Santiago Abascal resume en 13 minutos lo que pensamos muchos españoles

He perdido la fe en casi todos los políticos españoles: este discurso justifica ese ‘casi’

Hace tres años comenté aquí un discurso del político estadounidense Paul Ryan, preguntándome por qué casi ningún político español es capaz de hablar con esta claridad.

Ryan es un político republicano que defiende sus ideales provida y sus principios cristianos sin ningún complejo. Confesé entonces la envidia que me provocan los estadounidenses, pero en el título de la entrada introduje un “casi”, porque aunque a veces yo caiga en ese error, es muy atrevido generalizar. Tres años después poco podría cambiar de lo que escribí en aquella entrada, salvo ese “casi”, un adverbio al que mi esperanza se aferra como a un clavo ardiendo, especialmente en los días en los que más me cuesta ver una salida a la destructiva deriva relativista que ha tomado nuestra sociedad. Hoy no es uno de esos días, entre otros motivos, porque ayer tuve la oportunidad de escuchar este brillante, valiente y clarísimo discurso:

Lo pronunció Santiago Abascal, presidente de Vox, en la presentación de candidaturas de ese partido de cara a las próximas Elecciones Generales, un acto que se llevó a cabo en Madrid al pasado domingo. Es la primera vez que veo a un político pronunciar un discurso en el que se resumen mis convicciones, sin dejarse nada en el tintero. En 13 minutos este valiente vasco, que tantas veces ha dado la cara frente a la mafia separatista, ha puesto voz a lo que pensamos muchos españoles.

Lamentablemente, hay otros muchos compatriotas que piensan que si eres contrario al aborto debes entregar tu voto a políticos que son abiertamente abortistas. Algunos piensan que si no estás a favor de ceder al chantaje de ETA, debes votar a políticos que se cruzan de brazos ante la presencia de ETA en nuestras instituciones. Muchos creen que la mejor forma de formentar el emprendimiento es seguir votando a quienes suben los impuestos incluso después de prometer que los bajarían. Incluso hay padres que creen que lo mejor para garantizar su derecho a elegir la educación que prefieren para sus hijos, es apoyar a quienes están tolerando e incluso promoviendo el adoctrinamiento en las aulas desde la perspectiva de la ideología de género, el progresismo e incluso el separatismo liberticida. Hay españoles que creen, en serio, que la mejor forma de frenar a la izquierda es votar a un partido que ha ido asumiendo uno a uno todos los dogmas de la izquierda, pero yo no estoy entre esos españoles. Ya hace años que me harté de votar con la nariz tapada, me harté de otorgar mi confianza a políticos que no cumplen sus promesas, de otorgar mi representación a personajes que consideran que mis convicciones están equivocadas y que es mejor seguir imponiendo las de la izquierda. Doy las gracias a Santiago Abascal por su claridad y a Vox por existir. Hoy, al menos, tengo a quien votar sin tener que traicionar mis principios.

(Foto: Libertad Digital)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Russell

    Lo malo es que para el español medio esta opción no existirá hasta que se le vea en la televisión. Si no sale en televisión no existe o, lo que es peor, estará a expensas de cualquier etiqueta despectiva que se le quiera poner.

    Aunque la verdad es un alivio poder votar con una mano sin tener que taparte la nariz con la otra.

  2. eduard

    Pues sí, definitivamente este es el candidato… y cualquier parecido con lo que dice el PP es pura coincidencia.

    Por cierto a ver si llaman a Abascal a alguna de esas tertulias como la de la Sexta con alto índice de audiencia porque, si no, muchos potenciales votantes ni lo conocerán. Más aparición en los medios como hizo Pablo Iglesias. El discurso de Abascal no puede dejar indiferente a nadie.

    Sobre el voto útil, a corto plazo sería mejor que VOX se centrara sólo en provincias pobladas tipo Madrid, Valencia, Sevilla, Alicante, Málaga, Vizcaya… y que en las demás la gente se tapara la nariz y votara al PP o Ciudadanos. Sin embargo si se quiere algo de verdad a medio plazo se tiene que ir a por todo en todas las circunscripciones.

