El Partido Popular vuelve a poner en práctica una de sus más torpes costumbres

Almudena Grandes y el baile de Almeida: así es como la izquierda ha domado al PP

Igual que ocurre con algunas especies animales, la izquierda política y mediática huelen el miedo y saben cómo manejar ese temor para sacar provecho de él.

La venganza de la extrema izquierda que el PP ha apoyado contra la Fundación Madrina
No es sólo Almeida, es el PP: los avisos que alertaron de su flirteo con la ultraizquierda

Almeida y la idea de que todo vale para aprobar unos presupuestos

Este lunes, Ok Diario publicó una entrevista con José Luis Martínez-Almeida en la que reconoció sin rodeos: Almudena Grandes no merece ser Hija Predilecta de Madrid pero yo he sacado unos Presupuestos que son buenos para los madrileños”. Esto es reconocer que el fin justifica los medios, que todo vale para aprobar unos presupuestos, incluso imponer a todos los madrileños un homenaje a una escritora comunista que hizo declaraciones muy despreciables.

Las barbaridades que dijo la escritora comunista Almudena Grandes

El citado diario recordó una de ellas al alcalde de Madrid: cuando en 2007 Grandes dijo que “fusilaría” a dos o tres voces que le “sacan de quicio”, refiriéndose a la derecha. Unas declaraciones por las que nunca pidió perdón y que enlazan con una de las más famosas tradiciones del comunismo: liquidar al que discrepa. El propio Almeida recordó otra de las declaraciones polémicas de la escritora comunista: cuando en 2008 Grandes se mofó de la violación de una monja por los republicanos durante la Guerra Civil Española. Una broma miserable y que provocó una gran polémica en ese momento.

La izquierda ataca al alcalde y éste intenta hacerse perdonar

Esas palabras del alcalde han tenido un doble efecto. Por un lado, la crítica de quienes no entienden que se haya plegado a los caprichos de la extrema izquierda para aprobar los presupuestos de la ciudad de Madrid, en vez de cumplir su promesa electoral sobre Madrid Central, que era lo que le pedía Vox para negociar las cuentas. Por otro lado, la izquierda política y mediática se ha echado a la yugular del alcalde, que ayer denunciaba una “campaña” y una “catarata de insultos” contra él. Almeida completó estas declaraciones intentando hacer un guiño a la izquierda que le insulta, alegando que el PP votó a favor de dedicarle una calle a Almudena Grandes.

Una táctica de la izquierda que suele tener éxito con el PP

Con esa declaración, Almeida se ha limitado a poner en práctica una torpe costumbre que tiene el PP desde hace muchos años: intentar hacerse perdonar por la izquierda por el hecho de no ser de izquierdas. Esa costumbre suele traducirse en un baile que consiste en un pasito adelante y un pasito (o dos) hacia atrás. Algún dirigente del PP dice algo que no gusta a la izquierda (puede ser cualquier cosa, ya que básicamente la izquierda no suele enojarse por el mensaje, sino por quién lo dice), la izquierda monta en cólera y el PP recula cobardemente, porque cuando en Génova 13 escuchan que desde la izquierda política y mediática les llaman “fachas”, se echan a temblar. Es así como el PP se ha ganado a pulso el mote de “derechita cobarde” que le dedicó Santiago Abascal.

La tendencia del PP a claudicar y sus efectos en nuestra sociedad

Después de tantos años practicando ese baile de la cobardía, la izquierda ha logrado domar al PP y ya sabe lo que tiene que hacer para que sea obediente. Lo peor de esa claudicación del PP ante una izquierda intolerante y despótica es que, al ceder así, lo que ha conseguido el PP es que la izquierda se crea con derecho a machacar a todo el que discrepa, pues al fin y al cabo la táctica ha obtenido el resultado deseado con el Partido Popular. Ante el fanatismo de la izquierda, la posición digna es la de Vox: no ceder ni un milímetro ante los totalitarios, ni siquiera por miedo a los constantes insultos, amenazas y agresiones que viene lanzando la izquierda contra ese partido.

