A diferencia del 'machismo', la violencia separatista sí que es crimen organizado

¿Por qué hablan de ‘violencia de género’ pero no hicieron una ley de ‘violencia separatista’?

Hace unos días expliqué aquí el significado del término “violencia de género”, un concepto con una gran carga ideológica y que ha sido aceptado por todos los partidos menos por Vox.

El significado del concepto ‘violencia de género’ y su perversa finalidad política
¿Igualdad? Ella le da un puñetazo y una patada: 3 meses de prisión; él le da una torta: 6 meses

Señalados por discrepar de una ley con una fuerte carga ideológica

Este lunes, precisamente, Vox ha sido el blanco de una nueva campaña de señalamiento desde otros partidos y desde multitud de medios de comunicación por negarse a aceptar ese concepto ideológico. Incluso el PP se ha doblegado a ese término que fue acuñado desde la izquierda para trasladar a los sexos la tesis marxista de la lucha de clases. La obediencia con la que muchos se someten a los dogmas izquierdistas es pasmosa, y más teniendo en cuenta que el Estado de Derecho no tiene la obligación de someterse a ninguna ideología. Como vimos el otro día, la Ley Integral contra la Violencia de Género (LIVG) contiene definiciones de una carga ideológica tan evidente como la que prejuzga a los agresores afirmando que consideran a las mujeres “carentes de los derechos mínimos de libertad, respeto y capacidad de decisión”, aunque no piensen eso, o la que afirma que esa violencia deriva de “las relaciones de poder históricamente desiguales entre mujeres y hombres”, como si la historia fuese un proceso de lucha entre hombres y mujeres por el poder.

Hablan de ‘terrorismo machista’ pero no dicen ‘terrorismo separatista’

Imaginemos por un momento lo que habría pasado si en España se hiciese algo así sobre otro tipo de violencia, por ejemplo, la violencia separatista. En este caso, una ley dedicada a esa violencia concreta podría haber sido justificada por los más de 800 asesinatos y millares de crímenes de otro tipo cometidos por terroristas separatistas. Aunque esta forma de terrorismo ha sido responsable de la ola de violencia política más grande y sostenida en el tiempo de toda la historia de España, muy pocos medios y políticos han hablado hasta ahora de “terrorismo separatista”, intentando desligar al separatismo no violento del separatismo violento, a pesar de que el odio a España del primero ha venido alimentando ideológicamente al segundo.

Por otra parte, los medios hablan ahora de “terrorismo machista”, un término que carece de base legal en España, como ya señalé aquí, pues hasta ahora no ha habido una sola sentencia por “violencia de género” que demostrase la existencia de una trama organizada para cometer delitos contra las mujeres. Por el contrario, en España sí que hay un crimen organizado de signo separatista, con bandas como ETA, Terra Lliure, el MPAIAC -causante del mayor accidente aéreo de la historia de España, el de Los Rodeos en Tenerife-, Andecha Obrera, el Exército Guerrilheiro do Povo Galego Ceive, el Exèrcit Popular Català, la Organització de la Lluita Armada, el Novo Exército Galego, Resistencia Galega y ya más recientemente los CDR. A pesar de este fenómeno de terrorismo organizado y de inspiración separatista, no se ha creado ninguna ley española para afrontarlo ni se ha especificado esa violencia como agravante, como sí se hizo con la “violencia de género”. Si se alega que una ley de violencia separatista es innecesaria, pues ya hay leyes para abordar cualquier forma del violencia, ¿por qué sí que se hizo la LIVG? Las mujeres ya estaban protegidas por las leyes españolas antes de esa ley, que no ha servido para reducir los maltratos.

El terrorismo separatista sí que está inspirado por un claro discurso de odio

Si consideran que los asesinatos de mujeres a manos de sus parejas masculinas justifican una ley de excepción como la LIVG, ¿cómo justifican no haber hecho ninguna ley así para combatir al terrorismo separatista? ¿Acaso las víctimas del terrorismo separatista no merecían la atención preferente que han recibido las víctimas de crímenes calificados como machistas? Tengamos en cuenta que, a diferencia de la llamada “violencia de género”, el terrorismo separatista sí que tiene unos fines políticos e ideológicos muy claros, y sí que está inspirado por un discurso de odio muy definido: un odio a España y a los españoles plasmado en los escritos racistas de Sabino Arana, por ejemplo, y también en las tesis racistas de Castelao, cuya libro “Sempre en Galiza”, una de las obras de referencia más citadas por el separatismo gallego, tachaba a castellanos y extremeños de “canalla mestiza de gallegos y moros” y justificaba la violencia con fines políticos, apoyando dar palizas a los que gritan “Viva España”. Los mismos que piden combatir el “machismo” no han apoyado nunca una campaña institucional contra ese odio separatista: ¿por qué?

