HazteOir.org emprende acciones judiciales contra los calumniadores

Una demanda judicial desvela los métodos y fines del libelo que usa El Confidencial

Ayer se celebró en un Juzgado de Primera Instancia de Toledo un acto de conciliación previo a la interposición de una querella criminal por calumnias e injurias contra el autor del libelo que está empleando El Confidencial en su campaña difamatoria contra HazteOir.org (que ya ha anunciado que también presentará demanda contra ese diario en los próximos días). El texto de la demanda repasa con detalle los rastreros métodos usados por el autor de esos bulos para propagarlos, y deja a la vista sus fines y motivaciones.

Una película de espías que no aporta ni una prueba de sus acusaciones

De los escritos que analiza la demanda, podemos poner un ejemplo de los métodos del demandado con el texto que tituló como “Fuego 1.5”. El documento en cuestión es un PDF de 14 páginas, fechado en “Toledo, Pascua de 2011”. En él su autor cuenta toda una película de espías en la que imputa gratuitamente una serie de graves delitos a una parte del movimiento provida: desde corrupción de menores a hasta prácticas de espionaje dignas de una película de 007, pasando por amenazas, coacciones y otras patrañas. El nexo común de todas ellas es que en las 14 páginas de ese documento el demandado no aporta ni una sola prueba de sus gravísimas acusaciones.

La versión digital del método de tirar la piedra y esconder la mano

Para cubrirse las espaldas legalmente, el redactor del documento evita dar en el PDF los nombres de las personas y entidades víctimas de sus calumnias. En vez de nombrarles, el autor usa expresiones como éstas: asociaciones como XX, XXX, XXX o XXX. En la página 7 del documento se refiere a las entidades calumniadas de esta forma: “asociaciones cuyo nombre he omitido pero que ya han sido denunciadas en medios de comunicación”. Es obvio que el demandado carece de pruebas que respalden sus graves acusaciones, porque de lo contrario denunciaría esos delitos ante un juez. Pero claro, como ya señalé aquí el jueves, una denuncia al respecto de un abogado madrileño ya fue sobreseída y archivada en firme. A falta de pruebas y no teniendo como convencer a la justicia, los difamadores han optado por montar juicios mediáticos en clave de linchamiento recurriendo para ello a un periodista sobre el que pesan ya cuatro condenas por difamación. Eso no es justicia: es chekismo.

Además, según señala la demanda presentada por HO, el demandado hizo circular ese documento el 5 de mayo de 2011, mediante un correo electrónico en el que concretaba los datos que había dejado deliberadamemte ocultos en su libelo: “he querido hacersos llegar directamente el documento que he dado a conocer hace unos días y en el que se hace alusión velada a HO, PPE, IPF y DAV”. De esto puedo dar testimonio en primera persona pues fui uno de los que recibió ese email. En él -se ha entregado una copia del mismo en el Juzgado, adjunta a la demanda como Documento Nº2- el demandado aún tenía la cara dura de afirmar que “nunca he cuestionado la validez o el trabajo de HO“, y esto mientras vinculaba a HO con delitos muy graves sin aportar ni una sola prueba. Se trata, en fin, de la versión digital del famoso y cobarde método de tirar la piedra y esconder la mano.

Le escandaliza que los calumniados busquen el amparo de la justicia

Pero por si esta descripción de los rastreros métodos del demandado no basta para hacerse una idea de lo bajo que se ha caído en esa campaña de difamación, según cita la demanda de HO uno de los documentos elaborados por el demandado acusaba a los difamados de lo siguiente: “También han recurrido a amenazas legales cuando han temido que alguien publicara sus acciones en internet.” ¿Pero se puede tener más cara dura? Es decir, que se vale de documentos en los que se velan los nombres de los calumniados para acusarles impunemente de toda una serie de delitos sin aportar ni una sola prueba; difunde ese documento por correo electrónico, un medio que hace que los calumniados no puedan defenderse; se hace llegar esos documentos a la prensa para que medios como El País y El Confidencial ayuden en esa campaña de linchamiento… Y ese individuo aún tiene el tremendo cuajo de escandalizarse cuando los calumniados buscan amparo en la justicia frente a ese atropello. ¿Qué esperaba, orinarles encima esos bulos y que dijeran que llueve?

¿Hay detrás de esta campaña calumniosa un sentimiento de envidia?

En fin, tras respasar los sucios métodos seguidos por el demandado, uno, incapaz de entender que alguien -y menos aún un cristiano- comenta tales bajezas porque sí, se pregunta: ¿qué puede mover a alguien a caer tan bajo? Sobre eso también arroja cierta luz la demanda presentada por HO, aunque no se detenga a analizar los fines que persigue esa campaña de calumnias. En los textos escritos por el difamado que cita la demanda me han llamado la atención ciertas cosas. En uno de ellos, el demandado califica de “muy minoritaria” la aportación a la “movilización ciudadana contra leyes y acciones gubernamentales hostiles a la identidad cristiana” por parte de “asociaciones como XX, XXX, XXX o XXX”. Como ya hemos visto, tras esa ensalada de letras equis lo que el demandado escondía era una alusión a HazteOir.org, Profesionales por la Ética, el Instituto de Política Familiar y Derecho a Vivir. ¿Alguien puede sostener en serio que la aportación de HO y DAV a esas movilizaciones fue “muy minoritaria”? Lo curioso es que el pasado jueves El Confidencial presentaba al demandado como vicepresidente de “una de las asociaciones de cristianos laicos más activas en las movilizaciones contra la ley del aborto y la asignatura Educación para la Ciudadanía”. Y se refería con ello a una asociación, Educación y Persona, cuyo ámbito de actuación se limita a la provincia Toledo y que a nivel de público en general es una gran desconocida. Parece que ya no les basta con echar basura sobre los difamados: además se resta también importancia a su enorme aportación a las movilizaciones contra los proyectos ideológicos del zapaterismo.

