Una parte de la derecha le hace un gran favor al gobierno atacando al Rey

La operación de la izquierda para sumar a la derecha a su plan para derribar la Monarquía

La izquierda tiene en España una visión estratégica de la que lamentablemente parece carecer gran parte de la derecha, instalada en el cortoplacismo.

En defensa del Rey y de la Constitución y contra el golpismo de extrema izquierda
El profético aviso de Santiago Abascal sobre la monarquía y el verdadero plan de la izquierda

La campaña de la izquierda contra la Monarquía

Esto se está viendo claramente con el gobierno actual, que viene desarrollando desde hace tiempo una campaña de acoso y derribo contra la Monarquía, como he denunciado desde estas páginas en varias ocasiones. La razón de ser de ese ataque se explica en lo que afirma el Artículo 56 de la Constitución: “El Rey es el Jefe del Estado, símbolo de su unidad y permanencia”. Así pues, un gobierno empeñado en provocar un cambio de régimen que le permita perpetuarse en el poder sabe que tiene que dirigir gran parte de sus esfuerzos a derribar la Monarquía, que es la institución más antigua de España y la que mejor simboliza la continuidad de nuestra Nación a lo largo de los siglos.

El separatismo apoya esa campaña porque debilita a España

En esta operación de acoso y derribo a la Monarquía, la izquierda cuenta con el apoyo de los separatistas, que no odian al Rey por ser Rey, sino por ser el Rey de España y el “símbolo de su unidad y permanencia”. Si hay partidos separatistas que se declaran “republicanos” es, simplemente, porque saben que España nunca fue tan débil como en sus dos experiencias republicanas, y tanto ellos como la izquierda necesitan una España debilitada para desarrollar sus agendas políticas. Contra una España fuerte, unida y respetada no tendrían nada que hacer.

Un ataque que también se dirige contra la Justicia y las Fuerzas Armadas

Por supuesto, la Monarquía no es la única institución acosada por la izquierda y el separatismo: otras instituciones muy antiguas, como la Justicia y las Fuerzas Armadas, también están siendo sometidas a este asedio. En el caso de los jueces, el gobierno quiere someterlos a su control. Recordemos que en abril 2.500 jueces ya avisaron de que España va “hacia el totalitarismo”. En cuanto a nuestros militares, la izquierda ha dirigido contra ellos burdas campañas de desprestigio y los separatistas pretenden someterles a su control ideológico.

Una parte de la derecha ha decidido unirse a ese ataque a la Monarquía

Ante la ofensiva coordinada de la izquierda y del separatismo contra esas instituciones, lo que cabría esperar de la derecha y en general de quienes se dicen patriotas es una defensa firme de esos últimos reductos de nuestro Estado que la izquierda quiere reducir a escombros. Por supuesto, gran parte de la derecha está implicada en esta defensa, y en esto está demostrando una gran altura de miras. Sin embargo, otra parte de la derecha parece no enterarse de lo que se nos viene encima, y se ha unido de facto a esa campaña de acoso y derribo a dichas instituciones, aunque sea de forma indirecta o inconsciente. Una acción que, además, quiebra la unidad entre los que defendemos a España y la Constitución, lo cual también favorece al gobierno y a sus aliados.

Una torpeza estratégica que olvida el papel del Rey en nuestra democracia

Esta torpeza estratégica de cierta derecha no es nueva, pero se ha acentuado con el tema de los indultos a los golpistas. Algunos han decidido centrar en el Rey sus presiones en esta cuestión, distrayéndolas del verdadero culpable, que es el gobierno. Con eso le hacen un grandísimo favor a Sánchez y a sus ministros, que son los responsables de esos indultos. El Rey, constitucionalmente, no tiene más opción que firmar lo que el gobierno aprueba, y no es responsable de lo firmado (basta con leer el Artículo 64 de la Constitución). Ésta es la diferencia entre una Monarquía parlamentaria como la nuestra y una Monarquía a la vieja usanza. En España el Rey no gobierna, por lo que es absurdo pedirle cuentas por acciones del gobierno. Si lo que algunos quieren es que el Rey gobierne, entonces lo que defienden no es una Monarquía parlamentaria, sino otra cosa.

