Niegan toda ayuda a la concertada tras dar millones al cine y a medios privados

El texto que prueba que PSOE y Podemos se proponen eliminar los colegios concertados

El Gobierno socialista-comunista de Pedro Sánchez dejó en evidencia ayer que pretende utilizar la pandemia de coronavirus para recortar derechos constitucionales.

Pacto PSOE-Podemos para excluir a los colegios concertados de las ayudas por el coronavirus
Celaá ataca la libertad de educación con una trampa que podría liquidar otras libertades

Un documento que apela al «consenso» al mismo tiempo que lo ignora

En el marco de la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica creada en el Congreso de los Diputados, que la izquierda está gestionando como un comité para lavar la cara del ejecutivo tras su mala gestión de la crisis sanitaria, ayer se dio a conocer el pacto entre el PSOE y Podemos para asestar un nuevo golpe a la libertad de educación en España, dejando a la enseñanza concertada fuera del reparto de ayudas públicas para paliar los efectos de la pandemia.

El documento del pacto PSOE-Podemos contra la enseñanza concertada se puede ver aquí (por si borran ese documento, he subido también una copia que quedará almacenada en la sección de documentos de este blog). El documento está cargado de cinismo. Por ejemplo, en su página 3 habla de “la adopción de decisiones consensuadas para superar esta crisis y poder transitar hacia una normalidad en la que la reconstrucción de lo común, de lo que define y nos configura como el Estado social que proclama la Constitución”. ¿Qué clase de consenso es que el PSOE y Podemos pacten este documento de espaldas a la oposición?

La Constitución habla de «derecho a la educación», no de educación pública

Por otra parte, y tras fingir que piensan aplicar la Constitución, pasan a atacar un derecho amparado en su Artículo 27: “Todos tienen el derecho a la educación. Se reconoce la libertad de enseñanza”. Ese mismo Artículo, en su punto 9, afirma: “Los poderes públicos ayudarán a los centros docentes que reúnan los requisitos que la ley establezca”. Hay que hacer notar que la Constitución no habla de “educación pública” en ninguno de sus artículos: habla de “derecho a la educación” y de “libertad de enseñanza”, puesto que el ejercicio de estos derechos está garantizado no sólo por los colegios públicos, sino también por los privados. Lo que protege ese artículo es el derecho de las familias a elegir el tipo de educación que prefieren para sus hijos, sin que el Estado pueda imponerles una opción determinada.

La página 18 de ese documento habla de la “reconstrucción del sistema educativo”, lo que da a entender que la pandemia ha destruido ese sistema. El caso es que el confinamiento obligatorio decretado por el Gobierno ha obligado al cierre por igual tanto de colegios públicos como privados. Entre los privados se cuentan también los colegios concertados, que son aquellos que reciben del Estado parte de su financiación para permitir que las familias puedan ejercer su derecho a la libertad de educación, sin que su posición económica sea un obstáculo para elegir el tipo de enseñanza que prefieren. Y es que la razón de ser de los conciertos educativos es garantizar que pobres y ricos puedan ejercer por igual su derecho a la libertad de enseñanza.

El PSOE y Podemos discriminan a los colegios concertados y a quienes los eligen

Sin embargo, el punto 18.1 del texto pactado entre el PSOE y Podemos discrimina abiertamente a la educación privada y más concretamente a la concertada:

“Fortalecer la educación pública como columna vertebral de nuestro sistema educativo incrementando la inversión de forma coordinada con las comunidades autónomas en el marco de la Conferencia Sectorial. La totalidad del incremento de la inversión irá destinado a la educación pública de gestión directa”.

Si el propio documento habla de “reconstrucción del sistema educativo”, lo que ese punto implica es empujar a los colegios concertados al cierre, recortando el derecho a la libertad de educación y empujando a la escuela pública a las familias que han elegido la concertada, en contra de su voluntad.

Adiós al principio de subsidiariedad: quieren liquidar la enseñanza privada

La prueba más clara de ese propósito de liquidar la enseñanza no sólo concertada, sino la privada en general, figura en el punto 18.2 del documento:

“Las Administraciones educativas promoverán un incremento progresivo de puestos escolares en la red de centros de titularidad pública al objeto de poder cubrir todas las necesidades de escolarización existentes”.

