El PP ha elegido convertirse en un simple remolque ideológico de la izquierda

Esto es lo que el PP tendría que hacer (y no hará) para que Vox perdiese su razón de ser

Ayer el secretario general del Partido Popular, Teodoro García Egea, quiso hacer de adivino y acabó haciendo de cómico al hablar sobre el futuro de España.

El PP obedece a Feijóo y se lanza a liquidar a Vox: ¿quién patrocina esta operación?
Las barbaridades del informe socialista que el PP apoyó para promover el aborto en Polonia

García Egea arremete una vez más contra Vox

En una entrevista publicada por el diario Abc, García Egea afirmó: “Pedro Sánchez tiene muy claro que mientras Vox exista, tiene La Moncloa asegurada”. Y añadió: “Lo único que tengo que decir de Vox es que mientras exista, PSOE, Podemos y los nacionalistas sumarán más de 176 diputados”. Yo no quiero dudar de las dotes de pitoniso de este señor, pero García Egea parece olvidar que los votos de Vox fueron necesarios para desalojar al PSOE de la Junta de Andalucía, para echar a Podemos del Ayuntamientos de Madrid y para impedir que los gobiernos autonómicos de Madrid y Murcia -ambos en manos del PP- cayesen en manos de la izquierda. Si según García Egea, Vox es algo así como una quinta columna de socialistas disfrazados, ¿cómo explica todo eso?

¿Quiénes son los que parecen unos socialistas disfrazados de derechistas?

Sinceramente, repasando los hechos, si los votantes españoles de centro-derecha tuviésemos que decir qué partido tiene más pinta de ser un grupo de socialistas disfrazados de derechistas, el partido de García Egea llevaría todas las de perder. El PP tuvo toda una legislatura con una cómoda mayoría absoluta y no derogó ninguna de las leyes ideológicas de Zapatero (el mismo Zapatero, por cierto, con el que García Egea se reunió en secreto hace dos meses, por si alguien lo ha olvidado). Así mismo, antes incluso de desalojar al PSOE de la Junta de Andalucía, el PP y Cs pactaron que no derogarían las leyes mordaza instauradas allí por los socialistas.

Lo que el PP debería hacer para que Vox pierda su razón de ser

A pesar de las tomaduras de pelo constantes que el PP ha venido haciéndoles a sus votantes, hoy seré bueno y le voy a dar al señor García Egea algunos apuntes sobre lo que tendría que hacer el PP para que Vox perdiese su razón de ser y, por tanto, acabase desapareciendo al resultar innecesario:

  • Derogar la Ley del Aborto, esa misma ley injusta y monstruosa que el PSOE instauró y que el PP dejó intacta cuando tuvo mayoría absoluta, a pesar de haberla recurrido al Tribunal Constitucional en 2010.
  • Derogar la Ley de Memoria Histórica, una ley totalitaria creada por el PSOE para manipular la historia e imponernos su visión sesgada sobre la Guerra Civil Española. Ley que el PP también pudo haber derogado cuando tuvo mayoría absoluta, pero la dejó intacta.
  • Derogar la Ley de Violencia de Género, otra ley ideológica promovida por el PSOE y apoyada por el PP, que estableció en España penas desiguales en función del sexo del agresor, violando abiertamente el derecho a la igualdad ante la ley amparado por el Artículo 14 de la Constitución. Otra ley que el PP dejó intacta cuando gobernó.
  • Oponerse a la ideología de género y derogar las leyes autonómicas que la imponen, la mayoría de ellas aprobadas con el apoyo del PP, y que en algunos casos utilizan un mecanismo totalitario como es la inversión de la carga de prueba, según el cual es el acusado el que tiene que demostrar su inocencia. Se trata de leyes que, además, se han utilizado para establecer delitos de opinión, como ocurrió con la de Madrid, apoyada por el PP.
  • Adoptar una política de firmeza frente al separatismo, que pase no sólo por rechazar cualquier pacto con partidos políticos que fomentan el odio a España, sino también oponerse a los planteamientos nacionalistas que promueven esos partidos en ámbitos como la educación, la cultura y la toponimia.
  • Instaurar el cheque escolar y la libre elección de lengua en las escuelas, en el segundo caso en aquellas comunidades con más de una lengua oficial. Ahora mismo, lo que está haciendo el PP en Galicia es apoyar una política de exclusión del español a nivel oficial que empieza a ser peligrosamente parecida a la que lleva a cabo el separatismo en Cataluña.
  • Publicar las actas de la negociación entre el PSOE y ETA. No digo nada nuevo: ya lo pidió el PP cuando estaba en la oposición, pero al llegar al poder se olvidó de ello. ¿Qué es lo que había que ocultar?