Unos ataques al Rey con los que la izquierda debe estar disfrutando

En las últimas horas he visto a gente de derechas llamando “traidor” al Rey por limitarse a cumplir las funciones que le marca la Constitución, y arremetiendo contra la Monarquía de todas las formas posibles porque no se salta la legalidad vigente para resolver aquello que no le toca al Rey resolver, sino a nuestros políticos y a los españoles que les votamos. Obsérvese la paradoja: se culpa al Rey, que no tiene elección, de algo que hace el gobierno, que sí la tiene. La izquierda debe estar disfrutando con el espectáculo, porque de esta forma suma aliados, aunque sea indirectos, a su campaña contra la Monarquía.

Una situación previsible con la que el gobierno seguro que ya contaba

Hay que reconocerle a la izquierda que tiene una perversa habilidad estratégica. Estoy convencido de que el gobierno contaba con esto, porque era muy previsible, pues como he señalado al principio, si algo se puede decir de una parte de la derecha es que se mueve en un pasmoso cortoplacismo. Algunos son incapaces de ver más allá del momento inmediato, de pensar en los efectos de las decisiones poco meditadas que se toman a día de hoy y cómo afectarán esas decisiones a nuestro futuro. Que esa parte de la derecha carezca de visión estratégica la deja a merced de la izquierda, que sí la tiene. Si esa derecha viese más a largo plazo, hoy estaría proyectando la forma de no dar un respiro a este gobierno hasta que sus miembros tengan que sentarse ante un tribunal para responder por sus actos, y estarían pidiendo cuentas a los que siguen empeñados en votar a unos irresponsables que están cargándose nuestro Estado de Derecho. En vez de eso le piden cuentas al Rey, que no puede hacer lo que le da la gana porque así lo decidieron los españoles en el referéndum constitucional de 1978.

Los ataques desde la derecha contra las Fuerzas Armadas

En términos muy parecidos podríamos hablar, por ejemplo, de ciertos mensajes que arremeten contra nuestros militares llamándoles de todo por no “hacer algo”. ¿Y hacer el qué? Siempre me lo pregunto cuando leo este tipo de mensajes. ¿Pretenden que nuestros militares den un golpe de Estado y empiecen una nueva guerra? ¿Saben siquiera lo que significa eso? A veces me pregunto si no escuchamos nunca a nuestros abuelos hablar de lo que vivieron en la Guerra Civil. Yo siento una gran admiración por nuestros militares, y me cabrea que se les insulte de esa forma por cumplir el papel que la Constitución les asigna. Ellos, como el Rey, no pueden hacer lo que les da la gana. Esto es una democracia, señores, y parece que algunos aún no se han enterado de lo que eso significa. Si queréis buscar culpables, buscad en el gobierno y entre quienes votaron a la izquierda y a los separatistas. Dejad al Rey y a nuestros militares en paz.

Foto: Casa Real.

¿Quieres que Facebook y Twitter decidan por ti lo que debes leer de este sitio? Suscríbete gratis al boletín diario del blog:

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Una nota adicional. En el juramento de Bandera para civiles, la fórmula es la siguiente: “¿Juráis o prometéis por vuestra conciencia y honor guardar la Constitución como norma fundamental del Estado, con lealtad al Rey y, si preciso fuera, entregar vuestra vida en defensa de España?”

    Quiero pensar que no hay personas que hayan jurado esto y que están ahora atacando al Rey, porque eso tiene un nombre y no es precisamente bonito.

  2. Luis Carlos

    ¿Su majestad está haciendo lo correcto? ¿Y si Pedro Sánchez está planeando instaurar una dictadura, si no lo estamos ya? El Rey debe actuar como requiera la situación o la Historia no tendrá piedad.

    Su responsabilidad es, literalmente, de proporciones históricas, y exigir que actúe cuando determinada situación lo requiera, no necesariamente debe interpretarse esto hostilidad contra la figura de la Corona.

    También debemos recordar que tarde o temprano tendrá que enfrentarse a los que aspiran a expulsarle para instaurar la tercera república (¡como si nos hubiera ido tan bien con las dos anteriores!). ¿Realmente va permitir la humillación de ser echado con una patada en el trasero por parte de semejante panda de mequetrefes? No todo es dinero o poder, también cuenta el honor, el prestigio con el que uno será recordado por la Historia.