  3. Pelayo

    Así son las cosas. Ahora que cada palo aguante su vela, porque no se puede decir alegremente que todos los políticos iguales mientras que se sigue votando a los mismos sinvergüenzas del PPSOE y se desprecia a la gente honrada de Vox.

  4. Guste o no el aborto no se puede impedir, ahora bien, los poderes públicos tienen la obligación de intentar por todos medios “impedir” con ayudas sociales de todo tipo y sin fisuras el “convencer” a esa madre dispuesta abortar que no está sola y que si finalmente decide no abortar el estado y mientras sea necesario se ocupará de esa madre.

  5. José López Muelas.

    Para mí este discurso de Santiago Abascal, es el Zenit, de lo que yo pienso que debería ser la política actual, no es habitual en estos tiempos escuchar a un político hablar, sin divagar, dar rodeos, esquivar asuntos, y en este discurso Abascal hace un alarde total de lo que es NO perder el tiempo con adornos y florituras, directo a los temas, degranando las necesidades de España al menos a criterio de los que nos sentimos patriotas, liberales y que adoramos la libertad desde el orden y el sentido común. ¡¡¡GRANDE SANTI ABASCAL, ÚNICO !!! Un paso adelante de los medios de comunicación y estamos arriba ¡¡Liberando y liderando España!!! ¡¡ENHORABUENA!!

  6. Ginés

    ¡Olé!

  7. sanabria

    Si vuelvo a las urnas es por Santiago Abascal .Dios quiera que le veamos sentado en el Congreso.No le llevan a tv porque le “TEMEN”

  8. mortalcontribuyente: “Guste o no el aborto no se puede impedir”

    Esto no es cuestión de gustos. Abortar es matar a un ser humano en edad prenatal. Si la condición humana está ligada a unos determinados derechos -lo que conocemos como derechos humanos-, no se puede desposeer de esos derechos a determinados seres humanos en función de su edad. Y amparar a esos seres humanos, que son los más débiles e indefensos, implica adoptar medidas legales igual que se adoptan para proteger a las posibles víctimas de un robo o de un asesinato. Lo contrario es seguir dando por buena la mentira anticientífica de que las mujeres conciben seres “no humanos” y que por tanto se puede descuartizar a niños y niñas por nacer atendiendo a la mera voluntad de sus madres.

  9. ignacio gregorio Tejerina Carreras

    Realmentedeben considerarse privilegiados los españoles,de poder contar con VOX a quien votar en diciembre.-Nosotros,los argentinos tenemos elecciones presidenciales el próximo domingo 25 de octubre,y ninguno de los candidatos y políticos nacionales,habla con la claridad de Abascal,y tenemos casi los mismos problemas que los españoles.-

  10. #Elentir, no hay que confundir los términos a mi post y menos otras valoraciones llevándolas a extremos”descuartizar” hay determinados supuestos que habría que valorar, pero incluso el embarazo no deseado y hasta descuido por razón de edad o no hay que valorarlo y es ahí en donde el Estado debe jugar su papel “racional” de intentar que no se produzca ese aborto por medio de todo tipo de ayudas sociales.
    ¿Y como se impide el aborto? ¿con cárcel?

  11. mortalcontribuyente: “¿Y como se impide el aborto?”

    Igual que se impide cualquier otra agresión contra el derecho a vivir de un ser humano inocente e indefenso.

  12. Eugenio

    Santiago Abascal es brillante, que pena que su pasado pepero le haga tanto daño y que no deje crecer a VOX. Dien que a la tercera va la vencida, pero dudo bastante que VOX consiga representación parlamentaria. Una pena…

  13. Ésta sí que es buena. Es decir, que según tú, Santiago Abascal no es votado por los exvotantes del PP por haber sido del PP, y por ello muchos de esos votantes siguen votando al PP, claro, o se han cambiado a C’s, que está presidido por Albert Rivera, antiguo afiliado de las juventudes del PP. Que a Vox le veten en la mayoría de los medios, claro, es irrelevante.

