Está ubicada en el histórico cuartel de la Infantería de Marina en San Fernando

La Sala Histórica del Cuartel de Batallones: el espectacular museo del Tercio de Armada

La localidad de San Fernando (Cádiz) es la sede del Tercio de Armada (TEAR) y del Tercio del Sur (TERSUR), que comparten base en la Población Militar de San Carlos.

Un interesante libro muestra los uniformes usados por el Tercio de Armada desde 2010
Los nuevos guiones de Batallones y Grupos del Tercio de Armada y su origen histórico

Este pequeño museo del TEAR fue inaugurado en febrero de 2002

El histórico acuartelamiento de ambas unidades de la Infantería de Marina de España es el llamado Cuartel de Batallones, del siglo XVIII, situado en dicha población militar, en la Isla de León de San Fernando. En ese acuartelamiento se encuentra la llamada Sala Histórica del Tercio de Armada, inaugurada por S.M. Rey Juan Carlos I el 26 de febrero de 2002. Si fin es exponer la historia de la Infantería de Marina española desde su fundación en 1537, así como la historia del propio Cuartel de Batallones y de las unidades que han tenido su base en él.

La sala ha sido reinaugurada tras más de un año de reformas

Esta sala, que es en sí un pequeño museo, llevaba más de un año en reformas. Ayer el Tercio de Armada anunció su reinauguración, publicando un vídeo de su nuevo aspecto, y presentándola como Sala Histórica del Cuartel de Batallones. En ella, “el visitante podrá conocer desde el origen del viejo “Quartel de Batallones” y su primera guarnición hasta las recientes operaciones de paz pasando por las vivencias de los soldados de reemplazo, las operaciones anfibias o las armas, uniformes y equipos en servicio en el Cuerpo. La Sala Histórica tiene el propósito de preservar el patrimonio de las unidades del Cuerpo que han servido en Cuartel de Batallones desde 1794. Así mismo sirve como homenaje a los Infantes de Marina de todos los tiempos que con su coraje, valentía, dedicación, amor al servicio, esfuerzo y tesón, modelaron y dieron prestigio a la Infantería de Marina actual”.

En el vídeo publicado por el TEAR, que podéis ver a continuación, se muestran maquetas, armamento, banderas, uniformes, documentos y también dos vehículos: un Humvee y un FV101 Scorpion, un famoso carro de combate ligero de fabricación británica. El TEAR tuvo 17 ejemplares en activo entre 1985 y 2004, cuando fueron almacenados a la espera de su venta y con vistas a ser sustituidos por vehículos Piranha IIIC. En 2018, 16 de esos Scorpions fueron vendidos a Chile a un precio simbólico de un euro por vehículo, conservándose el carro restante en la Sala Histórica del TEAR.

Según ha avisado el TEAR, mientras duren las actuales restricciones sanitarias “la Sala Histórica del Cuartel de Batallones no estará abierta a las visitas del público”.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. Antonio melero muñoz

    6/79 transporte 2 campamento frente al tiro de Cabo eventual conductor

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.

La invasión rusa de Ucrania ha llevado a dos países nórdicos tradicionalmente neutrales a pedir urgentemente su adhesión a la OTAN para protegerse de Rusia.

Hoy se cumplen 12 semanas del inicio de la invasión rusa de Ucrania. Dentro de las abundantes pérdidas militares, hay un dato que llama mucho la atención.

Hay muchos museos militares estatales en el mundo, pero también se pueden encontrar museos privados con contenidos muy interesantes.

Entre el 8 y el 11 de mayo, se celebró en Camp Ādaži, Letonia, una nueva edición de la competición acorazada anual Iron Spear de la OTAN.

El P-51 Mustang es uno de los cazas más famosos de la Segunda Guerra Mundial, y también uno de los mejores que hubo en aquellos años.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la URSS fue conocida por emplear a sus tropas como simple carne de cañón, enviándolas al frente incluso sin armas.

El pasado fin de semana, el Puerto de Vigo recibió la visita de un visitante poco habitual por estas cosas: el Servicio Naval de la República de Irlanda.