En ese absurdo empeño el propio demandado se contradice a sí mismo. En el documento que difundió en mayo de 2011 por email -y que se ha adjuntado con la demanda de HO- también señala en su página 9 en referencia a los difamados lo siguiente: “utilizan medios muy eficaces: notable poder de convocatoria, de influencia social y de influencia en los medios de comunicación”. ¿Pueden tener tanto poder de convocatoria e influencia social y mediática unas plataformas a las que una página antes se atribuía una aportación “muy minoritaria”? Lo que acabo de señalar deja entrever, me temo, un cierto sentimiento de envidia ante el éxito de HO y las demás organizaciones calumniadas.

Convierte una discrepancia sobre estrategia en una acusación

Pero la cosa no se queda en el simple desprecio, como válvula de escape para una envidia mal disimulada. Incapaz de reconocer la verdadera dimensión de las plataformas contra las que arremete, el demandado pretende, además, imponer a los difamados sus planteamientos estratégicos. En la página 10 del citado documento “Fuego 1.5”, se queja de que los difamados “aplican como método el “Choque del Carnero”, el conflicto y la polarización. Esto debe ser así solo cuando es necesario y no como método. Esta forma de actuar sirve para captar gente para sus filas, pero no sirve para ampliar la influencia cristiana en el conjunto de la sociedad.” Es decir, que el demandado convierte una más que respetable diferencia de estrategia en una acusación sumarísima, como si el hecho de crear una plataforma cívica de inspiración cristiana obligase a sus promotores a seguir los dogmas buenistas de ciertos inquisidores que se creen con derecho a imponerles a los demás sus opiniones en materia de estrategia.

Una campaña calumniosa que sí es digna de un servicio de inteligencia

Tiene narices, además, que en el afán por desprestigiar a las citadas plataformas se las acuse de actuar como un servicio de inteligencia, teniendo en cuenta que campañas calumniosas como ésta -que usa métodos tan rastreros, buscando la indefensión de sus víctimas y violando de la forma más grosera su derecho al honor y a la presunción de inocencia- sí que son dignas de ciertos servicios de inteligencia. En septiembre de 2007 ya expliqué aquí la campaña de difamación sufrida por el Papa Pío XII a manos del KGB y que aún hoy, medio siglo después de su puesta en marcha, sigue siendo propagada por no pocos enemigos de la Iglesia Católica. En enero del año pasado Luis del Pino recordaba la campaña calumniosa sufrida por Martin Luther King a manos del FBI en los tiempos de John Edgar Hoover. Y no hay que irse muy lejos en el tiempo ni en el mapa para encontrarse episodios igual de siniestros: aún está muy reciente el montaje del CNI contra el magistrado Roberto García-Calvo, miembro del Tribunal Constitucional que era muy incómodo para el gobierno socialista por sus posiciones conservadoras. En fin, a la vista de esas y otras campañas de descrétido, están algunos como para hacer comparaciones con los servicios de inteligencia…

Objetivo: expulsar a los difamados del ruedo público

Finalmente, en la página 14 del documento “Fuego 1.5”, el demandado desliza el escenario que pretende pintar con este bulo: “El resquebrajamiento del asociacionismo cristiano español en dos bloque enfrentados: los que han conocido la existencia del Yunque y los que siguen creyendo a sus miembros cuando hacen creer que los delatores son enemigos.” Esto que acabo de citar es un magnífico ejemplo de wishful thinking, en el que el autor confunde sus paranoicos deseos con la realidad. Antes bien, tanto él como los que como él se dedican a extender estos miserables bulos parecen empeñados en conseguir la desaparición del ruedo público de las entidades calumniadas simplemente porque no coinciden con sus estrategias o porque han tenido más éxito que ellos en el plano asociativo. A eso es a lo que parece tender una campaña calumniosa que unos han difundido por puro interés, otros por simple envidia y los más por la irresponsabilidad de fiarse sin más de los chismes que les llegan de amigos, familiares o conocidos, sin importar el daño que hacen al dar crédito y propagar murmuraciones y maledicencias: una falta de caridad y de escrúpulos que provoca vergüenza ajena, sobre todo en boca de quienes presumen de cristianos.

Enlace recomendado:

Entrevista a Ignacio Arsuaga en Infocatólica sobre los bulos de El Confidencial

Entradas relacionadas:

El Confidencial oculta que basa su libelo en una denuncia sobreseída
El Confidencial enciende el ventilador y empieza a salpicar calumnias por doquier
El Confidencial sigue su guerra sucia contra los grupos cívicos que no obedecen al PP
Carta a Ignacio Arsuaga con FJL de fondo
Federico Quevedo ataca a las víctimas: ¿otro recadito de la dirección del PP?

(Foto: La Crónica de Guadalajara)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Marcial

    Duro y por ellos. No hay que ser tonto.

  2. mac

    Elentir, te entiendo, pero yo esperaría los resultados y dejaría de hacer juicios. No se puede caer en lo mismo que se ha sufrido.

  3. Juana de Arco

    mac. ¿Te puedes explicar por favor?. Gracias

  4. dan10

    Llevo más de siete años de Socio de HO, no tantos como Elentir. Cuando recibo un correo de una persona que no conozco con un anexo Fuego 1.5, lo primero que hago es borrarlo. Luego tuve la oportunidad de leer otro correo: el tono paternalista, condescendiente y ligeramente amenazante (“ya te lo dije”); me pareció patético y típico de “curita batasuno” o “mafioso napolitano”.
    Es parecido a recibir un correo de un desconocido que te cuenta que tu mujer es buena pero que te engaña y que te lo advierte por tu bien, porque él sabe mucho y es muy amigo de Obispos. Si confías en tu mujer, lo primero que piensas, es que el DESCONOCIDO está deseando que rompáis para quedarse con ella. Pues eso mismo pienso del tal Fernando “vestido de católico”, que quiere que yo rompa con HO. De momento me he subido la cuota y me voy de segunda “luna de miel” con la propia, con la que también llevo más de siete años.