Pero en el PP no lo entienden. Llevan tantos años reculando ante la izquierda que ya lo han asumido como lo natural en una sociedad democrática, como si la convivencia exigiese someternos dócilmente al que insulta, amenaza y agrede al que opina distinto. Pues no. Ante los matones no se debe ceder ni se debe pactar con ellos. Y quienes ceden y pactan, están logrando que los matones se salgan con la suya y que la violencia política se haya convertido en algo muy rentable para la izquierda, a costa de nuestras libertades.

Foto: Partido Popular.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. Lunaa

    Nunca me ha gustado el tipo de símiles que se amparan en la grosería, pero por una vez voy en plan quevedesco. Alguien se ha tirado un pedo y están mirándose unos a otros y esperando que nadie recuerde el proverbio de que “el primero que lo huele, etc”. ¿Cómo puedo decir esto cuando se habla de Almeida y del PP? Pues porque no hay manera de evitar que este tema dé de lleno al PSOE y a Podríamos, desvelando una vez más cómo su escala de valores se altera y oculta bajo uno que en el momento se dé por primordial.

    ¿Es que nadie se ha dado cuenta del berenjenal en que se han metido las izquierdas con Almudena Grandes? No sólo se trata del abuso sobre un municipio en concreto para la aprobación de unos presupuestos que no son sólo para él, de la prevaricación implícita, la perversión de fines (te doy lo que es tuyo si me exaltas y alabas a mi roja enchufada entre otras cosas), del “ese alcalde no es más que un mandao del PSOE y lo voy a demostrar”; se trata también de que basta un chascarrillo y el pretexto del humor macabro para que exista el derecho a la violación de unas monjas porque el dinero de unos presupuestos o el poder que otorgan están por encima de eso (ahora también en el PP, no sólo en PSOE, Podemas y Más Podemos), que la democracia consiste en la legitimación de dos tiros a disidentes mediante la negociación de partidas presupuestarias, y que éstas se adjudican para obtener los beneficios del consenso, no para que se destinen las cantidades necesarias a las partidas para las que se recaudan los impuestos.

    Y es aquí cuando llego de nuevo a la conclusión de que “donde hay democracia da asco”, donde tendréis que comprender que se encierran una ironía y un sarcasmo juntos, que eso de “democracia” es un chiste en este caso y que eso de que la haya está muy por ver. El nombramiento de Almudena Grandes como hija predilecta de Madrid quedará olvidado en menos de una década, y lo demuestro: ¿ Lo son Cervantes, Lope o Góngora?… Ni los madrileños lo saben. pero también corremos el riesgo de olvidar que mediante este juego perverso se han impuesto en España el divorcio, el aborto o la eutanasia, que a veces es muy peor la derechita cobarde que la izquierda malaje para los resultados de las cosas.

  2. FaramirGL

    La putrefacción del PP ya no tiene solución.

  3. Delta

    Que su camino de decadencia los lleve a su fin como políticos y solo espero que VOX consiga mayoría absoluta por que si no ya sabemos cual es el socio preferente del PP.

  4. wladimir

    si…

    ese asunto de Almudena Grandes…le ha caido muy mal al PP,que ya de por si esta mjy mal de hecho y hace mucho tiempo…ya es lo ultimo…un clavo mas para el ataud politico del PP…

    eso sera la muerte politica para ellos…dime con quien andas y te dire quien eres…y ya sabemos con que clase de personajes andan estos sujetos del “voto util”..

  5. calatravo

    Tengo para mí que este es un episodio, otro más, en que se pone de manifiesto la inconsistencia ideológica del PP: sencillamente, no se creen lo que dicen que creen. Por eso les resulta tan fácil renunciar a sus principios (¿?) en aras de un bien común (¿?) que, generalmente, consiste en constituirse en la pata derecha de la mesa socialdemócrata.

  6. Inaquaveritas

    Lo de nombrar hija predilecta de Madrid a Almudena Grandes, una escritora como tanto/as otro/s, sólo que militante comunista y última esposa del director del Instituto Cervantes, no ha sido más que un “trágala” que la izquierda le ha hecho al PP, “la derechita cobarde”
    ¿A cuántos otros personajes de igual o superior categoría se les podría haber dado ese mismo honor?

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.