Primero señalaron a los ricos y acabaron matando a millones de campesinos

Hoy pijos, ayer kulaks: el horror que llegó tras la promoción comunista de la envidia

Dicen que quienes olvidan su historia están condenados a repetirla, y eso parece que está ocurriendo en Europa tres décadas después de la caída de la tiranía comunista.

El perverso motivo del rechazo comunista a la caridad hacia los necesitados: el caso de Lenin
Karl Marx: seis de sus ideas en las que ya germinaba la semilla del terror comunista

Un gobierno socialista-comunista identificando a los díscolos como pijos y ricos

En España se están registrando protestas pacíficas contra el Gobierno socialista-comunista por su pésima y negligente gestión de la pandemia de coronavirus, que se ha saldado con decenas de miles de muertos, y contra el estado de excepción encubierto con el que se están vulnerando derechos fundamentales. Desbordado por un creciente descontento, el Gobierno y sus medios afines apelan a la envidia para intentar sofocar las protestas, tras haber fracasado en su intento de amedrentar a los descontentos enviándoles a la Policía. La consigna es tan evidente como burda: identificar a los díscolos como pijos, ricos, privilegiados y egoístas, a fin de redirigir contra ellos el cabreo social que ahora se dirige contra el Gobierno.

A esta rastrera campaña se han unido también algunos medios de comunicación y personas que no son de izquierdas. Eso indica, en parte, el éxito de la estrategia. Y es que uno de los propósitos de esa promoción de la envidia es que los señalados intenten hacerse perdonar el hecho de tener lo que otros no tienen. Nunca es agradable que otros deseen sus bienes, aunque te los hayas ganado con muchos años de esfuerzo. Por eso, la reacción habitual de muchos señalados es señalar a otros con una posición más elevada, a fin de cargarles a ellos con el odio ajeno.

Fomentar la delación: la salida fácil que ofrecen los totalitarios

Así, alguien de clase media señalado como “pijo” por la izquierda es normal que le cuelgue el muerto a otra persona de clase alta. Es una reacción torpe que no ataca la raíz del problema: el odio de clase, que es el equivalente comunista del odio de raza promovido por el nacional-socialismo En ambos casos el odio tiene la misma finalidad: señalar a un chivo expiatorio contra el que dirigir el odio de la masa y al que culpar de todos los males, incluidos los causados por los propios totalitarios.

Tan necio y perverso es eludir el señalamiento comunista acusando a otro de “rico”, como lo es señalar a otro como “judío” para evitar el odio antisemita. De hecho, y por si alguien aún no se ha dado cuenta de ello a estas alturas de la historia, lo que buscan los totalitarios es enfrentar a la gente y fomentar la delación en torno a los nuevos “delitos” (ser rico o ser judío), pues saben que en el entorno opresivo del totalitarismo, eso es más fácil y cómodo que negar que ser rico o ser judío sea algo malo.

El marxismo combinó en sus inicios el odio de clase y el odio antisemita

Hay que decir que en sus orígenes, el marxismo combinó tanto el odio de clase como el antisemitismo. En 1843 Karl Marx escribió un panfleto antisemita titulado “Sobre la cuestión judía”, en el que escribió afirmaciones que podría copiar cualquier nazi sin cambiar ni una coma: “¿Cuál es el fundamento secular del judaísmo? La necesidad práctica, el interés egoísta. ¿Cuál es el culto secular practicado por el judío? La usura. ¿Cuál su dios secular? El dinero”. Se da la paradoja de que el propio Marx tenía origen judío, pero su padre se convirtió al luteranismo para eludir el antisemitismo. Una vez más nos encontramos lo que ya os he señalado: la típica reacción del que redirige el odio contra otros para evitar que se dirija contra él.

Marx dirigió su odio también contra la clase media y los pequeños comerciantes

Marx era un hombre de una posición acomodada. A pesar de ello, en su “Manifiesto comunista” dejó plasmado el fundamento del odio de clase que ha venido promoviendo el comunismo con resultados desastrosos: “Toda la historia de la sociedad humana, hasta el día, es una historia de luchas de clases. Libres y esclavos, patricios y plebeyos, barones y siervos de la gleba, maestros y oficiales; en una palabra, opresores y oprimidos, frente a frente siempre, empeñados en una lucha ininterrumpida”. Con esta declaración, Marx convertía de hecho la envidia en el motor fundamental de su movimiento totalitario. Pero ese odio no lo dirigió simplemente, y como pueden pensar algunos, contra las clases altas y contra los grandes industriales. En esa misma obra señalaba como “reaccionarios” a los “elementos de las clases medias, el pequeño industrial, el pequeño comerciante, el artesano, el labriego”. Este señalamiento acabaría desencadenando un genocidio.

