El nuevo partido hace una llamada integradora a la participación política

Vox, la sociedad civil y el juego limpio

Sobre la presentación de ayer de Vox ya he hablado aquí desde la óptica del diseño, pero no escribo este blog sólo como diseñador, sino también como ciudadano activo. No pude ver en directo la presentación, pero tras verla esta noche –podéis ver el vídeo aquí– ya puedo decir que el proyecto confirma las buenas expectativas que señalé anteayer.

Vox: un motivo de esperanza para los que nos quedamos sin voz en las instituciones
Vox: el nuevo partido se viste de verde y con un logotipo informal
Por una sociedad civil más fuerte

Un ideario con el que me siento muy identificado

Respecto a su ideario, suscribo en gran medida su manifiesto fundacional. Sí me gustaría ver más desarrolladas ciertas cuestiones importantes como la protección de los no nacidos y la educación, pero su clara defensa de la libertad de enseñanza y las afirmaciones que hizo Cristina Seguí en relación al aborto en nombre del partido me han parecido muy bien. No me anima la idea de mostrarme puntilloso con un nuevo partido que ha afrontado muy bien los retos que señalé anteayer. Tal como está la situación política en España, contar con una opción como Vox es una gran suerte, y no sólo por las ideas que se propone defender. Por otra parte, la indignación que me provocan los múltiples y rastreros intentos de lanzar basura contra el nuevo partido y sus promotores -tanto desde un lado como desde el otro-, hace que no me sienta con ánimo de hacer ni el menor reproche a un grupo de buenas personas que asumen el compromiso, el esfuerzo y los riesgos de defender unos principios que muchos suscribimos, y que incluso dicen defender algunos de los que les difaman y atacan, incapaces como son de aplaudir algo bueno si lo hacen otros, o si no lo hacen como ellos quieren. Tanto cainismo ya apesta.

La importancia del juego limpio

En relación con esto me remito a la importancia de lo que apuntaba ayer Teresa García-Noblejas en un artículo publicado en la web de Profesionales por la Ética: juego limpio, comunicar bien las propias propuestas, honradez personal y renuncia a atacar al de al lado como único argumento electoral. La política como búsqueda del bien común es apasionante pero como intercambio de intereses y cuchilladas es vomitiva. Quizá por eso a los jóvenes no les atrae la política.”

En este sentido, he de decir que me ha sorprendido muy gratamente la actitud mostrada ayer por los promotores de Vox. Los principios son una parte fundamental del bagaje político de cualquier partido. La traición a sus principios y a sus promesas electorales ha sido, precisamente, uno de los motivos que han acabado decepcionando a muchos de sus votantes. La regeneración democrática que se precisa en España implica que los ciudadanos vuelvan a recuperar la confianza en las instituciones. Además de las medidas legislativas necesarias para conseguirlo, alcanzar ese objetivo es impensable si las personas que tienen que lograrlo no inspiran confianza en los ciudadanos. Dicho sea de otro modo: si no vemos a los políticos como buenas personas, no podemos esperar de ellos que trabajen en beneficio de la nación. La corrupción política ha mermado mucho esa confianza, pero también la han erosionado la falta de fidelidad a la palabra dada, la prepotencia a la hora de tomar las decisiones, el empeño de muchos representantes políticos en desoír a sus representados, la concepción de la política como una guerra en la que todo vale para ganar al rival y el tratamiento de temas serios y complejos con simpleza, cuando no apelando al más lamentable hooliganismo político. Los españoles hemos asociado la vida política al juego sucio, y con ello no sólo me refiero a muchos que ya figuran en las instituciones, sino también a algunos que dicen aspirar a cambiar ese panorama.

¿Cuál es la relación habitual de los partidos con la sociedad civil?

