Nueva chapuza en el decreto del 'apagón' que fue aprobado el lunes 1 de agosto

El gobierno olvidó decir en su decreto a qué hora se vuelven a encender los escaparates

La improvisación y la arbitrariedad de las medidas incluidas por el gobierno en su decreto sobre ahorro energético vuelven a generar polémica.

El ‘apagón’ de Sánchez vulnera la legislación sobre salud y seguridad en lugares de trabajo
Encuesta: ¿Estás de acuerdo con el decreto del ‘apagón’ de Pedro Sánchez?

«La ley no dice cuánto tiempo se tienen que mantener apagados los escaparates»

Este jueves, el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Enrique Ossorio, señaló uno de los errores cometidos en la redacción de ese decreto: “si la ley no dice cuánto tiempo se tienen que mantener apagados los escaparates, si un comerciante lo apaga durante 10 segundos está cumpliendo la ley y no va a poder ser sancionado”. Ossorio añadió que “el que ha redactado este decreto-ley no se ha dado cuenta y no ha dicho cuánto tiempo tiene que permanecer apagado el escaparate“. Por tanto, “esto vuelve inaplicable el decreto-ley, porque no se va a poder sancionar a nadie que tenga el escaparate apagado al menos unos segundos o unos minutos a partir de las diez de la noche”.

El gobierno se olvidó de indicarlo en el BOE y en el resumen del Consejo de Ministros

Efectivamente, y como señala Enrique Ossorio, el Real Decreto-ley 14/2022 indica en el punto cuarto de su Artículo 29 a qué hora hay que apagar los escaparates, pero no cuánto tiempo tienen que estar apagados (cito el texto tal cual aparece en el BOE, falta de ortografía incluida):

“El alumbrado de escaparates regulado en el apartado 6 de la Instrucción Técnica Complementaria EA-02 del Reglamento de eficiencia energética en instalaciones de alumbrado exterior, aprobado por Real Decreto 1890/2008, de 14 de noviembre, deberá mantenerse apagado desde las 22 horas. Está [sic] disposición también aplicará al alumbrado de edificios públicos que a la referida hora se encuentren desocupados”.

Hay que decir que el gobierno no sólo se olvidó de fijar la hora de encendido en el decreto. En el resumen del Consejo de Ministros tampoco aparece indicada: “Las puertas de acceso a los locales tendrán cierres automáticos y las luces de los escaparates se apagarán a las 10 de la noche“. En todo el texto del resumen no se dice a qué hora se pueden encender de nuevo.

Técnicamente los escaparates no podrían volver a encenderse hasta noviembre de 2023

Técnicamente se podría dar lugar a una situación disparatada, ya que la Disposición final decimoséptima del decreto afirma lo siguiente: “Las obligaciones de los apartados uno y cuatro del artículo 29 entrarán en vigor a los siete días naturales desde el día siguiente al de la publicación de este real decreto-ley y tendrán vigencia hasta el 1 de noviembre de 2023“. Así pues, conforme a esta torpe redacción hecha por el gobierno e interpretándola en sentido estricto, los escaparates deberían apagarse a las 22:00 horas del 9 de agosto de 2022 y no se podrían volver a encender hasta las 0:00 horas del 1 de noviembre de 2023.

El gobierno asume la chapuza de los límites térmicos

A esta chapuza del gobierno se suma la chapuza que vimos ayer sobre los límites términos indicados en el decreto, que chocan de lleno con los límites indicados por el Real Decreto 486/1997, de 14 de abril, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo, que afirma lo siguiente: “La temperatura de los locales donde se realicen trabajos ligeros estará comprendida entre 14 y 25 ºC”. En el decreto del “apagón”, el gobierno fijó un mínimo de 27ºC en los aires acondicionados, algo que puede provocar estrés térmico y sobrecarga térmica, enfermedades profesionales reconocidas por el propio gobierno.

Ante la evidencia de la chapuza cometida por el gobierno con esos límites térmicos, hoy la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha reconocido que algunos negocios no podrán cumplir lo indicado este lunes por el gobierno. Esta situación deja a muchos empresarios en una situación de inseguridad jurídica, ya que se verán obligados a justificar si en su caso es aplicable lo que dice un decreto o lo que dice el otro. Un completo disparate.

El Ministerio de Ribera rechaza publicar la justificación técnica de esas medidas

Para más inri, Libre Mercado ha solicitado al Ministerio de Ribera los informes técnicos que justifican esas medidas. La respuesta ha sido reveladora: “¿Qué informes?” Finalmente, desde el Ministerio han acabado afirmando que las medidas “tienen una justificación técnica, eso seguro. Y desde luego, no se compartirá ni se harán públicos, como sucede con otros reales decretos o proyectos de ley”. Es decir, el gobierno marca unos límites térmicos que chocan con una norma sobre salud y seguridad en lugares de trabajo, y ni siquiera explica cómo justifica esas medidas, en qué informes se basan o quién las ha aconsejado.

El precedente del inexistente ‘comité de expertos’ de la pandemia

Una situación que recuerda mucho a la del “comité de expertos” al que apelaba el gobierno para imponer sus restricciones durante la pandemia, para al final acabar reconociendo que ese comité no existía, es decir, que mintió durante meses a los españoles y que las medidas tomadas eran puramente arbitrarias (y además, violaban derechos fundamentales, como ha señalado el Tribunal Constitucional en varias sentencias). Nadie dimitió por aquello y todo indica que nadie dimitirá por estas nuevas chapuzas. Este gobierno está instalado en la idea de que no debe asumir ninguna responsabilidad política por sus propios actos, algo intolerable en una democracia.

Foto: La Moncloa.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. JuanM

    Tonto con corbata o sin corbata. Ahí se quedaría la cosa con este chulo de bolera si no fuera porque nos está saqueando las cuentas a los españoles este ladronzuelo y su banda.

  2. Lunaa

    Me parto y me mondo. Aún así dirán que han sido capaces de calcular lo mucho que se ahorra con esta medida… Esto va a ser cosa de ese nuevo Ministerio número 23: el de Transición ilógica al efecto demagógico.

    No. no se podrá penar a los infractores, desde luego. Porque se desprende de este decreto que “son el alumbrado” (si no se desea apagar y cae en flagrante desacato). Es lo que pasa cuando aplicamos esas cosas que tanto gustan a los iuspositivistas, como que “la aplicación directa del texto legal prima siempre que se pueda hacer sobre posibles interpretaciones”. ¡Y menos mal que los siempre eficientes Sres. Ministros nos lo explanan obligando “a las luces de los escaparates a apagarse” [ellas a sí mismas].

    Cierto que no se dice a qué hora pueden (o deben, por decretazo) encenderse, pero es que además tampoco se deja claro cuándo deben apagarse. “A las 22 H”, diz. ¿Quizá cuando se cumpla este plazo desde la publicación de la norma en el BOE?, ¿Una o más veces? No se hace ninguna referencia al ejercicio diario de encendidos y apagados. Total, que esto no es eficiencia energética ni legislativa, desde luego. 🙂

  3. wladimir

    increible…

    ahora resulta que este gobierno social-progre tan lleno de ideas geniales…teniendo tanta creatividad…se le olvido decir a qué hora se vuelven a encender los escaparates…

    que podemos decir…este es otra muestra de sabiduria Sanchista….

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.