Atacan el cementerio de las víctimas de los crímenes de guerra de Paracuellos

Los nazis que profanan cementerios judíos tienen ya imitadoras en España: las Femen

Animadas por la impunidad de la que han gozado hasta ahora para cometer toda cuanta agresión les viene en gana, ayer las Femen, grupo de ultras violentas fundado por gente afín a los neonazis ucranianos, decidió emular a los antisemitas que profanan y vandalizan cementerios judíos, en este caso profanando el cementerio católico en el que descansan miles de víctimas de los crímenes de guerra republicanos de 1936 en Paracuellos de Jarama.

El libro de cabecera de Inna Shevchenko, líder de Femen: ‘Mi lucha’, de Adolf Hitler
El Cementerio de los Mártires de Paracuellos de Jarama, en Madrid

En 2012 ya destruyeron en Kiev un monumento a las víctimas de Stalin

Tres ultras del citado grupo perpetraron ese despreciable ultraje contra miles de personas que fueron asesinadas estando desarmadas, asesinadas simplemente porque sus ideas o creencias no eran del agrado de sus verdugos. Y como las ideas y creencias de los asesinados tampoco son del agrado de Femen, han ido a ultrajarles, igual que hicieron hace dos años destruyendo un monumento a las víctimas de Stalin en Kiev, Ucrania. Con esta acción las Femen demuestran que su actuación ha rebasado ya el ámbito de la política para adentrarse en el de la psiquiatría. Y es que hace falta estar realmente mal de la cabeza para ir a hacer a un cementerio lo que estas energúmenas hicieron ayer. Sea cual sea la razón que les ha empujado a eso, bien su fanatismo o bien un transtorno mental, lo que han hecho es un delito tipificado en el Artículo 526 del Código Penal, y deberían responder ante un tribunal por ello. Eso a menos, claro, que el Estado haya decidido dejar a los católicos sin amparo ante ataques tan vomitivos como éste.

¿Ha ordenado el Gobierno dar impunidad a la violentas de las Femen?

Igual que sería intolerable que un grupo nazi organizado se dedicase impunemente a asaltar sinagogas, a agredir a rabinos y a vandalizar cementerios judíos, me pregunto qué más hace falta para que el Gobierno promueva la ilegalización de ese grupo ultrafeminista violento, cuya única actividad conocida es la agresión por sistema contra todos los que no suscribimos sus majaderías ideológicas. Me pregunto si nuestras autoridades, empezando por el Gobierno de la Nación, han decidido conceder a las Femen un privilegio que les exime de respetar la máxima democrática de que la propia libertad no da derecho a nadie a agredir al que opina distinto. Y lo pregunto muy en serio, porque si alguien ha dado orden de que las Femen gocen de impunidad, los que nos vemos agredidos por ese grupo ultra la exigiremos también para responder a su violencia como se merece. La democracia no puede consistir en que unos tengan derecho a agredir y otros tengamos el deber de soportar que nos agredan.

El Mundo y AFP dan cobertura y jalean la repugnante profanación

Mención aparte se merecen los medios que, una vez más, han accedido a dar cobertura a la violencia de Femen, ya no sólo poniéndose de acuerdo con antelación con las delincuentes para reflejar su ataque, sino incluso justificando este miserable acto. Por ejemplo, el diario El Mundo ha tenido el tremendo cuajo de presentar esta miserable profanación como un acto “contra el franquismo”. Lo ha hecho, además, con un reportaje fotográfico de Curto de la Torre para la Agencia France Press. La crónica no incluye ni el más mínimo asomo de crítica hacia un acto tan despreciable, crítica a la que sí nos tienen acostumbrados ante cualquier hecho de mucha menos gravedad que éste. ¿Aceptarían estos medios cubrir de la misma forma el ataque de un grupo fascista contra un cementerio republicano? ¿Lo venderían después como un acto “contra el comunismo” y no como una vil profanación? Republicanos o nacionales, católicos o ateos, los muertos merecen el mismo respeto, aunque a ciertos medios y a ciertos grupúsculos de fanáticos -y de fanáticas- les cueste mucho comprenderlo, pero está claro que para ciertos grupos y medios, los católicos -vivos o muertos- merecemos ser humillados y desposeídos del respeto, los derechos y el amparo que nos otorgan las leyes. Veremos qué pasa el día que se nos hinchen las narices de soportar estoicamente las agresiones y decidamos empezar a contestarlas.

P.D.: algunos seguimos esperando -sentados- a que estas “feministas” digan algo de las mujeres cristianas y yazidíes asesinadas y violadas por los terroristas del ISIS, porque hasta ahora no han dicho ni pío. En junio ya dieron la callada por respuesta a los tuiteros que les pidieron su apoyo para Meriam Ibrahim, cristiana condenada a muerte en Sudán. Por lo visto, para Femen si las muertas son cristianas les importan un pimiento esas mujeres.

(Foto: Vincent Kessler – Reuters. Francis Levy, líder de la comunidad judía del Norte de Alsacia, en Francia, observa las tumbas de un cementerio judío, vandalizadas por nazis en enero de 2010)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. james

    Lo siento elentir pero el sistema no me deja acceder directamente a tu blog. Adios.

  2. James, lamento los problemas, con la avalancha de visitas de esta semana ha habido que hacer cambios en mi blog y esos cambios están generando algunos problemas. 🙁 Te acabo de enviar un email, a ver si me puedes detallar el error que te encuentras y consigo resolverlo. Lamento las molestias.

  3. Pacococo

    Está claro que el que hace una cosa es porque sabe que puede hacerla.

    Si los que mandan no dieran cobertura a esas tipas, no lo harían. En primer lugar, no se entiende que unas personas de fuera de la UE se muevan por España sin que nadie les diga nada.

    Y a partir de ahí, que cada uno piense lo quiera.

  4. A ver si esta vez va OK.

  5. Funciona ahora. Enhorabuena.

  6. ¡Me alegro! 😉

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.