No podemos seguir llamando 'derecha' a quienes imponen dogmas progres

Vox y el consenso progre: ya es hora de dejar de alimentar una torpe confusión

Anoche acabó la campaña de las elecciones andaluzas que se celebrarán este domingo. Esa campaña debería haber despejado una confusión muy común.

El PP, sin careta: intenta captar el voto de izquierda con la consigna de «parar» a Vox
El PP y Cs impiden derogar leyes que imponen dogmas de la izquierda en Madrid y Andalucía

Esa confusión es alimentada por ciertos partidos y por sus medios afines, que son unos cuantos y están bien engordados con subvenciones. Básicamente, esa torpe confusión consiste en llamar “derecha” o “centro-derecha” por igual a partidos como Vox, el PP y Ciudadanos, metiéndolos a todos en el mismo saco como si fuesen algo similar pero con distintos matices. La realidad es que Vox es un partido conservador, y en cierta medida incluso podríamos calificarlo como liberal-conservador, ya que defiende medidas dirigidas a garantizar los derechos individuales frente a los abusos del Estado. Fue Vox el que recurrió al Tribunal Constitucional las violaciones de derechos fundamentales durante los estados de alarma, mientras el PP se cruzaba de brazos y Cs ofrecía su apoyo a Sánchez.

¿Se puede definir como derecha al PP y a Cs? Pues no. Ciudadanos es un partido de centro-izquierda que ha venido apoyando con entusiasmo políticas tan aberrantes como la legalización del aborto y de la eutanasia. También apoya otros dogmas de la izquierda como la ideología de género, el catastrofismo ecologista y el multiculturalismo. No tuvo reparos en gobernar en Andalucía de la mano del PSOE, y tampoco ha tenido reparos en gobernar de la mano del PP porque, como viene siendo evidente desde hace años, el PP también se ha ido plegando a gran parte de los dogmas de la izquierda, aunque no sea tan extremo como Cs. De un tiempo a esta parte, tanto el PP como Cs se han convertido en cómplices necesarios de los ataques de la izquierda contra nuestras libertades.

Recordemos que en 2017, el PP y Cs se abstuvieron ante la ley aprobada por la izquierda andaluza para imponer su visión de la historia, bajo el cínico título de “memoria histórica”. Durante el mandato de Juanma Moreno, el PP y Cs dejaron intacta esa ley, igual que han mantenido otras leyes ideológicas de la izquierda en Andalucía y en otras comunidades. Es más: en 2021, cuando Vox pidió derogar esa ley, el PP y Cs lo impidieron, convirtiéndose así en los guardianes de la agenda ideológica de la izquierda. Los debates electorales de esta campaña no han hecho más que confirmar esa sintonía entre el PP, Cs y la izquierda. Y por si quedaban dudas, Moreno incluso se ofreció a la izquierda para “parar” a Vox.

El último episodio de esa bochornosa sintonía ha sido el ofrecimiento de Feijóo al PSOE de repartirse los gobiernos de Andalucía y de otras comunidades, para así no tener que firmar un acuerdo de gobierno con Vox. Y es que un acuerdo de gobierno como ése, que es lo que ha exigido Vox a cambio de su apoyo, obligaría al PP a desmarcarse de esos dogmas de la izquierda a los que se ha sometido, y es algo que al PP parece antojársele más espantoso que una visita al dentista para que le arranquen un par de muelas. Si el PP trata a Vox como un apestado es porque Feijóo y los suyos han asumido la mentalidad progre de que lo peor que puedes hacer en política es pactar con un partido conservador como Vox (conservador, que no “extrema derecha”, como dicen algunos).

Si el PP no tiene inconvenientes en ofrecer pactos al PSOE en plena campaña electoral, pero al mismo tiempo rechaza confirmar ningún pacto con Vox, es porque en el fondo el PP se siente más cómodo con el PSOE que con Vox, porque ideológicamente ya está más próximo a los socialistas que a los conservadores. En el PP llevan años agachando la cabeza ante los dogmas de la izquierda, en un patético intento de conseguir que los medios progres no les llamen “facha” y les den alguna palmadita, a ver si así pueden pegar ojo por las noches.

