Convirtió a España en la primera democracia europea que galardonaba al tirano

La medalla de la vergüenza: el día que el PSOE condecoró al dictador Fidel Castro

La complicidad de la izquierda española, y del PSOE en particular, con la dictadura comunista cubana no es, lamentablemente, un fenómeno nuevo.

El PSOE y Podemos votan en contra de una condena europea de la represión en Cuba
Una torpeza al enviar un email desvela que el PSOE hace de chivato de la dictadura cubana

El Senado, controlado por el PSOE, otorgó su Medalla de Oro a Fidel Castro

Uno de los hechos más vergonzosos que podemos encontrar en ese ya largo historia de complicidad ocurrió el 21 de diciembre de 1987, cuando Fidel Castro ya llevaba 28 años de dictador oprimiendo, robando, torturando y matando al pueblo cubano. Ese día, la Mesa del Senado acordó conceder su Medalla de Oro al déspota cubano. El PSOE, que había ganado las elecciones generales de 1986 por mayoría absoluta, tenía 124 escaños de los 208 de la Cámara Alta, pero según publicó Abc el 8 de enero de 1988, la votación se hizo “sin ningún voto en contra, aunque con la abstención de los representantes del Grupo Popular, el vicepresidente segundo, Juan de Arespacochaga, y el secretario Aguilera Bermúdez”.

En 1984 ya se había otorgado la misma medalla a otro dictador comunista

Castro no era el primer dictador comunista al que el Senado le concedía esa distinción. El 29 de mayo de 1984 ya había sido condecorado con la misma medalla el dictador soviético Kostantin Chernenko, también con la Cámara Alta controlada por el PSOE (entonces con 134 escaños de los 208 del Senado). El socialismo “democrático” español se llevaba así de bien con el socialismo totalitario que había convertido a la mitad oriental de Europa en una enorme prisión en la que muchos murieron intentando escapar.

Alianza Popular se desmarcó: «Fidel Castro no es merecedor de dicha condecoración»

La medalla concedida al dictador cubano provocó polémica en España. Alianza Popular (AP) señaló que “Fidel Castro no es merecedor de dicha condecoración”, y que “una institución democrática no puede permitir que una condecoración sirva para distinguir actitudes no democráticas. Por ello Fidel Castro, máximo responsable de la dictadura cubana, no debe ser condecorado con la máxima distinción que concede el Senado español”. A las críticas de AP se unieron el Partido Demócrata Popular y el Partido Liberal, miembros del mismo grupo parlamentario.

El dictador Fidel Castro abrazando al entonces presidente del gobierno español, el socialista Felipe González, a la llegada de éste a La Habana en una visita oficial a Cuba en noviembre de 1986. La imagen es muy representativa de las buenas relaciones entre el PSOE y esa dictadura comunista ya por aquella época (Foto: Efe).

Críticas de EEUU y de la Coalición Europea Pro Derechos Humanos en Cuba

Además de los citados partidos políticos, la Coalición Europea Pro Derechos Humanos en Cuba también mostró su desacuerdo con la concesión de esa medalla al tirano comunista. Su presidenta, María Paz Martínez Nieto, preguntó “cuáles son los méritos que adornan a Fidel Castro para que una institución democrática como el Senado español otorgue la credencial de demócrata a quien ostenta la titularidad de un régimen autocrático y dictatorial.

Unas semanas después la medalla también mereció las críticas del embajador de Estados Unidos en la ONU, Vernon Walters, que se mostró sorprendido de que el Senado español, “representando a una democracia que superó una dictadura, haya impuesto una medalla a un dictador como Fidel Castro.

El presidente socialista del Senado defendió la medalla apelando a Franco

Ante las críticas, el socialista José Federico de Carvajal, presidente del Senado, apeló a Franco para defender la medalla, con una declaración en la que evitaba calificar a Cuba como una dictadura, igual que hacen hoy el PSOE y Podemos: “Cuba, independientemente del sistema político que tiene y del que existe en España, es un país con el que a nosotros nos parece que tenemos que tener una relación muy constante por razones tan obvias que hasta Francisco Franco las mantuvo”.

