Dos mujeres sin hogar pidieron el suicidio asistido debido a la falta de ayudas

Eutanasia para pobres en Canadá: el peligro de lanzarse por una pendiente resbaladiza

Los promotores de la eutanasia y del suicidio asistido están promoviendo una idea infame y peligrosa: la de que hay ciertas vidas que no merecen ser vividas.

Eutanasia: siete razones contra las falacias que usa la izquierda para devaluar la vida humana
Un enfermo de ELA critica a Sánchez por no ayudarles: «sólo nos ofreces la eutanasia»

Deshaciéndose de ciertas personas a las que se las convence de que son una carga

Se trata de una idea que ya promovió el nazismo y que ahora suscriben partidos de extrema izquierda, demostrando que entre la ideología de los primeros y la ideología de los segundos han muy pocas diferencias moralmente hablando. La eutanasia es una forma ruin de deshacerse de gente que necesita ayuda, y en vez de dársela, el Estado intenta convencer a esa gente de que es una carga. ¿Os parece algo tan monstruoso que resulta imposible de creer en un país democrático? Pues en España ya hemos visto como el gobierno niega ayudas a enfermos de ELA mientras les ofrece como única salida la eutanasia.

Dos mujeres sin hogar piden el suicidio asistido en Canadá debido a la falta de ayudas

Este mismo año ha ocurrido otro ejemplo en Canadá, país que legalizó la eutanasia en 2016. En sólo seis años se ha llegado a una situación aberrante: en los últimos meses, dos mujeres sin hogar solicitaron el suicidio asistido por vivir en una situación de pobreza y carecer de ayudas. Lo que algunos consideraban exagerado y fruto de afirmaciones fuera de lugar de los provida ya ha ocurrido. A una de esas mujeres, Sophia, ya se le concedió el suicidio asistido y murió el 22 de febrero. “El gobierno me ve como una basura prescindible, quejosa, inútil y un dolor en el culo”, dijo antes de morir. Esto es lo que algunos llaman “progreso”.

«Dejó cartas que muestran una búsqueda desesperada de ayuda durante dos años»

El medio canadiense CTN News comentaba el 13 de abril: “Murió después de un frenético esfuerzo de amigos, simpatizantes e incluso sus médicos para conseguirle una vivienda segura y asequible en Toronto. También dejó cartas que muestran una búsqueda desesperada de ayuda durante dos años, en las que ruega a los funcionarios locales, provinciales y federales que la ayuden a encontrar un hogar lejos del humo y los productos químicos que flotan en su apartamento”, pues la mujer padecía una sensibilidad severa a los productos químicos.

El Estado canadiense y su afán por ahorrarse dinero con la eutanasia

El 30 de abril, en un duro artículo publicado en The Spectator, Yuan Yi Zhu, investigador del Nuffield College de Oxford, publicó lo siguiente:

“Desde el año pasado, la ley canadiense, en toda su majestuosidad, ha permitido que tanto los ricos como los pobres se suiciden si son demasiado pobres para seguir viviendo con dignidad. De hecho, el siempre generoso estado canadiense incluso pagará por sus muertes. Lo que no hará es gastar dinero para permitirles vivir en lugar de suicidarse.

Como ocurre con la mayoría de las pendientes resbaladizas, todo comenzó con una negación rotunda de su existencia. En 2015, la Corte Suprema de Canadá revirtió 22 años de su propia jurisprudencia al declarar inconstitucional la prohibición del suicidio asistido en el país, descartando alegremente los temores de que el fallo “iniciaría un descenso por una pendiente resbaladiza hacia el homicidio” contra las personas vulnerables según lo fundado. en ‘ejemplos anecdóticos’. Al año siguiente, el Parlamento promulgó debidamente la legislación que permitía la eutanasia, pero solo para aquellos que padecían una enfermedad terminal cuya muerte natural era “razonablemente previsible”.

A pesar de que el gobierno insiste en que el suicidio asistido es una cuestión de autonomía individual, también ha estado atento a las ventajas fiscales.

Sólo llevó cinco años para que la pendiente proverbial apareciera, cuando el parlamento canadiense promulgó el proyecto de ley C-7, una ley de eutanasia radical que derogó el requisito “razonablemente previsible” y el requisito de que la condición debe ser “terminal”. Ahora, siempre que alguien padezca una enfermedad o discapacidad que ‘no pueda ser aliviada en las condiciones que considere aceptables’, puede beneficiarse de lo que ahora se conoce eufemísticamente como ‘asistencia médica para morir’ (MAID, por sus siglas en inglés) de forma gratuita.

Muy pronto, los canadienses de todo el país descubrieron que aunque preferirían vivir, eran demasiado pobres para mejorar sus condiciones en un grado aceptable.

No es casualidad que Canadá tenga uno de los gastos de atención social más bajos de todos los países industrializados, los cuidados paliativos solo son accesibles para una minoría y los tiempos de espera en el sector de la salud pública pueden ser insoportables, hasta el punto de que la misma Corte Suprema que legalizó la eutanasia declaró aquellos tiempos de espera como una violación al derecho a la vida allá por 2005″.

