La isla figuró en mapas durante más de un siglo, incluso en Google Earth

Sandy: el enigma de una isla fantasma que aparecía en los mapas del Océano Pacífico

Las exploraciones han descubierto nuevas tierras durante cientos de años, que han sido sucesivamente cartografiadas. A veces, en ese proceso pasan cosas extrañas.

Isla Bouvet: un interesante reportaje sobre el lugar más aislado que hay en el mundo
Escocia: la extraña isla de las columnas de Staffa y la impresionante Gruta de Fingal

En noviembre de 1774, el famoso explorador inglés James Cook describió una isla situada al oeste de Nueva Caledonia, en el sur de Océano Pacífico, nombrándola como “Sandy Island” (Isla Arenosa, en español). La incluyó en el documento con sus descubrimientos que publicó dos años más tarde.

Cien años más tarde, un barco que navegaba desde Australia, el “Velocity”, vio lo que parecía una isla arenosa y la señaló como Sandy Island. A partir de entonces, la isla empezó a aparecer en diversos mapas de varios países, con una superficie mayor que la de la isla Manhattan. La isla no debía despertar gran interés, ya que durante muchos años su lugar en el mapa prácticamente sólo sirvió para que los barcos la evitasen, a fin de no embarrancar en ella.

Localización de la Isla Sandy en un mapa de 1908. La isla figura en el sitio donde dijo verla la tripulación del barco “1876”. Pulsa sobre el mapa para verlo ampliado (Fuente: Auckland Museum).

Con la llegada de las fotos por satélite, la isla desapareció de muchos mapas, porque en el lugar donde supuestamente se encontraba no aparecía nada. Paradójicamente, la Isla Sandy continuó aparecieron en mapas e incluso en Google Maps y Google Earth hasta 2012, cuando una expedición de radioaficionados que buscaban lugares sin emisiones de radio se encontró, al navegar hasta ese punto, con que allí no había nada. De hecho, en el lugar en el que muchos mapas fijaban la localización de esa isla, la profundidad del océano supera los 1.400 metros.

Localización de la Isla Sandy en Google Maps hasta 2012 (Fuente: rtve.es).

El origen de la supuesta isla es a día de hoy un enigma. Algunos consideran que Cook la confundió con las islas Chesterfield, o que tal vez tanto él como el barco australiano que creyó verla un siglo después se toparon, en realidad, con una superficie flotante de piedra pómez.

Lo que cabe preguntarse es cómo en plena época de los satélites artificiales se siguió indicando esa isla fantasma en los mapas. Que ocurriese en la época de James Cook, cuando la cartografía no era tan exacta como hoy, es algo explicable, pero resulta chocante que el mito siguiese existiendo hasta 2012, y más tratándose de una supuesta isla más grande que Manhattan.

La Isla Sandy tal como figuraba en Google Earth hasta 2012 (Fuente: YahooNews).

La duda razonable que nos puede quedar ahora es: ¿cuántas islas más pequeñas que figuran en los mapas en sitios remotos podrían ser también islas fantasmas? Eso no significa necesariamente, claro está, que nunca hayan existido. Una isla que fuese poco más que un banco de arena puede haber desaparecido por alguna erupción volcánica o por un huracán. Por ejemplo, en 2016 se informó de la desaparición de cinco islas del archipiélago de las Salomón.

Imagen: National Geographic.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. wladimir

    curioso….

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.

En la primera mitad de siglo XX, México vivió una ola de furibundo anticatolicismo promovido por el llamado Partido Nacional Revolucionario (PNR).

En el mundo hay muchos cementerios de coches, pero ninguno es como éste que se puede ver cerca de la ciudad de Düsseldorf, en el oeste de Alemania.

Hay muchos museos militares estatales en el mundo, pero también se pueden encontrar museos privados con contenidos muy interesantes.

En el mundo puedes encontrar faros de los más variados tipos en multitud de costas e islotes, pero donde uno no espera verlos es en mitad de un desierto.

En la historia de las infraestructuras hay construcciones hoy abandonadas y que nunca llegaron a cumplir el fin para el que fueron hechas.

Durante los años de la Guerra Fría, mucha gente vivió con temor el posible estallido de una guerra nuclear, pero no se descuidó la guerra convencional.

Aquí hemos visto muchas veces exploraciones de sitios que fueron escenarios de batallas hace años, pero nunca un lugar de un país que aún está en guerra.