¿Habrían aceptado una ley que considerase un agravante ser vasco?

Imaginemos por un momento lo que habría dicho la izquierda si una ley española considerase agravante ya no el hecho de ser separatista, sino una circunstancia de nacimiento como el hecho de ser vasco, igual que lo es ser hombre. Con la misma ligereza y de forma tan injusta como han establecido una desigualdad penal para hombres y mujeres, imponiendo penas más duras a los varones por los mismos delitos, alguien podría haber argumentado que como la amplia mayoría de los cientos de terroristas etarras eran vascos, entonces habría sido necesaria una ley para proteger al resto de los españoles, tratando de forma desigual a unos y otros en lo que a tipos penales se refiere. Como ya he señalado, eso habría sido una injusticia, igual que lo es considerar un agravante el hecho de tener pene. Sin embargo, los que no habrían aceptado de ningún modo penalizar el hecho de ser vasco, al mismo tiempo consideran aceptable criminalizar a los varones e incluso no admiten que nadie discuta eso, lanzando contra el que lo hace -como en el caso de Vox- campañas de demonización impropias de una democracia. Y casualmente, en esa campaña de demonización colaboran los mismos que se han manifestado a favor de los presos etarras, una banda terrorista que asesinó más de 800 personas, entre ellas 57 mujeres.

Foto: Un guardia civil llevando en brazos a una niña tras el atentado de ETA contra la Casa Cuartel de la Guardia Civil en Vic (Barcelona) el 29 de mayo de 1991.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. In vigilando

    Como dicen en mi tierra, no se pueden mezclar churras con merinas. Ni sumar peras con manzanas. Estos progres del tres al cuarto, lo único que han hecho es frivolizar con algo tan grave como el terrorismo que ha sacudido España durante 40 años. Lo sufrían hombres y mujeres, niños y niñas. Todos asesinados cobardemente. Ahora lo quieren imitarlos malamente algunos catalanes, pocos, entre ellos Torra, que se reune con ellos.
    España se está convirtiendo en un país ridículo, con leyes que fracasan. Los países avanzados se ríen de nosotros. Cuando van a un país árabe, les importa tres pepinos que las mujeres lleven burka. Aunque sea un país árabe desarrollado.
    Si creen que van a hacer daño a VOX manipulando, peor para ellos. Ahora entiendo porque se desmarcan del PSOE de Andalucía, o del PSOE de los años 80 y 90, cuando los del sanguinario Otegui mataban políticos, y en mayor parte del PSOE o PP.
    Unas terceras elecciones derrumbarían el PSOE. Por eso están tan desesperados.

  2. Luis Carlos

    ¿Por qué tanta misandria contra todos los varones, pero si hablas de agresiones sexuales cometidas por personas de origen extranjero entonces ya protestan por lo que consideran fomentar el odio, eso no es un doble rasero?

    No se puede confiar en nadie que trata de resolverlo todo a base de nuevas normativas, reglas y leyes, en vez de concienciar y fomentar valores, porque no tienen fe en que las masas por libre voluntad use su libertad de forma sensata y responsable.

    Y encima todos sus escrúpulos en el respeto de la dignidad de las mujeres se esfuma cuando es alguien con una ideología distinta a la suya.

  3. Alvaro

    Sobre la “violencia de género”, me he topado con un hecho curioso, que bien podría deberse simplemente a la corrección de una errata, pero también podría ser otra cosa.

    En 2016 el CGPJ publica estadísticas de sentencias:

    http://www.poderjudicial.es/cgpj/es/Poder-Judicial/En-Portada/Las-condenas-por-asesinatos-de-genero-superan-de-media-los-19-anos-de-prision

    En este artículo se enlazan estudios de sentencias de 2012 y 2013.

    Sin necesidad de ir al informe de detalle, el artículo de portada señala lo siguiente:

    “En el año 2013, la nacionalidad del autor en los casos de homicidio y asesinato en materia de violencia de género se distribuyó a partes iguales entre españoles y extranjeros. No sucedió igual en 2012, donde los extranjeros representaron el 60 por ciento de la autoría de los crímenes machistas, frente a un 40 por ciento de españoles.”

    En el informe de detalle se repite el dato: en 2012 el 60% de los crímenes tuvieron autor extranjero.

    Un par de años después (y un par de semanas después de la moción de censura de Sánchez) se publica otro artículo sobre el mismo tema:

    http://www.poderjudicial.es/cgpj/es/Poder-Judicial/En-Portada/Las-sentencias-de-2016-revelan-que-tres-de-cada-cuatro-mujeres-victimas-mortales-de-violencia-de-genero-no-habian-presentado-denuncia-previa-

    En este artículo se enlaza un PDF con gran cantidad de información y, entre otras cosas, aparece un gráfico histórico de nacionalidades de autores y víctimas (en la pág. 114) en el que ¡Voilá! el año 2012 figura con un 60% de autores españoles y 40% extranjeros, justo al revés de lo que ponía el informe anterior.