La primera matanza de «kulaks» en 1918 por orden de Lenin

Cuando los bolcheviques liquidaron la recién nacida democracia rusa con su golpe de Estado de noviembre de 1917, la nueva dictadura se lanzó a usurpar todas las propiedades agrícolas para ponerlas en manos del Estado, es decir, en manos de la casta comunista. Los bolcheviques aseguraban que de esta forma se conseguiría una sociedad igualitaria, en la que nadie tendría más que otro y donde no habría cabida para la envidia, una fantástica utopía para cuya consecución se exigía el sacrificio de ciertos derechos, como por ejemplo la propiedad privada. Lo que llegó fue lo que suele pasar cuando una dictadura te promete algo irrealizable a cambio de renunciar a tus derechos: primero el crimen y luego el desastre.

En el verano de 1918, en la región de Penza Gubernia hubo una rebelión de campesinos que poseían sus propias tierras: eran casi la quinta parte de la población, y se vieron asaltados tanto por la colectivización de sus tierras como por la confiscación masiva de grano ordenada por el dictador Lenin. Para liquidar esa rebelión, los comunistas identificaron a los revoltosos como “kulaks”, que era como se conocía en Rusia a los propietarios agrícolas más ricos. Intentaban, así, fomentar la envidia contra ellos no sólo del proletariado urbano, sino también de los campesinos más pobres. El 11 de agosto de 1918, Lenin envió un telegrama a los comunistas de esa región ordenando “la supresión despiadada de los kulaks de cinco distritos y la confiscación de su grano”. La orden incluía ahorcar a “no menos de cien kulaks conocidos, hombres ricos y sucios, chupasangres”, además de tomar rehenes entre otros, una práctica habitual de los bolcheviques para evitar rebeliones y huelgas.

Provocando hambrunas con millones de víctimas para usarlas con fines políticos

Las colectivizaciones de tierras y las confiscaciones masivas de grano ordenadas por Lenin provocaron entre 3,9 millones y 7,75 millones de muertos por hambrunas entre rusos, kazajos y tártaros. El grano requisado se usaba a menudo para la exportación, a fin de obtener ingresos para el Estado, una práctica miserable que continuó durante la dictadura de Stalin. Como también está ocurriendo ahora, hubo una campaña de solidaridad hacia los hambrientos, que logró ayuda del exterior, pero Lenin ordenó difamar y acosar a sus promotores: “Deben ser ridiculizados y acosados ​​de todas las formas posibles al menos una vez a la semana en el transcurso de dos meses”, ordenó por escrito a su brutal policía política, la Cheka.

Lenin quería aprovechar el hambre y la desesperación de la gente, provocadas en gran medida por él, para acumular todo el poder posible. En una carta dirigida al Politburó el 19 de marzo de 1922, cuyo original se conserva en la librería del Congreso de EEUU, el dictador comunista señaló: “Ahora y solo ahora, cuando las personas se consumen en áreas afectadas por la hambruna y cientos, si no miles, de cadáveres yacen en las carreteras, podemos (y por lo tanto debemos) perseguir la eliminación de propiedades de la iglesia con la energía más frenética y despiadada y no dudéis en sofocar la menor oposición (…) en ningún otro momento, además del hambre desesperada, nos dará ese estado de ánimo entre la masa general de campesinos que nos garantizaría la simpatía de este grupo, o, al menos, nos aseguraría la neutralización de este grupo”. En ese momento la Iglesia ortodoxa rusa estaba dirigiendo los recursos que le quedaban a socorrer a los hambrientos, por lo que la orden de Lenin era doblemente perversa.

La deportación de los kulaks y el genocidio ucraniano en la dictadura de Stalin

El ataque de Lenin contra los kulaks se repitió nuevamente durante la dictadura de Stalin, pero con unas dimensiones mucho mayores. Entre 1929 y 1932, la dictadura soviética emprendió una ofensiva contra esos campesinos, a los que había designado como “enemigos de clase”. Este nuevo ataque contra los propietarios agrícolas se plasmó en deportaciones masivas de campesinos que se saldaron con 6 millones de muertos, según señala Steven Rosefielde en su libro “Holocausto rojo” (2009). Las víctimas incluyeron a hombres, mujeres y niños. En 1932 se emprendió otra campaña más contra los campesinos de Ucrania, provocando un nuevo genocidio, el Holodomor, con 3,9 millones de muertos, según estimaciones recientes de la Academia Nacional de Ciencias de Ucrania.

