Al gobierno le interesa tener una excusa para imponer otro estado de alarma

La juerga del fin del estado de alarma era previsible: ¿quizá también fue programada?

Escribo estas líneas en la madrugada del domingo 9 de mayo, nada más terminar el estado de alarma, y está ocurriendo algo que era más que previsible.

PSOE, Podemos y ERC aprovechan el estado de alarma para atacar derechos constitucionales
El Partido Popular reconoce que permitió al Gobierno restringir derechos «ilegalmente»

Un párrafo que podría haber escrito hace meses sin temor a equivocarme

En las redes sociales circulan ahora mismo muchas fotos y vídeos, sobre todo de grandes ciudades, en las que se ven juergas callejeras para celebrar el fin del toque de queda, montadas por irresponsables que parecen haber olvidado que seguimos teniendo con nosotros una pandemia. Muchos se sienten lógicamente indignados ante esas imágenes, y entre ellos se leen mensajes advirtiendo del posible repunte de contagios que puedan conllevar esas juergas. Algunos ya están sugiriendo que tal vez sería mejor seguir con el toque de queda.

Y ahora os voy a contar una curiosidad: el párrafo que acabáis de leer lo podría haber escrito hace cuatro meses sin temor a equivocarme en nada. Después de tener a todos los españoles sometidos a un arresto domiciliario masivo por las noches durante seis meses -pues el toque de queda es eso-, lo que ha pasado esta noche era más que previsible, sobre todo si las autoridades decidieron no hacer ningún despliegue especial de Policía para evitar los botellones de esta noche.

Bastaba con aplicar normas ordinarias pero el gobierno no hizo nada

Teniendo en cuenta que lo ocurrido era más que previsible, cabe preguntarse: ¿qué medidas adoptó el gobierno para evitar estos desmanes? La respuesta parece ser ninguna, a juzgar por lo que se está viendo en las redes sociales. El caso es que sigue habiendo una pandemia en España. ¿Cómo se entiende que en una situación sanitaria tan delicada el gobierno no haya adoptado ninguna medida de orden público para evitar estos sucesos? Ni el gobierno ni los ayuntamientos, por lo que parece. Hay que decir que para tomar medidas ni siquiera tenían que recurrir a normas de excepción: les bastaba con aplicar las normas ordinarias, empezando por las ordenanzas municipales para proteger el descanso de los vecinos y para impedir el consumo de alcohol en las calles.

Las posibles causas de esa inacción

La ausencia de medidas contra esas juergas por parte del gobierno puede explicarse por varias posibles causas: incompetencia, miedo a tomar medidas impopulares o simplemente la intención de que ocurriese exactamente esto. A estas alturas ha quedado demostrado ante todo el mundo la incompetencia del gobierno de Pedro Sánchez a la hora de combatir esta pandemia, pero no creo que sea la única explicación a lo ocurrido esta noche. Tampoco creo que la causa sea el miedo a tomar medidas impopulares: mucho más impopular es imponer un toque de queda en toda España que enviar a la Policía a impedir botellones. O al menos debería serlo. Nos queda ahora la tercera posible explicación.

Los motivos del gobierno para estar interesado en un nuevo estado de alarma

¿Y si el gobierno quería que pasase exactamente esto? El PSOE y Podemos se han acostumbrado al estado de alarma permanente. Para ellos tiene claros beneficios. En primer lugar, fingen estar adoptando medidas contra la pandemia, aunque luego conviertan los aeropuertos en un coladero de contagios importados del extranjero. En segundo lugar, con el toque de queda se traslada el foco de la responsabilidad a los ciudadanos, presentándonos como los máximos responsables de la extensión de la pandemia, motivo por el cual es justificable encerrarnos en nuestras casas aunque eso implique violar varios derechos constitucionales. Se evita, así, que la atención se centre en las medidas que debería tomar el gobierno, desde la compra de vacunas -que está siendo un desastre a nivel europeo- hasta el cierre de ciertas fronteras, una medida que el ejecutivo de Sánchez suele tomar tarde y mal, cuando el daño ya está hecho.

El colosal caso de corrupción que se puede haber generado con el estado de alarma

Pero sin duda, el lado más atractivo del estado de alarma para cualquier político es que le otorga un poder extraordinario. El ejercicio habitual del poder tiende a corromper al que lo ejerce, motivo por el cual las democracias se han dotado de normas dirigidas a limitar los abusos de poder. Pero un poder extraordinario corrompe aún más al gobernante, y ese tipo de mandato se obtiene erosionando las barreras para impedir los abusos de poder. Además, al abrigo de ese poder excepcional es más fácil desarrollar prácticas de corrupción que en condiciones normales serían más fácilmente detectables.

Esta misma semana se ha sabido que el gobierno mintió a Vox cuando aseguró por escrito que sólo firmó 28 contratos de emergencia por la pandemia: fueron 1.059, un hecho gravísimo que merece ser llevado a los tribunales por un delito de falsedad en documento público. En septiembre se cifró en 4.200 millones de euros el gasto por el gobierno en material sanitario que no recibieron las comunidades autónomas. Recordemos, además, que muchas de esas compras se hicieron de forma irregular y a empresas de dudosa reputación. Un ejemplo son los 263 millones entregados por compra de material sanitario a una empresa condenada por estafa en abril de 2020. Esta pandemia puede estar siendo la ocasión perfecta para que algunos políticos desaprensivos se llenen los bolsillos a nuestra costa. El caso ERE sería calderilla al lado de esto.