  14. ElObservadorSilente

    La discusión del aborto no debería trasladarse al terreno de lo moral o ético porque entonces se otorga “munición” a los abortistas, que llevarán la discusión al terreno del “no eres quien para imponerme tu moral” y demás argumentos relativistas.

    No, el tema debe centrarse en una discusión técnica, que es mucho más difícil de rebatir con cuestiones emocionales, morales o éticas, que siempre se pueden llevar al terreno de lo personal.

    No quiero con esto decir que, personalmente, no considere importante la parte afectiva (soy padre, he tenido dos hijos, he visto morir a uno que nació enfermo y sin rendirme ahora espero con ilusión un tercero, pocas cosas me generan más rechazo que el aborto).

    ¿Dónde quiero llegar pues? Fácil: el aborto no es más (ni menos) que un tratamiento médico. Uno de los muchos que hay para diferentes dolencias o afecciones médicas. Tratamiento Médico, lo repito e insisto. Y uno muy agresivo, por cuanto implica la muerte de uno de los dos seres vivos implicados, y un importantísimo riesgo físico y psicológico para el otro (la madre). Por lo tanto, y como tratamiento médico que es, y uno muy severo, debe ser regulada su aplicación en casos de auténtica necesidad (peligro mortal para la madre, por ejemplo) y bajo criterios estrictamente médicos/técnicos.

    Lo que NO es ni puede ser NUNCA el aborto es un remedio a un problema social. Si nos despiden del trabajo no podemos ir al hospital a que nos amputen una pierna para pedir una pensión por invalidez, que suena muy radical pero conceptualmente es lo mismo: no solucionamos un problema SOCIAL como pueda suponer un embarazo no buscado/no deseado o rechazado por cuestiones sociales (fuera del matrimonio, adolescentes, personas sin recursos, madres solteras, violaciones, etc.) con un TRATAMIENTO MÉDICO. Son problemas de naturaleza diferente.

    Otra cosa es evidentemente el tratar los posibles problemas psicológicos que puedan surgir del mero hecho de la concepción en una madre que no lo espera y que se enfrenta a un importante problema SOCIAL, permitidme remarcarlo una vez más. Pero lo que no tiene sentido es atacar un problema psicológico con un tratamiento fisiológico puro y duro. O dicho de otra forma, si crees que oyes voces el remedio no es amputarte las orejas.

    ¿Por qué ningún (des)Bobierno hasta ahora se ha molestado en enfocar debidamente el problema? Pues porque requiere trabajo, esfuerzo, pensar mucho y asumir responsabilidades, algo que a nuestros políticos en general no les va demasiado. Y quita tiempo para contar el tresporciento.

    ¿Qué debería hacerse? Primero regular debidamente la adopción, que en España es poco menos que tarea imposible ya que aunque una madre abandone a su hijo, si lo ha reconocido puede reclamarlo en cualquier momento sin importar lo que haya hecho, ni el historial del crío ni su situación actual. En esas condiciones poca gente se aventura ni tan siquiera a “acoger” a esos pobres chiquillos.

    En segundo lugar emplear las tan sobadísimas como inútiles (por inaplicadas) leyes de dependencia para apoyar a todas esas madres sin recursos que si quisieran tener al bebé y criarlo debidamente, pero no pueden. Incrementando los recursos de asociaciones como la Red Madre se lograrían maravillas en ese sentido.

    En tercer lugar facilitar verdadero apoyo psicológico para todas esas madres que se ven frente a un embarazo inesperado y que inicialmente no deseaban. No se trata de convencerlas, se trata de que puedan expresar sus miedos y encuentren apoyo. Si alguna madre decide que no quiere o puede quedarse con el bebé debe tener siempre la opción de darlo en adopción incluso antes de que nazca, con el apoyo económico que sea necesario (compartido, por qué no, por la pareja que vaya a hacerse cargo de la criatura).

