar toda información sobre la traición soviética en Vilna. Tanto el Reino Unido como EEUU no querían problemas con sus aliados soviéticos, ni querían empañar la imagen que daba su propaganda de guerra sobre el Ejército rojo, al que presentaba como una fuerza que estaba liberando Europa oriental de la ocupación nazi.

¿Qué fue de los protagonistas de la Operación Ostra Brama?

El 21 de agosto de 1944 en Surkonty, hoy Bielorrusia, muere el mayor Maciej Kalenkiewicz, del AK, junto a tres docenas de sus hombres, tras un duro combate contra fuerzas del NKVD, en el que los soviéticos se llevaron la peor parte: 132 muertos. Hoy los restos de los combatientes polacos descansan en un pequeño cementerio en la localidad bielorrusa.

El coronel Aleksander Krzyżanowski “Wilk”, comandante de las fuerzas polacas que tomaron parte en la toma de Vilna, es llevado a Moscú en mayo de 1945. Le trasladan un año después a la prisión moscovita de Butyrka, y en octubre de 1946 es llevado al campo Nº179 del NKVD en Riazán, a 196 kilómetros al suerte de Moscú, donde también son internados otros oficiales y soldados del AK. En julio de 1947 le llevan a campo Nº150 del NKVD en Griazovets, de donde escapa el 11 de agosto, llegando en septiembre a Vilna. El 13 de septiembre es nuevamente detenido por los soviéticos y llevado otra vez a la prisión de Butyrka, de la que es liberado el 4 de octubre. Decide abandonar toda acción política, pero se sigue reuniendo periódicamente con sus antiguos subordinados, motivo por el cual es detenido nuevamente el 3 de julio de 1948, esta vez por la UB, la policía política de la dictadura comunista polaca. Fallece de tuberculosis el 29 de septiembre de 1951 en el hospital de la prisión de Mokotów, en Varsovia.

Sirvan estas líneas como homenaje a aquellos soldados polacos.

Cześć i chwała bohaterom!


Militares polacos y veteranos del Armia Krajowa que participaron en la Operación Ostra Brama rindiendo honores a sus compatriotas caídos en la liberación de la capital lituana, el pasado jueves 7 de julio en Vilna, Lituania (Foto: ZW.lt)

(Imagen de encabezamiento: Niezlomni.com)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.800

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Frank

    Muchas gracias Elentir por publicar este relato.

  2. Gracias a ti por leerlo. 😉

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.