  5. Juana de Arco

    dan10. Tu explicación es clara y certera :aplauso:

  6. Jose Antonio

    Creo que es una estrategia. Desprestigiar a las únicas instituciones que están dando la cara poniendo las cartas sobre la mesa y señalando la falta de principios del partido popular. Parece claro de dónde puede venir la directriz de montarlo. Ahora están “calentando” los ánimos para crear la impresión de que hay una ruptura en el pp entre el ministro del interior – que quieren insultar calíficándole de miembro del opus dei – y gallardón, que sería “progresista”…a vueltas con los “ultracatólicos”…hay que ver los comentarios en el confidencial, cómo se excita la gente….Esto debe ser premeditado. Si el ministro que dicen que es del opus dei fuera musulmán no tirarían a matar….Esto es para crear una fractura en el pp y de paso acusar a la Iglesia de politizar.
    Alguien está moviendo fichas en el confidencial. Algo pasa. Lo que me gustaría saber es si está montado desde el psoe o desde la parte antropófaga-masona del pp.

  7. doiraje

    Bueno, espero que la querella sirva para aclarar de una vez por todas la veracidad de las acusaciones y evitar la repetición cíclica de estas campañas interesadas.

    Lamento la suerte que pueda correr el sr. López-Luengos, pero si ha cometido algún error, desde luego ha llegado demasiado lejos. Con todo, no comparto en absoluto el retrato siniestro q

  8. doiraje

    (…Continúo. Me ha saltado el texto)

    Con todo, no comparto en absoluto el retrato siniestro que traza Elentir aquí. Esta persona, por lo que sé de él de muy buena fuente, es un profesor de filosofía de un instituto toledano, casado, con tres hijos y sin la menor ambición política o de protagonismo, y sí muy comprometido contra los proyectos de ingeniería social que hemos padecido de la mano de los socialistas. Si se ha equivocado será debido más a un exceso de celo malentendido que por un perfil inmoral de su personalidad.

    Sólo una aclaración sobre lo de la envidia. Por favor, Elentir, cálmate y vuelve a leer el texto. “Lo minoritario” hace referencia a la presencia de personas del Yunque en las organizaciones que cita sin identificarlas, no a su capacidad de convocatoria o a su éxito o trascendencia social o mediática, lo cual resulta evidente para cualquiera, como más adelante reconoce el propio autor del informe. No hace falta que denigres a una asociación que persigue fines similares en el sector educativo a los de HO o PPE.

    Y por cierto, cuál es la cantidad que reclamáis en concepto de indemnización ¿15.000 € o 150.000 €? Porque lo escrito en la demanda es esto: “15.0000,00”.
    Si sois cristianos, no intentéis arruinar a un profesor de instituto. A ver si va a resultar que, aun acusando sin pruebas, van a ser ciertas.

    Elentir, lecciones de moral las justas.

  9. Juana de Arco

    “doiraje”. Yo te digo a tí también “lecciones de cristianismo las justas”.
    No es de alguien que se dice “cristiano” la difamación y poner publicamente en entredicho la honra de las personas, porque la difamación es como un vaso de agua que se derrama, nunca se puede recoger la última gota, y la difamación pública no se puede reparar, porque aunque se haga por los mismos medios, nunca leerán la mismas personas las rectificaciones y la reparación del honor de quienes han sido deshonrados.

    Y deja de utilizar el “cristianismo” para atacar, porque eso define a quien lo hace. O ¿son mejores “cristianos” los que difaman que los que se defienden de agresiones al honor?.

    En cuanto a lo de la “minoría” que dice que hay “en esas organizaciones”, que no es más que otra difamación, ¿porqué no cita nombres en lugar de “tirar la piedra y esconder la mano”?. Si tiene pruebas de quienes son ¿porqué no pressenta pruebas?.

  10. doiraje

    En principio, si es difamación o no, lo determinará el juez. Ni tu, ni yo, ni Elentir, ni HO en bloque.

    Ojalá que lo sea, pero no lo sé todavía.

  11. aris

    doiraje, no hace falta que un juez nos diga lo que es difamación o no, tenemos uso de razón para saberlo, el juez decidirá si tiene consecuencias o no los artículos publicados.

    Un saludo

  12. Juana de Arco

    doiraje. Ningún juez me va a decir que no es difamación, porque al no haber dado nombres concretos se están viendo difamadas y deshonradas TODAS las personas de todas esas organizaciones, ya que el resultado es la sospecha contra todas y cada una de esas personas sin distinción ¿o no?.

    Así que sí, cualquiera puede “determinar” que ha habido difamación mientras no se demuestre con pruebas lo contrario. Y la no haber dado nombres ¿como va a reponer el honor a quienes hemos sido difamadas?

    Por cierto ¿un “profesor de filosofía de un instituo toledano” tiene carta de credibilidad? ¿porqué?.Y si “tiene hijos”, las personas difamadas también los tienen.

  13. doiraje

    Si son ciertas las acusaciones, cosa que el acusado deberá probar, no hay difamación ninguna, sino pura verdad.

  14. doiraje

    Y sobre credibilidades. Claro que creo y quiero seguir creyendo en que todas estas organizaciones y sus líderes no pertenecen al Yunque.

    Pero, desconociendo las fuentes probatorias en que López-Luengos se ha basado para escribir sus dos textos, sigo sin entender qué gana alguien como él con esto, si no le anima ambición personal alguna. Esto es lo más inquietante.

