El porcentaje de presos extranjeros casi triplica al de población extranjera

Inmigración masiva y delincuencia en España: esto es lo que dicen las estadísticas oficiales

En España hay un cierto debate sobre las consecuencias de la inmigración masiva en la seguridad. Esto está llevando a emitir conclusiones en uno u otro sentido sin considerar ningún dato.

Inmigración: lo que no te cuentan quienes tachan a Polonia de xenófoba e insolidaria
Lo que opina un senegalés de los manteros violentos: ¿también le tacharán de racista?

El porcentaje de presos extranjeros casi triplicaba al de población extranjera en España

Para saber si la inmigración masiva influye de alguna forma en la seguridad hay un buen indicador, que son las estadísticas de la población reclusa que publica el Ministerio del Interior. Aquí se pueden consultar las de 2017. El enlace te permite descargar una carpeta de archivos xlsx. El archivo “TABLA 4-1-28.xlsx” contiene la siguiente tabla en la que vemos la evolución del porcentaje de población reclusa extranjera en España desde 1996 hasta 2017 (pulsa sobre la tabla para verla ampliada):

Como vemos, la población reclusa extranjera ha registrado un incremento desde 1996, llegando a su punto máximo en 2009, con un 35,7. El porcentaje del año pasado era del 28,1%. Así pues, los extranjeros son una minoría entre la población reclusa española. Sin embargo, para valorar estos porcentajes correctamente hace falta compararlos con el porcentaje de la población extranjera sobre la total de España (ver fuente):

El porcentaje de la población extranjera en España tuvo su mayor pico entre 2009 y 2012: los mayores porcentajes de presos extranjeros se alcanzaron entre 2008 y 2011. En el año con mayor porcentaje de reclusos extranjeros (2009, con un 35,7%) en España había un 12,1% de población extranjera. Es decir, que el porcentaje de presos extranjeros casi triplicaba al de población extranjera en España. En la actualidad, el porcentaje de extranjeros que hay en España es del 9,8%, y el de población extranjera es del 28,1%, es decir, que el porcentaje de reclusos extranjeros sigue casi triplicando el de residentes extranjeros.

Cataluña, la comunidad con más marroquíes, tiene un 43,22% de presos extranjeros

En el caso de Cataluña, que tiene transferidas las competencias penitenciarias, según datos de 2017, hay 3.617 presos extranjeros, un 43,22% del total. Sin embargo, según datos del INE, en Cataluña hay un 13,78% de población extranjera. En este caso la proporción es ligeramente mayor que la española: el número de reclusos extranjeros multiplica por 3,13 el de residentes. Hay que decir que Cataluña es la segunda comunidad española en porcentaje de extranjeros, un 13,78% (sólo superada por Baleares, con un 16,75). Además, Cataluña es con mucha diferencia la comunidad española con más inmigrantes marroquíes: 207.082 (Andalucía tiene 131.806, Murcia 78.785 y Madrid 75.980). Recordemos que por motivos ideológicos, el nacionalismo catalán favoreció la inmigración islámica frente a la hispanoamerana.

El caso de los rumanos en España

Por supuesto, ser extranjero no le convierte a nadie en un delincuente, pero hay factores de riesgo que contribuyen a empujar a cierta parte de los extranjeros a la delincuencia, como la falta de integración, la situación irregular o incluso los valores culturales del país de procedencia. A continuación os muestro una tabla del Ministerio del Interior con las cifras de reclusos extranjeros por nacionalidad en 2017:

Como vemos, los ciudadanos de países de la UE son el 22,5% de los reclusos extranjeros. Según datos del Instituto Nacional de Estadística, los residente en España procedentes de otros países de la UE (1.777.989 en total) son el 3,81% del total de habitantes de España (6.572.132 en 2017). La mayor cifra la alcanzan los rumanos, que son el 10% del total de los reclusos extranjeros, y el 2,81% del total de los reclusos. Hay que decir que los rumanos son la población extranjera más numerosa en España procedente de otros países de la UE: son el 1,47% del total de habitantes de España. Que el 1,47% de los habitantes aporte el 2,81% de los presos es un dato llamativo. ¿A qué se debe eso? Indudablemente, algo influye el hecho de que Rumanía es el país de la UE con mayor tasa de pobreza: un 50%. A eso hay que añadir la fuerte presencia de mafias de esa procedencia.

