Compuesta por Toni Edelmann, fue estrenada en Finlandia en enero de 2001

‘Namárië’: la más espectacular versión de la canción de despedida escrita por Tolkien

“Namárië” (Adiós) es el título del más largo de los poemas en quenya o alto élfico escritos por J.R.R. Tolkien en toda su obra. Un poema que del que el propio profesor británico nos dejó una grabación.

‘The Old Walking Song’: un bello tema de Tolkien Ensemble para no perder el rumbo
Eurielle: “Lúthien’s Lament”, una excelente canción para el más bello cuento de Tolkien

Empecemos por el poema. Tolkien lo publicó en “La Comunidad del Anillo”, el primer tomo de “El Señor de los Anillos”, concretamente en el capítulo 8, titulado “Adiós a Lórien”. Lo cantaba Galadriel cuando la Compañía del Anillo se despedía de Lothlótien. Éste es el texto en quenya que figuraba el libro:

Ai! laurië lantar lassi súrinen!
Yéni únótime ve rámar aldaron,
yéni ve linte yuldar vánier
mi oromardi lisse-miruvóreva
Andúne pella Vardo tellumar
nu luini yassen tintilar í eleni
ómaryo airetári-lírínen.
Sí rnan i yulna nin enquantuva?
ve fanyar máryat Elentári ortane
ar ilye tier unduláve lumbule,
ar sindanóriello carta mornië
i falmalinnar imbe met, ar hísië
untúpa Calaciryo míri oiale.
Sí vanwa na, Rómello vanwa, Valimar!
Namárië Nai biruvalye Valimar.
Nai elye hiruwa. Namárië!

Y ésta es la versión aparecida en la primera versión del libro en español, publicada por Minotauro en 1978:

¡Ah, como el oro caen las hojas en el viento!
E innumerables como las alas de los árboles son los años.
Los años han pasado como sorbos rápidos
y dulces de hidromiel blanco en las salas
de más allá del Oeste,
bajo las bóvedas azules de Varda,
donde las estrellas tiemblan
cuando oyen el sonido de esa voz, bienaventurada y real.
¿Quién me llenará de nuevo la copa?
Pues ahora la Hechicera, Varda, la Reina de las Estrellas,
desde el Monte Siempre Blanco ha alzado las manos como nubes,
y todos los caminos se han ahogado en sombras
y la oscuridad que ha venido de un país gris se extiende
sobre las olas espumosas que nos separan,
y la niebla cubre para siempre las joyas de Calacirya.
Ahora se ha perdido, ¡perdido para aquellos del Este, Valimar!
¡Adiós! Quizás encuentres a Valimar.
Quizá tú lo encuentres. ¡Adiós!

Como en otras cosas, esta traducción del poema tiene elementos cuestionables. Por ejemplo, se refiere a Varda como “Hechicera”, cuando la traducción correcta sería “Iluminadora”, por haber sido Varda la que encendió las estrellas.

El significado del poema

El contenido del poema estará plagado de enigmas para los que no hayan leído las obras de Tolkien. Para aclarar algunos puntos, cuando Tolkien habla de “innumerables” años no se está quedando corto, porque en el momento en el que cantó este poema, Galadriel tenía ya más de 6.000 años (los elfos eran inmortales). Cuando el poema habla de “las salas de más allá del Oeste” se refiere a Aman, las Tierras Imperecederas, hogar de los Valar, y seguramente a Tirion, la ciudad de los Noldor, en la que nació Galadriel. Las “bóvedas azules de Varda” es una forma de referirse al cielo nocturno, iluminado por las estrellas que Varda había encendido, según la mitología de Tolkien.

El “Monte Siempre Blanco” del que habla el poema es el Taniquetil, en cuya cima están las mansiones de Varda y de su esposo, Manwë, el señor de los Valar. Desde esa cima se podían ver todas las tierras de Arda, nombre dado por Tolkien al mundo creado por él, que incluía las citadas Tierras Imperecederas, la Tierra Media (en la que se desarrollan los hechos de “El Hobbit” y “El Señor de los Anillos”) y el océano que las separaba. Cuando el poema habla de “un país gris” se refiere, obviamente, a Mordor, el reino del malvado Sauron. Con “las joyas de Calacirya”, el poema se refiere al desfiladero del mismo nombre que se abría en las montañas de Pelóri, en las Tierras Imperecederas, a través del cual llegaba la luz de los Árboles de Valinor hasta Tirion. Finalmente, Valimar es la tierra de los Valar -los altos poderes de Arda- en las Tierras Imperecederas. La parte final del poema habla de la pérdida de esa tierra para los elfos que se marcharon a la Tierra Media, por los hechos ocurridos en la Guerra de la Cólera.