Ya no bastarían las promesas: la palabra del PP ya no vale nada

Podría añadir muchas cosas más, pero con éstas bastaría, en mi opinión, para empezar a considerar que el PP iría por buen camino y que ya no habría necesidad de apoyar a otro partido. Obsérvese que hablo de hacer cosas muy concretas, y no de comprometerse a hacerlas. A estas alturas, después de que el PP haya traicionado una y otra vez a sus votantes, la validez de una promesa hecha por ese partido es igual a cero. El PP ha perdido por completo la confianza que muchos votantes llegamos a depositar en ese partido en el pasado, y la ha perdido a base de mentiras. La única forma que tendría de recuperar esa confianza es con hechos, y no con promesas.

El PP ha elegido convertirse en un simple remolque ideológico de la izquierda

Por supuesto, y como adelanto en la entrada, no creo que el PP vaya a hacer nada de lo que acabo de exponer. Eso lo haría si todavía quedase en sus filas siquiera una pizca de aprecio por los principios y de ganas de desmarcarse ideológicamente de la izquierda. Antes bien, el PP se ha convertido en un mero remolque ideológico del PSOE, que va asumiendo obedientemente los dogmas de la izquierda, apartando a cualquier dirigente del partido que cometa la osadía de resultar antipático al progresismo político y mediático. A día de hoy, el PP tiene mucho más de partido socialdemócrata y progre que de partido liberal-conservador. Basta con ver las cosas que hace en España y también en Bruselas, de la mano de la izquierda.

Lamentablemente, la cúpula del PP parece más empeñada en recibir palmaditas de los medios progres que en complacer a sus votantes de centro-derecha. Sinceramente, yo me niego a votar a un partido que se comporta como el cómplice necesario para que la izquierda tenga un absoluto dominio ideológico sobre nuestra sociedad. Precisamente Vox ha roto esa perniciosa situación que padecíamos cuando todo el arco parlamentario suscribía sin pestañear el consenso progre. Con Vox tengo un partido por el que me siento representado, al que puedo votar sin taparme la nariz y que defiende mis principios sin complejos, algo que nunca hizo el PP.

Foto: Vox.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. Paula F.J.

    Sólo digo: PPSOE.

  2. Jesús

    Quizás me pase pero con Aznar ya empezaron a girar a la izquierda.

  3. Chaves

    … es una lista de mínimos para recuperar a España como una nación de ciudadanos libres e iguales

  4. Hugo

    “Si me engañas una vez, vergüenza para ti. Si lo haces dos, vergüenza para mi”. Leo el artículo y lo primero que pienso es en esto. La mitad de la responsabilidad está en quienes se dejan engañar y no toman nota de sus errores.

  5. Martín Doncel

    Y proteger nuestras fronteras frente a la inmigración ilegal que es fuente de delincuencia, recesión económica y desempleo.
    Y mandar para casa a los más de 700.000 empleados públicos socialistas, populares y separatistas, nombrados a dedo, sin concurso, sin oposición y sin necesidad, cerrando los chiringuitos de los que viven.
    Y recuperar las competencias que deben estar en manos del Estado.
    Y así sucesivamente.

  6. Luis Carlos

    Esto apesta no sólo al turnismo de Cánovas y Sagasta, la alternancia pactada aunque hubiera que amañar las elecciones, sino a disidencia controlada, como si nuestros políticos fueran simples testaferros cumpliendo órdenes de alguna criptocracia o lobby secreto, sin importar los verdaderos resultados de las urnas. El PSOE se dedicaría a hacer ingeniería social, y el PP se limitaría a arreglar los daños causados por el anterior a costa del marrón de aprobar medidas muy impopulares pero necesarias para sanear la economía. Y entonces volverían los otros prometiendo café para todos y saquear de nuevo las arcas estatales.

    Ningún país podrá progresar si los políticos no temen sufrir en sus propias carnes las consecuencias de su mala gestión. Si hacen lo que les da la gana sin preocuparse mas que si será cuatro u ocho años en la oposición entonces no se esforzarán en ser competentes, sino que se comportará como un oligopolio o un cartel que pacta los precios y se dormirán en los laureles.

  7. Jandro

    El punto más importante es el aborto, sin ninguna duda. Y el resto de lo que mencionas también es importante.

    Pero creo que hemos llegado a un punto en el que no se puede renunciar a desmantelar las autonomías. Aquí hay uno de los principales problemas que generan desconfianza entre los votantes que podrían haberlo sido del PP: el enorme poder de los presidentes autonómicos y el miniestado que forman. Sí, ya sé que pueden hacer de dique de contención ante algunos despropósitos de un Gobierno central mal gestionado, pero también su existencia dificulta enormemente esa gestión. Pienso que aun el mismísimo Sánchez habría podido hacer mucha mejor labor sin la lacra descoordinante de las autonomías.

