PSOE y Podemos votan en contra de que la Covid-19 sea enfermedad profesional

La izquierda desampara a los sanitarios y tacha de «falangista» a Vox por apoyarles

Durante el confinamiento, el Gobierno y sus medios afines promovieron los aplausos al personal sanitario. Ahora la izquierda cambia los aplausos por zancadillas.

Los datos de ancianos muertos en residencias de los que no habla Pablo Iglesias: ¿por qué?
Ultraizquierdistas intentan reventar un acto de homenaje a los muertos por coronavirus

El Gobierno sólo reconoce la Covid-19 como «accidente de trabajo»

El 26 de mayo, el Gobierno reconoció la Covid-19 como accidente de trabajo para los sanitarios mediante el Real Decreto-ley 19/2020 (ver PDF). Como señalaba el propio decreto, ese reconocimiento tenía un alcance limitado: “Esta previsión se aplicará a los contagios del virus SARS-CoV2 producidos hasta el mes posterior a la finalización del estado de alarma”. Así mismo, en caso de fallecimiento, “se considerará que la causa es accidente de trabajo siempre que el fallecimiento se haya producido dentro de los cinco años siguientes al contagio de la enfermedad y derivado de la misma”.

Asociaciones de sanitarios pidieron que se considere enfermedad profesional

El 5 de mayo, la Organización Médica Colegial pidió clasificar la Covid-19 como enfermedad profesional, a fin de que los sanitarios afectados reciban “una mayor protección en sus prestaciones de todo tipo, no señaladas hasta este momento para las enfermedades que no sean profesionales”.

A comienzos de junio, el Consejo General de Enfermería y otras seis organizaciones sanitarias (la Asociacion Española de Especialistas en Medicina del Trabajo, la Sociedad Española de Medicina y Seguridad en el Trabajo, la Asociación Profesional de Médicos Evaluadores de la Seguridad Social, la Asociación Nacional de Medicina del Trabajo en el Ámbito Sanitario, y la Asociación de Especialistas en Enfermería del Trabajo) pidieron al Gobierno catalogar la Covid-19 como enfermedad profesional, entre otros motivos por “la imprescriptibilidad de su reconocimiento, que es posible en cualquier momento posterior a los sucesos que dieran lugar a la declaración de tal contingencia, incluso superando la edad de jubilación, lo que no sucede en el accidente de trabajo”.

Los sindicatos también se sumaron a esa petición

El 5 de marzo -antes ya de declararse el estado de alarma el sindicato de funcionarios CSIF ya había pedido catalogar la Covid-19 como enfermedad profesional, una petición que reiteró el 16 de abril, el 20 de mayo y el 4 de junio. No fue la única organización sindical que lo solicitó. El 5 de junio, Comisiones Obreras, sindicato próximo a Izquierda unida, se unió a esa petición, reclamando al Gobierno de Pedro Sánchez que “siga la línea del resto de países europeos asumiendo que los contagios sean reconocidos sin más dilación como enfermedad profesional”. El 23 de junio, el sindicato socialista UGT, vinculado al PSOE, se sumó también a esa petición al Gobierno.

Vox llevó ayer esa petición de los sanitarios a la Asamblea de Madrid

Ayer se debatió en la Asamblea de Madrid una proposición no de ley (PNL) de Vox que se publicó en el Boletín Oficial de dicha Asamblea en 18 de junio (ver PDF, página 7294 y siguientes). El texto de la proposición era muy breve y conciso:

“La Asamblea de Madrid insta al Gobierno de la Comunidad de Madrid a que éste a su vez inste al Gobierno de España a reconocer el COVID-19 como enfermedad profesional para todos los profesionales sanitarios.”

En la exposición de motivos de su PNL, Vox señalaba que “en el caso del accidente laboral el trabajador debe demostrar que se ha infectado”, mientras que “en el caso de la enfermedad profesional existe una presunción iuris et de iure de que se debe al trabajo que se realiza y el nexo causal no necesita ser probado. Tal es el caso de los profesionales sanitarios que han estado trabajando en hospitales de Madrid (y de toda España) tratando a los infectados por SARS-CoV-2″. Así mismo, “en la enfermedad profesional la protección del trabajador por parte de la empresa no tiene límite”.

El PSOE y Podemos votaron en contra y el partido de Errejón se abstuvo

Finalmente, la proposición no de ley de Vox fue aprobada con los votos a favor de los diputados de Vox, del Partido Popular y de Ciudadanos. La diputada de Vox Rocío Monasterio mostró ayer el panel de la votación, que revelaba que los diputados del PSOE y de Podemos votaron en contra, y los de Más Madrid (el partido de Iñigo Errejón) se abstuvieron (por si tenéis dudas, en esta página podéis ver la ubicación de los distintos grupos parlamentarios en la cámara madrileña). A ver cómo el PSOE y Podemos les explican esto a sus colegas de UGT y de Comisiones Obreras.