La espectacular versión compuesta por el finlandés Toni Edelmann

La versión musicada más espectacular de este poema podéis escucharla en este vídeo, publicado por Ohskar77 en Youtube en marzo de 2010:

En el texto del vídeo no se indica quién es el autor de esta composición. El compositor fue el dramaturgo finlandés Toni Edelmann. La pieza era la última composición de un musical titulado “Sagan om Ringen” (El Señor de los Anillos), dirigido por Andrey von Schlippe y estrenado el 19 de enero de 2001 en el Teatro Sueco de Helsinki. Ya os hablé de él aquí en 2009. Yo lo descubrí en Internet hace muchos años, y he de decir que es una pieza muy difícil de encontrar. Una pena, pues es una de las mejores versiones musicales que se ha hecho de uno de los poemas escritos por Tolkien. De hecho, que la canción se grabase en Finlandia fue un hecho especialmente afortunado, pues uno de los idiomas en los que se inspiró Tolkien para elaborar el idioma quenya fue, precisamente, el finés.

Las grabaciones del poema que hizo el propio Tolkien

Por supuesto, hay grabaciones anteriores de este poema. En agosto de 1952, antes de la publicación de “La Comunidad del Anillo”, Tolkien hizo esta grabación recitando el poema:

Hay otra grabación aún más interesante: Tolkien cantando “Namárië”. Apareció en octubre de 1967 en el álbum “The Road Goes Ever On” del compositor galés Donald Swann, que puso música a diversos poemas de Tolkien en colaboración con el escritor. Según explica Gene Hargrove en su ensayo “Music in Middle-Earth” (enero de 1995), de las canciones que Swann compuso, Tolkien aprobó cinco pero rechazó precisamente el “Namárië”. “Lo había escuchado de manera diferente en su mente, dijo, y tarareaba un canto gregoriano”, apunta Hargrove. El escritor grabó esta versión, que fue la que finalmente se incluyó en el álbum:

El álbum de Swann no fue bien recibido por la crítica, tal vez por su excesivo academicismo. Podéis escuchar aquí una grabación más reciente de esta versión de “Namárië”, interpretada por el tenor Richard G. Leonberger, con Keilor Kastella al piano:

Otras versiones de ‘Namárië’

Una versión especialmente bonita de esta canción es la grabada a cappella por Aijin Hidelias en 2001. He podido encontrar muy pocos datos de la autora (que es francesa, si no me equivoco).

Otra versión muy bonita es la que hizo el compositor noruego Martin Romberg en 2010, incluida en el álbum “Eldarinwë Líri”, que contenía cinco piezas basadas en poemas de Tolkien (puedes escucharlas aquí). En este caso se trata de una composición para un coro exclusivamente femenino. Fue interpretada por las voces del Norwegian Girls Choir y de Trio Mediæval, y el acompañamiento de dos arpas:

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. jam, bcn

    Impresionante trabajo, Elentir. Gracias.

    Sólo un pero, una errata: “Adiós a Tolkien” por “Adiós a Lórien”.

  2. jam, bcn

    Y los versos:
    “y la oscuridad que ha venido de un país gris se extiende
    sobre las olas espumosas que nos separan,
    y la niebla cubre para siempre las joyas de Calacirya.
    Ahora se ha perdido, ¡perdido para aquellos del Este, Valimar!
    ¡Adiós! Quizás encuentres a Valimar.
    Quizá tú lo encuentres. ¡Adiós!”

    se refiere al Ocultamiento de Valinor, después de la caída de Númenor. Los elfos de la Tierra Media se lamentan de la separación espiritual de sus hermanos del Oeste, separación que sólo podrá ser vencida una vez, en el último éxodo élfico, guiados por el más longevo de los Teleri Eldar, Cirdan, Carpintero de Barcos.

    O eso interpreto. Un saludo.

  3. Cierto, Jam, errata mía. La acabo de corregir, gracias por el aviso.

  4. Eäredhel

    No todo el mundo sabe que en las películas, Howard Shore hizo también su versión del poema con los temas de Leaving Lorien, y los The Great River, con los primeros versos del poema. La versión más bonita para mi hecha hasta ahora, ¡y ojalá pueda ver el momento en que la realice en su totalidad!

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.