    Otra cosa son los medios de comunicación que están instrumentalizando esto para destruir la imagen o la labor de estas organizaciones. Lo que también creo es que López-Luengos denuncia la presencia “minoritaria” pero directiva del Yunque en estas organizaciones no para destruir la labor de éstas, sino para que realmente sean autónomas a toda manipulación.

    Son los medios basura como El Confidencial los que quieren cadáveres, pues como los carroñeros se alimentan de podredumbre. López-Luengos me parece (creo y quiero seguir creyendo también) que no.

  15. Mac, ¿esperar a los resultados de qué? ¿Acaso tengo que esperar para saber que amigos míos a los que conozco desde hace casi una década no pertenecen a ninguna secta secreta xenófoba y antisemita, ni son responsables de todos los delitos de los que se les acusa sin pruebas en los mencionados libelos? Pues no, no espero. Ya he esperado bastante para dar mi opinión sobre una campaña calumniosa que viene desarrollándose desde hace años. Los que tenían que esperar son los calumniadores a tener pruebas de sus acusaciones, pero no lo hicieron, porque por supuesto todas las acusaciones que lanzan son falsas. Basta con leerlas y con conocer a los acusados.

    Doiraje, por favor, no pretendas presentar al demandado como una víctima. Este señor lleva años lanzando gravísimas y ridículas acusaciones contra excelentes personas sin presentar ni una sola prueba. Se ha dedicado a difundir esas acusaciones -no aportando nunca ni una prueba- por los cauces habituales por los que se extienden los bulos. Finalmente le ha colocado los chismes a dos medios de comunicación especialmente interesados en liquidar la influencia pública de esas plataformas de inspiración cristiana. ¿Y me dices que no le dé lecciones de moral? ¿Qué tengo que hacer entonces ante quien actúa de forma tan rastrera? ¿Acaso tengo que valorarlo como un ejercicio de moral alternativa?

    Por cierto, padres y madres de familia, con hijos, son también la mayoría de las personas calumniadas por ese individuo. Padres y madres de familia son muchas de las personas a las que ese individuo ha acusado de una esperpéntica serie de delitos sin aportar ni una prueba, y haciendo lo posible para que no pudieran defenderse de los bulos. Padres y madres de familia son las personas que han sufrido muy malos tragos y muchos transtornos por culpa de las rastreras difamaciones hechas por ese señor. ¿Cómo te crees que le sienta a un padre o a una madre ser acusado sin pruebas de cosas como corrupción de menores? Mira, eso me lo hacen a mí y no sé cómo habría respondido. Hacer eso es tan asqueroso, tan rastrero, tan miserable, que no puedo ni imaginar lo que han sufrido las personas calumniadas por semejante basura, aunque me hago una idea porque -repito- les conozco y sé en cierta medida lo mal que ese miserable se lo ha hecho pasar a muy buenas personas con esos bulos.

    Para terminar, el demandado ha tenido años para probar sus gravísimas acusaciones. No lo ha hecho ni siquiera cuando ha ido con ellas a dos medios de comunicación que han paseado el buen nombre de los difamados por el barro. No espero que las pruebe ahora, no sólo porque carece de ellas, sino porque simplemente son falsas, como puede deducir cualquiera que lea los disparatados delitos de los que ese energúmeno acusa a la gente de HO; DAV, PPE y el IPF. Desde luego, bastante prudencia hemos tenido algunos de tragarnos toda esa mierda durante años a la espera de que el autor del libelo diese la cara en público. Lo que faltaba ahora es que los amigos de los calumniados tuviésemos que esperar no vaya a ser que este tipo se sienta ofendido tras haber enmierdado alegremente el prestigio de excelentes personas.

  16. doiraje

    Bien, repito que lo bueno de haber llegado a este punto es que se va a aclarar definitivamente si lo dicho por este señor es verdad o no. Porque si no es capaz de probar nada de lo que afirma, ciertamente merecerá la pena que le impongan.

  17. doiraje

    Pero también te digo que si, aun no pudiendo ser probadas, son verdaderas estas acusaciones, ruego a Dios que alguien pueda investigarlas a fondo y sacar a los yunquistas a la luz.

  18. “doiraje”. Deja de esquivar lo que no te interesa y presta atención:

    – NO ha dado nombres, solo ha dicho “minorias”
    – Al no dar nombres, ha difamado a TODAS LAS PERSONAS DE TODAS ESAS ORGANIZACIONES
    – Por tanto, y aunque saque algún nombre, la acusación de difamación tiene que mantenerse por haber puesto PUBLICAMENTE en tela de juicio la honra DE TODAS LAS PERSONAS: direCtivaS, colaboradores, simpatizantes, etc.

    Resumen: Existe difamación tanto si aporta nombres de una “minoria” como si no, pues la MAYORÍA ha sido difamada PUBLICAMENTE, y el hecho de dar ahora algun nombre, no restablece el buen nombre de todas las personas afectadas de las que han dudado miles de internautas.

    ¿Te lo dibujo?. Y repito que por muy “profesor” que sea, no tiene patente de corso para difamar.

  19. doiraje

    Por mi parte, ya he dicho lo que pensaba. Se dará por aludido quien se dé. Aquellos que hayan colaborado de buena fe con estas organizaciones, que en opinión incluso de López-Luengos es la inmensa mayoría, no tienen que darse por aludidos, sino en todo caso por manipulados o engañados.