Una podemita llama «falangista» a Vox por defender la petición de los sanitarios

Durante el debate de esta PNL, la intervención más vergonzosa fue la de una diputada de Unidos Podemos, Soledad Sánchez Maroto (militante de Izquierda Unida), que acusó a Vox de ponerse la “camisa azul falangista” y de apoyar un “sindicato vertical”, y todo por apoyar una reivindicación planteada por los sindicatos y por las organizaciones de profesionales sanitarios. Podéis ver aquí esas palabras de Sánchez Maroto y la respuesta de la diputada de Vox y Doctora en Medicina Gádor Joya:

Lo que cabe preguntarse ahora es: ¿Podemos les dirá a los profesionales sanitarios que han votado en contra de su reivindicación porque pedir eso es cosa de “falangistas”? ¿Tantos días de aplausos desde los balcones para ahora venir con este desprecio hacia quienes han arriesgado sus vidas por luchar contra esta pandemia?

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Luna

    No se trata ya del reconocimiento de la enfermedad “como” tal o cual cosa, aquí se está intentando no reconocer ni a los sanitarios y su esfuerzo heroico, ni la enfermedad que tanto se propagó por tan mala gestión. Vaya esto por delante.

    Falange española y de las Jons tuvo hospitales durante la república, en donde enfermeras voluntarias y algunos médicos entregaban su tiempo y sus esfuerzos a personas sin recursos. Esta es la relación (nada reprobable) de la Sanidad y los falangistas. Ojalá que Vox pueda hacer esto, ojalá que lo hagan los mismos podemitas, porque esto es hacer el bien y para mí lo primero que hay que intentar en política.

    Tuvo también la Falange sus hospitales de campaña y puestos de socorro durante la guerra, pero tampoco se trata de hacer una enumeración pesada y que no nos llevaría a ningún sitio, el caso es que en muchos de ellos se trató a heridos de las facciones enemigas. Y es que la guerra no es lo que nosotros pensamos, hay que vivirla para entender algunas cosas. (También en hospitales rojos se cuidó a falangistas y carlistas) ¿Por qué en tiempos de paz albergamos en esto mucho más odio que en plena guerra?

    Ya terminada la guerra, “reunificada” la Falange y convertida en “otra cosa” -que para mí ya no es Falange y para todos los que le son contrarios es la única que cuenta- nos levanta la Seguridad Social Francisco Franco (que para muchos es falangista y además el mayor exponente del falangismo, para mí no). Y van paralelos en la historia de la España contemporánea el deterioro de la Seguridad Social, de la Sanidad y de la Falange aunque a distintas velocidades. ¿Curioso, no? Para que ahora nos salga una niñata con esas tonterías…

    Dos recuerdos me vienen a la cabeza con esto del Gobierno: El conocido intento de asesinato al sacerdote Jersky Popieluzco por atropello, simulando un accidente de tráfico, del que se libró por pelos y por eso le mataron a tiros y lanzaron su cadáver al río, y las escenas típicas de películas de la Maffia en que el “capo” ordena matar a alguien haciendo “que parezca un accidente”.

    ¿Es accidente vivir a principios de este siglo en España, encontrando como sanitario que te engañan, que te dan un equipo de protección ineficaz (o una bolsa de basura porque no hay otra cosa) y te envían a cuidar de miles de pacientes sin que tengas medios de detección de una enfermedad que a menudo es asintomática?. No.
    Y además está muy claro: Aquello que sucede como algo absolutamente predecible porque no se ha evitado en forma alguna no es un accidente, es una consecuencia lógica y directa. desgraciadamente, la única que cabe esperar en estas circunstancias de dejadez absoluta.

    En cuanto a sindicatos, los más verticales que hemos tenido nunca son Comisiones obreras y la UGT, no es posible inventarse otros que lo sean más para adscribirselos a Vox como ancillares, intentando con esta treta que pase por alto que los dos mencionados son auténticas marionetas del PSOE y de la izquierda comunista.

  2. wladimir

    Es evidente y notorio que ante tanto sacriicio ante la pandemia los sanitarios tengan razon ademas de los obreros y trabajadores que esperan volver al trabajo opinen que el Covid-19 sea un riesgo profesional…

    Es cierto todo trabajador esta expuesto al contagio por tanto se deben tomar medidas al respecto…

  3. Martín Doncel

    Pues dicho sea de paso, no estaría de más que socialistas y comunistas se pusieran hoy la camisa azul falangista, algo que, por cierto, muchos de ellos ya hicieron en el pasado. Entre otras cosas, porque los trabajadores españoles deben a los falangistas el seguro de enfermedad, las pensiones de jubilación, incapacidad, viudedad y orfandad, las viviendas de protección oficial, las pagas extraordinarias, el seguro de desempleo, la negociación colectiva de las condiciones laborales, el mes de vacaciones pagadas, las ciudades de vacaciones, las universidades laborales y un largo etcétera de derechos laborales, que fueron promovidos por falangistas durante el régimen de Franco.

  4. Jandro

    Es que sí que estaba desubicada la señora. Eso se llama no saber por dónde salir para rechazar la PNL. Gádor Joya solo ha tenido que rematar para dejarla en el mayor de los ridículos.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.