    En cuarto lugar, y una vez puestos los cimientos para solucionar el problema social, regular el aborto como lo que es: un tratamiento médico extremo para los casos donde realmente se requiera o se vea indispensable para salvar vidas.

    Pero claro, plantear esto a una sociedad aborregada y mediatizada, con un nivel socio cultural en caída libre y encima explicarlo lo suficientemente bien como para superar cualquier ataque demagógico y torticero de los desgraciados de siempre, pues como que cuesta mucho y a lo mejor se pierden votos si no se hace bien. Y por eso los apoltroneitors ni se lo plantean. Por no mencionar que en realidad tampoco creen en lo que hacen, así que para qué.

  15. ¿Cómo no voy a plantear el asunto del aborto desde un punto de vista ético y moral? La ética y la moral nos indican lo que está bien o está mal, y lo que no debe hacerse de ninguna forma. Yo puedo argumentar técnicamente que un niño por nacer es un ser humano, que lo es desde la misma concepción, pero ¿cuál es la razón para proteger esa vida? Eso implica un pronunciamiento ético y moral como el que hizo el mundo al proclamar la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en un intento de crear una salvaguarda frente a crímenes tan abominables como los perpetrados por los nazis. Que esta sociedad rechace hablar de moral y de ética es uno de los efectos, precisamente, de ese relativismo moral en el que se basan las políticas abortistas, un relativismo según el cual matar a un ser humano inocente e indefenso sólo está mal si tú opinas que está mal, pero otra persona puede opinar con toda legitimidad otra cosa. A ese grado de absurdo nos han llevado.

    Y discrepo de ti en otra cosa: el aborto NO es un acto médico. Un acto médico es aquel que tiene como fin curar o sanar a un paciente o, en caso de no poder curar ni sanarlo, paliar al menos sus dolencias. El aborto no sana ni cura nada, y tampoco sirve para paliar dolencia alguna. El aborto es, de hecho, un atentado directo contra el juramento hipocrático de la profesión médica, pues convierte a los médicos en verdugos de seres humanos inocentes e indefensos.

  16. ElObservadorSilente

    Estimado Elentir, creo que me malinterpretas, intentaré explicarme mejor.

    Para mí es algo evidente, y doy por hecho, que es necesaria una moral y una ética para cada persona, ya que son imprescindibles, como bien dices, para poder distinguir lo que está bien de lo que está mal, así como todas esas zonas grises que están entre ambos extremos. No creo que nadie pueda sobrevivir con un mínimo de cordura (sociópatas aparte) sin estas normas básicas.

    Pero lo que es indudable es que no todos compartimos los mismos conceptos de “bien” y “mal”. Los nuestros provienen fundamentalmente de nuestras raíces judeocristianas, y aunque determinados conceptos básicos deberían ser universales (entre ellos la protección de la vida) es evidente que otras culturas tienen diferentes fundamentos. De hecho nuestras mismas sociedades europeas no daban tampoco demasiado valor, colectivamente, a la vida humana hace apenas un par de siglos (incluso uno te diría), que no son nada.

    Y lo que no podemos pretender, por mero respeto, es imponer a la fuerza esa ética y esa moral, entre otras cosas porque estaríamos contraviniendo nuestra propia ética (vaya embrollo). Lo que hacemos los cristianos es predicar con el ejemplo, lo de “a la Fe por la Espada” quedó atrás hace unos cuantos siglos (al menos para nosotros, está claro que el Islam aún sigue anclado en el siglo XIII).