  20. Tu penúltimo comentario, Doiraje, es todo un desmentido del anterior. Dicho en resumidas cuentas: lo que diga el tribunal te da igual si el demandado es condenado por difamación. Siempre habrá personas que le deis el beneficio de la duda, por muy grandes que sean las burradas de las que el demandado ha acusado a excelentes personas que no se merecen que se las humille y se las maltrate de esta forma. En el fondo, actúa ese mecanismo mental que sirve de consuelo a los que alguna vez han dado crédito a bulos contra cualquier persona: “algo habrá hecho”.

    Deduzco, en fin, que para algunos eso del derecho a la presunción de inocencia debe ser una falacia que, en el fondo, debería ser sustituido por la presunción de culpabilidad. ¿Es eso?

    Mira, vamos a hablar claro: si alguien se dedica durante años a acusar a otros de gravísimos delitos sin pruebas, y recurriendo para ello a cauces propios de los bulos -es decir, los medios por los que se propagan las mentiras que pretenden destruir la reputación ajena-, presumir verdad en ello es dar por bueno no sólo el contenido del bulo, sino también el sucio método usado para propagarlo.

    Afirmar que las acusaciones gravísimas y lanzadas por medios tan rastreros pueden ser ciertas aunque no puedan ser probadas es dar por buenas no sólo las ridículas acusaciones, sino también los infames medios usados para difundirlas y destruir la reputación de los difamados. Y llegado a este punto, y por muy obvio que resulte, creo necesario recordar que en este asunto no sólo se ha faltado a la verdad y se ha pisoteado el honor de las personas: quienes han lanzado esas acusaciones han obrado también faltando gravemente a la caridad y al respeto por la dignidad y los derechos de los difamados, recurriendo a métodos dignos de quienes desprecian la verdad y no buscan otra cosa que destruir el honor de terceros por razones nada nobles. Pero algunos aún tenéis la confianza de que una actuación tan rastrera como ésa dé algún provecho a los difamadores. En fin, lo dejo aquí. Ya me da tanto asco todo esto que me pueden las náuseas.

  21. aln

    Vamos a volverla por pasiva. Supongamos que un buen día me levanto con ganas de fastidiar y me da por empezar a decir por lo bajini, a algunos conocidos que militan en diversas asociaciones y partidos políticos, que tengan mucho cuidado, porque están manipulados por la masonería, el CNI, el Mosad, la CIA y el MI-5. Y aunque los fines de dichas entidades sean muy loables, en ellas hay gente que sirve a oscuros intereses. Que por supuesto, aunque les preguntes, lo van a negar todo, ya que han jurado proteger el secreto de su organización incluso con su propia vida. Tengo las pruebas, y se las he enviado a todos los obispos y a unos cuantos párrocos. Pero a tí no te las digo, te basta saber que sí las tengo. ¿Acaso no me vas a creer? Pero si las quieres, me las puedes pedir (a ver si picas…).

    Además, tengo cierto talento literario, y me curro un “informe” de 15 páginas que empiezo a enviar por email a los colaboradores más próximos de dichas organizaciones, para ir difundiendo más la especie.

    Lógicamente, el primer efecto es que muchas de las “víctimas” se empiezan a quedar con la mosca tras la oreja, y ya no estarán tan dispuestas a colaborar, no vaya a ser que luego salga algo raro. Tengamos además en cuenta que el medio internetero, al faltar el contacto personal, se presta mucho a que la desconfianza surja a la mínima. Sólo quienes hayan tenido la posibilidad de conocer personalmente a los acusados serán prácticamente inmunes a los bulos.

    Pero el objetivo lo consigo parcialmente: debilitar a esos movimientos díscolos que no obedecen a los poderes fácticos, sembrando la desconfianza y la división. Pero no tanto como desearía, así que tengo que recurrir a métodos cada vez más rastreros: iré paseando mi “informe” por diversos medios de comunicación, incluso por aquellos que son enemigos declarados de la causa que dice defender. O recurriendo a periodistas de dudosa reputación que publicarán cualquier cosa con tal de conseguir visitas a sus artículos. Quizás haya que exagerar los rumores hasta lo esperpéntico, para que tengan más gancho. Da igual, se hace y punto.

    ¿Veis qué fácil es tirar por tierra la reputación de personas y entidades molestas, incluso sin tener ni una sóla prueba?

  22. doiraje

    A ver si este comentario puede entrar (uno en contestación al último de Juana…. se ha debido perder en las estrellas).

    No, Elentir, mi último comentario no es un desmentido del anterior. Simplemente es que hay que distinguir entre la prueba y la verdad. Puede que lo que afirma López-Luengos no sea verdad, o puede sencillamente que no sea probado. He participado en juicios como acusación en casos de agresión (con parte de lesiones incluido), amenazas e injurias, y siendo verdad lo que relataba siempre salían los acusados absueltos por falta de pruebas. Es más, me ha llegado a ocurrir que aquellos que me agredieron y fueron absueltos, nada más salir del juzgado, casi en la misma puerta y en plena calle, me volvieron a agredir, a amenazar de muerte y a insultarme con perfecta impunidad, pues sabían que nadie atestiguaría en mi favor. Y en otras ocasiones, por ejemplo, me han llevado a los tribunales mediante acusaciones falsas.

    Así que si es verdad, ojalá que un día alguien con pruebas incontestables lo denuncie públicamente. Mientras, si López-Luengos habla de oídas, merecerá la pena que le corresponda, aunque fuera cierto.

    E intentando contestar nuevamente a Juana…, no tienen por qué darse por aludidos quienes colaboran en esas organizaciones de buena fe, cosa que afirma incluso López-Luengos que son la inmensa mayoría. En todo caso, más que aludidos deberían sentirse engañados o manipulados.