    Según algunos dentro del círculo de “conspiranóicos”, nuestro rey forma parte del “plan 2030”, que en cristiano significa que trabaja para el bando de los malos.

  3. Carlos

    Es la primera vez en años que no estoy de acuerdo contigo. El Rey y los Militares están siendo manipulados y reducidos a la mínima expresión por este Gobierno, dedicados a misiones inútiles en el Báltico (¿vamos a defender con nuestros aviones a las 3 repúblicas bálticas si Rusia las ataca, que lo hará más pronto que tarde?). Y mientras el plan para conseguir la Tercera República sigue adelante. Y no, esto ya NO ES una democracia como tú dices. Los siguiente pasos (con la justicia y los medios de comunicación al servicio del comunismo) serán: ilegalizar a VOX y empezar a encarcelar a opositores de derechas (solo quedaría el PP, suponiendo que sea de derechas, que es mucho suponer) que serán imputados por no sé que caso de corrupción de hace 20 años. Y ante esto, el Rey y los Militares pueden seguir inactivos y firmando indultos, o hacer lo que deberían hacer si tuvieran agallas, que es aplicar el Artículo 8 de la Constitución. Un saludo.

  4. Marcial

    Yo mejor me callo.

  5. Luis Carlos: “Según algunos dentro del círculo de “conspiranóicos”, nuestro rey forma parte del “plan 2030”, que en cristiano significa que trabaja para el bando de los malos.”

    También según ciertos círculos de “conspiranoicos”, la pandemia no existe, es un invento de la tele, las vacunas matan y nos quieren esterilizar a todos mediante las redes de 5G. Da pena que cierta derecha esté tirando por la borda la razón y el sentido común. Que ahora se ponga a atacar al Rey ya es la guinda. La izquierda y los separatistas, repito, deben estar encantados.

    Carlos: “Es la primera vez en años que no estoy de acuerdo contigo.”

    No puedo dar fe, porque es la primera vez que leo un comentario tuyo en este blog. Y llevo casi 17 años escribiéndolo. Hoy también me ha pasado en Twitter que de repente me responde gente que no me ha escrito nunca un mensaje, y lo hace para atacar al Rey. Es curioso que esa gente nunca haya escrito nada sobre ningún otro de los temas que trato aquí, y hoy de repente salgan atacantes contra el Rey hasta de debajo de las piedras.

    Por lo demás, sí, si Rusia ataca a tres naciones aliadas espero que España responda. Para eso somos miembros de la OTAN, porque lo decidieron los españoles en referéndum.

    Para terminar, si esto no es una democracia y tenemos “la justicia y los medios de comunicación al servicio del comunismo”, entonces supongo que Felipe VI no es un Rey, sino el presidente del sóviet supremo, y yo tampoco estoy escribiendo este blog, sino en un Gulag por ser de derechas. Y no tiene sentido que le pidas agallas al Rey y a los militares, porque si esto es una dictadura comunista, entonces el Rey (o presidente del sóviet supremo) y los militares (el ejército rojo) están al servicio del comunismo, ¿no? En fin, si algunos queréis seguir en una realidad paralela, perfecto, pero yo paso.

  6. Luis Carlos

    Es cierto, según esos círculos la epidemia ha sido exagerada para así asustar las masas y conseguir mayor poder de control, aparte de arruinar la pequeña y mediana empresa de modo que toda la economía pase a ser controlado por las megacorpraciones.

    Las farmacéuticas tienen antecedentes y multas con productos no seguros, y a mi me resulta sospechoso tanto empeño en vacunarnos cuando ya se ha descubierto tratamientos médicos efectivos, y no tienen ningún miedo a una demanda criminal por los efectos secundarios adversos de dichas vacunas. ¿Sabes lo de Eric Clapton? Además yo no recuerdo que antes hubiera que vacunarse cada seis meses. ¿No es extraño que este año ha desaparecido la gripe? Piensa en las historias policíacas, novelas, películas o teleseries que a partir de un pequeño detalle se descubre un crimen. Yo veo que algo no encaja, y como pronto las farmacéuticas se han dado demasiado prisa en vez de asegurarse de que sean tanto seguras como efectivas. También he visto varios videos de imanes pegado al cuerpo de los vacunados, aunque algunos dicen que es por el sudor. ¿Quién está dispuesto a hacerse responsable ante los tribunales, y pagar las indemnizaciones en caso de daños en la salud por las vacunas? ¿Qué ha pasado con el gobierno de la India que se ha negado a aceptar la existencia de una “cepa india” si no hay una prueba empírica, científica de esta?

