Un repaso a la brutal campaña de desinformación que hizo la dictadura soviética

Katyn 1940, Bucha 2022: lo que puede llegar a hacer el Kremlin para negar sus crímenes

La Masacre de Bucha, en Ucrania, ha conmocionado al mundo y ha sido contestada con una campaña de desinformación por parte de Rusia.

Katyn: las burdas mentiras y el negacionismo comunista sobre la masacre de 22.000 polacos
Vasily Blokhin: así es como la URSS convirtió en un héroe al mayor verdugo de la historia

Katyn y Bucha: dos masacres con notables similitudes

La ejecución en masa de civiles ucranianos en Bucha, maniatados, arrodillados y asesinados de un tiro en la nuca, recuerda mucho al método de ejecución utilizado por el NKVD soviético en la masacre de Katyn, que empezó a comienzos de abril de 1940. Unos meses antes, en septiembre de 1939, la Alemania nazi y la URSS, entonces aliadas, habían invadido Polonia y se habían repartido el país. Un total de 21.768 prisioneros de guerra polacos fueron asesinados por los soviéticos en Katyn, un brutal crimen de guerra por el que sus autores nunca fueron juzgados.

Stalin dijo que los asesinados se habían escapado a Manchuria

Tras la invasión alemana de la URSS en junio de 1941, los soviéticos se unieron al bando aliado. Inicialmente, los soviéticos no quisieron dar ninguna explicación sobre lo ocurrido a esos oficiales polacos sobre los que no se había vuelto a saber nada (sus familias vieron como las cartas que les enviaban eran devueltas sin contestación). En diciembre de 1941, el primer ministro del Gobierno polaco en el exilio, el general Wladyslaw Sikorski, visitó a Stalin y le preguntó por el paradero de miles de oficiales polacos que habían sido hecho prisioneros por los soviéticos en 1939 y que nunca regresaron a sus casas.

El dictador soviético sabía perfectamente lo que había ocurrido, pues él mismo firmó la orden de ejecutar la masacre en marzo de 1940. Para tapar la verdad, Stalin le dijo a Sikorski que los prisioneros se habían escapado y se habían ido a Manchuria, a más de 6.000 kilómetros de Polonia. Era claramente una mentira. El dictador comunista añadió otra mentira más a su relato, afirmando que sólo habían detenido a polacos que estaban al servicio de Alemania, algo absurdo, ya que eran miembros del Ejército Polaco que estaba en guerra con Alemania desde el 1 de septiembre de 1939. En la misma reunión, Stalin se contradijo al afirmar que tal vez esos prisioneros estaban en campamentos de territorios ocupados por los alemanes y se escaparon, algo que no convenció a los polacos, ya que de ser así se habrían enterado (por aquel entonces ya estaba activo un amplio movimiento de resistencia en la Polonia ocupada por los alemanes).

La URSS cambió su versión tras el hallazgo de las fosas y culpó a Alemania

Entre el otoño de 1941 y abril de 1943, el Gobierno polaco en el exilio remitió 200 peticiones a la URSS pidiendo información sobre esos prisioneros desaparecidos. Nunca recibió una explicación convincente sobre su paradero. Finalmente, y sin que se sepa exactamente cuándo las hallaron (se estima que entre finales de 1942 y febrero del año siguiente), en abril de 1943 Alemania reveló el hallazgo de las fosas comunes con las víctimas de la masacre.

Tras el descubrimiento, la URSS bloqueó todo intento de que la Cruz Roja Internacional investigase lo ocurrido. Su nulo interés en que se supiese la verdad sobre esas fosas comunes ya era muy revelador, pero entonces llegó una nueva mentira: Moscú cambió de versión y acusó a Alemania de haber cometido la masacre, afirmando que los prisioneros de guerra polacos estaban trabajando en 1941 en obras de construcción al oeste de Smolensk y que en el verano de 1941 fueron capturados por los alemanes, una versión que la URSS nunca había dado antes al Gobierno polaco. Cuando el Gobierno polaco en el exilio pidió a la Cruz Roja Internacional que investigase lo ocurrido, la URSS le acusó de ser los “socios polacos de Hitler” y rompió sus relaciones diplomáticas con él.

La creación de pruebas falsas por el NKVD soviético

En septiembre de 1943, cuando el Ejército Rojo tomó la zona en la que se había perpetrado la masacre, el NKVD -el homólogo soviético de la Gestapo- manipuló las fosas comunes colocando pruebas falsas para respaldar la nueva versión del Kremlin. Los trabajos para alterar las tumbas se prolongaron durante tres meses. Finalmente, la URSS organizó una burda comisión de investigación para reafirmar sus mentiras, entrevistando a testigos preparados por el NKVD y utilizando como base las pruebas falsas dejadas por los soviéticos en las fosas.

Después de la guerra, la dictadura comunista polaca, un régimen títere de la URSS, asumió la versión soviética sobre la masacre y quienes pidieron investigar la verdad sufrieron una dura persecución. En Occidente tampoco hubo mucho interés por conocer la verdad, pues americanos y británicos ya tenían pruebas durante la guerra de la autoría soviética de la masacre, pero prefirieron no remover el asunto para no incomodar a sus aliados soviéticos. En 1946, durante los Juicios de Nüremberg, los soviéticos pretendieron que se aprobase un informe sobre la masacre culpando a los alemanes, sin pruebas ni interrogatorio de testigos. Finalmente, en la sentencia de esos juicios se omitió la masacre por falta de pruebas.