El compadreo entre el dictador comunista y el senador socialista en La Habana

El 16 de enero de 1988, Carvajal viajó a Cuba a entregarle la medalla al dictador, acompañado por Ignacio Gaminde, secretario de la Mesa y senador del PNV, por Manuel Ángel Aguilar, del Grupo Socialista, y por Alberto Dorrego, portavoz del CDS en la Cámara Alta. Alianza Popular se negó a participar en ese viaje. La medalla le fue entregada a Fidel Castro en el Palacio de la Revolución. Al verla, el dictador preguntó si era realmente de oro, y ante la respuesta afirmativa de Carvajal, Castro comentó: “Es muy bonita y se ha hecho famosa. Les prometo enviarla a un museo y que no vamos a cambiarla en divisas convertibles“. En la recepción, el dictador criticó a quienes se opusieron a la concesión de la medalla, y Carvajal no tuvo reparos en insultarles llamándoles “hidalgüelos de aldea”. Un compadreo asqueroso con un tirano criminal como ése.

La Medalla de Oro del Senado otorgada a Fidel Castro. Aún hoy la dictadura cubana sigue presumiendo de esa distinción (Fuente: FidelCastro.cu).

España fue la primera democracia europea que condecoró a ese dictador

Con aquella medalla, el PSOE y los demás partidos que votaron a favor de esa concesión convirtieron a España en la primera democracia de Europa que otorgaba una condecoración al dictador cubano. Hasta entonces, el tirano había recibido condecoraciones de otras dictaduras comunistas, de gobiernos izquierdistas de Hispanoamérica y de algunos países tercermundistas. Con posterioridad, sólo otros dos países democráticos de Europa concedieron distinciones a Castro: los gobiernos prorrusos de Ucrania en 2010 y Serbia en 2015. Todavía hoy la dictadura comunista cubana presume de esa medalla española, ya que le sirvió para blanquear su imagen ante el mundo.

En abril de 2003, y a iniciativa del Partido Popular, el Senado aprobó una moción en la que amenazaba con retirar esa medalla a Castro si no liberaba a los disidentes encarcelados. El PSOE se abstuvo. Finalmente, del asunto no se volvió a hablar más. Hoy esa medalla de la vergüenza se ha convertido en una rareza de hemeroteca que cuesta mucho encontrar, pero de la que no debemos olvidarnos. España nunca debió galardonar a ese dictador, y el máximo responsable de ello fue un PSOE que aún hoy sigue haciendo favores a esa dictadura.

Foto: AP / Marty Lederhandler. Fidel Castro hablando ante la Asamblea General de la ONU en octubre de 1979.

¿Quieres que Facebook y Twitter decidan por ti lo que debes leer de este sitio? Suscríbete gratis al boletín diario del blog:

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Ginés Ladrón de Guevara

    El PSOE, organización criminal hispanófoba, cristianófoba y terrorista, lo peor que le ha ocurrido ha España desde la invasión del 711, siente una profunda envidia del Partido Comunista cubano y su control absoluto de las vidas y las muertes de los cubanos. Premió a Castro por tener éxito en lo que el mismo PSOE fracasó en varias ocasiones, a pesar del golpe de estado de octubre de 1934, del golpe de estado de febrero de 1936, del golpe de marzo de 1939 y de su derrota en la Guerra Civil.

    En la próxima constitución que redactemos, esta organización anti española tiene que quedar reflejada como lo que es y prohibida para siempre.

  2. pasmao

    Y el PP de Rajoy condonó una deuda de 1.500 millones de € a ese mismo régimen.

    Hecho que parece que en el PP hayan olvidado. ¿Sirvió para algo? para algo diferente a que hoteleros españoles en Cuba tuviera mejores expectativas de negocio.

    Un cordial saludo

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.