Quienes trabajamos por mejorar las cosas desde la sociedad civil ya sabemos lo que es toparse con ese juego sucio. Y cuando digo sociedad civil no me refiero a las entidades afines a los partidos y que son regadas por éstos con subvenciones que pagamos todos: me refiero a los que defendemos derechos y libertades con nuestros propios medios, y a menudo desde la intemperie y a contracorriente. El deporte favorito de no pocos partidos, tanto grandes como pequeños, parece consistir en desprestigiar, anular o incluso eliminar expresiones cívicas cuando éstas no son de su agrado o cuando no actúan conforme a sus deseos. Muchos votantes nos sentimos políticamente huérfanos no sólo por razones ideológicas, sino también porque echamos en falta políticos decentes y que te vean como algo más que un voto. A menudo he tenido la sensación de que la política de partidos no tiene remedio: basta que no apoyes a uno, o incluso lo critiques -aunque sea educadamente-, para que te trate como un enemigo al que hay que batir. Parece que a muchos sólo les importa conservar su rebaño de votantes o quitárselo al otro, sin importar cómo y a menudo actuando como si les debieras tu voto, ya sea por considerarte de derechas, liberal, conservador, católico o por el mero hecho de amar a España. Parecen no tener en cuenta que los votantes somos personas adultas y, por tanto, plenamente libres de hacer con nuestro voto lo que nosotros decidamos en conciencia.

Unas palabras de Ortega Lara que rompen con esa tónica

Lo que he visto en la presentación de Vox rompe bastante con esa tónica habitual en nuestra clase política. Abascal, Ortega Lara y los demás promotores del nuevo partido han demostrado una actitud educada, abierta y respetuosa. También han demostrado tener oídos y comprensión hacia la sociedad civil, de la que proceden. No puedo dejar de referirme a unas palabras de Ortega Lara que me han gustado especialmente (ver minuto 35:31 del vídeo): “si hay gente que este proyecto no les convence, busquen cualquier otro donde canalizar sus espectativas y sus esperanzas. Lo importante es que no se inhiban.” Llevo años esperando oírle algo así a un partido político. A menudo, algunos parecen entender que la vida acaba fuera de sus filas, olvidándose de que hay muchas vías para actuar en política, y no todas pasan necesariamente por afiliarse a un partido. Me alegra encontrar, por fin, a un partido político que parece entender bien cómo debe relacionarse con la sociedad civil y que aspira a actuar no sólo con fidelidad a unos principios, sino también desde el juego limpio y el respeto a las demás vías de participación en democracia.

Como llevo haciendo en esta última década, yo voy a seguir trabajando desde la sociedad civil por las mismas cosas que se propone Vox, porque sigo pensando que España necesita una sociedad civil más fuerte, una idea que, por lo que veo, comparte el nuevo partido. Espero que mantengan la actitud manifestada ayer, y confío en que lo harán, pues -insisto- Vox viene avalado por excelentes personas. Estaré encantado de ayudarles en la misma medida en que a la propia sociedad civil le sirve de ayuda que haya un partido dispuesto a escucharla y dispuesto a dar voz a sus inquietudes, pero sin pretender anularla ni fagocitarla. Tenéis mis mejores deseos para esta nueva andadura, amigos.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Hace dos o tres días, literalmente, pensaba que esto (un partido que representara al centroderecha liberal) era algo utópico en España. Y hoy parece que por fin mis sueños se están realizado. Hay que estar atentos, pero la música me gusta mucho. Creo que ya tienen otro votante más.

  2. Javier Soria Laso

    Ya tengo un partido al que podré votar por fin.
    Un gran aplauso para el partido Vox y sus fundadores.

  3. abundio-torroles

    éste paso dado por éstos demócratas que, ANTEPONEN LA UNION Y LEALTAD DE LA NACION ESPAÑOLA, CON UNA BANDERA Y UNA LENGUA COMUN, el cumplimiento de las leyes, el respeto a la vida, etc. LES VA A DAR UN BUEN MORDISCO AL EQUIPO MARIANISTA DEL PP, ACOMPLEJADO, DUBITATIVO Y COBARDE.