Muchas de las víctimas de aquella tragedia, incluidos muchos niños, murieron de hambre mientras el estado soviético exportaba cantidades ingentes de grano requisado para obtener ingresos. Entre las víctimas hubo mucha gente de clase media y campesinos pobres: así acabó lo que había empezado como un señalamiento contra los “ricos”. Cabe preguntarse si los comunistas, que nunca han condenado ese genocidio, pretenden ahora que se repita la historia.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Luis Carlos

    Una persona sensata sabe cuándo debe confiar en su intuición, pero tiene bien claro que eso de “escucha a tu corazón” no siempre es aconsejable, porque hay muchos demagogos que manipulan emocionalmente apelando a pasiones como el miedo, orgullo, deseo, rencor, envidia, culpa y vergüenza. Han usado la revolución sexual de los 60 como un gancho para captar nuevos seguidores, cuando antes veían la promiscuidad como un signo de decadencia moral de la burguesía bohémia. Y muchos han sido engañados creyendo que si durante la revolución industrial les había quitado su dignidad como personas, pasar a ser vistos como simples piezas de la maquinaria, y que la única manera de recuperarla era mediante la rebelión contra los empresarios capitalistas. No se han parado a pensar que el remedio haya podido ser aún peor que la enfermedad, porque su solución ha sido una economía monopolizada por un grupo de élite, altos funcionarios y principales cargos del partido, que no tenían que preocuparse en ser competentes porque ninguna marca rival iba a quitarles clientes ni en sufrir en sus propias carnes las consecuencias de sus errores porque los demás somos los pringados que pagaremos por los platos rotos.

    La llegada de internet poco a poco está empezando a demoler los pilares de su maquinaria propagandística, porque nosotros sí estamos acostumbrados a ir a contracorriente, y nuestra experiencia a contracorriente nos ha mostrado cuáles son las mejores réplicas ante los argumentos que más repiten. Su estrategia de forzar a que le den la razón a base de hundir al que les lleve la contraria ya no funciona, sino que convence quien inspira confianza, (algo que no se consigue si le faltas el respeto a los demás), y se toma la molestia de dar argumentos y explicaciones, y refutar los de la otra parte.

    Esperaban que a base de etiquetar como facha y nostálgico del franquismo a todo aquel que protestara podrían seguir actuando con impunidad, pero la gente se da cuenta que son unos sinvergüenzas y unos inútiles, y que su gestión ante esta crisis sanitaria es la gota que colma el vaso. Y si además hay que añadir las sospechas de un fraude electoral, cuando lo lógico es que sufran un castigo en las urnas por su nefasta gestión, pues ya no tienen el control de la situación. Y las fuerzas de seguridad no le son leales si se atreven a darles una orden que suponga cruzar la línea roja.

    Hay que dejar claro que para combatir el fascismo de verdad hay que acabar con la mentalidad de que el estado es el hada madrina que va a resolver todos tus problemas gracias a sus superpoderes, que para saber si alguien realmente es un defensor de la libertad o un tirano con piel de cordero, hay que fijarse en su reacción cuando alguien le lleva la contraria, y que un comunista prometiendo salvarnos de las garras de la oligarquía y la extrema derecha es como el conde Drácula declarandose nuestro salvador de la maldición de las momias, o que los zombis de los walking dead declaren protegernos de los ataques de los hombres-lobo o tan hipócrita como decir que hay que nombrar a Jack el destripador como director del instituto de la mujer para combatir la violencia machista.

  2. Agamemnón

    No hace falta irse a la lejana Rusia para encontrar asesinatos de personas por su adscripción política de derechas, o por ser simplemente de otra clase social. Aquí, en España, en 1936 hubo miles de asesinatos con torturas previas por el mero hecho de ser etiquetado de “derechas”.
    Lean estos testimonios de lo ocurrido en el pequeño pueblo de Sorihuela del Guadalimar (Jaén) y comprobarán lo que digo. Y esto es solo un pequeño botón:
    https://www.libertaddigital.com/nacional/la-juez-le-vert-lanza-acusaciones-contra-garzon-por-el-chivatazo-a-eta-1276417755/2.html

  3. Ula

    Europoseł ukryty bolszewik i zajadły komunista Juan Fernando Lopez Aguilar atakuje i oczernia Polskę w parlamencie europejskim domaga się karania Polski to bardzo zły człowiek uważajcie na niego.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.