Los comunistas aplauden que se defienda el aborto con términos religiosos

Ahora resulta que sí hay algo sagrado para Izquierda Unida: liquidar a hijos por nacer

Hoy han intentado reventar una sesión parlamentaria tres miembros –dos de ellas extranjeras– del grupo ultrafeminista Femen, creado por el ucraniano Victor Svyatski, que llama “perras” a sus activistas y que en una entrevista reconoció haber creado ese grupo para conseguir mujeres. En su grosero espectáculo de hoy, a falta de argumentos serios, científicos y racionales, las ultras enseñaron sus pechos mientras gritaban “aborto es sagrado”.

Las Antígonas: mujeres francesas se rebelan contra el feminismo radical
Feministas por el derecho a vivir

El aborto, lo último para abusar ilegítimamente a la mujer

Hasta aquí nada nuevo. Y es que no es noticia que las abortistas tengan que recurrir a montar broncas para compensar sus carencias argumentales; esto ya se ha convertido en lo típico. Tampoco es extraño que diputados comunistas aplaudan a un movimiento extremista que el año pasado derribó un monumento a las víctimas del genocidio ucraniano provocado por Stalin. No es noticia que se venda como defensora de la mujer una entidad creada por un hombre para pasear por el barro la dignidad de la mujer: la telebasura lo hace con mucha frecuencia y no sale en los telediarios. Ni siquiera es noticia que se invoquen los derechos de las mujeres para reclamar el aborto, un acto cruel e inhumano que, además, supone el mayor triunfo del hombre sobre la mujer a lo largo de la historia.

Y es que el aborto y las tesis que usan los abortistas para respaldarlo han dejado a la mujer absolutamente sola a la hora de afrontar la maternidad, al presentar el acto de matar a su hijo por nacer como una decisión que debe de asumir ella sola y por tanto, cuyas consecuencias -tanto si lo mata como si no- ha de asumir ella sola. El aborto da satisfacción no a las mujeres, sino a los hombres que buscan tener sexo con ellas sin hacerse responsables de las consecuencias. A ellas les queda la responsabilidad de cuidar al hijo o, si deciden matarlo, el dolor y el remordimiento por lo que han hecho. Ya lo advirtió una de las pioneras del feminismo, Alice Paul, que dirigió la campaña que logró el voto para la mujer en Estados Unidos: El aborto es lo último para abusar ilegítimamente a la mujer, el aborto es violarte hasta las entrañas.

¿Aspira el lobby abortista a convertirse en una religión?

En el patético espectáculo montado por las ultras de Femen, lo que sí es noticia es ver a los diputados de Izquierda Unida aplaudiendo a las alborotadoras que gritaban “aborto es sagrado”. No deja de ser curioso que una coalición comunista, que hace bandera del ateísmo militante y del odio a la religión, se deshaga en aplausos hacia una invocación a lo sagrado, es decir, a lo que merece ser objeto de veneración por su carácter divino o sobrenatural. Por supuesto, que se defina como “sagrado” el acto de matar a un ser humano inocente e indefenso ya me parece el colmo de la majadería. ¿Piensan pedir que los aborteros sean elevados a la condición de sacerdotes de la nueva religión abortista? ¿Van a dar a los abortorios la condición de templos? ¿Pedirán que la matanza y descuartizamiento de embriones y fetos sea amparada por la ley como una manifestación religiosa?

El aborto, defendido por neopaganos como un sacrificio sagrado a Artemisa

Que las Femen -y por lo visto también IU- defiendan el aborto con argumentos religiosos es una paradoja, pues para la izquierda todo argumento provida, por muy científico que sea, es religioso y por tanto digno de rechazo y de no ser tenido en cuenta según su concepción laicista de la sociedad. Con todo, a pesar de tratarse de una paradoja, hay que decir que no es la primera vez que se emplean argumentos religiosos para defender el aborto. El dirigente provida estadounidense Gregg Cunningham contó el mes pasado en la sede de HazteOir.org el caso de la psicóloga Ginette Paris, militante abortista y miembro de la secta neopagana Church of All Worlds. En su polémico libro “El sacramento del aborto”, publicado en 1992, defiende el aborto como un “sacrificio a Artemisa”, una diosa griega que invocaban las mujeres ante la enfermedad o el sufrimiento. En el marco de ese aborto presentado como un sacrificio ritual, Paris presenta a la madre que aborta como el “verdugo”, afirmando que su cuerpo es “el primer y mejor altar de la Diosa” y que “el aborto es un acto sagrado”. Justamente lo mismo que opinan las feministas a las que hoy aplaudían los diputados de Izquierda Unida… En el caso de Paris, incluso se extraña de que haya mujeres que no dan una óptica religiosa al hecho de matar a sus hijos no nacidos: “¿A qué ideal o a qué conjunto de valores está sacrificando ella el feto?” Grotesco.