El porcentaje de presos marroquíes en España cuadruplica el de marroquíes residentes

Como se observa en la tabla, el grupo más numeroso de reclusos extranjeros es el de los marroquíes: son el 23,8%, es decir, que supera al porcentaje total de reclusos de otros países de la UE. Precisamente, según los datos del INE los marroquíes son el grupo más numeroso de extranjeros: son 749.670, es decir, el 1,6% de los habitantes de España. Este caso es sin duda el más llamativo de todas las estadísticas de reclusos: el porcentaje de presos marroquíes sobre el total (incluidos los españoles) es del 6,68%: multiplica por 4,17 el de población marroquí en España. En el caso de Marruecos, a la pobreza de su país de origen y a las dificultades para su integración (el país africano es de mayoría musulmana) se une el hecho de que la mayoría de los inmigrantes ilegales que hay en España son marroquíes.

El porcentaje de presos argelinos, colombianos y nigerianos multiplica varias veces el de sus residentes

Hay otros grupos que llaman la atención en la tabla. Es el caso de los presos procedentes de Argelina. Los argelinos son el 3,2% de la población reclusa extranjera, el 0,89% de la población reclusa total y son el 0,12% de la población de España. Es decir, que su peso en las cárceles multiplica por 7,41 su peso total entre la población. Los colombianos son el 8,8% de los presos extranjeros, el 2,47% del total de los presos y el 0,31% de la población de España, es decir, que su número de reclusos multiplica por 7,96 al de residentes, algo que podría tener relación con el hecho de que ese país haya venido siendo un foco de las mafias de la droga. Más llamativo aún es el caso de los nigerianos: son el 3% de los presos extranjeros, el 0,84% del total de presos pero sólo en 0,085% de los habitantes de España, es decir, que su porcentaje de reclusos multiplica por 9,88 el de residentes.

¿Se soluciona un problema negándolo, ocultándolo o señalando al que lo advierte?

Por supuesto, las estadísticas hay que tomarlas como lo que son: un indicador de la realidad social, pero no un retrato de cada situación individual. Que haya un alto porcentaje de delincuentes rumanos, marroquíes, argelinos y nigerianos en España no significa, ni remotamente, que todas las personas de esas procedencias sean unos maleantes. Indudablemente hay muchos rumanos, marroquíes, argelinos y nigerianos que son personas honradas y que no se dedican a actividades delictivas. Lo que sí implican esas cifras es que existen graves fallos en las políticas de inmigración y de integración. Ya he señalado el caso rumano, que tiene una difícil solución, ya que es un país miembro de la UE. Los demás casos son distintos, pues se trata de fronteras exteriores de la UE. Si ciertos grupos de inmigración son estadísticamente más problemáticos, en algunos casos por proceder de una esfera cultural distinta, esto debería ser tenido en cuenta a la hora de regular los flujos migratorios y establecer filtros más exigentes para los inmigrantes de esa procedencia. Mirar hacia otro lado, negarlo o incluso señalar con el dedo al que advierte el problema no sirve para resolverlo: sólo sirve para agravarlo.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.300

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Uno que pasaba

    Estas haciendo mal las cuentas. No puedes comparar los porcentajes de reclusos extranjeros por nacionalidades sin incluir españoles y los porcentajes de residentes incluyendo españoles.

  2. Juan Carlos

    Elentir, sólo un apunte, me parece que los cálculos que has realizado a partir de la segunda tabla son incorrectos. Deberías multiplicar el porcentaje de la segunda por el factor de 28,1% de la primera tabla (que son los presos extranjeros) para obtener realmente la cifra que representan los presos respecto al total (ya que luego comparas con el total también de población en España)
    En el caso de los marroquíes, por poner un ejemplo, serían el 6,69% de la población reclusa (aplicando el factor que te indico), que sí que estaría por encima de cuatro veces la población marroquí en España y por tanto por encima de la media nacional que no llega al triple (que ya es)
    Los argelinos y colombianos significarían en esos términos, 7,5 veces y 9 veces respectivamente.

