En defensa de vuestro honor ante las órdenes indignas que estáis recibiendo

Carta de un español preocupado a los miembros de nuestra admirada Policía

España vive un momento muy difícil, y algunos desaprensivos intentan aprovecharlo para enfrentar a los españoles, porque saben que unidos somos más fuertes.

Cuando veas a un Policía piensa en Vanessa
La Policía Nacional paga las consecuencias de la cobardía del PSOE ante el separatismo

Soy uno de esos muchos españoles que cuando ven a agentes de la Policía Nacional o de la Guardia Civil no sienten temor, sino confianza, seguridad y aprecio. Cuando veo a uno de vosotros en el colegio electoral, o cumpliendo su deber cerca de una manifestación o en cualquier otra situación difícil, siempre procuro acercarme y dedicaros una sonrisa y dos palabras: “buen servicio”, y siempre me he encontrado agradecimientos y sonrisas a cambio. Sois nuestros ángeles guardianes y os admiro, porque arriesgáis vuestra vida y vuestra salud por nosotros, y cada vez que salís de casa vuestras familias no saben si volverán a veros.

Durante años se me ha caído el alma a los pies cada vez que veía a un agente asesinado a causa del terrorismo de ETA y de la acción de otros criminales, y como muchos españoles he salido a las calles para mostrar mi rechazo a esos asesinos, incluso cuando sólo éramos un puñado los que nos concentrábamos en vuestro apoyo.

Os he visto llorar por vuestra compañera Vanessa Lage, cuando fue asesinada en las calles de mi ciudad defendiéndonos de un peligroso delincuente.

Os he visto acudir a las llamas cuando mi tierra ardía, veloces porque sabíais que había gente cuya supervivencia dependía de vuestra ayuda.

Me he indignado cuando he visto que el Gobierno de Sánchez os dejaba a los pies de los caballos durante los disturbios del pasado otoño en Cataluña.

He acudido a la Comisaría de mi ciudad a mostraros mi apoyo cuando una banda de delincuentes os agredía en el otro extremo de España, y también cuando os tocó hacer frente a unos golpistas hace tres años y medio.

Me he emocionado al ver los aplausos que os dedicaban mis convecinos cuando volvíais a Vigo de cumplir vuestro deber en Cataluña, y cuando la gente de Barcelona acudía a mostraros su apoyo.

Estos días estamos viendo situaciones dolorosas, en las que políticos sin escrúpulos intentan utilizaros para infundir miedo y despertar el odio hacia vosotros entre gente que os admira. Quieren enfrentarnos porque saben que vosotros siempre habéis estado en la primera línea en la defensa de nuestras libertades, y sin vosotros el resto de los españoles somos más débiles y estamos indefensos.

Sé que en estos días hay policías y guardias civiles que se están teniendo que enfrentar a situaciones desagradables debido a las órdenes recibidas. Vosotros conocéis la Constitución y las leyes y sabéis dónde están los límites de lo que pueden ordenaros y lo que no. En 2018, el Tribunal Supremo estableció que “el sistema legalmente establecido obliga al no cumplimiento de una orden que constituya delito o infrinja el ordenamiento jurídico”, por lo que si cumplís órdenes abiertamente ilegales podríais enfrentaros también a la posibilidad de tener que responder por ellas ante un tribunal. Pero además de eso, esas órdenes os obligan a enfrentaros con vuestro propio sentido del honor, que ha quedado probado con creces en innumerables situaciones difíciles.

Entiendo que esta situación es especialmente compleja para vosotros. Políticos con poder para defenestraros y para dejar sin pan a vuestras familias son los que os están poniendo al borde de ciertas líneas rojas, las que ningún miembro de las fuerzas de seguridad debería soslayar en el cumplimiento de su deber. Si se da esa situación, os pido que recordéis que no estáis solos: tenéis sindicatos policiales cuyo deber es denunciar órdenes ilegales (y no dedicarse a defenderlas ni a defender a los políticos que las emiten con absoluto desprecio por vuestro honor y vuestra profesionalidad), y además tenéis a millones de españoles dispuestos a daros su voz, empezando por este modesto blog. Vosotros también sois ciudadanos españoles y tenéis derecho a ser escuchados cuando alguien pretenda poneros fuera de la legalidad en el cumplimiento de vuestro trabajo.