Lo próximo, aplicar la eutanasia a enfermos metales y «menores maduros»

Yuan Yi Zhu advertía al final de su artículo que la pendiente resbaladiza en Canadá irá a más: El próximo año, las compuertas se abrirán aún más cuando las personas que padecen enfermedades mentales, otro grupo desproporcionadamente pobre, sean elegibles para el suicidio asistido, aunque médicos y enfermeras entusiastas ya se han adelantado a la ley. Ya se habla de permitir el acceso a la eutanasia a los “menores maduros” también, sólo piensa en los ahorros de por vida. Pero recuerda, las pendientes resbaladizas son siempre una falacia”.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. FaramirGL

    Permíteme puntualizar, sobre que “entre la ideología de los primeros y la ideología de los segundos hay muy pocas diferencias moralmente hablando”. Esto no es correcto.

    Porque no hay NINGUNA diferencia, dado que el nacional-socialismo o nazismo es una ideología de extrema izquierda. Igual que su primo el fascismo.

    Los socialistas alemanes del NSDAP de Hitler diseñaron y llevaron a cabo su SOLUCIÓN FINAL para aquellas personas que decidieron que no merecen vivir.

    Ahora, otros socialistas hacen exactamente LO MISMO.

    Las tres cosas que se le dan bien a los socialistas, en general, son mentir, robar y asesinar gente indefensa. Y en eso están.

  2. wladimir

    esto..

    de Los promotores de la eutanasia y del suicidio asistido están promoviendo una idea infame y peligrosa…para mi entender es simplemente una sentencia y condena a muerte descarada….

    Deshaciéndose de ciertas personas a las que se las convence de que son una carga… algo muy tipico de los sistemas socialistas (fascistas,comunistas,etc) ….El Estado canadiense y su afán por ahorrarse dinero con la eutanasia…claro siendo un estado socialista y progresista….

    dos mujeres sin hogar solicitaron el suicidio asistido por vivir en una situación de pobreza y carecer de ayudas….al parecer ya no les basta con ver suicidas autenticos…ahora la cosa es crearlos…proponer suicidio a personas que no tienen (de acuerdo a ellos) valor o son una carga para los contribuyentes y el estado…

    esto es solo posible en una nacion progresista….que promueve la cultura de la muerte…

  3. Lunaa

    La eutanasia no es “muerte digna” como dicen sus partidarios, y aquí lo vemos. Matan a estas dos personas en las condiciones más indignas que se puedan suponer, en circunstancia y substancia de absoluta inhumanidad. Este hecho evidencia que las intenciones para su normalización son muy otras que la suposición humanitaria de que el peor estado de salud posible (la muerte) es mejor que una salud deteriorada, la “compasión”, o la emergencia de un “derecho” que al parecer autogeneran los tiempos y por eso no existió hasta el presente.

    Ya vemos resbalar los acontecimientos por esta pendiente: Los supuestos se van ampliando como en las leyes torticeras del aborto, los requisitos legales para su aplicación van siendo cada vez más laxos y menos restrictivos, aparecen salvedades y despenalizaciones, impunidades, secretismo y hasta pena de muerte a niños en contra de los cuidados que sus padres les brindan. A partir de aquí, el hipócrita y el autoengañado pueden seguir con las mentiras, creo que el resto lo vemos todo demasiado claro: Convertir los estados en mafias puede significar nuestra propia muerte el día de mañana y si les seguimos la corriente estamos ante nuestra propia ejecución, que será oficialmente justificada como suicidio asistido.

  4. Lunaa

    Perdón. Me he comido algunas frases en este párrafo:

    La eutanasia no es “muerte digna” como dicen sus partidarios, y aquí lo vemos. Matan a estas dos personas en las condiciones más indignas que se puedan suponer, en circunstancia y substancia de absoluta inhumanidad. Este hecho evidencia que las intenciones para su normalización son muy otras que la suposición humanitaria de que el peor estado de salud posible (la muerte) es mejor que una salud deteriorada,

    [AQUÍ FALTA: Para algo que no vaya en contra de la naturaleza misma de los hechos no sería necesario forzar conceptos tan falaces como]

    la “compasión”, o la emergencia de un “derecho” que al parecer autogeneran los tiempos y por eso no existió hasta el presente.

    Y luego ya sigue el resto de lo que decía. Al comerme esta frase había quedado un galimatías contradictorio.

  5. ROKER

    La eutanasia es el asesinato asistido y entre paréntesis(legal) por la cual gobiernos tienen la escusa de matar a gente que les acarrea gasto y tiempo.

    Como siempre y con la escusa del progresismo los de la izquierda aprovechan para ir poniendo en plan sus malvados planes, entre ellos quitarse de en medio a gente que ellos opinan que no caben en esta sociedad por estar enfermos.

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.