El hombre de acero

Ayer se estrenó otro remake cinematográfico del superhéroe más popular de todos los tiempos: Superman, esta vez bajo el título de “The man of steel” y con el estadounidense Zack Snyder en la dirección.

De Snyder me encantó la versión que hizo de la novela gráfica “300” en 2007. No puedo decir lo mismo de su versión de “Watchmen” (2009) ni de “Sucker Punch” (2011), películas que -aun reconociendo su depurado estilo visual y otras cosas buenas- me decepcionaron. No sabía si “El hombre de acero” supondría una nueva decepción, aunque lo que había visto hasta ahora en los trailers tenía muy buena pinta y me pareció una buena elección poner a Henry Cavill como Superman, a pesar de que su papel protagonista como Teseo en “Immortals” (2011) tampoco es que fuese para tirar cohetes. Esta vez hace un papel mucho mejor (por cierto, es la primera vez que veo a Superman con barba: ¿qué hoja utilizará para afeitarse sus superpelos?). La italiana Amy Adams, como Lois Lane, Russell Crowe como Jor-El, Kevin Costner como Jonathan Kent y Diane Lane como Martha Kent (creo que es sin duda la mejor madre adoptiva que ha tenido Superman) completan un buen reparto.

A pesar de mis dudas, esta nueva versión de Superman me ha sorprendido -gratamente- en todos los sentidos. No sólo es una buena revisión del planteamiento que se había hecho hasta ahora del popular superhéroe, sino que además profundiza más en aspectos hasta ahora no muy tocados, como la organización social del planeta Krypton (con cierto parecido al mundo feliz de Aldous Huxley), y también da un trasfondo más consistente a las motivaciones de los malos de la película (no diré nada al respecto para no adelantaros cosas a los que aún no la hayáis visto). En cuanto a Superman, es sin duda la película sobre este personaje que menos cita su nombre: sólo un par de veces, si no he contado mal. La ciudad en la que se desarrollan buena parte de los acontecimientos no es nombrada como Metrópolis en ningún momento (a menos que me haya despistado), y el pueblo en el que se crió Superman no se menciona en ningún instante: sólo se ve un letrero que pone “Smallville” en un depósito de agua, muy de pasada. ¿Es una forma simbólica de querer apartarse de muchos tópicos que se habían ido acumulando sobre él? Es posible. Desde luego, este Superman es más humano que los demás, en los flashbacks vemos lo que le va costando adaptarse a la Tierra y también vemos con posterioridad las ventajas que eso le aporta. Muy buena, por cierto, la mención a la esperanza y la apelación al bien.

Por lo demás, lo que me parece que sorprenderá más de esta película es que se trata de la más dramática y catastrófica de todas las que se han visto de Superman. Estábamos acostumbrados a que el héroe siempre estaba ahí para salvar a todos. Nunca moría nadie. Hasta cierto punto, el viejo Superman era como un protector omnipresente, siempre pendiente de la seguridad y el bienestar de los seres humanos, de tal forma que cualquier acto de heroísmo de los terrícolas quedaba prácticamente eclipsado por los superpoderes del prodigioso extraterrestre. Esta vez la cosa cambia, y creo que ha sido para bien. Aunque resulte raro el término aplicado a una película de este género, se agradece ese aporte de realismo y esa puesta en valor del heroísmo de quienes no tienen poderes extraordinarios para enfrentarse al mal. En fin, seas aficionado o no a las películas de superhéroes, ésta merece la pena. Te la recomiendo.

P.D.: para los fans del superhéroe, ojo al camión de combustible con la marca “LuthorCorp”. Es el único detalle que se ve del archienemigo de Superman en otras películas y en la serie televisiva “Smalville”.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Yo la fui a ver, excelente. Aunque aún me pregunto cómo reconstruirán Metrópolis después de tanta destrucción…

    Por cierto, “¿qué hoja utilizará para afeitarse sus superpelos?”
    R: http://www.youtube.com/watch?v=cvkDcrbLP2s
    😉

  2. Uy, a mí eso no me cuadra… ¿Y cómo llega hasta debajo de la barbilla? 🙂

  3. Nacho

    si se menciona metropolis, en una de las mapas de los militares identifica claramente Metropolis como la ciudad que esta sufriendo el ataque.

  4. Vaya, pues eso se me pasó… Despistado que soy. 😳

  5. Greg

    Creo que en los camiones pone Lexcorp, no Luthorcorp, por lo demas evidentemente hace referencia a Luthor.

    En líneas generales entretenida película, pero falla algún aspecto secundario de la trama (ej: no es creíble que una civilización avanzada y necesitada de recursos haya descuidado la colonización, se dice que llegaron a establecer puestos avanzados/colonias… ¿y ninguna, en al menos 100000 años que menciona Jor-El, prosperó hasta originar algún nuevo Kripton? Por hacer la comparativa, me convence más Star Trek y el tema Vulcano/Rómulo)

    Saludos y gran blog (en todos los campos 😉 )

  6. Si es que ya digo que soy algo despistado… Por eso a veces durante las películas anoto las cosas en el móvil. 😉

    Lo de los 100.000 años tampoco me cuadró. Por lo visto los kryptonianos eran algo paquetes terraformando planetas… En Star Trek se lo curraban mejor, es cierto. Y a todo esto, está al caer la nueva…

  7. No me ha gustado nada: atribulación impostada, mesianismo fallido, Metrópolis no son las Termópilas y Clark Kent no es Bruce Wayne (pero parece que Snyder y Nolan no se han dado cuenta). Carencias de muchos tipos envueltas en estruendosa parafernalia de efectos especiales.

  8. Hombreee… Cualquiera diría que hemos ido a ver la misma peli. 😉

  9. ¡¡En algo tendremos que no coincidir!! Eso sí, espero quitarme el mal sabor de boca en un par de días 😉

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.