Me siento preocupado por esta situación, y me niego a tener que renunciar a mi admiración por vosotros. En este blog y en sus redes sociales nunca he admitido faltas de respeto a la Policía Nacional y a la Guardia Civil, y sigo sin admitirlas. A quienes os falten al respeto les digo que aquí no son bienvenidos. Nadie insulta a mi querida Policía y a mi querida Guardia Civil en mi casa. A los que os veáis en alguna situación difícil con los agentes, os ruego que recordéis que son personas como vosotros, con una familia detrás, con dificultades a sus espaldas y que llevan dos meses arriesgándose a diario a ser contagiados por una enfermedad letal. Ante todo, respeto.

Os pido también a todos los agentes que seáis los primeros en demandar ese mismo respeto cuando alguien os dé órdenes ilegítimas, o cuando veáis que algún compañero deshonra el uniforme con su comportamiento, extralimitándose en el cumplimiento de su deber. Sois los depositarios de un legado de honor y de servicio a España que se ha sellado con el sacrificio heroico de muchos policías y guardias civiles, y es vuestro deber mantener y entregar limpio ese legado a los que os sucedan en vuestra labor.

Para terminar, los que hoy protestamos contra el atropello de nuestros derechos no somos vuestros enemigos. Estamos defendiendo eso mismo que tantos policías y guardias civiles se han esforzado en defender durante tanto tiempo, incluso a costa de sus vidas. Nosotros somos los que nos emocionamos al veros hacer vuestro trabajo con el honor y el buen hacer de siempre, con esa dedicación que os ha convertido en un motivo de orgullo para millones de españoles y en un ejemplo a seguir para policías y gendarmes de otros países. El que se emocionaba hace sólo ocho años viendo como unos miserables pateaban a un policía era este personaje que ahora es vicepresidente del Gobierno:

Un fuerte abrazo a todos los policías y guardias civiles. ¡Viva la Policía Nacional y viva la Guardia Civil!

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Alvaro

    ¡Viva la Policía Nacional y viva la Guardia Civil!

  2. Alvaro

    (Otro Álvaro distinto)

    Se entiende que cuando al principio dices “saben que unidos somos más débiles” quieres decir “fuertes”.

    Por lo demás, suscribo tu entrada de cabo a rabo.

    Desde Núremberg está establecido que “solo cumplo órdenes” no sirve como justificación para perpetrar desafueros.

    Un saludo.

  3. Juan M.

    Mi más caluroso aplauso con un fuerte abrazo para nuestra Policía, Guardia Civil y Fuerzas Armadas. Un consejo, no os fieis de los actuales gobernantes, son los que hace poco manchaban vuestro bien ganado prestigio con atroces insultos y calumnias.

  4. Alfonso

    Haces bien al recalcar que si un miembro de las FF y CC de Seguridad cumple una orden manifiestamente ilegal (como, por ejemplo, detener o identificar a alguien que porte una bandera nacional) está (presuntamente) cometiendo un delito de PREVARICACIÓN y/o Incumplimiento del Deber de Servidor Público.

    Y mucho peor si además “camufla” el hecho en el atestado o denuncia, señalando como resistencia lo que son meras preguntas o desacuerdos, educadamente enunciados, por parte del ciudadano.
    Y todo, para cubrir a los miserables que le han dado esa orden infecta.
    DEBERÍAN SABERLO YA. Y si no, se lo recordamos.

    Gran carta, Elentir.
    ¿Un abrazo a Vigo desde Madrid!
    ¡Viva España!¡Viva el Ejército Español, la Guardia Civil y la Policía Nacional!

  5. ♑Felipe

    Me adhiero totalmente a tu carta, cuando pase todo esto posiblemente sea la Policía y la Guardia Civil, lo único decente é integró que nos quede en este país a pesar de que algunos de sus mandos y superiores se empeñen en denostarlos .

  6. Drociano

    Absoluto acuerdo con este mensaje que suscribimos millones de españoles, esta sí que es la inmensa mayoría quienes respetamos y apoyamos a policía, Guardia Civil y Ejército.