    Un saludo.

  3. Alberto (Zaragoza)

    En mi humilde opinión, creo que cuando hablan de rumanos y marroquíes están comparando los porcentajes de la población reclusa extranjera como si fuera el total de la población reclusa. Así por ejemplo, los reclusos rumanos, cuya población supone el 1,47% de los habitantes de España, suponen el 2,81% de la población reclusa total.

  4. Tenéis razón, metí la pata con los porcentajes. He editado la entrada revisando esos datos.

  5. Luna

    Hay muchos factores que no nos permiten desarrollar conclusiones definitivas sobre estas estadísticas. Por ejemplo, quiénes buscan entrar en la cárcel y quiénes no. Tengamos en cuenta que en situaciones extremas, muchos inmigrantes prefieren estar en una celda española, con una alimentación garantizada o el contacto con otros reclusos, ya que no en poca medida es la cárcel una “facultad de delincuencia”. Sobre todo en perfeccionamiento de delitos menores o asociaciones para delinquir. Y desde el aspecto positivo, la formación que en ellas se da, a muchos les sirve para obtener el título de Graduado escolar o una FP, oportunidad que puede haber faltado en su tierra natal.

    Luego está el convenio que España tenga con cada país las posibilidades y riesgos en caso de deportación; por ejemplo, en los años 80 los marroquíes cometían delitos flagrantes y menores (muy frecuente una agresión a un agente) para obtener una diligencia judicial de que estaban pendientes de juicio y con ella, la impunidad para permanecer en España “sin papeles”, se convino con su país que se les devolvería y citaría en caso de ser necesario, o entregaría a las autoridades marroquíes para que ellas juzgaran el delito (dependiendo de cuál fuera) y aquello se acabó.

    Y veamos también el grado de asociacionismo delictivo y las actividades que perpetran, no es lo mismo la mafia rusa o la china que el raterillo que viene de otro país. Otros vienen buscando una oportunidad y no piensan delinquir, quizá pagan el pato por proceder de algún país “sospechoso”.

    Y un detalle que no es de poca importancia: La capacidad de evadirse de una detención, de cometer un delito impunemente. Claro, esto incide mucho en los resultados. Y unos tendrán abogados muy “puestos” en la materia, mientras otros no pueden permitírselo, hay quienes suplantan identidades con documentos falsos y no los pillan… Aquí, ni todo son delincuentes ni a todos los encierran.

    También se podría entrar en valoraciones culturales. Sabemos que hay “comandos” rusos o de países vecinos que se dedican a los robos a mano armada y tienen entrenamiento militar, mientras que el mantero es más bien africano y delinque de otra manera (con cómplices como Ada Colau.

    Y otra cosilla que influye: Si hay más inmigrantes, aumenta el ratio de ellos en Chirona, o tendremos que interpretar que cuantos menos hubiera, más delincuentes serían. Pero esto me lleva a algo desagradable y polémico: No queremos tenerlos presos, ¿verdad? Pues vayamos mirando la manera de evitar que entren los que son delincuentes. Así, ellos no tienen la culpa y por eso no les castigamos nosotros. Todos sabemos que hay muchas mafias que viven de explotar la inmigración y que por esto la promueven. Con el tiempo llegan a ser el único medio viable para el acceso, así nos vienen en las pateras con droga o agreden a los guardias civiles fronterizos.

    Y evitemos también la coincidencia misteriosa de que cada vez que salen los socialistas se dan saltos masivos de la valla de allá abajo, que esto ya huele. Os recuerdo que está intentando instalarse un cartel muy poderoso de la droga en Gibraltar y que de momento, lo va consiguiendo. Y el envío de marroquíes y nigerianos no persigue otro fin que el de la distracción para “pasar” droga entre el aluvión.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.