El PSOE, como en 1984, quiere suprimir los frenos contra los abusos de poder

Hay cosas que están ocurriendo ahora en España que tiene su origen en lo que pasó hace casi tres décadas. En octubre de 1982 el PSOE, con Felipe González, ganó por mayoría absoluta las Elecciones Generales, logrando 202 de los 350 escaños del Congreso. El PSOE se propuso entonces, igual que lo haría después con Zapatero, emprender medidas que vulneraban derechos fundamentales y eran contrarias a la Constitución. La primera fue aprobada un año después: un proyecto de ley para despenalizar el aborto casi en cualquier supuesto, liquidando de facto el derecho a la vida de los niños no nacidos.

Además de una fuerte respuesta social, ese proyecto, una vez aprobado, se topó con un recurso previo de inconstitucionalidad apoyado por 54 diputados encabezados por José María Ruiz-Gallardón, padre del actual alcalde de Madrid. Hace dos años conté aquí los pormenores de aquel recurso. Como resultado de ese recurso la ley no llegó a entrar en vigor con su redacción inicial, pues un año y medio después el Tribunal Constitucional dictaba la Sentencia 53/1985 que invalidaba dicho proyecto de ley, por ser “disconforme con la Constitución” al “incumplir en su regulación exigencias constitucionales derivadas del art. 15 de la Constitución”. Como consecuencia de esa sentencia, en julio de 1985 se aprobó una nueva redacción de dicha ley. Para entonces el PSOE ya se había asegurado que el TC tendría las manos atadas de modo que no pudiese frenar la entrada en vigor de otra ley inconstitucional.

1984: El PSOE propone la eliminación del recurso previo

En octubre de 1984 los socialistas presentaron en el Congreso un proyecto para suprimir el recurso previo de inconstitucionalidad. De esta forma, el PSOE convertía cualquier abuso de poder en un hecho consumado. Aprovechándose de la mayoría absoluta que tenía -lo cual le permitía aprobar leyes orgánicas sin consensuarlas con el resto de partidos-, los socialistas inutilizarían así los mecanismos jurídicos existentes para frenar cualquier vulneración de la Constitución. En junio de 1985 el Congreso aprobaba la Ley Orgánica 4/1985 que eliminaba el recurso previo. A partir de entonces, una ley que vulnerase los derechos y libertades de los ciudadanos entraría en vigor sin que el TC pudiese impedirlo.

1985: Los socialistas se cargan la separación de poderes

Nada más eliminarse el recurso previo, los socialistas se lanzaron a desmantelar el marco constitucional a una gran velocidad. En julio de 1985, además de la citada Ley del Aborto, se aprobó también la Ley Orgánica del Poder Judicial, con la que los 12 vocales del Consejo General del Poder Judicial de procedencia judicial pasaban a serlo por designación política. De esta forma, el PSOE liquidaba la independencia judicial en España. Alfonso Guerra lo comentó con sus famosas palabras de “¡Montesquieu ha muerto!”, refiriéndose al pensador ilustrado que formuló el axioma de la separación de poderes como freno contra los abusos de poder. Al mediatizarse políticamente el CGPJ, de carambola quedaba también controlado el Tribunal Constitucional. A partir de entonces se alargarían cada vez más los tiempos que el TC se tomaría para dictar sentencia sobre cualquier recurso presentado contra una ley. A modo de ejemplo, si el TC sólo tardó año y medio en resolver el recurso al proyecto de ley del aborto de 1983, en breve se cumplirán 6 años del recurso del PP contra la Ley Zerolo sin que haya aún una sentencia del TC.

2010: Los socialistas llaman a no acatar al Tribunal Constitucional

Pero al PSOE no le bastó con poner sordina al TC como órgano encargado de velar por la constitucionalidad de las leyes. Confiados en las reformas que hizo Felipe González para mediatizar políticamente la justicia, los socialistas no tuvieron ya reparos en presentar proyectos no ya de un cuestionable encaje en la Constitución, sino que colisionaban directamente con la Carta Magna. La prepotencia de los socialistas llegó a tales extremos como los que vimos en junio del año pasado. Una vez aprobado el nuevo Estatuto catalán, el TC invalidó una mínima parte de los contenidos de dicho Estatuto por considerarlos contrarios a la Constitución, en una sentencia llena de incongruencias con el fin de salvar el grueso del Estatuto. Pues bien: lejos de reconocer al atropello cometido al promover e incluso someter a referéndum un Estatuto con contenidos inconstitucionales, los socialistas llamaron directamente al desacato contra el TC. Pero el mayor gesto de prepotencia aún estaba por llegar.

2011: Rubalcaba quiere que se vulnere impunemente la Constitución

Ayer Rubalcaba anunció que cambiará la ley para impedir que el TC pueda invalidar otros Estatutos ya sometidos a referéndum. Eso implicaría negar a dicho Tribunal la posibilidad de ejercer las funciones para las que fue creado, blindando todo Estatuto por muy contrario que fuese a la Carta Magna: una aberración jurídica en toda regla.

