Si AMLO hablase de esos crímenes, su discurso antiespañol se caería a pedazos

¿El presidente de México pedirá perdón por los crímenes de mayas y aztecas?

Ayer el ultraizquierdista Andrés Manuel López Obrador (AMLO), presidente de México y uno de los pocos aliados que aún le quedan al chavismo venezolano, hizo unas declaraciones muy polémicas.

España no cometió ningún genocidio en América: lo que hizo fue poner fin a uno
El Holocausto de Huanchaco: imaginad lo que dirían si esto lo hubiesen hecho los españoles

AMLO quiere que el Rey de España y el Papa pidan perdón por la Conquista de México

Las declaraciones las hizo durante los actos conmemorativos de la Batalla de Centla, librada el 14 de marzo de 1519 y en la que Hernán Cortés, con 550 hombres, fue capaz de derrotar a un ejército maya formado por más de 10.000 guerreros. El discurso de López Obrador se puede leer entero en la web de la Presidencia de México. En él aseguró que ha enviado cartas al Rey de España y al Papa Francisco para que «reconozcan los agravios que se cometieron y sufrieron los pueblos originarios; que haga la Corona Española este reconocimiento, y lo mismo la Iglesia católica, porque no se trató solo del encuentro de dos culturas; fue, repito, una invasión y se cometieron actos de autoritarismo, de avasallamiento«. López Obrador resumió así la Conquista española: «Se asesinaron miles de personas durante todo este periodo, se impuso una cultura, una civilización sobre otra, al grado de que se construyeron los templos, las iglesias católicas encima de los antiguos templos de los pueblos prehispánicos». AMLO añadió que «es mejor reconocer que hubo abusos y que se cometieron errores: es mejor pedir perdón y, a partir de eso, buscar hermanarnos en la reconciliación histórica».

Los crímenes de aztecas y mayas que López Obrador olvidó citar

Obvia decir que la Conquista y Evangelización de América no fueron un camino de rosas y en ellas se cometieron muchos errores y también abusos. Pero desde luego, en términos de derechos humanos, los conquistadores españoles fueron muchísimo mejores que muchos pueblos precolombinos, entre ellos los mayas y los aztecas, por citar a dos de los que poblaban el actual territorio de México antes de la llegada de los españoles. Curiosamente, López Obrador no ha citado ninguno de los crímenes cometidos por mayas y aztecas, así que los citaré yo.

Ya sólo en la ciudad de Tenochtitlán, la capital del imperio mexica o azteca, se sacrificaban a los ídolos paganos más de 20.000 personas al año. En todo el imperio azteca la suma de sacrificios anuales rondaba los 72.000, incluidos 20.000 niños, según cifras apuntadas en 1524 por Fray Juan de Zumarraga, primer obispo de México. Si alguien piensa que Fray Juan exageraba para justificar la Conquista española, hay que decir que el historiador mexicano Mariano Cuevas (1879-1949) cifró esos sacrificios en 20.000 anuales en Tenochtitlán, y en 100.000 sacrificios anuales, como mínimo, en todo el imperio azteca. Cuevas señaló que «los méxicas y vecinos aliados vivían en continuas guerras con otros pueblos guerreros, guerras que tenían por exclusivo objeto el cautivar el mayor número posible de sus contrarios para después sacrificarlos«.

Torre de calaveras en Tenochtitlán, con los restos de hombres, mujeres y niños víctimas de los sacrificios humanos en el Imperio azteca.

En Tenochtitlán fueron exterminadas hasta 80.400 personas en cuatro días

El historiador mexicano cita, además, lo ocurrido en un sacrificio hecho en 1487 -antes de la Conquista española-, del que dejó constancia un manuscrito azteca: durante cuatro días fueron sacrificados «ochenta mil y cuatro cientos hombres de diversas provincias y ciudades». De hecho, en Tenochtitlán los hombres de Hernán Cortés descubrieron algo que les dejó aterrados: una torre de calaveras humanas. Un descubrimiento que fue puesto en tela de juicio durante siglos y descalificado por muchos como mera propaganda española, hasta que finalmente en 2017 esa torre de calaveras fue hallada por arqueólogos en la antigua Tenochtitlán. En la torre se han hallado cientos de calaveras de hombres, mujeres y niños, un descubrimiento que demuestra la conducta puramente genocida del imperio azteca. ¿Por qué López Obrador no dice nada sobre esto?