  7. Alfonso

    Estimado Elentir,

    Acabo de ver un fragmento de una entrevista de Xavier Horcajo a un representante de la Policía Nacional en ElToroTV. Y digo un fragmento porque me he tenido que levantar con el estómago revuelto.
    Vaya manera de echar balones fuera, meterse en el burladero y encima ir de víctima…

    Por favor, visiona la entrevista y cuéntanos tu parecer.
    Yo tengo familia en La GC, en las FFAA y tuve en la Policía. Tengo una idea del ambiente que debe reinar entre los guardias, policías y militares.
    Y por eso, aún no me puedo creer lo que he presenciado.

    Lo dicho, quedo a la espera de tu valoración.
    Un saludo.

  8. bzobn

    Yo siempre he apoyado a la policía, bomberos, guardia civil y al ejército, pero hace un par de semanas que mi opinión sobre el estado y la policía está cambiando.

    Me ocurrió lo siguiente en mi casa en Madrid capital. Estaba jugando con el móvil y apareció un policía nacional por encima del muro del jardincito dando voces, y me dijo que abriera la puerta, cosa que hice al momento. Me dijeron que en mi casa había una fiesta, que les dejara pasar; vinieron ocho, uno ya iba a entrar cuando me interpuse en la puerta, a continuación me pidió permiso para entrar y me negué, les dije que estaba solo en mi casa y ni me creyeron, a todo esto un silencio sepulcral, estaba cerca mi hora de dormir. Me dijeron que aquí en mi casa había una fiesta y que querían pasar, ¡los ocho!. De nada sirvió que dijera que soy abstemio y no hago nunca fiestas ni en mi casa ni en ningún sitio, ni con virus ni sin él. Pues a esto, uno de atrás me pidió el dni, y mientras iba a buscarlo vi por la ventana cómo uno de ellos ya había entrado unos pasos a mirar dentro. Cuando volví a la puerta ya había salido a la entrada con disimulo. Como por descontado, soy una persona católica y honesta, no tengo ni faltas ni multas en mi haber, me devolvieron en dni pero no antes de amenazarme e insultarme del modo más burdo, hablarme a un volumen alto a veinte centímetros de mi rostro; y el que me dio el dni casi me toca la nariz con la mascarilla mirándome con ojos amenazantes unos segundos. Soy una persona muy serena y no reaccioné a ninguna afrenta mientras pensaba en los delitos que habían cometido en unos minutos. Me hubiera gustado grabarlo con el teléfono, que era mi deber, pero temí alguna reacción contra mí por su parte. Para compersarme, me dejaron la pared exterior recién encalada bien manchada de huellas por todos lados.
    Mis respetos para todos aquellos que hacen bien su trabajo, pero yo no olvidaré esta situación esperpéntica.
    Para más inri, conté esta experiencia algo más resumida en un grupo de apoyo a la policía de facebook en el que llevaba años, y no solo no me lo publicaron, sino que me expulsaron y me escribieron varios privados amenazándome y diciendo que eran policías.

    Mi buena opinión, evidentemente, ha descendido logarítmicamente. Espero que esto sea solo una excepción, y no la regla a partir de ahora.

  9. Alfonso

    Estimado Elentir,

    Por favor cuando tengas un momento visiona este vídeo.

    https://www.youtube.com/watch?v=_9JEH3M3cnA&feature=push-u-sub&attr_tag=Ay1IvYB9s0wbQFRJ%3A6

    De verdad necesitamos tu punto de vista sobre las situaciones que se están dando, porque lejos de amainar, van a peor.

    Un abrazo,

    Alfonso

  10. Alfonso, si yo fuese el propietario de ese piso, le pondría a esos agentes una denuncia por allanamiento de morada y coacciones. Algunos se deben creer que ser policía le da a uno derecho de hacer cualquier cosa, y no es así.

  11. Alfonso

    Muchas gracias, Elentir.
    ¡Por todo!
    Y estoy totalmente de acuerdo con tu respuesta.
    Un saludo para Vigo desde la “revoltosa” Madrid.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.