  4. Muchas gracias por la cita Elentir! Sospecho que les van a dar hasta en el carné de identidad… Y si no, al tiempo.

  5. Tal como actúan algunos, Teresa, empiezo a pensar que lo extraño sería que no les diesen. Eso suele ser señal de que uno hace las cosas bien, algo que los mediocres no soportan.

  6. O de que “el pastel ya está repartido y no cabe nadie más”. Pero algo se mueve. El electorado quiere dejar de ser rebaño y quiere convertirse en sociedad. Ésa es la buena noticia… y lo que preocupa a los (grandes) partidos, conscientes de que se les acaba el chollo si el otrora “rebaño” comienza a PENSAR…

  7. ioannes

    Permanezco atento. De apuntarme a un partido, ni hablar. Pero… ¿habrá por fin alguien que ni se engañe ni me engañe? Veremos.

  8. Angeles

    Muchos críticos de la situación a la que hemos llegado, se sumarán a la invitación de VOX, viendo que la sociedad civil tiene en sus manos la posibilidad del cambio que tantos deseamos pero que individualmente nunca lograremos. Viva la unidad en lo fundamental, enhorabuena y bendiciones!!!

  9. pacococo

    Está la sociedad tan degradada que en cuanto sale un partido que dice las cuatro cosas que debían ser comunes a todos, se levanta una gran esperanza.

    Dicen que van a respetar la vida, que van a defender España, que van cambiar la ley electoral… Cosas evidentes y que por eviedentes no debía ser necesario mencionarlas, pero resulta que no las cumple nadie y por tanto hay que decirlas.

    Veremos que ocurre, pero este partido puede sacarme del voto en blanco y conseguir que les vote. Tan solo con la defensa de la vida ya me vale y si además defienden españa, pues mucho mejor.

  10. ClavedeSole

    Elentir, Teresa, en la unión radica la fuerza y si somos cientos de miles, “no nos podrán dar” porque no habrá suficientes pares de manos para taparnos 1 sola de nuestras bocas…
    Si algo bueno tiene la sociedad civil organizada, es la capacidad de unirse desde variopintos lugares de origen, en pro de una actuación común que nos interese, y ahora mismo no solo hay una, sino que son varios los puntos críticos en los que nuestra incidencia y peso es prioritaria para salir adelante.

    Gracias por un artículo tan alentador
    Sq

  11. Greg

    He visto la entrevista entera, he visitado su web y leido el manifiesto fundacional. También la entrevista a Abascal en LD.
    A priori me gusta lo que veo, pero -y ahí va el pero-: hasta que punto, en un partido que se dice de valores, te parece, Elentir, que hacen una defensa clara de la vida humana, desde su concepción hasta su fin.
    Cristina Seguí responde de una forma un tanto general, dice que están de acuerdo con la actual reforma propuesta por Gallardón y que lo que no entiende es el revuelo interno del PP con algo que llevaba en su programa. Abascal evita pronunciarse por “no dar una respuesta a título personal” (¡y bien que Camuñas sí que reconoce hablar a título personal para defender la monarquía, otra cosa a discutir de este partido!), y en la entrevista en LD otro tanto (http://www.libertaddigital.com/espana/2014-01-18/santiago-abascal-el-estado-autonomico-se-ha-convertido-en-el-del-bienestar-de-los-partidos-1276508626/). Ortega Lara no dice nada del aborto (es cierto que la periodista de LaSexta lo intentó colar como segunda pregunta cuando ya dijeron que solo una por periodista, pero creo que es lo bastante importante para decir algo).
    Volviendo a Seguí: ¿apoyar la actual reforma?
    En lo sustancial es volver a la ley previa, también del PSOE. Y sí, se habla mucho de la eliminación del supuesto de malformación, pero esto lo veo como una cortina de humo, pues se mantiene el de peligro para la salud PSÍQUICA de la madre, que es el gran coladero (soy médico y lo vivo día a día).
    Creo que antes de la presentación era necesario tener elaborado un programa conciso, resumido en un manifiesto, pero no esta situación donde ni siquiera sé si afiliarme (¿a qué?, si a muchas cosas responden con un “esta por discutir. No somos un partido monolítico”. Estoy de acuerdo en no ser monolíticos, pero hay cosas no discutibles, principios no negociables, y creo que el decir claramente no al aborto es uno de ellos).