Los sacrificios humanos en el imperio maya

Otros pueblos amerindios llevaban a cabo prácticas similares, como los tarascos, los mayas, los zapotecas y los matlacingas. El imperio maya, que también abarcó en su extensión a parte del territorio del México actual, tenía prácticas muy similares a las de los aztecas en lo que a sacrificios humanos se refieren: a la víctima, todavía viva, le arrancaban las entrañas, una práctica que llevaban a cabo con adultos y también con niños. Otra práctica muy habitual entre los mayas era la decapitación de prisioneros. En ocasiones, los mayas prácticaban su juego de pelota con las cabezas cortadas de las víctimas, como muestra un relieve hecho por los propios mayas en Chichén-Itzá. Según apuntó el profesor Lothar Knauth de la Universidad de México en «El juego de pelota y el rito de la decapitación», en la cultura maya el sacrificio humano «era necesario para mantener el equilibrio entre naturaleza y existencia en su dinámica. Solamente así puede cumplirse el contrato cósmico entre hombres, dios y universo». Pero ahora resulta que lo malo, según AMLO, es que los españoles llevasen a América una religión que prohíbe el asesinato y que enseña que todos los hombres somos hermanos. Otra vez la típica cristianofobia izquierdista.

López Obrador está arremetiendo contra sus propios antepasados

Hay que decir que si López Obrador quiere acusar a alguien de crímenes cometidos durante la Conquista española, tendrá que buscar entre sus propios antepasados. De hecho, a día de hoy en México hay más descendientes de españoles que en la propia España. Mis antepasados, desde luego, no salieron de Galicia (he tenido parientes en Venezuela, pero como emigrantes). Por otra parte, la definición de los derechos humanos que cita AMLO no se hizo, a escala mundial, hasta 1948. Sin embargo, siglos antes los españoles ya habían establecido leyes que protegían a los indígenas: las primeras fueron las Leyes de Burgos de 1512, firmadas por el Rey Fernando II y que consideraban «hombres libres» a los indios. Luego llegaron las Leyes Nuevas de 1542, firmadas por el Emperador Carlos V y que prohibían someter a los indios a esclavitud y trabajos forzados.

Los aztecas borraron del mapa las lenguas de los pueblos que conquistaron

Además de ello, la primera institución de educación superior creada en toda América fue fundada por los españoles en el actual México: el Colegio de la Santa Cruz de Tlatelolco. En Hispanoamérica, España fundó 23 universidades abiertas a personas de todas las razas ya desde sus inicios (en Norteamérica los alumnos no blancos estuvieron vetados hasta el siglo XIX). Gracias las cátedras indígenas de esas universidades -las primeras fueron creadar en 1580 por el Rey Felipe II en Lima y México- y gracias a la labor de los misioneros españoles, durante el dominio español lenguas amerindias como el náhuatl -que hablaban los aztecas- y el quechua alcanzaron una extensión muy superior a la que había tenido en la época prehispánica. Gracias a los españoles, esas lenguas fueron conservadas y aún son habladas hoy en día por millones de personas en Hispanoamérica. Si a AMLO le aborrece tanto su pasado español, le sugiero que renuncie a la lengua de sus ancestros y aprenda el náhuatl. Y me refiero al idioma azteca, y no a otros que había antes en México, porque los aztecas cuando conquistaban a otros pueblos no se molestaban en codificar sus idiomas como hacían los misioneros españoles. Los aztecas imponían su lengua y punto. Los idiomas de los pueblos que conquistaron se han perdido para siempre.

AMLO está siguiendo el recetario populista de Hugo Chávez

Hay que recordar, además, que, los españoles tuvieron la ayuda de pueblos indígenas enemigos de los aztecas, como los totonacas y los tlaxcaltecas, que estaban hartos de los crímenes perpetrados por sus vecinos. ¿Por qué AMLO no cuenta esta parte de la historia? Tal vez porque está siguiendo el manual antiespañol de Hugo Chávez. Si AMLO hablase del genocidio perpetrado por los aztecas, su discurso antiespañol se caería a pedazos, ya que a la vista de esos crímenes se comprende mejor el papel civilizador de la Conquista española, que puso fin al genocidio azteca. El populismo va ligado al victimismo. Si no hay enemigos, los busca en la historia o se los inventa, para así justificar los abusos de poder del líder populista, abusos cometidos con la excusa de hacer frente a esos enemigos imaginarios. Ya ocurrió en Venezuela y en otras dictaduras comunistas. Los mexicanos aún están a tiempo de impedir que su país siga los mismos derroteros.