La propuesta de Rubalcaba no sólo es una grave irresponsabilidad y un tiro de gracia contra nuestro marco de convivencia. Además, el anuncio de Rubalcaba retrata su deseo de que se puedan hacer reformas radicalmente antidemocráticas sin que el TC pueda removerlas. Alguno, a estas alturas, aún se preguntará cómo puede ser antidemocrático el resultado de unos comicios, olvidando quizás experiencias históricas como la llegada al poder de los nazis en Alemania por medio de unas elecciones en 1933, o el más reciente caso de la segregación racial en un país como Estados Unidos, medida respaldada en las urnas por los votantes de políticos racistas como George Wallace, dirigente del Partido Demócrata y Gobernador de Alabama, que en 1963 trató de impedir el acceso de estudiantes negros al Auditorio Foster de la Universidad de Alabama cuando la Corte Suprema de los Estados Unidos le obligó a suprimir esas políticas racistas. Si se aprueba lo que propone Rubalcaba, podríamos ver en España agresiones a los derechos fundamentales como las que apoyaba Wallace en Alabama: bastaría que estuviesen respaldadas por un referéndum para que el TC tuviera que cruzarse de brazos. En fin, señores votantes socialistas: piénseselo bien antes de apoyar con su voto a ese majadero, porque lo que propone Rubalcaba implica que el voto al PSOE el próximo 20 de noviembre se convierta en una forma de suicidio político para cualquier demócrata.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. estremero

    El PSOE sabe muy bien que la separacion de poderes es un obstaculo para conseguir el poder absoluto que siempre han deseado. Seguro que Rubalcaba(esperemos que nunca llegue a la presidencia del gobierno) da nuevos pasos en la destruccion total de la separacion de poderes, y asi dirigir el pais sin ningun freno a sus ansias de poder.

  2. Lo grave, en esta España nuestra, no es que estos individuos, que tan impunemente desprecian La Constitución, pretendan seguir en el Gobierno; lo realmente grave es que todavía haya electores dispuestos a darles el voto.

  3. Imaginemos que, por ejemplo, un pueblo de 100 habitantes se dan un ‘estatuto’ en el que se declara que no están obligados a pagar impuestos. Por mayoría aplastante de 100 ciudadanos ese ‘estatuto’ sale adelante gracias a un referendum. ¿Alguien tendrá algo que decir? Fijo que Hacienda se queda cruzada de brazos…

  4. Han llegado tan lejos porque se lo hemos permitido. Y todavía se supone que cuentan con un treinta por ciento del voto. No me lo explico.

  5. pacococo

    Los socialistas acanta la ley cuando le es favorable y cuando la ley se opone a sus deseos o bien la incumplen o bien organizan una revolución y si están en el poder hacen las leyes a su gusto.

    Y esto no es nuevo, eslo es lo que propugnaba Pablo Iglesias. Ahora bien, teniendo en cuenta que estos ni han leido a Pablo Iglesias, lo que hacen es símplemente la forma más rápida de hace lo que les de la gana, que coincide con lo que decía el fundador del psoe, pero que es mera coincidencia.

  6. En eso, Pacococo, el PSOE sigue los consejos de Pablo Iglesias al pie de la letra:

    http://outono.net/e/25596

  7. Jandro

    Se les está yendo tanto, pero tanto que más de un votante incondicional del PSOE va a meditar seriamente cambiar su voto, algo que no ocurre ni en los universos paralelos.
    No sé si lo habéis visto pero está tan palpable la inminente hecatombe electoral que ya hasta Rajoy comienza a tener carisma.

  8. El Tíol Bastón

    Fuera de lo bien o mal que nos caiga Rayoy, de hasta qué punto represente o no lo que a nosotros nos gustaría que fuera su partido, me gustaría hacer la puntualización de que un líder político no tiene que tener “carisma”. Un líder político con “carisma” es malo, porque de entrada se supone por “carisma” una cualidad que permite a uno dirigir las masas sin que éstas cuestionenlo que hace. Por tanto, algo muy propio de la progresía izquierdosa. Así que no sé por qué tenemos que seguir al pie de la letra esa gilipollez del “carisma” como algo necesario que les falta a todos los líderes de los partidos opuestos al que recibe el apoyo de la masa constitutiva de la progresía. A lo mejor sólo me acuerdo yo de que tuvimos que aguantar años oyendo la misma bobada de Aznar: que no tenía “carisma”. Parece que nos hemos olvidado pronto de quién era “Payasín” hasta el 19 de abril de 1995, de lo birrias, “poco carismático” y apocado que era y de lo que pasó a ser para dicha progresía desde el momento en que se hizo evidente la falacia de esa sandez del “carisma”. El mismo Aznar no pudo resistir la tentación de hacer burla de esa obsesión progre por el “carisma”. Y es que, como decía Alfonso Ussía en este acertado artículo, si lo del señor González era “carisma”, el “carisma” es un petardo.

  9. Jandro

    Totalmente de acuerdo con Tíol Bastón.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.