Me pregunto si tanto las Femen como IU van a asumir todos los argumentos neopaganos de Ginette Paris. En el mismo libro, dicha militante abortista afirma que “es moralmente aceptable que una mujer que da la vida puede también destruir la vida en determinadas circunstancias.” Es decir, justifica sin rodeos y sin eufemismos que una madre pueda matar a sus hijos. Defiende el aborto pero no lo disfraza como una mera operación de quitarse un grano y otras mentiras habituales del lobby abortista, sino “como un sacrificio a Artemisa”, incluso lo presenta desde una óptica eugenésica, refiriéndose al aborto “como un sacramento para que el regalo de la vida se mantenga puro”, es decir, defiende matar -o sacrificar, como ella dice- a los hijos que sean impuros, imperfectos. Es el mismo principio que movía a la eugenesia nazi y que hoy en día defienden los partidos abortistas que consideran legítimo que una madre mate a su hijo por nacer si éste es discapacitado, por ejemplo. Por supuesto, al igual que IU y otros partidos abortistas, Paris prescinde de todo argumento racional, médico y científico. No hay ninguno que sirva para defender un acto cruel y violento como es matar a un hijo por nacer.

(Foto: Marie-Lan Nguyen / Wikipedia. Busto de la diosa pagana Artemisa conservado en los Museos Capitolinos de Roma)

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. Luis Carlos

    Me pregunto qué clase de argumentos pueden dar frente a una madre arrepentida que una vez pensaba igual que ellas, y que ahora lucha para que otras no cometan el mismo error.

    ¿cuántos pro-aborto saben lo que es un aborto por aspiración, por inyección salina, por nacimiento parcial o por dilatación y curetaje?

    ¿en qué día, hora y minuto un no-nato ya es un ser humano, dos horas antes de nacer, tres días, cuatro semanas..?

  2. pacococo

    No merece la pena hablar de esas pobres chicas que tienen que enseñar las dominguillas para ganar el jornal.

    He visto por casualidad al maravillosos y benéfico ministro clamando por el ultraje a tan santa casa. Y la verdad es que es un ultraje, que no se repetiría si a estas jovenes las enchironaran dos o tres años. ¿A que nadie ha salido a hacer el tonto en el altar de ninguna iglesia de Rusia?

    Y la contestanción del no menos maravilloso y benéfico representante de IU, que hablaba del dolor de las mujeres y del derecho a solucionar ese dolor o algo así. Pensé que esta sociedad no tiene remedio cuando hay un tipo que es capaz de decir esas cosas.

    Y si me permites la maldad, podemos pensar en el inmenso dolor de las mujeres al fabricar el producto de deshecho.

  3. Eudoxo

    Estas nenas no tienen nada de “pobres chicas”, a ver si vamos captando de una vez que el combate callejero de la izquierda contra las instituciones democráticas (sean mareítas de colores diversos, partidas de la porra “Mateo Morral” o chulánganas haciendo lo único que saben hacer) va muy en serio. El PP no lo entiende, claro, cómo podría sin hacer una buena psicoterapia, pero la obligación de los que somos ex- votantes peperos es denunciar estas presuntas “chiquilladas” y hacer ver a la gente estos tíos/as van en serio a la “conquista del Estado” (en terminología de Ramiro Ledesma, aunque ellos no lo saben).

  4. JFM

    Y no debemos olvodarnos que hoy en dia hay tropescientos medios de contracepcion por lo cual el agrumento de la libertad de la mujer de tener o no tener hijos cae por su propio peso.

  5. jeremias

    En los 80 habia un grupo de punk-rock vasco que se llamaban Las vulpes y chillaban que eran unas zorras.
    Estas y sus numeritos con las domingas al aire,me recuerdan mucho a aquellas.

  6. Sagrado como los sacrificios humanos de la antigüedad.

  7. MR (Monárquico y Republicano)

    El aborto es saNgrado.

  8. MR (Monárquico y Republicano)

    Por cierto… Creía que se trataba de un bar de las luces coloradas, de esos de señoritas que sirven los mojitos así. Y resulta que era el Congreso, qué penita de país…

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.