  8. Cristina Bravo

    Es que si Vox ahora dejara de existir, no por ello mi voto volvería al PP: o montaba yo el partido, o votaba a Pacma. El PP despreció mi voto muchas veces, incumpliendo lo que prometía en muchos campos: impuestos, subvenciones, aborto, libertad educativa, código penal, víctimas de terrorismo…yo creo q podríamos hacer una lista bieeeeeeen larga.
    Mi voto no lo recuperan haciendo lo que hacen. Que es NADA. El partido que sobra es el PP.

  9. Alvaro Diaz-Mella

    Los culpables somos los españoles al votar favorablemente, el 6 de diciembre de 1978, la actual constitución con la división estatal autonómica.

    Los partidos políticos que la crearon solo desarrollaban su red clientelar, la cual a día de hoy siguen desarrollando y siguen aprovechándose de ella.

    Pasarán muchas generaciones de españoles hasta que podamos cambiar partes de dicha Constitución que hoy en día nos llevan a la ruina y a la división.

    Lo que sí está claro es que lo que igual fue una buena idea en 1978 ahora no tiene ningún sentido.

  10. Felipe

    Mi confianza no la recuperarían ni siquiera con hechos. Tendrían que fundar un partido completamente nuevo en el que no hubiera ningún diputado del PP que haya mostrado sumisión al socialismo o a las políticas progres (o sea no quedaría ninguno), que contase con un programa electoral más atractivo que el de Vox, unos candidatos mejores que los de Vox y que demostraran con hechos y no sólo con palabras su defensa de todo el programa electoral, desde la derogación total del aborto hasta la ilegalizacion del comunismo.

  11. In aqua veritas

    Suscribo los clarividentes comentarios de Martín Doncel y Luis Carlos. Y ahora que por desgracia estoy frecuentando un hospital público gallego, en el que todos los textos informativos están exclusivamente en la lengua regional, añadiría: exigir sin componendas, en la vida oficial de las comunidades autónomas bilingües, el bilingüismo que la Constitución establece.

  12. wladimir

    aun me siento sorprendido…

    todavia creia que Populares (PP) era un partido de derecha que defendia los valores…pero que va…como dicen..se ha “convertido en un simple remolque ideológico de la izquierda”…

    es lamentable y en la misma senda va el Cuidadanos (Cs) otro “vagon idelogico” mas que con el PP en se unen a la cola del “Camion” Socialista-progre del PSOE-Podemos y sus aliados socialistas minoritarios….o acaso seran mencheviques o bolcheviques..

    solo nos queda Vox..el unico partido que ha de ser el “rmpehielos” que quiebre el hielo del “Iceberg” socialista…tanto a nivel local como en el gobierno europeo…..

    Que dececpcion…con estos pseudo-cripto-derechistas disfrazados ahora reciclados y vestidos con novedosos y disruptivos ropajes pro-socialistas…

    ellos son socialistas y entre ellos se entienden…

  13. Andrés

    Wladimir, pues algunos todavía hemos de soportar en el trabajo las recriminaciones de peperos “porque VOX divide a la derecha”. A la próxima, les voy a replicar que VOX no puede dividir nada con el PP, que es partido progre de centro izquierda.Y que por ello, para dejar de dividir, que todos ellos voten a VOX.

  14. Sharovarov

    Jesús, yo diría que no te pasas. Creo que Luis Fernando Pérez Bustamante dejó de votar al PP en la época de Aznar. Por lo de la píldora abortiva.

  15. No, Jesús no se ha pasado nada. Efectivamente, durante el mandato de Aznar se legalizó la píldora abortiva. De hecho, su Gobierno dejó intacta la Ley del Aborto instaurada por el PSOE en 1985, a pesar de que en su momento AP la había recurrido. El viaje del PP hacia la progresía empezó hace ya muchos años.

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.

La capital de Ucrania es hoy noticia a diario por la invasión rusa de ese país iniciada hace ahora tres meses, en la que ha sufrido frecuentes ataques aéreos.

Rotunda respuesta de Juan García-Gallardo, procurador de Vox en las Cortes de Castilla y León, a las manipulaciones y mentiras de La Sexta:

A comienzos de marzo, España envió a Ucrania lanzacohetes Instalaza Alcotán 100 y C-90, con 1.370 proyectiles para ambos.

Si algo se puede decir de la izquierda es que es una mezcla de miseria moral y cinismo, y que acusa a los demás de sus propios vicios y perversiones.

Los partidos de la coalición socialista y comunista que gobierna en España han protagonizado este martes un momento vergonzoso en el Congreso.

La construcción de túneles ha sido históricamente una tarea peligrosa y que ha registrado muchos accidentes con víctimas mortales.

La invasión ordenada por Putin e iniciada el 24 de febrero cumple hoy ya tres meses. Un buen momento para hacer un balance de lo ocurrido hasta ahora.