Una excusa perfecta para declarar otro estado de alarma

Así pues, insisto: para el gobierno lo ideal sería continuar indefinidamente en estado de alarma, pero sabe perfectamente que tomar esa medida tiene un alto coste político, al menos si lo hace sin que la población vea una causa justificada. Prueba de ello es el batacazo del PSOE en las elecciones madrileñas y el éxito de Ayuso tras presentarse como valedora de la libertad. Pues bien: ¿qué excusa mejor para volver a imponer un estado de alarma que dar rienda suelta a una situación previsible que permite abrir los informativos con juergas masivas que amenazan con extender los contagios? Ni siquiera hace falta que el gobierno organice botellones ni le diga a los medios cómo tienen que dar la noticia: lo que iba a ocurrir era previsible y ante estos hechos la mayoría de los medios optará por un enfoque de indignación, sin parar a preguntarse por qué se ha permitido esto ni qué interés puede tener en haberlo permitido.

Foto: Efe.

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Marcial

    Así es. Sin olvidar que lo que hemos vivido ha sido un estado de excepción encubierto y prolongado sobre el que nadie, salvo Vox, ha dicho ni mu. Es la “calidad” de la democracia española.

  2. J. Ramírez Díaz

    ¿Insinúas una conspiración?

  3. Rekiano

    Lo drámatico y gracioso del tema (aunque gracia tiene más bien poca) pasea uno por twiter y resulta que la responsable de que la gente salga a la calle tras la caida del toque de queda… es de Ayuso. Lo nunca visto, y todo por el hecho de que algunos gritaban “libertad”; vamos, que todos los que estuvieron bebiendo por toda España y sobre todo en Madrid, son todos votantes de derechas, no hay ningno de izquierdas que sea un irresponsable. Y no les da vergüenza ni pudor soltar esas memeces.

    Lo veremos más exagerado en el momento que aumenten el número de contagiados (sobre todo en Madrid) para seguir culpando a Ayuso y decir que “ya advertimos que el nazismo haría estas cosas…”, entre otras sandeces.

  4. Alejandro

    Pedro Sánchez I “El Enterrador”, es un Presidente autoritario.
    No le gusta la democracia, cree que es el elegido para guiarnos en estos tiempos.
    Quiere otro estado de alarma. Es una huida hacia delante.
    España está arruinada y lo sabe.
    Y es un malvado.
    Primero él, después él y siempre él.

  5. J. Ramírez Díaz: “¿Insinúas una conspiración?”

    Mi entrada no incluye insinuaciones, sino afirmaciones claras, y no hablo de una conspiración, sino de una nueva negligencia de un gobierno que está interesado en continuar el estado de alarma por las razones que ya he indicado.

  6. Pedro Jiménez

    Otra gran pregunta es si el gobierno tiene control sobre el umbral de ciclos (valor CT) de PCR, con lo cual se controla el número de falsos positivos que se desean. Si tienen la habilidad de subirlo de nuevo a 45, seguramente estemos j*****s.

  7. pacococo

    Está claro, dentro de un tiempo van a decir que han aumentado los contagios, sea cierto o no y volverán a hacer lo que les de la gana.

    Estos se han montado en el chollo y o lo vana soltar.

  8. James G. Skinnner

    La tragedia es que una vez mes el gobierno esta poniendo el peligro la salud de la población Si dentro de un par de semanas asciende vertiginosamente el número de muertes que Sánchez coja su Falcon y ‘escape’ a Suiza y quien sabe si se convierte en otra ‘Caso Bárcenas’. ¿O no?

  9. Rekiano

    No seré yo quien justifique a este gobierno y mucho menos al mastuerzo que tenemos como presidente; pero las cosas como son. Al César lo que es del César. Depués de más de un año de pandemia, no se puede admitir de ninguna de las maneras que la gente en general no tenga conciencia de lo que hay que hacer para protegerse del coronavirus. Que al Simón, Lastra, Calvo, Sánchez y toda esa patulea la colgaba de un campanario por los pulgares… sin duda; pero en Mayo del 2021 no se le puede culpar al gobierno de que la gente no tome las medidas necesarias; que no se ponga la mascarilla, que no use el gel hidroalcohólico, la distancia mínima…

    No es admisible en el 2021 que un policía diga en una boda que se tienen que poner las mascarillas y que el policía sea apaleado y herido grave.

    Si la gente (la masa) es idiota, poca culpa puede tener el Ejecutivo, y hablo de Ejecutivo y no del gobierno del PSOE porque en comunidades donde gobierna el PP, ocurre otro tanto de lo mismo. ¿Se le echa también la culpa al gobierno central cuando se juntan en Huelva una centena de mamarrachos a fumar canutos y a beber hasta reventar el hígado?

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.