    Desde luego no voy a ser hipócrita ni tonto y no voy a decir que no podamos ni debamos defendernos con la fuerza que sea necesaria cuando se nos ataque (física, verbal o intelectualmente), pero no creo que tachar de inmoral y atacar al que tiene otra cultura y otra forma de entender la vida sea tampoco solución, por mucho que estemos convencidos de que se equivocan. Recuerda un poquito demasiado a la inquisición luterana, que esa si que fue muy de temer (y no tanto la española, como la leyenda negra se empeña en difundir). Si queremos ser consecuentes con nuestras creencias, debemos encontrar otras formas de convencer a esas personas de su error, a través fundamentalmente de la palabra y el ejemplo (como hacen los misioneros).

    En cuanto al tema técnico del aborto, puedes discrepar cuanto quieras pero de hecho ES un tratamiento médico. Así se diseñó y así se gestiona por el cuerpo médico. Otra cosa es cuándo deba aplicarse. Coincido contigo en que emplearlo como medida profiláctica “post-concepción” así sin mas es una aberración y contradice cualquier código deontológico posible, y atenta contra el sentido mismo de la vida.

    Pero sin embargo creo que debes reflexionar e informarte sobre los casos en los que el tratamiento como tal es necesario para poder salvar la vida de la madre, como por ejemplo en los embarazos ectópicos (que ocurren por fuera de la matriz -útero- y son afecciones potencialmente mortales para la madre).

    Piensa que si la madre se muere incluso antes de terminar la gestación estamos hablando de un despropósito absoluto: ni madre ni niño. Tampoco se puede exigir a una mujer que muera para traer vida a este mundo, esa es una decisión absolutamente personal en la que ni tu ni yo deberíamos meternos.

    Eso si, fuera de estos casos extremos pienso que el aborto, como tratamiento médico que es, no debería ser aplicable, dado que siempre habrá alternativas mejores y cualquier médico honrado y con un mínimo de ética habrá de buscar SIEMPRE lo mejor para su paciente. Y el aborto, si no hay riesgo vital, es siempre la peor de las opciones. Con diferencia.

    Saludos cordiales

  17. ElObservadorSilente: “lo que no podemos pretender, por mero respeto, es imponer a la fuerza esa ética y esa moral, entre otras cosas porque estaríamos contraviniendo nuestra propia ética (vaya embrollo).”

    ¿Quieres decir que no podemos imponer que se proteja la vida humana prenatal? Ellos sí que han podido imponer su destrucción, y sin molestarse siquiera en buscar el “consenso” en el que se escuda cobardemente el PP para no cumplir su promesa electoral. Uno de los valores universales en los que se basa la democracia es la protección de la protección de la vida humana. Ya va siendo hora de sacudirse los complejos.

  18. Maite

    “Desde luego no voy a ser hipócrita ni tonto y no voy a decir que no podamos ni debamos defendernos con la fuerza que sea necesaria cuando se nos ataque (física, verbal o intelectualmente)…”

    Pero si es un ser no nacido y que no puede defenderse por sí mismo, ¿la sociedad no puede aplicar la fuerza que sea necesaria?, es decir la fuerza legal. Creo que te contradices, amigo.

    “Pero lo que es indudable es que no todos compartimos los mismos conceptos de “bien” y “mal”…”es evidente que otras culturas tienen diferentes fundamentos.”

    Efectivamente, hay gente cuya cultura justifica asesinar: a los infieles en guerra santa, a Israelies en una entifada, a ciudadanos españoles en una causa “independentista”, a los judios en una campaña de limpieza ética, etc. ¿Quieres que siga?

  19. Maite

    Hablemos claro:
    Se intenta promover el aborto en todos los países, porque a los amos del mundo occidental (los señores del club de Bilderberg), se les ha metido en la cabeza, que el número ideal de habitantes en la tierra es de 2.000 millones.
    Tienen medios políticos, financieros y propagandísticos suficientes para orquestar esta campaña y lo hacen. Compran a todo el que se vende, lo ponen en puestos de responsabilidad por medio de las logias, promueven los negocios millonarios de las clínicas de abortos, etc.
    Condicionan sus ayudas económicas a países del tercer mundo a la aceptación de sus políticas desde hace décadas, allí donde sus “culturas” respetan la vida.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.