La mentira sobre Katyn llegó a plasmarse en un monumento soviético

El 3 de marzo de 1959, Aleksandr Sheelepin, entonces director de la KGB -sucesora del NKVD-, ordenó destruir los archivos personales sobre la masacre de Katyn. Su existencia sigue siendo hoy motivo de controversia, pues algunos creen que no fueron destruidos y que Rusia todavía los conserva. Durante 50 años, la URSS negó la verdad sobre la masacre No sólo eso, sino que además el gobierno soviético dirigió protestas diplomáticas a países occidentales que rindieron homenaje a las víctimas de Katyn, como ocurrió con la inauguración del Monumeto a Katyn en Londres en 1976. La Gran Enciclopedia Soviética publicó durante años la versión falsa sobre la masacre, hasta que en la década de 1970 suprimió la entrada sobre Katyn. En el colmo de la infamia, y seguramente en respuesta al monumento de Londres, en 1978 la URSS inauguró un monumento en Katyn con la inscripción: “A las víctimas del fascismo: oficiales polacos fusilados por los nazis en 1941”, monumento que fue retirado en 1990.

Finalmente, en 1991, poco antes de la desaparición de la URSS, el gobierno soviético reconoció por fin la autoría real de aquellos crímenes. Durante una investigación iniciada a comienzos de la década de 1990 por la Oficina del Fiscal Militar Jefe de Rusia, se descubrió que la comisión soviética sobre la masacre había falsificado los hechos para culpar a los alemanes.

Comunistas siguen negando la verdad y Rusia entorpece la investigación

A pesar de las evidencias, a día de hoy el Partido Comunista de la Federación Rusa y el Partido Comunista de Polonia siguen apoyando la mentira soviética sobre la masacre. Así mismo, en julio de 1994 la Fiscalía Militar de Rusia cerró la investigación sobre la masacre desestimando el caso por la muerte de los responsables políticos y materiales, si bien consideró que se habían cometido crímenes contra la paz, crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y crímenes de genocidio contra el pueblo polaco. Finalmente, la investigación fue asignada a otro fiscal que zanjó la masacre calificándola como un mero “abuso de poder”, siguiendo la línea oficial rusa de restar importancia a lo ocurrido y presentarlo como un simple caso de maltrato a prisioneros. En 2004, Rusia zanjó una nueva investigación sobre la masacre negando que fuese genocidio y calificándola como un crimen común, declarando secretos la mayor parte de los volúmenes de la investigación, a los que Polonia no ha tenido acceso.

Este intento de ocultar la verdad sobre la masacre de Katyn ha tenido lugar al mismo tiempo que el gobierno de Vladimir Putin desarrollaba una campaña para blanquear el comunismo e incluso a dictadores como Lenin y Stalin.

La campaña de desinformación del Kremlin sobre la masacre de Bucha

Es trágico ver como 82 años después la historia se repite con la masacre de Bucha, calificada de “montaje” por el Kremlin, afirmando que los soldados rusos no mataron a ningún vecino de la localidad. Unas mentiras que ya han sido contestadas con pruebas. Mientras tanto, propagandistas y activistas prorrusos se esfuerzan por propagar otras falsas versiones, como afirmar que las víctimas eran en realidad rusos, acusar al Batallón Azov ucraniano, insinuar que fue el MI6 británico, la CIA estadounidense o el Mossad israelí, e incluso culpar de la masacre a las grandes farmacéuticas. Cualquier cosa menos admitir que fueron los rusos, que son los que invadieron Ucrania y tomaron Bucha. Esos bulos se lanzan, además, pasando por alto y obviando las pruebas existentes y las declaraciones de testigos que acusan a los rusos de perpetrar la masacre. Una burda operación de desinformación que empieza a recordar mucho a la que montó el Kremlin para tapar la masacre de Katyn.

Imagen: fotograma de la película polaca “Katyn” (2007).

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. wladimir

    es verdad…

    los Rusos (bajo el Comunismo Sovietico y ahora con Putin) esta acostumbrados a mentir y encubrir…al conocedor de la historia rusa sabe que esta practica no es nueva o exclusiva del Comunismo..ya en tiempo de los zares lo practicaban tambien…

    ahora en los Tiempos de Vladimir Putin..lo vuelven a hacer de nuevo…Es trágico ver como 82 años después la historia se repite con la masacre de Bucha, calificada de “montaje” por el Kremlin, afirmando que los soldados rusos no mataron a ningún vecino de la localidad…pero a diferencia de los casos anteriores (que no existian los medios actuales) que podian “demostrar” las falsedades de occidente..ahora esto no es posible…

    ya hay muchas formas fr demostrar los crimenes y delitos de guerra que si han hecho los Rusos en Bucha y otras ciudades….pero aun asi incluyendo estas solidas evidencias los rusos seguiran negandolo hasta el final…e inccluso mostraran sus “pruebas” acerda de su inocencia al respecto….

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.