Sobrevivió al ataque a Pearl Harbor en 1941 y combatió en el Día D en 1944

USS Nevada: un acorazado pintado de color naranja que resistió dos explosiones atómicas

En la historia de las marinas de guerra hay episodios muy curiosos, pero pocos lo son tanto como el del acorazado estadounidense USS Nevada (BB-36).

El avión más grande y pesado que fue capaz de aterrizar y despegar en un portaaviones
Así es como el hundimiento de 52 buques de guerra en 1919 contribuyó a la carrera espacial

Un buque botado en 1914 y que participó en la Primera Guerra Mundial

Este buque fue el primero de su clase (sólo se construyó otro igual, el SS Oklahoma BB-37). Fue botado el 11 de julio de 1914 y asignado a la US Navy el 1 de marzo de 1916, sirviendo en la Flota del Atlántico. Tenía 10 cañones de 356 mm distribuidos en cuatro torres (dos a la proa y otras dos a la proa), además de 21 cañones de 127 mm montados en casamatas individuales a lo largo del casco. Su armamento ofensivo se completaba con 4 tubos lanzatorpedos de 533 mm. Además, disponía de 6 cañones antiaéreos de 76 mm montados en dos torretas, una defensa muy modesta para una época en la que la aviación militar aún estaba en pañales y aún se desconocía todo su potencial.

El USS Nevada tal como fue asignado a la US Navy en 1916 (Fuente: Shipbucket.com).

El USS Nevada participó en la Primera Guerra Mundial haciendo labores de escolta y sin tener ni una sola ocasión de entrar en combate con el enemigo. Ya en el periodo de entreguerras, el buque fue modernizado entre 1927 y 1930. Entre otras mejoras, se le añadieron dos catapultas que le permitían lanzar sendos biplanos Vought O2U-3 Corsair de observación, y se le añadió más artillería antiaérea. Tras esta actualización, fue asignado a la Flota del Pacífico.

Fue gravemente dañado en el ataque japonés a la base naval de Pearl Harbor

El 7 de diciembre el USS Nevada se encontraba amarrado en la base naval de Pearl Harbor, en las Islas Hawaii. Al amanecer, en la cubierta del buque, la banda de música del buque estaba tocando el “Morning Colors” para acompañar el izado de la Bandera de Estados Unidos cuando aviones japoneses aparecieron por sorpresa sobre la base (un momento que quedó reflejado en la excelente película “Tora Tora Tora” de 1970).

El USS Nevada tras el ataque japonés a Pearl Harbor (Fuente: US Navy).

Los artilleros del Nevada corrieron a ocupar sus puestos y empezaron a escupir fuego como demonios sobre los aviones atacantes, al mismo tiempo que el buque se ponía en marcha. En ese momento, un avión torpedero japonés Kate lanzó un torpedo Tipo 91 d 460 mm que impactó en el casco del buque por babor, justo encima de la quilla. El avión torpedero fue derribado justo después de lanzar el torpedo por la artillería antiaérea del USS Nevada. Aunque el buque aguantó el impacto, se abrieron vías de agua. El equipo de control de daños pudo hacer frente a las inundaciones y el buque se puso en marcha media hora después. Para entonces, sus artilleros ya había derribado otros tres aviones.

En la segunda ola del ataque, el buque fue atacado por bombarderos en picado que intentaban conseguir que loquease el acceso al puerto, lo que lo dejaría inútil durante meses. Cinco bombas alcanzaron el acorazado, quedando seriamente dañado. El buque fue llevado a la costa para evitar hundirlo en aguas profundas e intentar repararlo. Durante el ataque, 60 tripulantes del USS Nevada resultaron muertos y 109 fueron heridos. Se estima que el buque acabó recibiendo diez impactos de bombas.

Los cañones del USS Nevada abriendo fuego en apoyo al desembarco en la playa Utah el 6 de junio de 1944, durante la Batalla de Normandía (Fuente: US Navy).

El USS Nevada participó en los desembarcos de Normandía y de Iwo Jima

En los meses siguientes el buque fue reflotado y enviado al continente para su reparación y modernización. En octubre de 1942 se terminaron los trabajos, que incluyeron una mayor dotación de piezas antiaéreas. El buque sirvió en aguas de Alaska, y tras una nueva modernización fue enviado al Atlántico, donde se le asignó a labores de escolta (para entonces ya era un buque antiguo). Una vez en Inglaterra, el USS Nevada fue elegido como buque-insignia para las operaciones navales del Desembarco de Normandía, siendo el único acorazado superviviente del ataque a Pearl Harbor que participó en esa batalla. Como parte de la flota atacante, fue el encargado del bombardeo naval de las defensas alemanas de la península de Cherburgo.

Más tarde el acorazado fue nuevamente asignado a la Flota del Pacífico, llegando a Iwo Jima el 16 de febrero de 1945, participando en el bombardeo naval que precedió al famoso desembarco estadounidense en esa isla japonesa. En marzo de 1945 participó también en la toma de Okinawa, donde el USS Nevada fue alcanzado por un avión kamikaze que mató a 11 de sus tripulantes. En julio el buque ya estaba nuevamente operativo. El buque vio el fin de la guerra en la Bahía de Tokio.

El USS Nevada tal como fue pintado, de color naranja, para convertirse en el principal objetivo de las pruebas atómicas en el atolón de Bikini en julio de 1946 (Fuente: US Navy).

Su triste destino tras la guerra: ser blanco para pruebas atómicas

Una vez acabada la contienda, el USS Nevada regresó a Pearl Harbor. El buque tenía para entonces 32 años y ya estaba muy anticuado, por lo que se le destinó a un fin más bien triste para un barco que había servido tan formidablemente: ser un blanco de las pruebas atómicas de julio de 1946 en el atolón de Bikini, en las Islas Marshall. El buque fue designado como el objetivo principal de la primera de las pruebas atómicas, la denominada “Able”: una explosión atmosférica que se produciría justo encima del USS Nevada. Para que los aviadores que lanzarían la bomba lo distinguiesen bien, el buque fue enteramente pintado de un color naranja rojizo. Con todo, la bomba cayó a cientos de metros del barco, que a pesar de la fuerte explosión no se hundió.

La prueba atómica “Baker” del 24 de julio de 1946. Fue la primera explosión nuclear subacuática de la historia, y la segunda bomba atómica que aguantó el USS Nevada sin hundirse (Fuente: National Nuclear Security Administration).

El USS Nevada también sobrevivió a la segunda prueba atómica de Bikini, denominada “Baker” y que fue la primera explosión atómica subacuática de la historia. A pesar de no hundirse, el buque resultó muy dañado y afectado por la radiación. En agosto de 1946 fue llevado nuevamente a Pearl Harbor. Una vez allí, fue destinado como blanco de prácticas de tiro naval el 31 de julio de 1948. Pero ni siquiera el bombardeo naval al que fue sometido logró hundirlo. El USS Nevada parecía empeñado en aguantar lo que le echasen. Finalmente, lograron echarlo a pique con un torpedo lanzado desde un avión.

¿Quieres que Facebook y Twitter decidan por ti lo que debes leer de este sitio? Suscríbete gratis al boletín diario del blog:

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Monico de brun

    Muy interesante saber la historia de este buque. Ya algo ya habia leido de las hazañas y que habia sido pintado de rojo para practicas fe tiro.Me.gustaria las publicaciones de este tipo es decir historias de las guerras ocurridas.gracias por publicarlas.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.