En ese penoso intento por hacerse perdonar el no ser de izquierda, el PP ha ido traicionando a cada vez más personas: a las familias que se niegan a que se imponga a sus hijos el adoctrinamiento progre, a los que sufren en sus barrios los graves efectos de la inmigración ilegal y masiva, a los hombres que sufren denuncias falsas de maltrato y, sobre todo, a los niños y niñas por nacer que son brutalmente descuartizados en el vientre materno todos los días en España, y también a las madres sin recursos que son empujadas a abortar, porque el PP se negó a derogar la ley criminal que autoriza y promueve el más perverso de los crímenes: el que se comete contra los más débiles e indefensos.

Ya va siendo hora de señalar lo evidente: un izquierdista es alguien que defiende dogmas izquierdistas, y no podemos seguir llamando “derecha” a quien hace eso, porque al hacerlo estamos alimentando una confusión que tiene dramáticas consecuencias para España. Está bien que Vox, por razones de estrategia política, intente llegar a acuerdos con el PP que le permitan implementar, al menos, una parte de su programa, pero en España sólo habrá un cambio real si Vox obtiene la mayoría suficiente para implementarlo, sin tener que pasar por el aro de los partidos del consenso progre, entre ellos el PP. Si quieres que los disparates de la izquierda desaparezcan, votar al PP es tirar el voto, porque ese partido está totalmente comprometido con esos disparates. Vox es la única posibilidad real de acabar con las imposiciones ideológicas de la izquierda.

Foto: Vox. Acto público de Vox con Santiago Abascal, Macarena Olona y Rocío Monasterio en Lucena el 15 de junio de 2022.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. Alberto77

    Yo llamo al PP por lo que son comunistas disfrazados de centro centrado o neomarxistas globalistas.

    El PP es un partido comunista que gobierna con votos de gente de derechas

    https://uccpost.es/el-pp-es-un-partido-comunista-que-gobierna-con-votos-de-gente-de-derechas/

  2. Alberto77

    El modelo de Juanma Moreno es el de conceder 1.531.369 subvenciones

    https://uccpost.es/el-modelo-de-juanma-moreno-es-el-de-conceder-1-531-369-subvenciones/

  3. Alberto77

    Los chiringuitos femiestalinistas que mantiene el PP con nuestros impuestos en Andalucía

    https://uccpost.es/los-chiringuitos-femiestalinistas-que-mantiene-el-pp-con-nuestros-impuestos-en-andalucia/

  4. Aguador

    Yo quizá tiro por elevación y digo que Feijóo es un señor que se deja decir por los “poderosos del mundo” (llámense “Bilderberg” o de otra forma) hasta cómo tiene que mear. En realidad, con la excepción de VOX (y ya veremos lo que dura), todos los demás son monigotes de un guiñol cuyo guión tiene tres claves principales: abolición de la propiedad privada y de la familia, vida en común y búsqueda de una sociedad igualitaria. Y al parecer les han dicho: “Si no cree usted en estas tres cosas, al menos no estorbe”. Que es lo que hace el PP: “no estorbar”. A ninguno de ellos les concedo autonomía de pensamiento alguna.

    Permitidme citar un párrafo del artículo de Alicia Delibes que he citado ya en algún otro comentario:

    «Lo que el socialismo quiere destruir (familia, religión y propiedad privada) son las fuerzas que refuerzan y sostienen la personalidad humana. Todas las manifestaciones de individualidad, incluidas el arte y la cultura, serán perseguidas en un Estado socialista. Esa persecución de la individualidad se manifiesta también en el odio del socialismo a la religión, pues la relación del hombre con Dios es un acto individual. Los socialistas hablan de conciencia y de responsabilidad colectivas, cuando ambas sólo tienen sentido si son individuales».

  5. FaramirGL

    Inmejorable descripción de la realidad del PP.

  6. wladimir

    toltalmente de acuerdo…

    es cierto lo que dice VOX…No podemos seguir llamando ‘derecha’ a quienes imponen dogmas progres..estos “partidos de derechas” son unos “travestidos politicos” dicen ser una cosa…pero en realidad…son otra cosa… alimentando una torpe y tonta confusión…

    definitivamente…el PP es un perfecto ejemplo de ello…hay otros casos…pero el PP lo refleja en todo su esplendor….

  7. Aguador

    En mi opinión, desde Rajoy el PP no es otra cosa que “derecha socialdemócrata”, derecha que puede pactar y repartir con la pesoe porque éste “la ha domesticado”.

  8. Aguador

    Por si alguien no lo conoce, recomiendo este artículo de Dalmacio Negro, que explica bien (a mi entender) esa “posición” del PP:

    http://www.arbil.org/tiraniaconsenso.htm

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.