    ¿Corrección de erratas? ¿Manipulación de datos? No lo sé; habría que acudir a los datos originales y no he tenido tiempo ni ganas.

    Por otra parte, aprovechando que traigo a colación estos informes, hay otro detalle que me llama la atención:

    Si uno atiende a las cifras oficiales de mujeres muertas a manos de sus parejas, que es número de victimizaciones, resulta que son siempre superiores a las de sentencias condenatorias por asesinatos y homicidios “de género” en los mismos años. La mayor discrepancia se ve en 2015, año en el que se cuentan 60 victimizaciones pero solo 38 sentencias condenatorias, de acuerdo con el informe del CGPJ (informe de 2018, pág.7).

    Digo que me llama la atención porque cada vez que se dice que los hombres muertos a manos de mujeres rondan o superan la veintena al año, siempre salen los “fact checkers” de izquierda (tipo Newtral) a esgrimir los informes del CGPJ sobre sentencias condenatorias.

    Pero claro, viendo que se pueden contar 60 mujeres muertas en un año en el que solo hay 38 sentencias de hombres condenados por ello, bien puede haber otro año con 20 hombres muertos y solo 10 sentencias de mujeres condenadas por ello.

    Vamos, digo yo.

    Un saludo.

  4. Alvaro

    Por cierto, hay otro detalle que probablemente también haya percibido Elentir, como diseñador gráfico que es, y es el trato deshumanizador que se prodiga al varón en la publicidad “de género”.

    Lo traigo a colación porque un claro ejemplo lo tenemos en el propio CGPJ, que enlazaba en el otro comentario, donde se ilustra su página de jurisprudencia de género con la siguiente imagen:

    http://www.poderjudicial.es/stfls/VgnExtDescriptors/rwd-img/viloencia_genero.jpg

    (Enlazo la imagen porque no veo que la página muestre la imagen en navegadores móviles: http://www.poderjudicial.es/cgpj/es/Temas/Violencia-domestica-y-de-genero/Legislacion-y-jurisprudencia/Legislacion/)

    En la imagen que enlazo no se muestra al varón sino solo su sombra, lo que tiene el efecto psicológico de despersonalizar la amenaza: el violento no es ese hombre concreto que pega a esa mujer concreta que sale en la foto, sino un hombre genérico, un “cualquier hombre”, que podría encajar en esa sombra. Al final, lo que subliminalmente ve quien mira la foto viene a ser un “todos los hombres pegan a esa mujer concreta”.

    Ese mismo tratamiento se ve en multitud de ocasiones, en campañas que despersonalizan al varón mostrándolo de espaldas, o mostrando solo un primer plano de su mano o de su boca, o solo una sucesión de mensajes de chat o una voz en off recitando frases amenazadoras (o varias voces, recitando una frase cada una), o mostrando solo la reacción de otros a su presencia…

    Es decir, se presenta al varón no como una persona concreta sino solo como una amenaza informe, de modo que el subconsciente no identifique como amenaza a este o ese hombre concreto sino a cualquier hombre, sin más.

    No sé si Elentir coincidirá conmigo en esta apreciación, pero desde luego es la impresión que me da.

    PD: Debo decir que eso de despersonalizar al otro no es nada nuevo: en unos momentos u otros se ha despersonalizado a los negros, a los judíos, a los japoneses, a los hijos por nacer…

    Un saludo.

  5. Luna

    A In vigilando

    Dices: “España se está convirtiendo en un país ridículo, con leyes que fracasan. Los países avanzados se ríen de nosotros.”

    Ojalá fuera sencillamente así. La triste realidad es aún peor. Estas leyes absurdas que fracasan -y pese a ello se mantienen- son un reguero de pólvora que ha ido contagiándose de uno a otro confín. Puedes seguir el rastro de las leyes sobre aborto, divorcio, eutanasia… Siempre ha ocurrido lo mismo con ellas. Nos escandalizamos y aun nos provoca compasión recibir la noticia de que en un país se ha `probado una de ellas, encontrando a poco que ha saltado a otro, luego a unos cuantos más… y así se implanta por doquier.

    Esta eutanasia que forma parte del pacto [email protected] para esta investidura la podemos encontrar en muchos otros países, mientras que los programas rojos y del corazón de la tele nos vienen haciendo campaña de la “gestación subrogada” (Esclavitud consistente en la venta de un hijo con lo que llaman “vientre de alquiler”). Esto es un suma y sigue que ha abarcado casi todo el siglo XX y que no da signo alguno de detenerse.

    Lo podéis llamar como creáis: Concierto de gobierno, confabulación internacional, homologación consensuada, sometimiento programado o lo que sea, pero no le llaméis democracia porque no lo es.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.