  23. Doiraje, tu anterior comentario ya está publicado, lo había pillado el antispam Akismet.

    Por mi parte, dejas claro dos veces que estás de acuerdo con el autor del libelo cuando dices que quienes colaboran con HO no deben sentirse aludidos por sus calumnias contra HO, sino que “deberían sentirse engañados o manipulados”. Con ello, en fin, consideras que esas calumnias son verdad, ya lo tienes asumido. Poco importa que el demandado se haya pasado la caridad por la entrepierna, y haya recurrido a métodos de difusión propios de los bulos para destruir la reputación de otras personas. Poco te importa que haya acusado a los difamados de cosas gravísimas sin aportar ni una sola prueba durante años. Sobre todo eso no tienes nada que decir, por lo visto. Para ti quien obra de forma tan miserable no debe ser el que reciba el rechazo de la gente de HO. Al contrario: afirmas -lo has hecho dos veces- que ante esas sucias acciones lo que debe hacer la gente de HO es “sentirse engañados o manipulados” por los difamados. Es decir, que deben creerse los bulos.

    En fin, lo mejor de todo este asunto es que está haciendo que se caigan muchas caretas: personas que se dicen cristianas pero que justifican métodos puramente diabólicos para destruir la reputación de otros, y que dan el beneficio de la duda no a los calumniados, sino a los autores y a los propagadores de los bulos. Si al final ya lo dijo Cristo: “por sus obras los conoceréis”.

  24. doiraje

    Bueno, mira, entiendes lo que quieres entender. En absoluto estoy afirmando, suponiendo o sugiriendo eso que dices. Cálmate y cuando recuperes el equilibrio hablamos, si quieres.

    Por mi parte, está dicho todo. Los lectores espero que sepan entender mejor lo que intento decir.

  25. dan10

    El puritanismo de algunos no tiene nombre. Efectivamente “doiraje”:
    Una vez vino un voluntario ligeramente antisemita (sería yunquero?), y un falangista, y un carlista, y un evangelista y otro quizá un poco franquista, que podía ser yo. ¿Qué hacen? Cierran HO y nos “queman” dentro. ¿Comprueban la “pureza de sangre”?
    Me gusta HO porque, como en la Legión, nadie se pone en la puerta a preguntar: ¿Y tú de Quién eres? Se viene a trabajar, con entrega y valentía, por ideales comunes: Vida, Familia, Religión. ¿Te recuerdo la primera estrofa del “Novio de la muerte”? A mí todavía me gusta.

    Como voy a sentirme manipulado si veo, día a día, que se lucha por esos ideales.

  26. No he perdido la tranquilidad ni el equilibrio en ningún momento, Doiraje, tenlo por seguro. Ya he visto unas cuantas campañas de bulos, e incluso he tenido la desgracia de sufrir una, como para que a mis 36 años esto me haga perder la paz. Y desde luego, lo que has escrito a la vista está.

  27. Mariano

    Doiraje,
    1.- No estamos en la Unión Soviética para lanzar acusaciones impunemente. Si se tienen pruebas de delito, se va a la policía o al juzgado y se denuncia. Punto.
    2.- No utilices argumentos ‘ad hominem’: Puesto que FLL es una bellísima persona, tiene razón. O, como es un cristiano ejemplar -lo sabremos el Día del Juicio- no puede tener otro fín que desvelar la verdad. No cabe otra explicación.
    3.- Como, hasta el momento, el fin no justifica los medios, FLL podrá tener toda la buena intención que se quiera, pero no está reñido con la comisión de delitos.
    4.- Si uno se lee los textos publicados en el requerimiento de conciliación, se advierte una perpetua confusión de planos (el jurídico-civil y el religioso) en sus acusaciones que dicen poco de su capacidad de discernimiento.
    5.- Esos mismos textos revelan la tesis del autor: la acción social de los cristianos ha de ser confesional y grupal. Esto es una opinión suya, por no decir una descalificación de la doctrina social de la Iglesia. No entiende (o no le parece bien) que ciudadanos normales colaboren en iniciativas sociales sin compartir no solo una misma fe, sino prácticamente un mismo carisma y una misma sensibilidad religiosa.
    6.- Se puede ser buena persona, pero las buenas personas se equivocan en ocasiones. El empecinamiento puesto de manifiesto y la cohorte de personas que le sostienen anímicamente desde hace dos años hace pensar en un desequilibrio mesiánico y poco sujeto a la razón. Estos casos se dan.
    7.- Las penas solicitadas por la demanda deben ser acordes con la jurisprudencia. A nadie se le pregunta si es cristiano cuando se le acusa o cuando se le impone una multa. Esto es, una vez más, la confusión de planos que se produce en este caso. Los cristianos tienen sus responsabilidad civil como todos. Ah!, y lo de autodenominarse cristiano sin venir a cuento me recuerda a Bono o a Pepiño, que también lo hacen. O esto es una cuestión civil o lo es canónica. Lo que no vale es ‘hacerse la pica un lío’ y acabar acusando a los Obispos de ineptos.

  28. Muy buen análisis y muy buenas observaciones, Mariano. Sobre la confusión que comentas en el punto 4, estuve tentado de comentarla en esta entrada pero lo dejé porque de hacerlo quedaría demasiado larga, y no me gusta publicar “ladrillos”. Aprovecho ahora que lo menciones para hacer algunos apuntes, en particular sobre lo que el demandado afirma en la página 10 del citado documento “Fuego 1.5”, en la que se queja de que los difamados “aplican como método el “Choque del Carnero”, el conflicto y la polarización. Esto debe ser así solo cuando es necesario y no como método. Esta forma de actuar sirve para captar gente para sus filas, pero no sirve para ampliar la influencia cristiana en el conjunto de la sociedad.”