(Foto principal: Fotograma de la película «Apocalypto» (2006), en la que Mel Gibson escenificó los sacrificios humanos en el Imperio maya)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Alonso Quijano

    ¿Tienen que pedir perdón franceses, romanos, griegos, musulmanes, portugueses, daneses (por citar sólo algunos)…. a todos los que a lo largo de la historia, han dejado un legado que en su día supuso la expansión de su imperio?. Me parece una pregunta interesante.

  2. Huichilobos

    Muy completo, Elentir; pensaba comentarte lo de los tlaxcaltecas, pero lo has puesto al final. Sólo 2 apuntes complementarios: 1.- Mayas y aztecas también eran invasores: ninguno de ellos era originario de la zona que ocupaban cuando llegaron los españoles; habían llegado allí huyendo del hambre, procedentes del norte; los aztecas en concreto, apenas 150 años antes. 2.- La Pepa recogía la igualación derechos de los indígenas respecto a cualquier español, uno de los motivos del levantamiento de los « libertadores ». Hace falta poca b’vergüenza para reivindicarlos en nombre del indigenismo. Y, puestos a reivindicar, reivindico a la Malinche como musa del feminismo contrarrevolucionario.

  3. Huichilobos

    Lo acabo de releer, Elentir, y tengo una crítica que hacerte: los pueblos indígenas que se unieron a Cortés no eran mejores que los otros; las guerras floridas para tomar prisioneros eran con frecuencia contra los tlaxcaltecas porque estos tb necesitaban víctimas para sus sacrificios, y tanto estos como los totonaca plantearon una resistencia inicial que tuvo que ser vencida por la fuerza de las armas. Para ambos, que cortará el bacalao la triple alianza o un poder de ultramar les era indiferente.

  4. No he dicho que fueran unos santos. Lo que estaba claro es que los aztecas eran, con diferencia, los peores, al menos si tenemos en cuenta el número de víctimas.

  5. JFM

    Una de las muchas que me escaman es que cuando uno mira a Lopez Obrador pues indigena, indigena no lo parece. Si tiene un 1% de sangre indigena es mucho. O sea que de no haber ido los españoles a Mejico el en vez de Persidente de Méjico estaria ponieno ladrillos en España

  6. Luis Recinos

    AMLO, otro político que no tiene mejor cosa qué hacer que hablar tonterías a un público pasivo e ignorante que acepta cualquier palabra que provenga de la boca del «líder máximo» como la verdad absoluta. Discurso populista por definición, quizás con la intención de cambiar la atención de los problemas más serios que enfrenta México hacia estos temas ilusos y que no tienen ninguna solución práctica. Nuestros líderes, siempre viendo hacia el pasado bucólico que existe nada más en su fantasía. Lo que no llego a entender es ¿por qué se les toma en cuenta?

  7. Huichilobos

    Aztecas en realidad eran casi todos; tú te refieres a la triple alianza que formaban mexicas, acolhuas y tecpanecas, que era, por así decirlo, la cabeza del imperio. Mataban más porque tenían el poder, no porque fueran más sanguinarios.

  8. Luna

    Creo que AMLO debiera pedir perdón a la nación mejicana por pretender enemistarla con la nuestra, cuando llevamos más de medio milenio hermanados. Y también por tener a sus compatriotas como meros tontinuchos cuando no lo son. Porque esta carta es un verdadero insulto a la inteligencia.

    Y a su abuelo, originario de un pueblo de Cantabria, por renegar de sus raíces y de sus apellidos. (Sólo parcialmente, pues sus muchos hijos tienen nombres españolísimos y muy cristianos).

    Aquí tenemos el típico recurso que utiliza la leyenda negra: El llamado presentismo histórico, con el que se juzga el pasado con escasos criterios contemporáneos y haciendo abstracción del conjunto histórico y cultural, así como de su contexto.

  9. Jairo Perez

    Considero que sería mucho mejor luchar por erradicar la discriminación hacia los pueblos indígenas de México y de todo América que sufren actualmente. México es uno de los países que más estereotipos tienen hacia las personas indígenas. En lugar de pedir perdón por acontecimientos de la historia.

  10. ♑Felipe

    Así empezó ZP y que Sánchez continua su»memoria historica»para enfrentar y dividir a la sociedad es muy típico de dirigentes que poseen gran indigencia moral é intelectual y en el caso de este individuo,el Sr Revilla debería repudiar como mal Cántabro y Español a este descendiente indocumentado,que después de visitar su pueblo para conocer sus raíces,reniega de España y de Cantabria.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.