Descalabros electorales y encuestas desinfladas, pero todos tan contentos

El bulevar de los sueños rotos: los fracasos electorales que evidencian las hemerotecas

“Por el bulevar de los sueños rotos pasan de largo los terremotos”, decía la canción de Los Secretos. Hoy en ese bulevar casi todos aparentan estar satisfechos. ¿Tienen motivos? Veamos.

El Partido Popular ha perdido 63 escaños. Es un descalabro brutal. Son más diputados de los que perdió el PSOE con el desastre de Zapatero, que ya es decir. En total, 3,6 millones de votantes han abandonado a Rajoy, en parte, supongo, siguiendo las indicaciones -no desautorizadas por la cúpula del partido- hechas por Celia Villalobos cuando dijo que en el PP no caben los que dicen “no al aborto” el pasado mes de febrero. En la unidad de quemados del hospital popular también habrán recibido la baja muchos que esperaban una bajada de impuestos y recibieron una subida. Y podría seguir, pero he repetido tantas veces la lista de incumplimientos y de desplantes del PP a su electorado, que a estas alturas alguno ya podría recitarla en verso. ¿Y qué dice Rajoy? Pues esto:

¿Quién dijo descalabro? ¡¡Fiesta!!

El PSOE ha obtenido su peor resultado de la democracia. Hay que remontarse a 1933 para encontrarse con una cifra más baja de diputados socialistas. El PSOE se ha dejado por el camino en cuatro años casi 2,5 millones de votantes. Si nos remontamos un poco más atrás, el PSOE ha perdido ya más de la mitad de los votos obtenidos por Zapatero en 2008. Muchos de ellos se han ido al hijo ideológico por antonomasia del zapaterismo, que no es Pedro Sánchez, sino Pablo Iglesias Turrión. ¿Y qué dicen en el PSOE? Pues esto:

¿Quién dijo descalabro? ¡¡Fiesta!!

Podemos era primera fuerza en las encuestas en noviembre de 2014. Esos sondeos le daban un 28,3% de los votos, con una ventaja de dos puntos sobre el PP y de ocho sobre el PSOE. Hace un año las encuestas le otorgaban más de 100 escaños (entre 101 y 104). A Pablo Iglesias y a sus huestes se les subió tanto el triunfo a la cabeza que empezaron a chulear a toda esa parte -bastante grande- de España que no tenía intención de votarles. Daba la sensación de que las elecciones eran un mero trámite para confirmar una victoria arrolladora del coletas que convertiría a España en una nueva república bolivariana (con todas las características de la venezolana, pero al estilo de Dinamarca, ¿eh?). El resultado ha sido 69 escaños, de los que Podemos tendrá que repartir casi un tercio entre sus socios de coalición. Lejos de sus sueños de grandeza, Podemos es tercera fuerza, y no primera. ¿Y qué dicen en Podemos? Pues esto:

¡Somos terceros! ¡Vamos ganando! ¡¡Fiesta!!

La gran sorpresa de estas elecciones ha sido Ciudadanos, porque hace un año las encuestas ni siquiera lo contemplaban. Sin embargo, en C’s tienen motivos para la decepción. Albert Rivera llegó a verse como presidente del gobierno hace unos meses. Contemplaba, como mínimo, un escenario en el que fuese segunda fuerza. En la carrera hacia el poder ha ido perdiendo fuelle, en buena medida a causa de sus ambigüedades. También le ha perjudicado mucho la campaña de desprestigio lanzada por sus otros tres principales rivales, en especial por Podemos, que ha roto todos los récords de suciedad en esta campaña. Finalmente, C’s ha quedado en cuarta posición. Aunque el tono en el partido naranja ha sido más apagado en las últimas horas que en el PP, el PSOE y Podemos, esto decía el domingo el Twitter de C’s:

¿Encabezar una etapa siendo cuartos?

Como veréis, no merece la pena sufrir cabreos por estas cuestiones cuando los partidos se toman tan a bien sus sueños rotos. Disfrutad de la Navidad en familia y que las disputas políticas no os amarguen estas fiestas.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. sanabria

    Nada que opinar salvo que los desencantados del PP tenian que haber votado a VOX .no les entiendo.Tampoco entiendo a los que que han seguido votando PP .Si por cualquier circunstancia desapareciese VOX ,no volveria a las urnas .Entiendo que vote PP el que “vive “de el pero los demas?

  2. pacococo

    Tal vez, tal vez, tengan razón todos y todos hayan ganado.

    Ayer leí en un blog que los cuatro siguen la política de ese que nos arruinó. Que el pp la ha seguido, es claro, han sido cuatro años de afianzar los logros de su antecesor y los otros tres continuar y mejorar lo que se pueda. De modo que todos han ganado porque la política progre que nos metió aquel impresentable va a seguir.

    Y sin la menor oposición. La abstención, que debió subir como la espuma, ha subido dos o tres míseros puntos, el voto blanco y nulo, se mantienen en su nadedad y los partidos que podrían cambiar algo no sacan votos.

    El triunfo ha sido rotundo.

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.