    Ciertamente, este señor demuestra una enorme confusión acerca de la naturaleza de las plataformas a las que difama: se empeña en verlas como organizaciones de naturaleza religiosa, como si en vez de plataformas ciudadanas estuviese hablando del Opus Dei, Comunión y Liberación, el Camino Neocatecumenal u otros movimiento de apostolado; pero de lo que está hablando en realidad es de organizaciones civiles con fines estrictamente políticos. De esta incapacidad para reconocer la realidad civil de estas asociaciones surge su consiguiente crítica a sus métodos: el rechazo a una estrategia de actuación que no tiene nada que ver con la de una organización de apostolado. El fin de esas plataformas es participar en la vida pública en defensa de los derechos y libertades, una labor política que requiere estrategias políticas.

    En la página 11 el demandado llega a acusar a los difamados de hacer una “Teología de la Liberación de derechas”. Pero HO, DAV, PpE y el IPF no apelan al Evangelio o a referencias religiosas para presentar sus planteamientos. De hecho -ironías de la vida-, ese carácter “laico” (entendiendo la palabra en el buen sentido) es lo que molesta a ciertos católicos que preferirían que HO fuese una plataforma de naturaleza religiosa, como bien apunta Mariano, y que incluso preferirían que HO fuese una plataforma en consonancia con cierto carisma o sensibilidad dentro de la Iglesia Católica. Pero la realidad es que para ser miembro de HO no es necesario ser católico, ni siquiera ser creyente. Puedo dar fe de ello porque me lo han repetido una y otra vez desde que conocí HO en 2003, y en todas las actividades de HO en las que he participado nunca se me ha obligado ni presionado ni remotamente para participar en ninguna práctica religiosa. Curioso contraste el que hace esta realidad, en fin, con la idea que pretenden dar los difamadores de HO como si fuesen una secta integrista.

  29. doiraje

    1.- Sí, esta investigación es más propia de profesionales o técnicos especializados que de un profesor de instituto. Sólo la Policía o la Guardia Civil están capacitados para desentrañar la posible existencia de una sociedad secreta y sus actividades.

    2.- Simplemente me extraña que este hombre mienta, porque no tiene absolutamente nada que ganar con ello. Al contrario, se ha metido en un lío morrocotudo.

    3.- Efectivamente, el fin no justifica los medios. Creo que el sr. López-Luengos estaría de acuerdo.

    4.- Poner en duda la capacidad de discernimiento de esta persona es una impresión subjetiva tuya. Digamos que no ha discernido bien los efectos de su actuación y el aprovechamiento que la izquierda va a hacer de todo esto.

    5.- Otra inferencia subjetiva. Lo que defiende de forma inequívoca es que la gente sepa en dónde se mete, que haya claridad en el proceso de toma de decisiones, y el rechazo total al secretismo como forma sistemática de funcionamiento de una organización con objetivos sociales y culturales asimilables por el catolicismo. Estas organizaciones sin católicos comprometidos en sus filas no serían absolutamente nada.

    6.- Sin duda, parece haberse equivocado en su forma de proceder. Pero, por favor, aplícate tu punto 2.- sobre los argumentos “ad hominem”.

    7.- Un cristiano lo ha de ser siempre, se esté en un plano civil o canónico. Y si el sr. López-Luengos está diciendo la verdad, aunque no lo pueda probar, y le caiga la pena que le corresponda, seguirá siendo más cristiano que aquellos que se querellan contra él para defender su mentira.

  30. Mariano

    Elentir,
    me alegra haberte dado pie para que acabaras expendiendo tu artículo hasta convertirlo en ‘ladrillo’. : D
    Fuera de bromas, das en el clavo cuando dices que para algunas organizaciones o personas, quienes actúan a título personal, incluso dentro de una organización, son percibidas como peligrosas. No digamos de asociaciones civiles sin adscripción o dependencia religiosa.
    Y son peligrosas porque no se las puede manejar.
    Quien tenga ojos podrá percibir la lucha sorda de organizaciones explícita o implícitamente vinculadas a movimientos religiosos por el control de ámbitos de influencia. Las personas u organizaciones que no se atiene a ese modelo son un nuevo jugador en el tablero social que pone en peligro la hegemonía del reparto de influencias que han hecho las asociaciones confesionales. Pero son la posibilidad de cambiar la sociedad porque una gran organización se puede manejar manejando a su líder cuando se le amenaza con un peligro si no depone sus actitud sobre un tema concreto. Así se emprende la senda del ‘malminorismo’ que no tiene final.
    Los grupos pequeños y los individuos independientes forman un tejido difícil de desmembrar porque no profesan una obediencia monolítica a ningún líder. Actúan movidos por sus convicciones antes que por obediencia. Se agrupan, así, desde abajo hacia arriba y eligen a sus líderes, que no son de derecho divino: si lo hacen mal, se les pega la patada y punto.
    Las organizaciones confesionales se articulan al revés: el autoproclamado líder acoge a sus miembros, quienes lo interpretan como un compromiso personal e incuestionable. Muchos entierran su capacidad crítica bajo la capa de la obediencia ciega y así, en definitiva, configuran movimientos cívicos que resultan unipersonales. Fin del rollo.

  31. Doiraje: “si el sr. López-Luengos está diciendo la verdad, aunque no lo pueda probar, y le caiga la pena que le corresponda, seguirá siendo más cristiano que aquellos que se querellan contra él para defender su mentira.”

    Hizo bien Mariano en recordar que el fin no justifica los medios. De hecho, cuando uno usa métodos cauces propios de los bulos para difundir graves acusaciones sin pruebas, suponer que está defendiendo la verdad es como deducir que una mosca muerta en una cámara de gas de Auschwitz ha sido víctima de un insecticida colocado ahí para matar bichos.