    Es cierto que es el inicio. Vuelvo a decir que a priori me gustan. Ya he colaborado con ellos. Pero temo desilusionarme después de su congreso de febrero. Hasta el momento apoyo algo sin programa claro, salvo la unidad de España y el cambio del sistema autonómico y de partidos. Pero eso solo no son valores suficientes. ¿Por qué no ha habido una defensa igual de clara de la vida?

    No sigo, me repito, mis pequeños tormentos, no quiero escaldarme de nuevo y a lo mejor exijo demasiado o veo sombras donde no las hay. Todo para decir que al final los veo como mi primera opción.

  12. Greg, sobre lo que dijo Cristina Seguí, me remito a sus palabras exactas:

    La propuesta de ley del Gobierno elimina la concepción del aborto como un derecho y además añade criterios médicos para el cumplimiento estricto de la gestación. En este sentido nos parece bien. Lo único que nos extraña es la falta de consenso interno, ya que venía en su programa electoral. Al final veremos en qué queda todo.”

    Así pues, les parece bien dicha ley en el sentido de que elimina la concepción del aborto como un derecho y añade criterios médicos para cumplir la gestación, esto es, que el embarazo no acabe en aborto. En este sentido a mí también me parece bien, de hecho en este mismo blog señalé una serie de pros de dicho anteproyecto.

    En cuanto a la falta de consenso interno en el PP, es lógico que se extrañen, pero como dijo Cristina, se extrañan porque era una medida que venía en el programa electoral del PP. ¿A qué vienen ahora las discrepancias, entonces?

  13. Greg

    Dios te oiga.

    Sí leí tu post de pros y contras de la nueva ley. ¿Qué me ocurre? Que la declaración de Seguí me parece insuficiente. Aún así, por un lado entiendo que no quieran que recien salidos los diluyan en discusiones de todo tipo para rápidamente tacharlos de “ultraderecha”, pero definirse como partido de valores es lo que tiene, ya sabemos como tienden a atacar algunos partidos.

    Esperemos a ver cuando por fin se concrete todo en un programa (donde en otro orden de cosas me gustaría ver más elaborado el programa económico y también el asunto monárquico -esto último no es tan vital para mí, pero me sorprendió la férrea defensa en la ruda de prensa por Camuñas-).

    Saludos y gracias por tu blog (dejo escasos comentarios, pero te leo a diario).

  14. Gracias a ti por tus comentarios, Greg.

    En cuanto al nuevo partido, yo tengo sentimientos mezclados. Por una parte está mi desconfianza hacia los partidos en general. Y por otra, mi confianza en unos promotores de Vox que sé que son excelentes personas. Si pusiera ambas cosas en una balanza, ahora mismo se inclina del lado de la confianza en esas buenas personas, pero desde luego, soy gallego y por tanto me tengo por cauteloso. Mi idea, como ya he dicho, es seguir trabajando desde la sociedad civil como hasta ahora, creo que es la mejor posición para trabajar por una sociedad mejor e influir en la vida pública sin dejarse llevar por el afán de obtener votos que suele mover a los partidos. Pero por supuesto, en tanto Vox actúe correctamente, no tendré inconveniente en defenderlo. Peor lo ha hecho el PP y, mal que me pese decirlo, lo defendí demasiadas veces en el pasado, algo de lo que ahora me arrepiento y que tiene mucho que ver con mi desconfianza hacia los partidos.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.