    También desconfío de los principales medios de comunicación porque no dicen nada sobre la demencial senil de Joe Biden o del escándalo del portátil de su hijo.

    Si las personas podemos ser alérgicos a las radiaciones de alta frecuencia de las antenas 5G se debería investigar de forma científica y racional.

    Yo he visto fotos de su majestad con el pin del circulo de colores que representa a la agenda 2030.

    Y con Pedro Sánchez veo demasiadas similitudes a cuando Venezuela bajo el mando de Hugo Chávez se convirtió en una dictadura. ¿No te resulta raro que un gobierno recupere la confianza de los votantes tan rápidamente? También había burlas y acusaciones de malos perdedores a los que denunciaban pucherazo en EE.UU. y ahora con los recuentos se han detectado numerosas irregularidades, las suficientes como para declarar que en un futuro puedan declarar nulas, o en caso de no hacerlo las fuerzas militares intervengan.

  7. Carlos

    Vaya Elentir, lamento que te hayas enfadado conmigo. Tu enfado es directamente proporcional a la admiración que te tengo y a lo que he aprendido sobre temas históricos en tu periódico (sí, ya sé que es un blog, pero para mí Contando Estrelas es de los 4 ó 5 digitales afines que leo a diario). Permíteme que yo lo trate como Prensa Digital, pero en mayúsculas.
    En efecto, no había escrito nunca. Haciendo un símil con el chiste del niño que creían que era mudo, es que “todo estaba correcto”. Te leo desde hace 3 años, coincidiendo con mi afiliación a Vox.
    Tú sabes más de Historia que yo, pero si no se parece la situación actual a los últimos años de la II República, que venga Dios y lo vea. Yo de verdad, cada vez veo menos democracia y sobre todo veo peligrar la Nación, España, la única que hay. Y veo un paralelismo muy peligroso con aquella época.
    Buenos días!! Prometo escribir más.

  8. Carlos, perdona mis malos modales. A veces me dejo llevar por la ira. Yo soy uno de los españoles que hicieron ese juramento al que me referí más arriba, y me apena ver cómo se machaca a un Rey que en 2017 ya demostró su valentía frente al golpe separatista. Yo seguiré fiel a mi juramento, incluso sin ser un monárquico entusiasta. Uno de mis referentes históricos es el Cid, y él fue fiel a su Rey incluso tras ser desterrado. Yo no le llego al Cid ni a la altura de la suela del calzado, pero nadie dirá de mí que traiciono mi juramento haciéndome agachar la cabeza. Y si hoy volviese a jurar Bandera, volvería a hacerlo con la misma convicción que entonces.

  9. Juan

    El artículo y el titular es clarividente. Me tomo un descanso en mi trinchera, aprovecho para leerte y me doy cuenta de que ya no tengo esa amarga sensación de soledad de hace tantos años, ya ni siquiera es un recuerdo. Quedo tranquilo porque sé que no me flanquearán teniéndote a ti y a tantos como tú a mi lado. Yo también juré y también me acuerdo. Por nuestras familias, por nuestro Rey y por España.

  10. Luis Carlos

    Yo quiero creer que Felipe de Borbón no va a permitir que esos canallas toquen un peli ni a sus hijas ni a su madre, ni que piensa permitir pasar a la Historia con la humillación de ser expulsado del trono por semejante panda de mequetrefes.

    Según los “conspiranóicos” hay una “caza de brujas” de proporciones históricas, literalmente, quizás en un futuro esto sea denominado la “revolución mundial”, y que muchos peces gordos han caído, de la política, la economía e incluso famosos de Hollywood. En tal caso muchos altos cargos tendrán que decidir qué bando apoyar, porque literalmente su vida puede depender de ello. Por lo visto España era otro de sus feudos, y no querían que prosperáramos demasiado para no ser un rival económico, o demasiado influyente culturalmente en el resto de regiones. En otros países se está produciendo un cambio de régimen entre bastidores, por ejemplo en Israel, y quizás tarde o temprano también en España.

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.