Esto es gravísimo: lo que vienen a decir es que quieren el Estado desplace a la enseñanza de iniciativa social cubriendo todas las plazas educativas y ejerciendo una competencia desleal, al utilizar dinero público para hundir a la enseñanza privada. Hay que recordar que uno de los pilares de la democracia -citado expresamente en el Tratado de la Unión Europea– es el principio de subsidiariedad, que requiere que el Estado se abstenga de intervenir allí donde la sociedad se basta por sí misma para cubrir sus propias necesidades. Lo contrario a ese principio democrático es el socialismo, un régimen político en el que el Estado aspira a controlarlo todo. Algo propio de regímenes totalitarios, no de democracias.

El Gobierno regaló millones a medios y al cine, y ahora niega toda ayuda a la concertada

Obvia decir que los españoles pagamos impuestos para que el Estado garantice el derecho a la educación, no para que imponga la educación pública a las familias. Y por si algún izquierdista demagogo lo ha olvidado -pues algunos hablan como si sólo ellos hiciesen la declaración de la Renta-, los padres que eligen la concertada también pagan impuestos, y tienen derecho a no ser discriminados por el ejecutivo por el mero hecho de haber elegido una opción docente que no les gusta al PSOE y a Podemos.

Dicho sea de paso, es especialmente escandaloso ver que el mismo Gobierno que regaló una lluvia de millones para rescatar a medios privados y a la industria del cine ahora niega toda ayuda a los colegios concertados, demostrando que la educación de los niños le importa mucho menos que la cuenta de resultados de empresas privadas como los grandes grupos mediáticos y las productoras de cine.

El argumento totalitario del PSOE para justificar esta cacicada

Ignorando los principios más básicos de la democracia, el PSOE ha justificado esa cacicada apelando a su “ideología” y a que “los ciudadanos nos eligieron”. Eso es como justificar lo que hicieron los nacional-socialistas en Alemania apelando a su ideología y a que los alemanes les dieron la mayoría en las urnas. Ningún Gobierno está legitimado para imponer su ideología por encima de los derechos fundamentales. Estos derechos son un dique jurídico frente a los excesos del poder y para proteger a las minorías de los abusos de las mayorías.

Así pues, el planteamiento que hace el PSOE es el propio de un partido totalitario, que cree que su ideología está por encima de la Constitución. Ese pacto entre el PSOE y Podemos es la prueba más evidente de que tenemos un Gobierno incapaz de entender los principios más básicos de la democracia, y que está intentando aprovecharse de una pandemia para imponer su ideología y recortar nuestra libertad. Ante una amenaza como ésa, los españoles tendremos que movilizarnos en las calles. No podemos permitir que este Gobierno liquide nuestras libertades.

Foto: PSOE.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Luis Carlos

    Cargarse la educación y con ello nuestro potencial en recursos humanos es una de las cosas más retrógadas que puede haber. Quieren instaurar una idiocracia, u oclocracia, y para que le sigan votando les interesa que seamos borregos fáciles de manipular y sin mucha idea de economía para que no nos demos cuenta de su incompetencia como gestores y administradores.

    El socialismo es como una trampa para ratones porque estos no comprenden el porqué el queso parece ser gratis. Quieren cargarse la clase media, y que estemos tan preocupados de llegar a final de mes que no nos atrevamos a cuestionarles ni enfrentarnos a su patética autoridad tóxica.

    Saben que si los padres prefieren llevar a sus hijos a centros concertados religiosos estos al crecer y llegar a la adolescencia tendrán una relativa inmunidad contra la propaganda progre, y con ello ya no podrán captar tantos adeptos usando la revolución sexual como gancho.

    Si en este país la gente tuviera verdadera cultura, hace tiempo que la izquierda estaría fuera del poder, y si estuviera en el gobierno tendría un medio atroz a un castigo electoral por no conseguir la recuperación económica.

  2. Drociano

    LLevamos más de 30 años con LOGSE, ese panfleto que disimula el desastre en la enseñanza y cuyo producto son todas esas generaciones que han salido “logsadas”, o sea, tan cortas de criterio que votan y votarán como borregos. Son pocos los que se escapan del rebaño. Hace falta derribar ese sistema que llaman educativo.

  3. Sharovarov

    Como bien se dice en un comentario en InfoCatólica, “que algunos vayan aprendiendo lo que pueden esperar de este gobierno”.

  4. James G. Skinnner

    Otro paso hacia el comunismo total.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.