    Y es que quien defiende la verdad no hace nada de esto:
    – Acusar a otros sin pruebas y durante años de graves delitos
    que, además, no se corresponden de ninguna forma con la experiencia que tenemos de los acusados quienes los conocemos personalmente.
    – Difundir las graves acusaciones, sin pruebas, por los medios que más daño hagan a la reputación de los acusados, haciéndolas circular por correo electrónico, teléfono y otros medios de tal forma que los acusados no puedan defenderse.
    – Acudir a medios de comunicación políticamente interesados en destruir la reputación de los acusados, por ejemplo un diario abortista y manipulador como El País o un periodista sobre el que ya pesan cuatro condenas por difamación, con la idea de que tendrán menos reparos en publicar esas graves acusaciones sin pruebas
    – Una vez hecho todo lo anterior, tener la cobardía de negar la mayor, diciendo que en realidad no se quería dañar a los acusados.

    Cuando uno defiende la verdad no actúa así. La verdad no se defiende con métodos tan despreciables, a menos que se pretenda prostituirla. Quienes suelen actuar así son los que quieren destruir la reputación de otros a base de mentiras y faltando gravemente a la caridad. Pretender identificar prácticas tan sucias y rastreras como ésas con la defensa de la verdad me parece, en fin, una tomadura de pelo.

  32. doiraje

    Sin duda que al sr. López-Luengos le va a ser muy complicado probar sus acusaciones, pues demostrar la existencia de una sociedad secreta y su funcionamiento resulta muy arduo por razones obvias.

    Desde luego, cuenta con muchos menos apoyos que HO, por ejemplo. Pues también los obispos le dejarán caer con su paradigmática y mayestática pasividad.

  33. “doiraje”: “7.- Un cristiano lo ha de ser siempre, se esté en un plano civil o canónico. Y si el sr. López-Luengos está diciendo la verdad, aunque no lo pueda probar, y le caiga la pena que le corresponda, seguirá siendo más cristiano que aquellos que se querellan contra él para defender su mentira.”

    No sabia yo que tú veias el interior de las personas. Ahora entiendo que te convieertas en juez y verdugo.

    Si hubieses vivido en la época de Santa Teresa de Jesús cuando empezó a fundar conventos, y la acusaban de estar abriendo casas de mujeres “alegres”, seguro que apoyarias a los difamadores como estás demostrando, porque se ve que para tí la difamación es una virtud.

    Menos mal que no eres juez, porque a las victimas nos meterias en la cárcel por defendernos 🙄

  34. Lo último de Doiraje me deja atónito: es decir, que si los Obispos no salen en defensa de ese señor no lo harán porque no quieran apoyar a quien ha actuado de forma tan rastrera y faltando a la caridad para desprestigiar a otras personas, sino porque los Obispos son unos pasivos. Lo que tiene uno que leer.

    Eso sí, sigues pasando por alto los rastreros métodos del demandado, sobre eso parece que no tienes nada que decir. Pero eso sí, a los Obispos sí que los criticas a priori en previsión de que no apoyarán a ese sujeto. Yo alucino contigo, Doiraje.

  35. aln

    Ya que aquí hay algunos que están muy preocupados por dar lecciones de cristianismo, propongo que nos remitamos a un clásico como Santo Tomás de Aquino. Sí, aquel que decía que para que un acto sea moralmente bueno, debe serlo en su fin, su intención, y sus medios. Creo que algunos tienen problemas (al menos) con esto último.

  36. doiraje

    Juana…, no te olvides que he usado el condicional: “si el sr…, entonces…”.

    Es que los obispos (o ciertos obispos) están al tanto no sólo de esos informes, sino de testimonios directos de gente implicada. Pero ellos no harán nada. Como siempre, por otra parte.

  37. doiraje

    Y no paso por alto Elentir los “métodos”. Reconozco que se ha equivocado en la forma; lo que no sé es si también está equivocado en el fondo.

  38. Doiraje: “Pero ellos no harán nada. Como siempre, por otra parte.”

    A eso lo llamo yo ponerse la venda antes de la herida. Si al demandado le sane rana su campaña de desprestigio y los Obispos no le apoyan, les echaréis la culpa a los Obispos. Con un par.

    Parece que algunos ya no os conformáis con que se pasee por el barro el prestigio de excelentes personas, sino que además pretendéis pasear por el barro la reputación de nuestros Obispos si no os apoyan en esta campañita. En fin, qué asco. Hazme un favor, Doiraje: déjalo ya. Que se usen los comentarios de este blog para exponer tan a las claras y con tanto descaro la estrategia que se va a seguir en esa campaña de desprestigio si los Obispos no se avienen a colaborar con ella ya me parece el colmo. Esto no lo tolero. Es vomitivo, vamos.

  39. Mariano

    Elentir,
    Lamento decepcionarte pero en ese maldito plan está determinado que, si los obispos no avalan la tesis de FLL es que son encubridores o ignorantes.
    Lo se de buena tinta. De esta manera tenemos un mártir de la verdad sí o sí.
    Busca en Google Fernando López Luengos + Cañizares y leerás como el Cardenal afirma que ‘más le hubiera valido estar callado’.
    Hay una antigua película española protagonizada por Paco Martínez Soria titulada ‘Don erre que erre’..

  40. Por lo que veo, esas palabras de Cañizares las citaba El País el 20 de noviembre:
    http://elpais.com/diario/2011/11/20/domingo/1321764759_850215.html

    “Sus autores habrían estado mejor callados”, sentencia el cardenal Cañizares. –

    El cardenal se refería a los escritos del demandado, MLL. Será por esto que ahora se ponen también a descalificar a los Obispos por no haberse tragado esos chismes. Al final va a resultar que los únicos católicos de pura cepa son los que se dedican a hacer circular bulos por Internet para destruir la reputación de otras personas. En fin…

  41. Mariano

    Si te fijas, en el artículo, se les denomina ‘fervientes católicos’. A mi me llaman eso y me deprimo.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.